Gonzalo Anti New World Order


Obama se reafirma ante un lobby judío en su plan sobre las fronteras de 1967

El presidente de Estados UnidosBarack Obama, sigue en sus trece y mantiene su particular receta de paz para Oriente Próximo, que tanto ha enfadado a Israel.

En un discurso ante el principal lobby judío, Obama ha mantenido su propuesta para que Israel reabra la negociación con los palestinos en base a las fronteras de 1967, que ha sido rechazada de plano por el Gobierno de Benjamin Netanyahu, quien ya contestó en su día diciendo que “las fronteras del 67 son indefendibles“.

En ese año tuvo lugar la llamada Guerra de los Seis Días, el tercer enfrentamiento árabe-israelí, que concluyó con la ocupación hebrea de Cisjordania y Jerusalén Este, Gaza, la Península del Sinaí y los Altos del Golán. En 1978, como resultado de los acuerdos de Camp David, Israel devolvió el Sinaí a Egipto.

En su primera intervención como presidente ante la conferencia anual de la AIPAC, el principal grupo de presión proisraelí en EEUU, el presidente de EEUU dijo que los lazos que unen su país con Israel son “inquebrantables“, pero insistió en que la situación actual del conflicto es “insostenible” y que es necesario reabrir el proceso de paz.

En su opinión, a Israel le conviene alcanzar pronto un acuerdo de paz, debido al rápido entorno cambiante que se está viviendo en los países árabes y al crecimiento demográfico que se está produciendo en los territorios ocupados y que pueden hacer cada vez más difícil mantener la paz.

Los desafíos

Tenemos que afrontar varios hechos. El primero es que el número de palestinos que viven al oeste del río Jordán está creciendo rápidamente, y fundamentalmente está reconfigurando la realidad demográfica tanto de Israel como de los territorios palestinos. Esto hace cada vez más duro -sin un acuerdo de paz- mantener a Israel como un estado democrático y judío“, afirmó.

Otra realidad es que “tecnológicamente, es cada vez más difícil para Israel defenderse en ausencia de un acuerdo de paz“.

Y el tercer factor es la eclosión de una “nueva generación de árabes que está reconfigurando la región. Alcanzar una paz justa y duradera ya no puede depender de uno o dos líderes árabes. Mirando hacia adelante, son millones de ciudadanos árabes los que tienen que ver que es posible alcanzar una paz duradera“. “No podemos permitirnos el lujo de perder otra década o dos décadas o tres décadas, en alcanzar la paz“, insistió el presidente de EEUU.

El mundo se está moviendo demasiado rápido, y los desafíos a los que se enfrenta Israel no harán sino crecer. Un retraso solo minará la seguridad de Israel y las posibilidades que su pueblo tenga la paz que se merece“.

Su opinión sobre Palestina

Obama indicó también a los miembros de la AIPAC que el pueblo palestino tiene el derecho a gobernarse a sí mismo como un estado soberano, y advirtió que los intentos internacionales para aislar a Israel “ganarán fuerza en ausencia de un proceso creíble hacia la paz“.

Aseguró, no obstante, que EEUU se opondrá a cualquier intento en Naciones Unidas o en otros foros internacionales para aislar a Israel.

En su intervención se refirió también al conflicto con Irán y recordó las sanciones que su Gobierno ha impuesto a este país, las más duras hasta ahora, para frenar sus intentos de patrocinar el terrorismo.

Obama también arremetió contra el pacto de reconciliación palestino entre Al Fatah, que gobierna Cisjordania, y el grupo radical Hamas, al frente de Gaza, y que supone “un obstáculo enorme para la paz“.

Fuente: El Mundo

Artículos relacionados:

La OLP romperá el diálogo con Israel si no amplía la moratoria en las colonias

Por Sal Emergui

El pasado 21 de Agosto, los órganos de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) y Al Fatah aceptaron a regañadientes la participación del presidente, Abu Mazen, en el diálogo directo con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Hoy, el liderazgo palestino en Cisjordania se ha vuelto a reunir para exigir el abandono de la mesa de negociaciones como respuesta a la decisión israelí de no renovar la congelación de la construcción en las colonias.

Aunque la decisión final de Abu Mazen se conocerá el próximo viernes en la reunión de la Liga Arabe, hoy ha palpado en Ramalá el sentir de sus allegados y partidarios. “El liderazgo palestino ha decidido que no mantendrá negociaciones directas hasta que Israel frene la construcción en las colonias“, ha declarado su portavoz, Nabil Abu Rudeina que, sin embargo, reconoce que la decisión puede cambiar si fructifican las gestiones de George Mitchell, el enviado especial del presidente norteamericano, Barack Obama.

Arrancar compromisos a Netanyahu

Mitchell intenta arrancar de Netanyahu un compromiso para seguir la congelación (finalizada el 26 de Septiembre) o al menos llegar a un acuerdo intermedio que sea aceptado por Abu Mazen.

El dirigente de Al Fatah, Mohamed Dahlan, cree que Netanyahu no congelará completamente la edificación en las colonias en Cisjordania. “No aceptamos una moratoria a medias o una construcción limitada. Queremos el fin completo de la construcción“.

No se puede dialogar y seguir construyendo en nuestras tierras“, ha dicho Dahlan, hombre fuerte en Gaza antes que el grupo islamista Hamas se hiciera con el control. Salaj Rafat, miembro del Consejo Ejecutivo de la OLP, añadió: “No podemos negociar ante las nuevas circunstancias“.

La oferta de Netanyahu para que Abu Mazen siga dialogando se basa en una construcción limitada en los asentamientos que estarán dentro de Israel en cualquier acuerdo de paz. El líder israelí se ha negado a la propuesta norteamericana de dos meses más de congelación a cambio de una serie de incentivos políticos y militares.

No fue nada fácil decidir congelar la construcción de nuestras comunidades en Judea y Samaria (Cisjordania) pero lo hicimos para dar un margen a Abu Mazen a entrar en negociaciones sin condiciones previas. Ahora pedimos a los palestinos que tengan la misma flexibilidad“, dijo ayer Netanyahu. Según él, “flexibilidad” significa seguir dialogando aceptando una construcción parcial. “Todos saben que una construcción limitada no cambiará ni un ápice el mapa del proceso de paz. La comunidad internacional debe hacer un llamamiento a los palestinos para que sigan dialogando“, añadió.

Si los pronósticos más pesimistas se cumplen y el proceso de paz se interrumpe de forma tan brusca, el balance de este mes de diálogo directo no es muy alentador. Desde que Obama convocara a Abu Mazen y Netanyahu en Washington el pasado 2 de Septiembre, los dos lideres se han reunido varias veces (a solas y con la presencia de la secretaria de Estado norteamericano, Hillary Clinton) e incluso han tenido tiempo de asistir a una minicumbre de paz en el balneario egipcio de Sharm El Sheij.

Se sabe poco de las reuniones

Dado que las partes recibieron órdenes de EEUU de no filtrar el contenido de las reuniones, no se sabe mucho. Ha trascendido el “buen ambiente entre los dos líderes” o que empezaron a negociar y discutir los asuntos clave en un proceso de paz que sigue sin completarse desde los acuerdos de Oslo firmados en el 93.

En este mes de diálogo directo, Netanyahu ha pedido que se trate en primer lugar los mecanismos de seguridad. Asimismo, ha reiterado su exigencia que los palestinos deben reconocer a Israel como Estado del pueblo judío “y poner fin a las reivindicaciones tras la creación de un Estado palestino“.

Abu Mazen, por su parte, ha querido centrarse en un acuerdo sobre las fronteras definitivas exigiendo diariamente a Netanyahu que alargue la moratoria. Su temor es que se siga construyendo mientras el diálogo sea sólo una tapadera de Netanyahu.

El fin de la congelación

De hecho, la fecha del fin de la congelación (26 de Septiembre) ha reinado en todas las reuniones y, a día de hoy, tumba la voluntad de Obama. El fracaso de éste (y su equipo encabezado por Mitchell) es espectacular. Tras largos meses, consiguieron llevar a israelíes y palestinos a la mesa de negociaciones sabiendo que esa fecha podía ser crítica. Pero reanudaron el proceso de paz sin garantías de una solución sobre la congelación/construcción en las colonias.

Asimismo, Obama ha contribuido a convertir la moratoria en algo mucho más importante de lo que al principio era. “Obama se equivocó al exigir en la Asamblea de la ONU a Netanyahu la prórroga de la moratoria convirtiéndolo en un símbolo. Abu Mazen no puede ser menos palestino que Obama“, dicen fuentes del Gobierno israelí.

La decisión tomada hoy por el liderazgo palestino no es definitiva pero aumenta significativemente la presión para conseguir un compromiso antes del veredicto final en la Liga Arabe.

Fuente: El Mundo