Gonzalo Anti New World Order


Jarabe

Posted in medicina natural,salud por Gonzalo Fernandez en agosto 1, 2011
Tags: , , , ,

Los jarabes sirven para conservar sin alteración las propiedades terapéuticas de las sustancias activas que ellos forman parte y para disimular el sabor desagradable de varios medicamentos.

La conservación de los jarabes depende en gran parte de su concentración, es decir, de la relación existente entre la Miel y el disolvente. Cuando el disolvente es agua, la relación es de 360 partes en peso de agua para 640 de Miel (para formar 1000 partes de jarabe). Si el disolvente es otro, de densidad muy diferente, la relación no puede ser la misma; las cantidades de Miel empleadas para 100 partes de disolvente suelen variar entre 120 y 190.

Los jarabes, en general, deben ser limpios y transparentes y han de conservar el color, olor y sabor propios de las materias que han servido para su preparación. La transparencia no puede exigirse, como es natural, a los jarabes que contienen una emulsión como base.

Como forma medicamentosa reúnen los jarabes grandes ventajas, no siendo de extrañar que sean apreciados como son en realidad. Además de conservar sustancias muy alterables, como los zumos vegetales y de disimular el sabor desagradable de muchos medicamentos, gracias al sabor dulce que la Miel les comunica, en virtud de su forma líquida, pueden cómodamente mezclarse con tinturas, tisanas, etc., y son también fáciles de dosificar.

La reposición de los jarabes ha de ser cuidadosa. Se suelen envasar en frío en recipientes secos que puedan cerrarse inmediatamente, debiéndose guardar en locales frescos en lo posible.

Para que los jarabes se conserven bien se recomiendan también envasarlos calientes en botellas, tapar éstas, ponerlas boca abajo hasta que se hayan enfriado por completo y volverlas luego a su posición normal; de esta manera el tapón queda mojado, dentro del frasco, de la solución azucarada, y el vapor acuoso que se ha formado vuelve condensado al jarabe y se mezcla bien con él.

Entre los muchísimos jarabes que se emplean en medicina, citaremos: jarabe deAchicoria con Ruibarbo, de Altea, de Apio compuesto, de Azahar, de Bálsamo de tolú, de Brea, de corteza de Cidra, de corteza de Naranja, de Eucalipto, de Granada, de Grosella, de Limón, de Liquen, de Polígala de Virginia, de Quina, de Rábano compuesto, de Rosas pálidas, de Trementina, de Violetas y de Zarzaparrilla.

Nosotros aconsejamos, para los jarabes, emplear Miel pura de abejas en vez de azúcar. A título de ejemplo, vamos a describir la forma de preparar un jarabe de maravillosos efectos curativos:

En una olla grande, se cuecen dorante dos o tres horas y en bastante agua, Llantén mezclado con Ortiga y Amargón (3 partes de Llantén, 1 ½ partes de Ortiga y 1 ½ de Amargón); estas plantas pueden ser verdes o secas, según la época del año, pero más apropiadas son las verdes. Luego se cuela, se tiran las plantas y se cuece el líquido obtenido agregando una buena cantidad de Miel, por espacio de tres horas, o más, si se desea obtener un jarabe más espeso. El jarabe obtenido se pone en botellas (siguiendo las indicaciones que se han dado más arriba para la reposición de los jarabes en general) y se guarda en lugar fresco (sótano, fresquera, etc.). De estejarabe, en los tratamientos que figura el Llantén, se tomará una o dos cucharadas cada hora.

Fuente: Libro “Consejero de Medicina Natural II: Tratamientos”, por Carlos Kozel.

Páginas 28 – 29 – 30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: