Gonzalo Anti New World Order


Red Voltaire denuncia que WikiLeaks es una cortina de humo

Nota: este artículo es del 29 de Julio de 2010 y pertenece a la Red Voltaire. Lo posteo para mostrar otros puntos de vista del tema mencionado.

WikiLeaks: cortina de humo política

El sitio WikiLeaks entregó hace varias una serie de documentos militares de carácter confidencial a tres medios de prensa (The New York Times, The GuardiánDer Spiegel) para que pudieran examinarlos antes de publicarlos.

El 25 de Julio de 2010, WikiLeaks publicó los 92.000 documentos originales y los tres medios de prensa ya mencionados publicaron simultáneamente sus propios artículos. Es la mayor filtración de documentos militares en toda la historia.

Estos documentos son notas utilizadas por las tropas implicadas en Afganistán. Algunas son relatos de combates, otras contienen reportes de inteligencia. Su nivel de confidencialidad no es alto (lo cual significa que han pasado por muchas manos), pero su cantidad es muy elevada (lo cual implica que son pocas las personas que tenían posibilidades de reunirlas). Su autenticidad no ha sido cuestionada. La prensa internacional y numerosos líderes del mundo entero han comentado las conclusiones de los tres medios de prensa, considerando que se trata de informaciones seguras.

Nuestros detractores esperan que la Red Voltaire se congratule por esas filtraciones y que explote esos documentos en contra de las fuerzas estadounidenses, para acusarlas de crímenes y de incompetencia. No haremos nada de eso.

Todo hace pensar que esas filtraciones han sido organizadas por un sector del aparato estadounidense que quiere imponer sus propios puntos de vistas simultáneamente con la destitución del general McChrystal por el presidente Obama. Y el hecho que este último haya detenido la realización de cualquier investigación interna destinada a identificar el origen de las filtraciones demuestra que él mismo conoce ese origen, que no desea enfrentarlo y que lo aprueba.

Los mencionados documentos no describen la realidad en el terreno sino que constituyen un testimonio del grado de autointoxicación de las fuerzas estadounidenses. Las notas de inteligencia afganas en las que se fundamentan las operaciones de las tropas de la alianza en Afganistán sólo reportan chismes tan estúpidos que uno no puede menos que preguntarse cómo es posible que tales informantes hayan sido reclutados. Resulta especialmente ridículo presentar a un oficial pakistaní de 74 años, el general retirado Hamid Gul, como el manipulador oculto de los insurgentes y único responsable del fracaso militar de la OTAN.

No nos sorprende que tres medios de prensa conocidos por su ciego alineamiento con las tesis atlantistas estén participando en una operación psicológica de diversión cuyo objetivo es criticar a un general que acaba de ser destituido para justificar las responsabilidades políticas de esta catástrofe humana.

En todo caso, es inquietante es la unanimidad de los grandes medios de prensa, que han venido repitiendo constantemente durante años las mentiras de Washington.

La guerra de Afganistán es ilegal. Independientemente de que nos resulten simpáticos o no, los insurgentes ejercen su derecho fundamental y legítimo a defender su propio país contra la ocupación extranjera. Cuando se habla de crímenes no se trata solamente de los excesos cometidos por esta o aquella unidad militar sino de todas las operaciones que se están desarrollando en ese país y de la presencia misma de tropas extranjeras.

Fuente: Red Voltaire

WikiLeaks podría ser una operación encubierta de la CIA

Aunque podría tratarse de una burda estrategia para desacreditar a WikiLeaks, algunos sugieren que esta organización es parte de una sofisticada operación encubierta, diseñada por la CIA para desinformar a la población mundial.

En Enero de 2007 un miembro importante de WikiLeaks, John Young, quien actualmente encabeza el sitio cryptome.org, renunció a la organización alegando que se trataba de una operación encubierta de la CIA. Por otro lado algunas fuentes de inteligencia de diversos países asiáticos han sugerido la posibilidad de que “WikiLeaks está operando una campaña de desinformación, alegando persecución de las agencias estadounidenses de inteligencia, pero realmente pertenece a esas mismas agencias“.

De hecho no deja de llamar la atención que esta organización dedicada a filtrar información confidencial sea respaldada por gente como George Soros, y que haya logrado en tan poco tiempo convertirse en un protagonista del actual escenario geopolítico, en buena medida con la ayuda de medios informativos del mainstream, los cuales parecen proteger y alimentar la presencia de WikiLeaks.

Esta hipótesis apunta a que a fin de cuentas los secretos revelados por la organización están cuidadosamente seleccionados de acuerdo a una compleja agenda, pero que a fin de cuentas los hechos más significativos, que realmente revelarían los intereses de la élite geopolítica son simplemente mantenidos en la sombra, por ejemplo la necesidad de Estados Unidos de que Pakistán continúe apoyando a los talibanes para mantener a flote la supuesta guerra de Afganistán, la cual forma parte de un mega show bélico destinado a lucrar del tráfico mundial de heroína y a mantener activa la economía de guerra estadounidense.

WikiLeaks se define a sí misma como “una organización multi jurisdiccional para proteger a disidentes internos, filtradores de información, periodistas y bloggers que enfrentan amenazas legales o de otro tipo por publicar información“. Sin embargo existe un reporte elaborado por el controversial periodista radicado en Washington, Wayne Madsen, que revela una aparente afiliación de WikiLeaks como parte de una operación oculta de la CIA. En el reporte se denuncia a WikiLeaks como parte de la estrategia de espionaje digital de Estados Unidos e Israel, operada por la CIA y el Mossad respectivamente, y como fuentes cita a comunicados de las agencias de inteligencia en China y Tailandia. En particular China sospecha que la organización tiene conexiones con el Mossad.

Para reforzar su hipótesis, Wayne Madsen advierte que uno de los miembros del consejo de WikiLeaks, Ben Laurie, es un programador y experto en seguridad cibernética que trabaja para Google, empresa que recién firmó un acuerdo de cooperación con el conglomerado de agencias de inteligencia estadounidense, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

Por otro lado existen rumores de que George Soros, el viejo lobo de la especulación financiera y uno de los hombres más poderosos del mundo, podría también estar fondeando la operación de WikiLeaks. Y al parecer hace uso de los servicios de esta organización para sacar a relucir los trapos sucios de algunos de sus enemigos para hundirlos y sacar beneficio de ello.

Por otra parte el presidente de Irán, país que se ha visto involucrado en los cables filtrados, donde se menciona presión del rey de Arabia Saúdita y de Israel para atacar a Irán, ha declarado a la BBC, que considera que WikiLeaks es solo propaganda y se trata de una guerra psicológica en contra de su país. “No creemos que la información haya sido filtrada. Creemos que fue organizada para ser publicada en una base regular para lograr ciertas metas políticas“, dijo a la BBC.

Finalmente, dentro de las múltiples acusaciones que acusan a WikiLeaks de estar aliado con la CIA y otras agencias de inteligencia, se presentan una lista de mails de un importante ex miembro de la organización, John Young, en donde además asocia a WikiLeaks con la mafia rusa del Phishing cuyo epicentro se encuentra en Israel y supuestamente es operada por un grupo de judíos rusos.

Con la enorme turbulencia generada por la última publicación por parte de WikiLeaks, que incluye una gran cantidad de cables diplomáticos de funcionarios estadounidenses que revelan “chismes geopolíticos” algunos relevantes y otros meramente entretenidos, lo cierto es que el escenario resulta un poco confuso. Y aunque todos estos rumores bien podrían ser parte de una burda estrategia para deslegitimar a WikiLeaks, lo cierto es que nada es suficientemente disparatado para ser descartado per se, y no sería la primera vez que termina por comprobarse que un organismo o movimiento aparentemente contracultural en realidad forma parte de la misma agenda a la que supuestamente combate.

Así las cosas, lo mejor sería estar pendiente del desarrollo de todo este fenómeno wikilikeano y ejercer nuestra capacidad de análisis a partir de una postura un tanto escéptica frente a cualquiera de los protagonistas. Y más allá de que WikiLeaks sea o no parte de una operación encubierta de la CIA, lo cual tal vez ni siquiera importe, parece innegable que el contemplar esta posibilidad representa un ejercicio sano para encarar la realidad sobreinformada que nos ha tocado vivir en la actualidad.

Fuente 1: Pijamasurf

Fuente 2: Libertaliadehatali’s Blog

Fuente 3: 1984

Artículo relacionado:

¿La captura del Chapo Guzmán, un montaje?

Es difícil de explicar por qué El Chapo Guzmán no fue detenido antes; exdirector de la DEA señala que El Chapo financió campaña de Peña Nieto.

Por: Alejandro de Pourtales – 23/02/2014 a las 20:02:25

La noticia del año en México es sin duda la captura del Chapo Guzmán (la segunda, al menos en cuanto al interés o indignación de los usuarios en las redes sociales, había ocurrido hace tan sólo unos días cuando se dio a conocer la portada de la revista Time en la que aparece el presidente Enrique Peña Nieto, “el salvador de México” en lo que hoy se puede leer como el elogio de un acto que aún no realizaba). Joaquín Guzmán Loera fue encontrado tranquilamente en un hotel de Mazatlán, después de más de una década de una supuestamente incesante investigación, luego de que se escapara de manera sospechosa por la puerta abierta del penal Puente Grande en el 2001.

Numerosos presidentes han felicitado a Peña Nieto (incluyendo a Fox, acusado de permitir su fuga de prisión) y la prensa internacional cubre positivamente la acción de haber, por fin, detenido a un narcotraficante que era una de las grandes amenazas mundiales contra el orden establecido. Se cosechan los beneficios de haber podido detener a un prófugo de la ley que dos sexenios panistas no lograron hacer. De manera similar Barack Obama, quien visitó México esta semana, logró cosechar los beneficios políticos de haber acabado con Osama bin Laden, algo que George W. Bush no pudo hacer en sus dos periodos (el mismo funcionario que reveló a AP la captura del Chapo lo comparó con bin Laden).

Rompiendo con el protocolo que había iniciado para quitarle notoriedad a los narcos y afectar el aura de (anti)héroes que tienen en algunas partes del país, el gobierno de Peña Nieto decidió retomar el ritual de Calderón para presentar capos, no pudiendo dejar de lado la oportunidad de colgarse la medalla con foto incluida.

La editorial del diario La Jornada de hoy señala:

Con esos antecedentes  resulta inevitable que la captura anunciada ayer se vea envuelta en la suspicacia y que la opinión pública encuentre inconsistencias que deben ser explicadas: la más obvia es que quien es descrito como jefe máximo de una organización delictiva que mueve miles de millones de dólares haya podido ser capturado sin resistencia significativa y carente de un dispositivo de seguridad numeroso y bien armado. Debe mencionarse, asimismo, las coincidencias insoslayables de que Guzmán Loera haya sido detenido a menos de 48 horas de la visita a México del presidente estadounidense, Barack Obama, y que su libertad haya coincidido de manera casi exacta con el periodo en el que la Presidencia de la República fue ocupada por políticos procedentes del Partido Acción Nacional.

Los antecedentes que cita son el hecho de que El Chapo Guzmán lograra tender una red de negocios ilícitos que permea todo el país y varias partes del mundo sin ser detenido. Continúa la editorial:

En muchas ocasiones diversas voces autorizadas señalaron la falta de voluntad política para recapturar al Chapo y el hecho es que en la segunda y muy próspera fase de su carrera delictiva, el capo oriundo de La Tuna, Badiraguato, Sinaloa, recibió ayudas tan insospechadas como las armas que la oficina gubernamental de control del alcohol, tabaco y armas de fuego (ATF, por sus siglas en inglés) envió a su organización en el contexto de una supuesta operación encubierta y como los movimientos de lavado de dinero que la agencia antidrogas del país vecino (DEA) realizó para el cártel del Pacífico, encabezado por El Chapo.

La participación de agencias del gobierno de Estados Unidos en la política contra el narco en México ha sido documentada por cables de WikiLeaks, mostrando la gran injerencia que tuvo (o tiene) Estados Unidos en la guerra contra las drogas en México. Anteriormente la CIA, ya sea para infiltrar al narco o por cobrar parte del negocio, ha realizado prácticas en las que agentes suyos han vendido drogas a gran escala o han colaborado con el mismo narco (el agente Barry Seal volaba avionetas con cargamentos de cocaína de Colombia a Estados Unidos, por citar sólo un ejemplo).

Resulta poco probable que la captura del Chapo Guzmán no haya sido uno de los temas de la visita de Obama a México esta semana. El funcionario estadounidense que dio a conocer la noticia de la captura a la agencia AP señaló que habían estado siguiendo al Chapo Guzmán por semanas, por lo que es evidente que se escogió de manera calculada la fecha de su captura. A lo que se agrega la suspicacia de que el narcotraficante más buscado del mundo, líder de un cártel que es considerado una sofisticada organización equivalente a un ejército armado (al menos éste es el discurso que se maneja en “la guerra contra las drogas”), no haya ofrecido resistencia armada a su captura.

La impresión que dejan las crónicas de sus últimos días o del lugar donde supuestamente habitaba es bastante modesta. Reconozco que esto es sólo una especulación, pero quizás el Chapo perdió las alianzas con el poder que le habían permitido mantenerse en libertad o simplemente llegó el momento de la narrativa, en esa política ficción que se suele “guionar” en el poder, en el que al personaje le toca ser capturado. (En relación a esto un notable artículo escrito por Ed Vullamy en The Guardian analiza la historia de la relación entre el narco y el poder, desde el capo Miguel Ángel Felix Gallardo a El Chapo Guzmán, una convivencia expresada a través de la “Paz Mafiosa” en la que el gobierno deja operar al crimen organizado a cambio de que éste se subordine o al menos se mantenga relativamente aplacado).

Los que buscan ver coincidencias en el tablero político (dados a veces a la conspiranoia) apuntarán a que las visitas de Obama suelen dejar una estela de sucesos nacionales. Días después de su visita en el 2009 se dio a conocer la epidemia de la influenza (con cierto pánico mediático, contrastante con la actualidad en la que se trata de desestimar lo que está ocurriendo en cuanto contagios se refiere). El año pasado Obama se reunió en mayo con Peña Nieto, despertando suspicacias acerca de que la reunión fue para preparar el camino de la reforma energética.

Según la editorial de La Jornada, los sucesos actuales hacen cuestionarse “en qué medida se mantiene el modelo de indeseable supeditación de las policías y fuerzas armadas mexicanas a dependencias de Washington”. En este caso esto puede haberse reflejado en el hecho de que fue la prensa estadounidense la que dio a conocer la captura de Guzmán Loera, citando como fuente a un alto funcionario estadounidense. Y su captura  fue un esfuerzo coordinado con la DEA.

La gente en México ha vivido en los años recientes casos que permiten volver a sospechar del mensaje oficial. Recordemos el asesinato de Luis Donaldo Colosio con todas sus inconsistencias, realizado en teoría por un asesino solitario, Mario Aburto, el Lee Harvey Oswald mexicano, un hombre que fue duplicado por las autoridades, según sus propias palabras en una nota publicada por El Universal. Quizás por esto no sea extraño que de entrada surjan teorías de la conspiración en torno a la detención de El Chapo. La más radical: la emitida por un sitio de aspecto dudoso llamado Diario de Tijuana, que señala que el hombre que fue detenido es Gregorio Chávez, un simulacro del Chapo reclutado por miembros del CISEN (en esa búsqueda de talentos ya tradicional que logra encontrar doppelgängers).

Andres Manuel López Obrador señala sobre la detención que se trata de una distracción mediática, que diverge la atención de cosas más importantes  y que no significará un golpe sustancial al narco, ni mucho menos.

No son sólo los mexicanos los que ven una posible conspiración o colusión entre Guzmán y el gobierno, en una nota publicada por CNN, el exdirector de la DEA en El Paso, Phil Jordan, manifiesta su sorpresa de que El Chapo fuese detenido. “No hay forma de que hubiera apostado a que lo detendrían bajo esta administración, al menos de que haya traicionado a alguien o no haya hecho pago completo de sus sobornos. Algo salió mal”, una declaración bastante fuerte que palidece ante lo que dijo en entrevista a Univisión: “Nunca pensaba que con el PRI lo iban a arrestar porque ‘Chapo’ Guzmán metió mucho dinero a la campaña de Peña Nieto, así es que me sorprendió cuando lo arrestaron, allá en Mazatlán”, algo que según él está documentado por las agencias de inteligencia de Estados Unidos. Jordan también dijo que El Chapo había dado millones de dólares al PAN anteriormente para protegerse y sugirió que en Estados Unidos también pudo haber realizado sobornos. Finalizó diciendo que es posible que Guzmán haya llegado a un acuerdo con el gobierno para entregarse, al tiempo que Caro Quintero tomaba su lugar (el verdadero jefe según Jordan). La información dada a conocer por Jordan inicia una candente discusión en redes sociales entre personas que suponen que por venir de un autoridad debe ser tomada como verdad y personas más cautelosas que sugieren que no hay que creer en una conspiración sin que existan pruebas. Cualquiera puede tirar piedras.

Lo anterior hace pensar, sin suscribir las hipótesis que sugieren que el Chapo trabajaba para la CIA o algo por estilo, o que ni siquiera es el Chapo verdadero, que la detención fue orquestada —como un as bajo la manga—, quizás desde algún tiempo atrás, con un fin político. Evidentemente todo acto del gobierno y de los políticos tiene un “fin político”, pero en este caso podría revelar una agenda ligada a la manipulación de la opinión pública y mostrar que existe una compleja relación con el narcotráfico que no es solamente la de perseguirlo, sino también la de usarlo para esa misma agenda política que administra la opinión pública y se beneficia de eventos mediáticos como la captura de un célebre narco.

Twitter del autor: @alepholo

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Fuente: Pijamasurf

Las 25 reglas de la desinformación (manual político para ocultar la verdad)

Publicación: 05/06/2011 6:01 pm
Autor: pijamasurf

Bienvenidos a la Era de la Desinformación… Una serie de reglas que siguen los políticos o las agencias de inteligencia para subvertir la opinión pública y ocultar la verdad.

En la medida en que Internet y demás medios aumentan el acceso a la información, las técnicas de manipulación de la opinión pública y ocultamiento de la verdad se van modificando. Estamos en la Era de la Desinformación, donde las prácticas maquiavélicas operan más a través de la inundación, la saturación y la tergiversación que del mero encubrimiento de información.

A continuación les presentamos una traducción de las 25 Reglas de Desinformación del desinformador H. Michael Sweeney. Estas reglas pueden usarse tanto para manipular a los demás como para descubrir la manipulación de la que somos objeto. Como todas las cosas, este manual está vacío, es decir, no es bueno ni malo, es solamente potencia y puede ser lo que quieras.

Actualmente en Internet existen varias técnicas como crear perfiles falsos en redes sociales, inventar expertos en temas científicos, generar sitios de conspiración (y autogenerar teorías de la conspiración), sembrar comentarios en los sitios de noticias o sembrar rumores en las redes sociales para que se viralizen de manera supuestamente orgánica. Si bien estas 25 reglas de desinformación se encuentran redactadas como un manual a seguir para un siniestro político, se pueden aplicar para el establecimiento de una agenda política o para influir en la opinión pública según una estrategia velada.

1. No obstante lo que sepas, no lo discutas, especialmente si eres una figura pública o un conductor de noticias, etc. Si no se reporta, no sucedió, y así no tienes que lidiar con los posibles problemas (esto es: en nuestra era sólo lo que sucede en los medios es real, lo demás es como una manzana que cae en un bosque vacío).

2. Conviértete en incrédulo e indignado. Evita discutir temas importantes y enfócate en temas periféricos que pueden ser usados para criticar a otro grupo considerado como “sagrado” por algún sector de la población.

3. Evita discutir temas inconvenientes describiendo toda acusación, independientemente de dónde venga, como meros rumores y especulaciones. Si puedes asocia las acusaciones con rumores de “Internet” y dí que se trata sólo de “teorías de la conspiración“.

4. Utiliza la técnica de “la falacia del espantapájaros“. Encuentra un argumento en tu oponente que puedes fácilmente rebatir para hacerte ver bien a su costa. Inventa un tema que en consideración de tu oponente pueda ser fácilmente argumentado en su contra (sin poder probarse) o explota las debilidades de tu oponente llevando la discusión a sus puntos más endebles. Amplifica su importancia de tal forma que las acusaciones que se te hacen parezcan refutarse y los temas de fondo no lleguen a discutirse.

5. Distrae a tus oponentes etiquetándolos y ridiculizándolos con títulos como “conservadores“, “radicales“, “terroristas“, “conspiranoicos“, “racistas“, “fanáticos“, “liberales“, “pervertidos sexuales“, “ateos“, “fundamentalistas“, “homofóbicos“, etc.

6. Pega y corre. En cualquier foro público haz un ataque a tu oponente (puede ser una persona o un tema) o a su posición en cierto asunto de forma que puedas retirarte sin que el oponente pueda contestar la acusación. Esto puede hacerse en programas de televisión antes de un corte o en Internet ignorando los comentarios (o editando) de los usuarios y de tu oponente.

7. Cuestiona motivos. Tergiversa o amplifica todo hecho que pueda sugerir que tu oponente opera bajo una agenda personal oculta.

8. Invoca autoridad. Conserva tu autoridad o allégate algún tipo de autoridad o experto para presentar tu argumento con suficientes tecnicismos y jerga minuciosa para ilustrar que eres “alguien que sabe“. (Esto es lo que en México se conoce como “un choro mareador“).

9. En casos extremos: hazte el tonto. No obstante la evidencia o la lógica de un argumento, evita discutir ciertos temas deslegitimándolos, invalidando toda discusión.

10. Asocia a tus oponentes con noticias viejas o acusaciones pasadas. Esto es especialmente útil antes de una discusión o un evento en el que podrías ser cuestionado. Haz que tu equipo prepare una acusación y fíltrala a los medios poco antes.

11. Haz falsas confesiones. Confiesa un mal menor de manera candorosa para ganarte la simpatía de los demás como alguien que se responsabiliza de sus actos. Esto sirve como un distractor de los verdaderos temas que quieres evitar. (Un ejemplo de esto a gran escala podría ser WikiLeaks, donde es posible que el mismo sistema corrupto que WikiLeaks expone haga una especie de confesión de sus “pecados menores” haciendo creer a las personas que lo que se filtra son todos sus pecados o conductas corruptas y no hay nada más grave, descalificando, por ejemplo, los ataques del 9/11).

12. Los enigmas no tienen soluciones. Llena de giros, contradicciones y detalles complejos una situación para que parezca demasiado difícil  de resolver. Esto hará que la verdad se pierda entre el arsenal de desinformación o que el público pierda interés.

13. Utiliza regresiones y digresiones para evitar llegar al punto de un tema que te es inconveniente.

14. Exige soluciones completas. Evita los asuntos nodales requiriendo que tus oponentes solucione el crimen (o el asunto en cuestión) completamente. Argumenta que antes de solucionarse este asunto (el cual es demasiado complejo) todo lo que se discuta son suposiciones.

15. Llega a conclusiones alternas moldeando los hechos. Esto requiere cierta creatividad y es básicamente una forma de alterar las piezas de un rompecabezas para que formen la figura que necesitas.

16. Desaparece la evidencia o los testigos. Esta es una de las técnicas más usadas por la élite más poderosa:  cuando detectan que alguien está por hablar o cobrar importancia (y tiene un discurso inconveniente) simplemente se desaparece (por ejemplo, en el caso de John F. Kennedy).

17. Utiliza comparsas o colegas a través de los cuales puedas cambiar el tema (estos sujetos pueden o no saber que son parte de esta estratagema). Esta es una variación de la típica técnica del chivo expiatorio, sólo que prefabricada.

18. Emocionaliza y antagoniza. Si estás por ser atacado lleva la discusión a temas emocionales o antagónicos que cautiven la atención de los demás. De igual forma toca puntos sensibles en tus oponentes que puedan generar respuestas emocionales que los haga perder el control. Esto también puede ser usado para distraer argumentando que tus oponentes son “demasiado sensibles a la crítica“.

19. Pide pruebas imposibles. Lleva la discusión hacia el requerimiento de pruebas como exigencia para seguir discutiendo un tema y pide pruebas que son demasiado difíciles de obtener pero que tienen una cuota de relevancia sobre el tema que se discute.

20. Evidencia falsa. Introduce nueva información o pistas diseñadas para entrar en conflicto con lo que presenta tu oponente. Esto es útil para neutralizar temas sensibles e impedir su resolución.

21. Llama a una investigación legal o de algún cuerpo de poder que pueda investigar los hechos. Seguramente al ser parte del sistema podrás influenciar lo que se dice en el caso y lo que se filtra a los medios, así como obtener una resolución benéfica. Esto te dará mayor legitimidad. Esto puede usarse también como un movimiento ofensivo al llevar a alguien inocente a un proceso judicial (este persona puede ser un enemigo o simplemente alguien mediático que acapare la atención del público).

22. Elabora una nueva verdad. Crea tu propio panel de expertos, autores, líderes etc., o coopta a los existentes para forjar a través de una investigación científica o académica una nueva versión de los hechos  o un tema que pueda distraer a la opinión pública. Esto te permitirá, si es que llegas  al punto de tener que discutir el tema que quieres evitar, conseguir autoridad.

23. Crea eventos de distracción masiva. Similar a los anteriores —sólo que explícitamente—, crear historias en las noticias que acaparen la atención pública como una novela de suspenso es una de las tácticas de desinformación más usadas (por ejemplo: El Chupacabras, los mineros chilenos, etc.).

24. Silencia a tus críticos. Utiliza tu poder para sobornar o chantajear a las personas que tienen información negativa sobre ti o que se interponen en tu camino. (Esto es también una práctica común de las empresas en el caso de la competencia para bloquear innovación científica que va en contra de sus intréses económicos).

25. Desaparece. En caso de que las cosas se pongan demasiado calientes en la cocina, simplemente date a la fuga. Tus conexiones te mantendrán escudado y podrás vivir en un paraíso fiscal, gastándote el dinero del erario tranquilamente. Y, ¿quién sabe? Tal vez en unos años, con la memoria de corto plazo de la sociedad y tu capacidad de ingeniería de la opinión pública, puedas regresar como si nada hubiera ocurrido.

Fuente 1: Vigilant Citizen

Fuente 2: Pijamasurf

Artículos relacionados:

Activistas ‘anti-Berlusconi’ bloquean la página web del Gobierno italiano

La página web del Gobierno italiano sufrió un ataque cibernético el pasado domingo, según explicó la policía, después de que opositores del primer ministro Silvio Berlusconi dijeran que iban a atacar el sitio para protestar contra la represión de la libertad de información.

Esta acción es la última llevada a cabo contra Berlusconi, que se ha enfrentado a diversas protestas desde que se abrió la investigación por las fiestas en su mansión de Milán, en las que se le acusa de haber pagado a una prostituta menor de edad.

El acceso a la página www.governo.it estuvo bloqueado brevemente a lo largo de la tarde, aunque volvió a funcionar con normalidad por la noche.

Los ‘hackers’, que se hacen llamar Anonymous Italy, criticaron varias políticas del Gobierno italiano y dijeron que respondían a un cable filtrado por WikiLeaks de la embajada estadounidense de Roma.

En el cable, fechado hace un año, los diplomáticos estadounidenses describían la nueva ley de medios italiana como “problemática“, dado que parecía que había sido escrita “para dar al Gobierno carta blanca para bloquear o censurar cualquier contenido de Internet“.

El proyecto de ley también parece favorecer el servicio de televisión del primer ministro Silvio Berlusconi, mientras que perjudicaría a Sky, uno de sus mayores competidores“.

Anonymous ha defendido recientemente a WikiLeaks, después de que hiciera públicos miles de cables diplomáticos.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dijo en una entrevista en la televisión italiana que en las próximas semanas se publicarán nuevos documentos sensibles sobre el Gobierno italiano.

Fuente: El Mundo

Artículo relacionado: