Gonzalo Anti New World Order


La estrategia de manipulación encubierta en la “protesta de los indignados”

IAR Noticias, 23 deMayo de 2011 – En la Guerra de Cuarta Generación se contienen las técnicas y estrategias operativas direccionadoras de conducta colectiva que subyacen detrás de lo que ingenuamente se conoce como “protestas populares espontáneas”, que las grandes cadenas mediáticas imperiales instalan como una verdad aceptada a escala global.

Por Manuel Freytas (*)

La nueva herramienta manipuladora

En IAR Noticias siempre empezamos la historia por el final.

Nuestro estilo contrainformativo siempre consistió en proyectar y analizar los acontecimientos con un objetivo de anticipación del desenlace, y sin que el árbol de la “coyuntura periodística” (manipuladora del sistema) tape el bosque de la comprensión general.

En plena euforia mediática de la “revolución democrática” de los “indignados” en España señalamos que se trataba (y más allá de la “buena intención” de sus participantes) de una nueva estrategia de movilización masiva basamentada en un tripode convergente: Internet, teléfonos celulares, y grandes cadenas mediáticas.

Desde su instrumentación casi orgánica  en Medio Oriente y en África con las “revueltas populares” promovidas por la CIA y los servicios aliados, la Internet y los celulares fueron la clave de estas movilizaciones cuyos contenidos y objetivos sólo los conocen sus instigadores ocultos.

O sea los beneficiarios encubiertos (servicios de inteligencia y grupos del poder) que los inducen a través de operaciones de acción psicológica principalmente en las “redes sociales“. Y que luego se convierten en masivos a través de la difusión a escala global (en vivo y en directo) por las grandes cadenas mediáticas internacionales.

La variante española

En realidad, la llamada “protesta de los indignados” en España, es una actualización aggiornada y en otra etapa (con un salto cualitativo informático) del “Cacerolazo” que derrocó institucionalmente a Fernando de la Rúa en Argentina, y de la “rebelión de los jóvenes” que derrocó de la misma manera a Lucio Gutiérrez en Ecuador.

A casi una semana de su nacimiento en España, ya tenemos la primera señal (y el primer emergente) de un beneficiario claro de la “protesta de los indignados” en las urnas: El Partido Popular arrasó electoralmente el domingo al PSOE, el partido en el gobierno.

Así como el “Cacerolazo” argentino (un sucedáneo histórico de las “revueltas populares“)  derrocó  sin un golpe de Estado militar al Partido Radical (gobierno de De La Rúa) e instaló al Partido Justicialista (gobierno de Duhalde) la “protesta de los indignados” ya arrojó claramente un beneficiario en el campo político.

Históricamente, estas herramientas de movilización y protestas masivas como la que está funcionando en España, atacan al “empleado” (los políticos) y preservan los intereses del “patrón” (El Estado y el sistema capitalista), sirviendo  funcionalmente como instrumentos de “golpes democráticos-institucionales” por medio de los cuales los grupos del poder local definen su interna electoral y su guerra por el control del gobierno y del mercado interno.

El nuevo Objetivo estratégico (La función de la Guerra Psicológica)

Los nuevos proyectos geopolíticos de conquista imperialista en la era trasnacional de las comunicaciones requieren de sofisticadas estrategias de Guerra Psicológica para su imposición sin el uso de las armas.

Los fines prescriptos por la estrategia de dominación con la Guerra Psicológica son los mismos que se utilizan con la guerra militar: dividir, atomizar, controlar al individuo-masa de las sociedades dependientes (el AP). Es la lógica de Maquiavelo aplicada por medios científicos y tecnológicos.

La Guerra Psicológica librada en el plano de la comunicación estratégica y de las grandes estructuras mediáticas (los nuevos ejércitos de conquista) no se hacen por la conquista misma, sino en la búsqueda de un objetivo estratégico orientado en los intereses económicos de las potencias y las trasnacionales capitalistas.

La función de la Guerra Psicológica imperial-capitalista actual se orienta en tres objetivos claves:

1) Conquista de mercados emergentes (sociedades y países periféricos), mediante la imposición de la “cultura consumista” nivelada y globalizada por los medios masivos de comunicación, actuando sobre la psicología del hombre AP convertido en individuo-masa.

2) Control y dominación social (en los países dependientes), orientado a la represión y/o neutralización de conflictos sociales que amenacen el desarrollo de los planes empresariales y la acumulación y expansión de la ganancia capitalista trasnacional.

3) Disputas ínter-potencias por los mercados, destinada a sustituir a la guerra militar por áreas de influencia (también por conquista de mercados) enterrada con la Guerra Fría.

El frente mediático

Una plan de Guerra Psicológica,  no se hace con soldados y armas militares sino con medios de comunicación e individuos masificados (los AP) nivelados universalmente por los mismos estereotipos culturales y sociales.

El mensaje mediático a escala global nivela y masifica al individuo universal en una sola frecuencia comunicacional.

La realidad es sustituida por la percepción de la realidad a través del mensaje mediático-periodístico convertido en consignas, eslóganes y títulos, antes que en pensamiento reflexivo totalizado.

A través de la manipulación psicológica y el control ideológico, la sociedad civil, el individuo-masa suplanta a los soldados militares en el campo de batalla.

En la Guerra Psicológica, la potencia de fuego del soldado militar es sustituida por la potencia social del individuo-masa con su conducta manipulada hacia objetivos de control y dominación social, fijados por el capitalismo trasnacional para conquistar mercados y controlar a las sociedades consumistas.

Manipular, controlar, y convertir a este individuo-masa en potencia social direccionada con fines de control y dominio político-social es el objetivo estratégico clave de la Guerra Psicológica de última generación.

La guerra por el dominio y control de las sociedades y de las mentes, sólo se produjo a partir de la interacción funcional de la tecnología (medios de comunicación) y de la informática (electrónica y computación) orientada a un objetivo de control y dominio mediante una estrategia comunicacional.

El factor mediático (medios de comunicación, electrónica y computación, y estrategias comunicacionales) posibilitó que la guerra por el control y el dominio imperial capitalista tocara su máximo estadio de desarrollo estratégico: la Guerra de Cuarta Generación.

En resumen, en la Guerra de Cuarta Generación se contienen  las técnicas y estrategias operativas direccionadoras de conducta colectiva que subyacen detrás de lo que ingenuamente se conoce como “protestas populares espontáneas” que las grandes cadenas mediáticas imperiales instalan como una verdad aceptada a escala global.

Fuente: IAR Noticias

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.

Artículos relacionados:

Anuncios

3 comentarios to 'La estrategia de manipulación encubierta en la “protesta de los indignados”'

Subscribe to comments with RSS o TrackBack to 'La estrategia de manipulación encubierta en la “protesta de los indignados”'.

  1. Juan said,

    Llevo mucho tiempo tratando de hacer entender a la gente que me rodeo la mierda que nos venden, Pero te podria decir que hasta me han hecho pasar por loco, como me gustaria que informacion se masificara. Saludos muy buena pagina


    • Hola Juan. Desgraciadamente, se han hecho y se hacen ese tipo de descalificaciones a lo largo de la Historia y en diversos lugares, todo sea por implantar la ideología masificada (alienación) acorde a ciertos Sectores Dominantes, pero… eso no significa que debamos perder la Esperanza.
      Saludos y ánimo!!

  2. Adm said,

    ¿No hemos entendido nada escuchando a los representantes de todas nuestras instituciones a lo largo de la histoia, sin excepción? El problema es que no entendemos el significado de lo que les oímos decir, ellos no dicen “queremos”, no desean nada, ellos dicen “sabemos” (de vuestras carencias), “acordamos” (cubrirlas así), “que se haga” (como hemos acordado), “confiamos” (en que lo hagáis), “estamos satisfechos” (de que todo haya salido según lo previsto).

    La respuesta es no sentir como propio lo que nos ofertan, la respuesta es decir todos: ¡NO! a todo, no lo necesitamos, no nos conviene querer esto o lo otro, porque todo lo que queremos nos lo han enseñado ellos, nos lo han “metido por los ojos” ellos.

    Ellos no quieren, no necesitan, no desean, dicen “sea” y es, y el “acordamos” dicho por ellos se cumple porque nosotros creemos que lo queremos, que nos es necesario, que es nuestro deseo, y no nos plantamos y les decimos “sabemos” (que no lo es), ¡NO! (estamos de acuerdo), “que se haga” (justamente), “confiamos” (en nuestra firmeza)…, y no nos engañemos, aunque parezca que vamos ganando porque cedan en algún punto, ya intentarán quitárnoslo por otro lado.
    ¿Qué tenemos nosotros para ofrecerles, cómo les hemos educado, que han aprendido de nosotros? ¿A caso han sentido alguna vez que carecen de algo que tengamos nosotros? No, porque nunca nos hemos negado a darles lo que nos piden, siempre es un: Sí, o un: No, pero quizá… Aunque creemos que sabemos hablar sus palabras, solo entendemos lo que ellos nos han dicho que significan.
    ¿Por qué significan lo que creemos que significan? Porque cada palabra se asoció a una “cosa” y esa “cosa” sigue igual, adornar la “cosa” cambiambiando la palabra no cambia la “cosa”. ¿Qué hemos cambiado? ¿No hemos entendido que para ellos el conocimiento parcial que nos ofrecen no es gratis? ¿Cuántos oídos tenemos, cuántos ojos, cuántos hemisferios cerebrales…? ¿Entonces por qué sólo nos lo ofrecen dividido hoy para esta parte, mañana para la otra? Para que no relacionemos. Divide y vencerás, porque en el mundo de los ciegos el tuerto “es” el rey.

    Nos han enseñado a decir “SI” a todo, o en dosis, y si no dejamos de “entenderles” y de desperdiciar nuestras fuerzas en su beneficio, el resultado siempre acabará siendo que “estamos insatisfechos”, que carecemos de… Por eso lo nuestro nunca es, porque parte de una carencia que no somos capaces de controlar, porque en el fondo siempre hay algún “espejo” en el que no somos capaces de dejar de miramos, siempre hay alguien que quiere ser como… No se trata de romper el “espejo”, se trata de NO vernos reflejados en él, porque ese “alguien-espejo” no se ve reflejado en nosotros, ve su relejo en ellos.

    No hay que querer quitar a un@ para poner a otr@, hay que decir ¡NO! a ambas cosas. ¡NO! a los que nos crean carencias, porque de nuestros miedos ellos siempre acaban como nuestros “superiores” bastante poco “ejemplares”. ¿Realmente nunca vamos a ser capaces de gobernarnos a nosotros mismos, realmente siempre vamos a necesitar dirigentes? (Y no estoy hablando de anarquía, como ellos nos la han enseñado, estoy hablando de autogobierno y no como un sistema político, sino de verdad).
    ¿Cómo es que siempre los que tanto democráticamente como antidemocráticamente han llegado al puesto que ostentaron u ostentan, “en nombre del pueblo”, “al servicio del pueblo”, “por el bien de los ciudadanos”, que han sido o son ASALARIADOS NUESTROS, NUESTROS EMPLEADOS, siempre se comportan como si fuesen nuestros jefes? Y si no es así ¿Por qué siendo como somos “diferentemente iguales” siempre acabamos divididos entre nosotros y ellos son como uno solo? Por que lo único que buscan en nosotros es un SI a su “publicidad” para seguir ganando la partida.

    No hay ningún nuevo orden mundial, son los viejos ordenes, y haremos para ellos la misma “cosa” adornada.
    El pacto del euro y todo lo demás adornado o sin adornar “va a ser” sí o sí, porque piensan por nosotros (no en nosotros) y saben que lo vamos a hacer porque “carecemos”, “queremos”, “deseamos”, y lo haremos porque lo han acordado y porque confían en que lo hagamos y todos ellos estarán satisfechos de no haber sido excluídos del juego. ¿Y todos nosotros?.

    Nos conocen mejor que nosotros mismos. La revolución no es destituirles, ni juzgarles, ni admirarles, ni protestarles, como ellos nos han enseñado, a ellos eso les da igual, la revolución es cambiar no adornar, la revolución es ser un “todos-uno” sin miedo, impredecibles para ellos.

    Hoy los “todos alternativos” solo son el proceso de creación de una paradoja alternativa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: