Gonzalo Anti New World Order


El brazo de investigación avanzada del Pentágono abraza el ciberespacio

La rama de investigación avanzada del Pentágono que en los años 60 ya impulsó los sistemas precursores de Internet tiene abiertos varios frentes para impulsar las defensas de EEUU contra los ataques informáticos.

DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), trabaja en la construcción de un campo de tiro virtual en el ciberespacio, una réplica de Internet en la que los científicos pueden probar el éxito de acciones para frustrar los temidos ‘ciberataques’ que amenazan con afectar las redes desde fuera y desde dentro del país.

Llamada ‘National Cyber Range’, también ayudará a los militares estadounidenses a formar especialistas y perfeccionar tecnologías avanzadas para custodiar los sistemas de información.

Según la agencia Reuters está previsto que el ‘National Cyber Range‘ esté completamente en funcionamiento a mediados de 2012, cuatro años después de que el Pentágono encargase a sus contratistas su desarrollo. Se estima que ha tenido un coste de alrededor de 130 millones de dólares.

Una de las compañías adjudicatarias de este proyecto es, precisamente, es Lockheed Martin, el principal contratista tecnológico del Pentágono, que paradógicamente fue objeto un “importante y tenaz” ataque informático hace pocas semanas.

Lockheed se adjudicó un contrato de 30.8 millones de dólares en Enero de 2010 para seguir para desarrollar un prototipo. El laboratorio de física aplicada de la universidad Johns Hopkins consiguió también un acuerdo similar.

Este mismo verano, DARPA seleccionará a uno de ellos para gestionar un prototipo de ‘cibercampo’ de pruebas durante un periodo de un año de duración.

Esta herramienta podrá servir también para entrenar a ‘cibersoldados’ como los integrantes del Ciber Comando del Ejército de EEUU, cuya constitución fue ordenada por el secretario de Defensa Robert Gates en Junio de 2009, tras concluir que la amenaza de una guerra digital había sobrepasado las defensas existentes de EEUU.

El ‘campo de tiro virtual’ será en realidad una serie de “bancos de prueba” en donde se podrán realizar ejercicios independientes o unirse para retos más sofisticados, según el desafío propuesto. Se pondrán a prueba cosas tales como nuevos protocolos de red vía satélite o comunicaciones por radiofrecuencia.

Un objetivo fundamental es que se lleven a cabo experimentos clasificados y no clasificados en una rápida sucesión, “en días, en lugar de en semanas, como sucede en la actualidad“, dijo Eric Mazzacone, portavoz de DARPA.

Para ello será necesario un sistema capaz de ser completamente reiniciado después de una prueba, es decir, que se pueda reconfigurar y purgar de la memoria, discos duros y dispositivos de almacenamiento todos los datos relacionados con el desafío realizado.

Esta capacidad de reiniciar y volver a empezar es fundamental para el plan, para mantener de las instalaciones disponibles “en todo momento, tanto para la experimentación como para la formación“, sin temor a que los datos se corrompan o queden comprometidos, afirmó Mazzacone.

Crash y Cinder

DARPA también está trabajando en otros planes para avanzar en la defensa cibernética.

Un ejemplo es el programa conocido como CRASH, que tiene por objeto el diseño de sistemas informáticos que evolucionan con el tiempo, haciendo que sea un objetivo más difícil para un ataque.

El CINDER, o programa de amenazas internas sobre información privilegiada, ayudaría a controlar las redes militares en busca de amenazas internas mediante la mejora de la detección de comportamientos amenazantes de las personas autorizadas para usarlas. Este problema ha cobrado mucha importancia desde que el soldado Bradley Manning supuestamente filtró a WikiLeaks valiosos documentos confidenciales del Departamento de Estado.

Luego está ‘Genoma Cyber’, dirigido a automatizar el descubrimiento, identificación y caracterización de código malicioso, lo que podría ayudar a averiguar quién estaba detrás de un ataque cibernético.

El presidente Barack Obama ha pedido al Congreso más de 250 millones de dólares para financiar iniciativas de DARPA en el próximo año, el doble de lo solicitado en el año fiscal 2011.

Por su parte, el Departamento de Defensa está preparando un programa piloto de expansión para aumentar el intercambio de información sobre seguridad cibernética con las empresas que proporcionan armas, suministros y servicios, con un coste de unos 400 millones de dólares al año.

Este nuevo esfuerzo es voluntario, y tiene como objetivo proteger la información sensible pero no clasificada que podría filtrarse a través de los ordenadores de las empresas que conforman lo que el Pentágono llama la base industrial de defensa o DIB.

En 2007 se realizó uno parecido en el que participaron alrededor de 35 empresas, incluída Lockheed Martin.

La ampliación del programa “DIB Opt-In” estará abierto a muchas más empresas, ya que, según dijo la teniente coronel de las Fuerzas Aéreas y portavoz del Departamento de Defensa, April Cunningham, es “vital para la preparación militar de la nación y los esfuerzos generales del Gobierno para mejorar la ciberseguridad“.

El nuevo programa puede ser un paso importante para lograr que detrás de las redes de los contratistas del Pentágono haya una defensa de red perimetral, similar a las que protegen las propias redes clasificadas del Pentágono.

Fuente: El Mundo

Artículos relacionados:

EEUU sugiere caza de brujas después del ‘WikiLeakazo’

Las agencias federales estadounidenses que manejan información secreta recibieron una disposición para que tomen nuevas medidas de seguridad, incluyendo estrategias para descubrir a los empleados que potencialmente podrían filtrar documentos clasificados a páginas web como WikiLeaks.

Como parte de estos programas contra “la amenaza interna”, a altos funcionarios de las agencias se les pide que encuentren formas para detectar cambios de comportamiento entre los empleados que puedan tener acceso a documentos clasificados.

La instrucción de 11 páginas preparada por funcionarios de Inteligencia de EEUU y distribuida por Jacob J. Lew, director de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, fue publicada por la cadena televisiva NBC. Sin exigir medidas obligatorias, se sugiere que las agencias utilicen a psiquiatras ysociólogos para medir la “felicidad relativa” de los trabajadores o sus “falta de motivación y mal humor” como una forma de evaluar su confiabilidad.

Los memorandos también sugieren que las agencias tomen medidas para descubrir si los empleados federales mantienen contactos con medios de comunicación.

¿Tienes un programa contra la amenaza interna o razones para ponerlo en marcha?” se pregunta en el memorando, que también solicita información sobre si las agencias utilizan detectores de mentira o tratan de descubrir un número elevado de viajes al extranjero, contactos en el exterior o preferencia de uno u otro país de sus empleados.

Estas iniciativas emprendidas por el gobierno de Barack Obama están diseñadas para contener una avalancha de revelaciones sobre el funcionamiento interno del Gobierno estadounidense, tales como las filtraciones de archivos clasificados del Departamento de Defensa sobre las guerras en Irak y Afganistán, incluyendo grabaciones desde la cabina del helicóptero militar estadounidense que mató a varios civiles en Irak, entre ellos periodistas.

La última fuga en WikiLeaks representa cables diplomáticos que revelan los pensamientos privados de representantes norteamericanos sobre los Gobiernos extranjeros y jefes deEstado.

Fuentes en el Gobierno sospechan que Bradley Manning, ex analista de Inteligencia del Ejército de EEUU está detrás de las filtraciones a WikiLeaks. El joven de 20 años, detenido en Mayo de 2010, permanece recluido en la base militar de la Fuerza de Infantes de Marina en el estado de Virginia desde Julio, cuando le presentaron cargos de haber aprovechado su destino en Bagdad para entregar cables del Departamento de Estado norteamericano a WikiLeaks y a su director Julian Assange. Manning se enfrentará a un tribunal militar que le podría sentenciar a medio siglo de cárcel.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, por su parte señaló: “nunca escuché el nombre Bradley Manning antes de que apareciera en los medios“. Después precisó que el portal cuenta con “una tecnología diseñada para no conocer” la fuente del material que recibe.

No obstante, el grupo se comprometió a 50.000 dólares para financiar la defensa de Manning poco antes de la Navidad.

Assange actualmente se enfrenta a una extradición desde el Reino UnidoSuecia, por acusaciones de acoso sexual, en medio de los temores de que EEUU insista en su entrega para que enfrente cargos por espionaje.

Fuente 1: Russia Today

Fuente 2: 1984

Artículos relacionados:

WikiLeaks sube un misterioso archivo “seguro”

Tras las descalificaciones y amenazas por parte del gobierno estadounidense a raíz de la reciente publicación de 77.000 documentos sobre la guerra de Afganistán, Wikileaks ha subido a la red un misterioso archivo encriptado etiquetado como “Insurance (Seguro)”.

El enorme archivo, colocado en la página de la guerra afgana de Wikileaks, tiene 1.4 GB y está encriptado con AES256. También ha sido subido a un sitio de descargas.

Cryptome, otro sitio web revelador de secretos oficiales, ha especulado con que el nuevo archivo encriptado ha sido subido como seguro en caso de que algo sucediera a la página de WikiLeaks o a su fundador, Julian Assange. En ese caso, los voluntarios de Wikileaks podrían enviar la contraseña para permitir a cualquiera descargarse el archivo.

No se sabe que puede contener el archivo secreto pero en diversos chats se especula con que podría contener más revelaciones de Bradley Manning, analista de inteligencia del ejército ahora detenido, incluyendo sucesos de la Guerra de Irak y otros videos comprometedores sobre masacres en Afganistán.

Fuente 1: WIRED

Fuente 2: Libertaliadehatali’s Blog