Gonzalo Anti New World Order


Helioterapia

Posted in medicina natural,salud por Gonzalo Fernandez en agosto 1, 2011
Tags: , , , , , ,

El astro rey no solamente se encarga de dar luz a la Tierra, sino que mantiene la vida vegetativa de los seres que la pueblan. Es un agente recuperador de la salud y al respecto, queremos dar algunos consejos prácticos.

Antes que nada, se requiere un lugar apropiado para tomar estos baños en la forma debida pero, no por eso, los que carecen de las comodidades, dejarán de beneficiarse con la helioterapia. Se puede hacer un reparo con lonas o cualquier otra cosa que resguarde del viento, especialmente en invierno, ya que en los días de verano no tiene esto mayor importancia.

El que dispone de una buena terraza, debe aprovecharla. Naturalmente, los baños de sol tomados en la costa del mar, alternados con agua salada, dan resultados maravillosos, pero no todos pueden gozar de esas ventajas.

Lo esencial es mantener siempre la cabeza y el cuello a la sombra. Lo que se consigue mediante el método enunciado.

El cuerpo se expone al sol de modo que sus rayos accionen directamente sobre la piel. Se comienza con períodos cortos, por ejemplo de 5 a 68 minutos el primer día y se va aumentando de 2 a 3 minutos cada vez que se hace.

Se inicia acostado de espalda, unos 2 minutos. Luego se expone ésta durante el mismo tiempo, sigue el costado derecho y luego el izquierdo, cumpliendo con esto 8 minutos en total. De acuerdo al estado físico, se podrá regular la cantidad del tiempo, elevándolo día tras día hasta alcanzar una hora.

Al término de cada baño de sol, hay que efectuar una ducha fría en forma rápida, o en su defecto, una frotación con toalla húmeda.

Es bueno que al cabo de 10 minutos de efectuada esta medida, vuelva a exponerse al sol; repitiéndose varias veces, de acuerdo al propósito seguido. De este modo se activará la circulación de la sangre y el sol podrá hacer su obra más efectiva. Al poco tiempo se podrá notar el efecto.

Las mejores horas para aprovechar los rayos solares, son las que corresponden de las 9 a las 11 de la mañana. En verano, hay que evitar las horas muy calurosas, ya que pueden producir sofocamientos, especialmente  en la persona que no está habituada o tiene alguna afección al corazón. Además la exposición exagerada puede producir quemaduras en la piel y perderse de esta forma el buen propósito que se tenía.

Otra manera de aplicar los baños de sol

El doctor Jaime Scolnik aconseja:

“Las personas no acostumbradas, deben proceder gradual y progresivamente. Se principia exponiendo los pies 5 minutos. El segundo día se dejan al sol los pies 10 minutos y las piernas 5. El tercer día, los muslos han de recibir una exposición de 5 minutos; las piernas 10 y los pies 15. Luego se descubre progresivamente el abdomen, el pecho y la espalda, exponiendo cada región nueva 5 minutos la primera vez.

Una vez que se ha llegado hasta los hombros, dejando siempre la cabeza y el cuello a la sombra, se aumenta diariamente en 5 minutos el tiempo de la exposición al sol. Basta una curación de media a una hora en total, de la cual la mitad del tiempo se permanecerá acostado boca arriba y la otra mitad, boca abajo, con el fin de que toda la piel reciba la acción benéfica de los rayos solares”.

No hay que olvidar la ducha fría o la frotación con toalla al término de cada baño de sol.

El sol y el niño

Los baños de sol son recomendables para todos: ancianos, jóvenes y niños. Si las madres acostumbraran a sus pequeñuelos a estar en contacto con los rayos solares, evitarían muchas dolencias y malestares y sus hijos crecerían sanos y hermosos denotándose en sus mejillas la acción benéfica de este astro.

Expóngalos las madres, un minuto el primer día, dos el segundo y luego se continúa aumentando un minuto por día, hasta llegar a media hora. La cabeza (como se ha indicado) deberá estar a la sombra, o de lo contrario, se le colocará un sombrero blanco para resguardarla.

Al terminar el baño, se le pasará una toalla mojada en agua fría a todo el cuerpo en verano, y en invierno, se moja con agua templada, se visten de inmediato y los niños así tratados crecerán sanos y robustos.

Baños de sol cubierto el cuerpo con una sábana

Como está indicado, la cabeza a la sombra y el cuerpo desnudo, solamente cubierto por la sábana. Se expone al sol, comenzando con diez minutos y aumentando cinco minutos por día, se va prolongando hasta llegar a una hora.

Este modo de hacer los baños, para que el cuerpo transpire más y elimine por los poros sal sustancias extrañas acumuladas en el organismo, también da buenos resultados, aunque los que se efectúan directamente sobre la piel, obran de modo más eficaz.

No hay que olvidarse de las frotaciones frías o duchas al terminarse cada baño de sol.

Fuente: Libro “Consejero de Medicina Natural II: Tratamientos”, por Carlos Kozel.

Páginas 107 – 108 – 109 – 100 – 111

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: