Gonzalo Anti New World Order


Correa dice que tras el fracaso del golpe de Estado el ‘plan B’ era matarle

Posted in atentados,noticia,unasur por Gonzalo Fernandez en octubre 2, 2010
Tags: , , , , ,

Por Salud Hernández-Mora

Le recibieron en pie, con un sentido aplauso. De esa manera, los ministros de Exteriores de UNASUR quisieron significar el respaldo de la comunidad sudamericana a la democracia ecuatoriana y a su jefe de Estado. En una breve reunión en el Palacio de Carondelet, el viernes por la noche, colmaron de elogios a Rafael Correa y reiteraron el compromiso de sus países con el estado de derecho. No habrá en el hemisferio sur, aseguraron, espacio para quienes pretendan subvertir la institución democrática.

Pero no todos hablaron el mismo lenguaje diplomático, algo gaseoso, propio de ese tipo de escenarios; el de algunos estaba teñido por la posición política de sus gobiernos. Nicolás Maduro, canciller de Hugo Chávez, y su homólogo boliviano, no dudaron en señalar a los enemigos de sus procesos revolucionarios como los responsables de lo que consideran fue un frustrado golpe de estado en Ecuador. “No es un hecho aislado. Los autores intelectuales no deben tener ningún apoyo de estos países“, dijo el enviado de Evo Morales. “Es una conspiración permanente y un golpe continuado contra los procesos progresistas“, agregó Maduro. “Nuestro gobierno está a sus órdenes“, le ofreció a Correa.

El resto de cancilleres o sus delegados, fue más prudente. No aventuraron culpables ni atacaron a los medios de comunicación, como hizo el ministro venezolano y, más tarde, el propio Correa. Optaron por alabar la “valentía, palabra que varios utilizaron, de Correa y el arrojo de su pueblo que no dudó en defender la democracia.

El presidente ecuatoriano concluyó la sesión en un tono agridulce. Dirigió su dedo acusador hacia los medios de comunicación “corruptos” y sus opositores por la intentona golpista y la muerte de cuatro compatriotas. Y le imprimió un toque humano al referirse a una tragedia que le tiene, indicó, “destrozado“, sumido en una profunda tristeza, “y a la patria de luto“.

Esperáramos el apoyo de toda América Latina para capturar a todos los responsables“, afirmó. “No podemos permitir que esa decena de criminales que dispararon contra sus hermanos no sean fuertemente sancionados“, agregó en tono elevado.

También aseguró que todo estaba perfectamente orquestado para acabar con su vida, que interceptaron llamadas en las que pedían que le asesinaran. No obstante el peligro que corrió, nunca cedió ante los sublevados. “Salgo como presidente o salgo como un cadáver“, le gritó a los sublevados.

A su juicio, los sublevados querían provocar un levantamiento general de la policía y los militares, lo que hubiese llevado al país a un caos social.

Sin embargo, a los opositores “les falla esa estrategia de desestabilizar al Gobierno y entonces el ‘plan B‘ era matar al presidente“, remarcó el mandatario, que dijo haber escuchado en varias ocasiones esas amenazas durante su retención.

También contó que en un momento en que los sublevados, aparentemente, habían accedido a liberarlo, él se resistió al ver que los agresores le esperaban para fingir un cruce de tiros.

Incluso en el espectacular rescate militar, el auto en el que fue evacuado del hospital recibió cinco impactos de fusil, algunos de ellos apuntando al sitio donde se suponía que Correa estaba, según relató él mismo. El coche blindado soportó el tiroteo.

Afirmó que fueron cuarenta los heridos, algunos muy graves, y tres los muertos. “Ese es el costo de la acción de unos desquiciados. Una acción coordinada para generar el caos y la guerra civil“. Así mismo, dio a conocer que supieron que los cerebros de toda la operación habían preparado un comunicado, ideado por esos políticos “que no nos pueden vencer en las urnas“, donde exigían la amnistía para todos lo que participaron en el motín.

Insistió en la frase, reiterada a lo largo del día, de que no habrá “ni perdón ni olvido” para los autores de los dramáticos hechos. Rafael Correa abrazó a cada ministro al finalizar el encuentro y agradeció el respaldo general. “Nunca nos sentimos solos, siempre acompañados de esa patria grande latinoamericana“.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Una respuesta to 'Correa dice que tras el fracaso del golpe de Estado el ‘plan B’ era matarle'

Subscribe to comments with RSS o TrackBack to 'Correa dice que tras el fracaso del golpe de Estado el ‘plan B’ era matarle'.

  1. jUSTICIERO said,

    INTENTO DE GOLPE DE ESTADO EN ECUADOR: LOS ALZADOS Y SU SALVAJISMO GENOCIDA

    Los acontecimientos que la comunidad internacional ha conocido, de manera muy relativa, sobre lo que sucedió en Ecuador, merecen ser analizados desde una óptica más cercana y real, pues las facetas entregadas por los medios de comunicación, a menudo están cargadas de subinformación y desinformación interesada. Adelanto este acápite, porque los hechos pueden tergiversarse con el afán de confundir a la opinión pública y, sobretodo, revertir la imagen de un pueblo altivo, digno y culto como es el ecuatoriano. Que la opinión pública internacional nunca confunda a un grupo de enajenados, que aún persisten como el último bastión de la irracionalidad, con la realidad de un pueblo generoso y gentil que se encuentra en pleno desarrollo socioeconómico y político.

    La amenaza de subvertir el orden constitucional no ha pasado todavía, pues los grupos que confabulan desde las sombras siguen intentando controlar la voluntad de las mayorías populares, con el objetivo de aprovechar cualquier debilidad que les permita acceder al poder. En estos mismos momentos se retuercen como hienas enjauladas, cuando el plan que habían preparado desde hace meses, se les vino al suelo. Eso lo analizaremos más abajo con datos muy esclarecedores.

    Empero, antes de proseguir, es necesario convocar a los pueblos de Latinoamérica y del mundo, a rechazar el “salvajismo” sin nombre que entornó este amotinamiento. En las imágenes, videos y testimonios de las personas que estuvieron cerca de los acontecimientos, se puede observar el carácter genocida de la revuelta, pues más allá de un propósito político, que era EJECUTAR un golpe de Estado, los elementos de la Policía, que protagonizaron los hechos, se lanzaron como perros rabiosos a golpear y si es posible matar a cualquiera que se les oponga. Existen cientos de heridos y ocho muertos como resultado de solo unas horas de caos. La consigna u objetivo parecía EL ODIO Y LA VENGANZA Y NO UN HECHO POLITICO, comentó una ama de casa, a cuyo hijo rompieron el cráneo de un golpe de tolete.

    No cabe duda, en esta secuencia, se desnudó de cuerpo entero la verdadera esencia de los cuerpos policiales de este país, que por desgracia son los mismos que supuestamente “protegen” a la sociedad de los delincuentes????? No hay que olvidar que en los primeros meses del año 2009, de cada 10 delitos referidos a robos, asaltos y crímenes, uno fue cometido por elementos de la policía. Si alguien no se convence, por favor revise las crónicas de los periódicos ecuatorianos en el periodo mencionado, especialmente en los meses junio y julio. Y si de cumplir su rol de combate a la delincuencia se trata, los mismos lectores de esta web pueden consultar que todos los días la comunidad ecuatoriana reclama por la inseguridad en que vive. Y si se preguntan porqué, no piensen que hay insuficiencia de elementos policiales, pues este país tiene contratado al mayor cuerpo de policías por número de habitantes en el continente. Nada menos que 42 mil miembros de la policía no son capaces de frenar la ola de delincuencia. ¿Podría alguien sugerir por qué? Pero al contrario, son capaces de agredir brutalmente a mujeres y estudiantes, dispararlos cobardemente, arrojar gases lacrimógenos a la multitud e instalar el terror mediante disparos y gases a los enfermos de su propio hospital. Decenas de periodistas también fueron agredidos brutalmente y varios recibieron disparos.

    Sigue rondando en el Continente el fantasma de los torturadores y asesinos preparados en la tristemente recordada y ¿fenecida? Escuela de las Américas, donde forjaban homicidas a nombre de combate al terrorismo. ¿Quiénes son los terroristas? Los estudiantes que se lanzan en contra de las injusticias o estos grupos policiales y militares que no vacilan en usar armamento y recursos del Estado para acometer a sus mismos ciudadanos?. ¿Acaso no son terroristas estos cobardes que aprovecharon del anonimato del grupo para golpear, echar gases lacrimógenos, insultar (con la boca más hedionda) al Presidente de los ecuatorianos, quien solo tenia a cuatro guardaespaldas que lo protegieron de mayores heridas, cuando ellos estaban reunidos por centenares? Un estudiante que acompañó a miles de personas que fueron a rescatar a Correa, cuando lo tenían secuestrado en el Hospital de la Policía, fue disparado en la cabeza y vaciado el cerebro por las hordas asesinas. Varios ministros de Estado y funcionarios que en algún momento estuvieron con el Mandatario o quisieron visitarlo en el hospital recibieron violentas represiones, roturas de cabeza y otras contusiones.

    Es fundamental recalcar que esta horda no representa para nada la lealtad, inteligencia, honradez y gentileza del pueblo ecuatoriano. Los que se han amotinado no son más que la hez, la mierda, que aún permanece refundida entorpeciendo el desarrollo social de esta nación. Se puede decir es la última escoria que aún no puede ser erradicada, porque tiene padrinos siniestros y poderosos entre las sombras. Están todas las minorías de privilegiados que fueron sistemáticamente tocados en sus intereses a través de las leyes que aprobó la Asamblea Nacional los últimos meses, en cumplimiento de la Constitución de Montecristi. Para no extendernos más en este análisis, podremos dejar para el futuro el hablar y desenmascarar a quienes han manejado los hilos del poder político-económico de este país y que ahora se retuercen como fieras heridas. Ya podremos explicar cuáles fueron y son esos grupos de traidores al pueblo ecuatoriano.

    Sobre los hechos, Gonzalo y usuarios de la web, debo ser muy claro y puntual: no cabe duda sobre el intento de asesinato en contra del presidente Rafael Correa y sus funcionarios más allegados, en medio de un caos premeditado, que estuvo planificado con anterioridad con el fin de concretar el golpe de Estado. Que nadie os quite la verdad: uno de los policías que murió, perteneciente al grupo que resguardaba al Presidente y que permaneció leal a la Patria, fue baleado por un francotirador mientras caminaba junto a otros, para proteger al auto que esos momentos sacaba a Correa de su secuestro temporal. El carro que sirvió para evacuar a Correa tenia 17 impactos de fusil, la mayoría en el lado que supuestamente debía estar el Mandatario. El blindaje del auto salvó la vida de Correa y sus guardaespaldas. Inteligencia de la Presidencia de la República detectó mensajes que cruzaban los amotinados mientras tenían secuestrado al Presidente de la República. En ellos se pedía a los policías que maten a Correa. En otros mensajes se descubrió que decían “llévenlo a Nono” (pueblo al noroeste de Quito, donde se descubren cadáveres abandonados).

    El atentado contra el Mandatario incluso pudo ser fatal horas antes, cuando acudió al regimiento Quito (un cuartel policial), en busca de apaciguar y conversar con los alzados. Según testimonio del propio Presidente, en medio de los vejámenes e improperios que le propinaban cuando su seguridad lo sacaba del recinto, hubo un policía que trató de destrozar su rodilla, recién operada, mediante un toletazo (la comunidad internacional quizá no estuvo enterada que Correa se operó recién de una rodilla y durante estos acontecimientos estuvo caminando con la ayuda de un bastón). Uno de sus guardianes, de manera heroica puso su pierna para que no impacten al Mandatario, resultado de lo cual resultó con rotura de tobillo. Otro energúmeno trató de arrebatarlo la mascara que le habían puesto para protegerlo del gas lacrimógeno, al mismo tiempo que una bomba de este mismo gas lo pasaba a centímetros de la cabeza. Sofocado con el gas y debilitado por su rodilla, el Mandatario fue milagrosamente arrebatado a la turba para ingresarlo al hospital cercano, de la misma Policía.

    Es importante que la comunidad internacional ingrese a la versión oficial de los hechos en Ecuador TV (http://www.rtvecuador.com/), ECUAVISA (http://www.ecuavisa.com/noticias/noticias-nacionales.html), Gama TV (http://www.gamavision.com/) y otros medios que informaron sobre los hechos, para que testimonien las declaraciones del Presidente Correa sobre los sucesos, además de otros testimonios en audio y video. Las imágenes y videos sobre la “bestialidad” de los confabulados son evidentes. En cuanto a los fuentes y medios, por favor abstenerse de creer en los periódicos El Comercio, El Universo, Hoy y La Hora, pues son representantes de los grupos privilegiados, culpables y quizá inspiradores y conspiradores de los hechos relatados. Cualquier noticia o comentario de estos medios debe ser tomada con pinzas y siempre con duda. Estos medios de comunicación al igual que ciertos canales de televisión, han manipulado desde siempre a la opinión pública, convirtiéndose en el primer poder del Estado, mediante sostenidas campañas de desinformación, subinformación y mentiras.

    El diario El Comercio, uno de los medios más regresivos del Ecuador, es conocido porque luego de verter mentiras y desinformaciones tiene una sección específica para disculparse con los lectores por los “errores u omisiones”. En lo más candente de los debates por el poder político-económico, este periódico, en los últimos meses de 2009, se vio avocado a la ingrata tarea de malinterpretar a sus entrevistados, por lo cual debió disculparse repetidamente. El pueblo ecuatoriano lo conoce como la “rectificadora” El Comercio. El actual editor, así como varios de sus colaboradores se rumorea son agentes de la CIA.

    LA CONFABULACION: SE QUISO IMITAR A LOS GOLPISTAS DE HONDURAS

    En esencia, aunque recién empieza la etapa investigativa, se colige en los corrillos de la opinión pública que el hecho fue planificado con antelación, aprovechando la falta de conocimientos de la tropa de la policía y del ejército, para conducirlos a odiar al Presidente, porque supuestamente emitió una ley que les perjudica en sus privilegios. Cuando más tarde se aclaró que el Gobierno prefirió retirarles privilegios que sumaban unos pocos cientos de dólares cada cinco, diez o quince años, para en realidad concederles un incremento del 120 por ciento del sueldo que tenían con anterioridad, era muy tarde, pues la ignorancia y borreguismo jugó un papel fundamental en la mentalidad de estos sujetos. Según los datos, el sueldo básico de un policía, antes de Correa era de 355 dólares. Actualmente este sueldo básico es casi de 800 dólares. Más que cualquier policía latinoamericano. Es decir se les ofreció calidad de vida y autonomía en vez de “caridad”. Uno de los privilegios que tenían era la entrega de unos pobres juguetes en navidad y una cantidad de 800 y 1200 dólares cada cinco y diez años por ascenso y condecoraciones. Esos privilegios no representan nada frente a lo concedido por el Gobierno de Correa, quien además aprobó, en la ley, el pago de horas extras para la policía, el ejército y lo bomberos. Ningún gobierno antes lo había hecho.

    Entonces, el amotinamiento no fue por razón de los privilegios retirados. Que la ignorancia de la tropa lo haya exacerbado puede ser una de las razones para el odio y la venganza que corrieron en la revuelta. Obviamente, ello fue manipulado y orquestado por los confabuladores reales. Por las evidencias primarias, se colige que el golpe de Estado estuvo “cocinándose” en contubernio con varios grupos monopólicos. Versiones extraoficiales recogidas de familiares de policías, aseveran que la intención de la revuelta era destituir al Presidente de la República, para lo cual existió un acuerdo previo entre oficiales y tropa, tanto del ejército como de la policía ecuatoriana. Para la opinión de algunos analistas, en este caso se quiso propiciar un golpe de Estado muy similar al de Honduras, aunque con nuevos ingredientes como el caos y el terror al que fue sometida la población para que no defienda su democracia.

    El factor que no estuvo previsto, es la inesperada visita del Presidente al regimiento Quito para tratar de conversar con los amotinados. Ese hecho tuvo la virtud (pese al brutal y salvaje maltrato al Mandatario) de destapar las verdaderas intenciones de la revuelta y poner sobre aviso de las intenciones al pueblo ecuatoriano.

    Según la versión, el plan A se había dispuesto, en términos generales, de la siguiente manera: amotinamiento de las tropas de la policía y del ejército, por supuestas afectaciones de la ley a sus ingresos. Como efecto de la falta de control y vigilancia policial, se debía extender una ola de saqueos, asaltos, robos y asesinatos, por parte de la delincuencia (quizá también grupos delincuenciales preparados para crear caos y terror). Las fuerzas armadas, también amotinadas, debían esperar hasta que llegue el momento para declarar que no respaldaban al Presidente. Con el terror y la desprotección, el pueblo desmoralizado no tendría fuerza para defender su democracia.

    El ejército se echó atrás cuando constató que el pueblo ecuatoriano se volcó a las calles para defender la constitucionalidad del país, así como para defender al Gobierno. Por eso, cuando el terror policial había hecho estragos en el pueblo que defendía la democracia, aparecieron en la noche para recién rescatar al Mandatario y finalmente terminar con el amotinamiento.

    Existe un eslabón fundamental que podría demostrar esta conspiración, en el video que tienen los medios de comunicación y en los que se puede mirar a Fidel Araujo, un ex – militar, recibiendo y enviando instrucciones a través de un celular, en medio del grupo de amotinados de la Policía en el regimiento Quito. ¿Qué hacía un militar retirado, dirigente del partido de Lucio Gutiérrez, entre los policías, justo cuando se amotinaban?

    Como primicia para los lectores de esta web, también se puEde referir que precisamente esa mañana del amotinamiento, antes de que se difundieran los hechos, llegó al aeropuerto de Quito, procedente de Guayaquil, el ex – periodista Carlos Vera, quien había estado recopilando firmas en meses anteriores para pedir la revocatoria del mandato al Presidente Correa. Vera es un conocido presentador de noticias que aprovechó su condición para ensayar una feroz y descarada oposición al régimen, por lo mismo que fue echado del canal ECUAVISA. Entonces, desde las sombras, Vera se declaró militante político y ha estado conspirando para afectar al Gobierno de Correa y no se descarta que esté involucrado en los hechos. Las aspiraciones de Vera, para la mayoría del pueblo ecuatoriano, son asumidas como el sueño de un “fantoche” nihilista, supremamente egotista, que cree ser “inteligente” y capaz para ser presidente cuando en realidad es un débil mental.

    Por otro lado, la maniobra de Lucio Gutiérrez, de viajar con antelación a una “supuesta” conferencia en Brasil, sugiere que fue una acción para evadir futuras alusiones al golpe de Estado. Se “lavó las manos” de manera muy inocente, denunciando su correlación con el intento. Gutiérrez fue delatado también por la acción de su abogado, quien comandó otro grupo de violentos militantes políticos de extrema derecha que ingresaron rompiendo las puertas al canal estatal, para impedir que siga difundiendo los hechos violentos protagonizados por la Policía.

    Pero el hecho más representativo que abona más certeza a la versión del golpe de Estado coordinado entre la policía y el ejercito, es la toma del aeropuerto Mariscal de Quito, por parte de militares pertenecientes a la Fuerza Aérea, en horas de la mañana, cuando aún no se aclaraba la calidad de rehén de los amotinados del Presidente Correa.

    A su vez, militantes del Movimiento Popular Democrático, MPD, conocidos por crear el caos a nombre de la izquierda, pero que son “peones” de la extrema derecha, se unieron a los sublevados para azuzar a la población con el fin de que se sume al golpe de Estado.

    El pueblo ecuatoriano está alarmado y profundamente consternado por los hechos. No cabe en su conciencia el que estos hechos fueran propiciados por la fuerza pública que, constitucionalmente, debe defenderlos. La confianza de los ecuatorianos ha quedado resquebrajada y necesitara de mucho tiempo para curar. Mientras, el pueblo ecuatoriano pide una profunda investigación de los acontecimientos y el desenmascaramiento de los autores intelectuales y materiales del sangriento hecho. Los protagonistas de la derecha extrema y partidos de oposición, en seguida han pedido amnistía para los alzados, pero el pueblo a través de sus voceros ha dictaminado que no puede haber perdón y olvido para acciones de criminalidad y odio, como las protagonizadas por estos sectores que han quedado como última versión de los años sangrientos de los golpes de estado en Latinoamérica.

    SOLICITO A TODAS LAS PERSONAS CONCIENTES DE AMERICA Y DEL MUNDO, DIFUNDIR ESTAS VERDADES, PUES LOS GOLPISTAS AUN SIGUEN ATENTANDO PORQUE ES LO ULTIMO QUE LES QUEDA ANTE LA LLEGADA DE LA MODERNIDAD Y EL ACORTE DE LOS TIEMPOS…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: