Gonzalo Anti New World Order


La accidentada carrera de Obama en Bombay

Por Rafa Gassó

A los más de cien agentes del Servicio Secreto americano desplazados para la visita de Barack Obama a India cabe sumarle un buen número de controladores aéreos de la US Air Force traídos para la ocasión, la élite de la Guardia Nacional, infinidad de comandos de operaciones especiales, modo ‘francotirador’, apostados en todos y cada uno de los edificios colindantes con el recorrido presidencial por la capital financiera, el Servicio de Inteligencia india prácticamente al completo y la Marina del subcontinente patrullando la totalidad de la costa de Bombay.

Cualquier medida de seguridad se queda corta para un evento más blindado que la inauguración y cierre de los juegos de la Commonwealth. A todo este engranaje para la protección del invitado más ilustre de los últimos tiempos que recibe esta semana India, hay que añadir la disposición de un equipo de 12 médicos del Hospital J.J. de Bombay (además de los que habitualmente ya viajan con el presidente en sus giras internacionales) que, entre risas y (otras) medias sonrisas, harán las veces de probadores de la comida que se lleve a lo boca el máximo representante de la Casa Blanca… y señora.

Esto incluye la reunión, con anterioridad, de los facultativos con todos los chefs de los hoteles donde los Obama degustarán la prestigiosa gastronomía del sur del país, así como el muestreo y almacenamiento de cada bocado para, en caso de envenenamiento, analizar quién puso el fatal condimento.

Pero hay más: Por protocolo, India suele tener preparadas 15 unidades de plasma del grupo sanguíneo de la presidenta, Pratibha Patil, y, en el caso de que viaje con ella, otras 15 unidades para su marido para prevenir cualquier tipo de funesta eventualidad. Pero en este caso, como la Casa Blanca no ha especificado el RH ni de Barack Obama ni de Michelle, el Gobierno hindú se ha visto en la obligación de almacenar hasta 15 bolsas de sangre por cada honorable visitante con los cuatro grupos sanguíneos existentes, más un séquito de ‘donantes‘ extras que acompaña a la comitiva para un hipotético caso de extrema necesidad.

Por todo ello, y dadas las más que extraordinarias medidas de seguridad que la Administración india ha dispuesto para el buen desarrollo de la visita, a gran parte de la cúpula ministerial india no le ha sentado nada bien que la embajada americana les haya exigido no sólo datos tales como número y copia de su pasaporte, fecha de nacimiento o nacionalidad, para acudir a la gala ofrecida por el Consulado americano en el hotel Taj Mahal en memoria de los atentados del 26 de noviembre de 2008, sino que, además, a este cuestionario se hayan añadido unos cuantos detalles personales que rayan la descortesía diplomática más insultante; sobre todo, y visto desde una óptica india, si se tiene en cuenta que en dicho país la hospitalidad es la seña de identidad más apreciada y exhibida.

Como resultado, todo esto ya ha provocado que tanto el Ministro del Interior como su Secretario hayan declinado asistir y, otros cuatro, entre los que se encuentran el Jefe de Gobierno, Ashok Chavan, aún estén valorando la posibilidad de darle el mismo plantón a los Obama. Y es que, hasta en el país de la amabilidad y los buenos sentimientos la sonrisa tiene un límite. Habrá que esperar a la foto oficial.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: