Gonzalo Anti New World Order


Israel niega la entrada al país a bomberos palestinos que ayudaron a extinguir el incendio del monte Carmelo

16 de Diciembre de 2010 – El pasado martes las autoridades israelíes cancelaron una ceremonia prevista para homenajear a los bomberos palestinos que la semana pasada ayudaron en las labores de extinción del incendio del monte Carmelo, después de que a varios bomberos palestinos les fuera negado el permiso para cruzar la frontera.

El comandante del Servicio de Bomberos Palestino, Ahmed Rizik, dijo que él y su equipo se llevaron una sorpresa cuando al llegar al puesto de control fronterizo israelí constataron que (las autoridades israelíes) sólo autorizaban la entrada a Israel a siete de los 10 bomberos palestinos, aunque a todos ellos se les había permitido entrar a Israel en el momento de la desastre.

No hay ninguna razón lógica y no sé lo cuál fue el motivo, pero desgraciadamente no pudimos pasar la frontera, y a resultas de ello el acto de homenaje se ha aplazado hasta una fecha posterior“, afirmó.

El ejército israelí dijo que los permisos fueron denegados debido a un error burocrático y explicó que la lista de nombres fue procesada sin que se incorporaran a ella los números de identificación de cada bombero.

El ejército israelí dijo que estaba trabajando para conseguir para los homenajeados los permisos adecuados.

El diputado árabe israelí Ahmed Tibi calificó el incidente como “no solamente una locura o un teatro del absurdo, sino como la estupidez y actitud señorial normativa características del régimen de ocupación“.

Es una completa vergüenza“, agregó.

La Autoridad Palestina respondió diciendo que había enviado sus bomberos por puro sentido de “responsabilidad humana” y que no podía entender por qué a aquellos que arriesgaron sus vidas se les negaba ahora la entrada a Israel.

No está claro por qué a los mismos bomberos a los que los israelíes concedieron autorización para ayudar a extinguir el fuego se les niega ahora autorización para asistir a una ceremonia para homenajearlos“, dijo la Autoridad Palestina.

Ayudamos a extinguir el incendio a pesar de la ocupación porque era nuestro deber humanitario“, agregó. “Sabíamos que la ocupación seguiría ahí después de nuestra ayuda“.

El primer ministro palestino Salam Fayyad llamó el presidente israelí Shimon Peres el mismo día en que estalló el incendio para ofrecerle la colaboración de los equipos antiincendios palestinos.

El incendio que mató a 43 israelíes y que causó estragos en los bosques de las afueras del puerto de Haifa pilló a Israel sin suficientes equipos de extinción de incendios y obligó el Primer Ministro Benjamin Netanyahu a recabar la ayuda de cerca de una docena de países.

Fuente 1: Haaretz

Fuente 2: Aporrea.org

Nueva ley exigirá al que desee ser israelí lealtad ‘al Estado judío y democrático’ de Israel

Por Sal Emergui

“El Estado de Israel es el hogar del pueblo judío y es un Estado democrático donde todos sus ciudadanos -judíos y no judíos- gozan de los mismos derechos. El sionismo creó un Estado ejemplar. No hay otra democracia en Oriente Próximo ni otro Estado judío en el mundo”. Con estas palabras, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha defendido este domingo una polémica enmienda de la ley de ciudadanía que ha sido aprobada con el voto a favor de 22 ministros y 8 en contra (los cinco del partido laborista y tres del Likud que lidera el propio Netanyahu).

Si la ley prospera en el Parlamento, aquellos ciudadanos no judíos que deseen la nacionalidad israelí deberán declarar su lealtad a Israel como “Estado judío y democrático”, en lugar de “Estado de Israel”, como estaba ahora. Netanyahu ha añadido que una comisión estudiará la aplicación de este nuevo requisito a los judíos de la diáspora que por otro lado pueden adoptar de forma automática la nacionalidad israelí bajo la “Ley de Retorno”.

La enmienda -que ha provocado el enfado de la izquierda, de sectores de la derecha y de la minoría árabe- es interpretada como el “caramelo” que Netanyahu regala hacia el ala más nacionalista del Gobierno para prorrogar dos meses más la congelación de la construcción en las colonias, tal y como exige el presidente norteamericano, Barack Obama. Sin la moratoria, el presidente palestino, Abu Mazen, no acepta continuar el proceso de paz.

Aunque es básicamente declarativa (quien realmente desea la nacionalidad puede jurar lealtad incluso a los Simpsons), la enmienda ha provocado una gran polémica. “Es una enmienda que sólo origina hostilidad y no fortalecerá la identidad judía de Israel. Sólo sirve para que Netanyahu siga sobreviviendo en el Gobierno“, ha dicho la jefa de la oposición, Tzipi Livni.

El ministro laborista, Avishai Braverman -que votó en contra- opina que “es una vergüenza. Tras todo lo que hemos invertido en el sector árabe del país, supone un golpe muy duro“. “Es una medida inútil y antidemocrática que demuestra el politiqueo de Netanyahu y discrimina a los árabes en Israel“, afirma el diputado árabe israelí, Ahmed Tibi, asegurando que la ley va por ejemplo contra los palestinos que desean casarse con árabes israelíes.

Medida injusta

En la derecha, satisfacción con importantes excepciones ya que varios ministros como Benny Beguin o Dan Meridor se han opuesto. Reuven Rivlin -presidente del Parlamento y miembro del partido de Netanyahu– también es crítico: “Es totalmente prescindible. Yo soy sionista, judío y democrático sin necesidad de esta ley que es dar armas a los enemigos del sionismo“.

El ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, lo considera una victoria de su partido, Israel Beitenu. De hecho, la enmienda es una exigencia de Lieberman en el pacto con Netanyahu en la formación del Gobierno. “Es importante ya que las palabras tienen mucha fuerza y se centra el verdadero debate que debe ser sobre el carácter de Israel y no de las fronteras“, afirmó añadiendo que la palabra “judío” va más allá de la religión.

El ministro de Transportes y allegado a Netanyahu, Israel Katz añade: “No entiendo la polémica. Israel es un estado democrático que garantiza los derechos de sus ciudadanos independientemente de la raza, sexo o religión. Al mismo tiempo, no se puede obviar que es un Estado con una identidad judía“.

El analista Boaz Okon escribe en el diario ‘Yediot Ajaronot‘ que “es una medida antiliberal e injusta. Es legal pero innecesaria y llega en un momento muy inoportuno“.

Fuente: El Mundo