Gonzalo Anti New World Order


El ‘efecto funeral’ impulsa la imagen de Cristina de cara a las elecciones

Por Juan Ignacio Irigaray

Las primeras encuestas ‘pos mortem’ de Néstor Kirchner no dejan lugar a dudas sobre el llamado “efecto funeral”, surgido del calor popular que acompañó las exequias del fallecido presidente. Si hoy hubiese elecciones generales en Argentina, la Presidenta Cristina Fernández viuda de Kirchner se impondría con comodidad y sería reelecta para un segundo mandato, hasta 2016.

El hipotético escenario electoral incluye ‘balotaje‘, o segunda vuelta, enfrentándose la Presidenta versus un candidato no peronista. A saber: el actual vicepresidente de la República, el centroderechista Julio Cobos, que se ha pasado a la oposición; el alcalde de Buenos Aires, el centroderechista Mauricio Macri; o el centrista Ricardo Alfonsín, hijo del fallecido ex presidente Raúl Alfonsín (1983.1989).

A cualquiera de esos posibles presidenciables, Fernández les ganaría por mayoría, por una diferencia de entre el 14 y el 22% de sufragios, según una encuesta de la consultora Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM) que incluyó mil entrevistados de todo el país, con un margen de error de 2,5%.

El sondeo también estableció que los encuestados entre los presidenciables del oficialismo prefieren a Fernández antes que al actual gobernador bonaerense Daniel Scioli, quien acompañó como vicepresidente a Kirchner en su mandato de 2003 a 2007. Sin embargo, si Scioli fuese el presidenciable también vencería a la oposición aunque por una cantidad inferior de votos.

La segunda encuesta de opinión coincide con la anterior en que para la mayoría de los consultados es la presidenta Fernández quién hereda la candidatura a presidenciable oficialista de cara a 2011, que dejó vacante Kirchner. El sondeo fue hecho por Management & Fit, con 800 consultados en todo el país y 3,54% de margen de error.

Aunque hace unos meses Cristina logró subir su popularidad en 10 puntos gracias a la mejora de la economía, una encuesta publicada en junio aseguraba que su imagen era negativa entre la mayoría de la población. Entre un 60 y un 70% de los argentinos contestaron, en esa ocasión, negativamente sobre el papel de la presidenta.

El efecto del ‘voto muerte’

No obstante, los analistas resaltan que a Fernández aún le resta más de un año de mandato y en ese extenso periodo todo puede suceder, desde que ella no aspire a la reelección hasta la evaporación de la inercia favorable del llamado “voto muerte“.

En la historia reciente de Argentina hay dos ejemplos de mejora de imagen de un político tras funerales arropados por el pueblo y transmitidos por televisión. En 1995 el entonces presidente Carlos Menem logró la reelección tras haber enterrado a su hijo Carlos, muerto en un accidente de aviación. Ante las cámaras y en pleno velatorio, Menem hizo con los dedos la ‘V‘ de la victoria. Y el diputado Ricardo Alfonsín ha sido catapultado a presidenciable tras el popular velatorio de su padre, el ex presidente Alfonsin.

Algunos indicios señalan que la viuda de Kircher quiere retomar ya la actividad política, según la prensa bonaerense. Regresaría este lunes a la Casa Rosada, donde tiene en agenda un acto público para consagrar al vino como bebida nacional. Todos los argentinos aguardan a que allí hable por primera vez tras enviudar y, tal vez, muestre qué sendero va a escoger.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: