Gonzalo Anti New World Order


Geo ingeniería promete blanquear el cielo y frenar el calentamiento global

Flickr / Miss Laid Plot – La tecnología geo ingenieril, que los científicos proponen introducir para suspender el calentamiento global, puede blanquear el firmamento.

La tecnología, que consiste en ‘tirar’ partículas de sulfato en la alta capa de la atmósfera para reflectar los rayos solares, puede hacer que el cielo sea más blanco, informan los científicos. La misma naturaleza confirmó este concepto: en 1991 la erupción del volcán Pinatubo en Filipinas emitió en la atmosfera toneladas de partículas de sulfato y blanqueó el cielo por un período de tiempo.

En su reciente estudio, los científicos del Instituto Carnegie de Washington trataron de estimar cuán grande será el efecto de la tecnología de geo ingeniería.

Emitiendo bastante sulfato en la atmósfera para bloquear el 2% de los rayos solares puede hacer el cielo de 3 a 5 veces más blanco, afirman los científicos. El control del nivel de sulfato representa una medida necesaria para suspender el calentamiento global si el nivel del dióxido carbónico se acerca a la cantidad de 560 ppm (partidas por millón). El nivel de dióxido carbónico hoy cuenta con 390 ppm.

La gente que vive en Nueva York no va a notar nada, pero la gente que reside en las montañas sí va a notar el cambio”, explica Ben Kravtz, uno de los investigadores. “También la introducción del sulfato –de origen natural o artificial – favorece al crecimiento de las plantas y como resultado aumenta el volumen del carbono absorbido por las plantas”.

Fuente 1: Russia Today

Fuente 2: 1984NWO.net

El cambio climático es un tema fuera de la competencia del Consejo de Seguridad de la ONU según Moscú

ONU, 20 de Julio, RIA Novosti – La participación del Consejo de Seguridad de la ONU en el manejo del tema del cambio climático sólo puede politizar este problema y agravar la tensión entre diversos países, declaró hoy el vice-embajador de Rusia ante Naciones Unidas, Alexandr Pankin.

La incorporación del Consejo de Seguridad de la ONU al análisis de la problemática de calentamiento del clima, en vez de dar un efecto positivo, sólo llevaría a politizar este problema y aumentar la confrontación entre diversos países“, dijo el diplomático, al intervenir en una reunión en que se debatió el impacto del cambio climático sobre la seguridad internacional.

Al comentar la carta presentada por Alemania sobre la actitud que debe mantener el Consejo de Seguridad integrado por 15 países en esta problemática, Pankin señaló que Rusia acoge con escepticismo los intentos de incluir el tema en cuestión en la agenda del Consejo de Seguridad.

Dijo que el informe del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre el cumplimiento de las resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas respecto al cambio climático no contiene argumentos en apoyo a las posiciones de los Estados que se pronuncian a favor de incluir tal temática en la agenda  del Consejo de Seguridad. “El Consejo de Seguridad no se menciona ni una sola vez en este informe“, subrayó.

Rusia sostiene que la prevención del cambio climático debe constituirse en la orientación prioritaria de la cooperación internacional. Se pronuncia a favor de firmar un documento climático global y de considerar más plenamente el potencial de los bosques, incluidos los de Rusia, para absorber el gas carbónico, recordó Pankin.

Estamos convencidos de que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático ya desempeña el papel de mecanismo universal de lucha contra el cambio climático global y debe jugar este papel en lo venidero“, subrayó.

Rusia se comprometió a reducir un 10-20% hacia el año 2020, en comparación con 1990, las emisiones de gases de efecto invernadero, dijo.

Fuente: RIA Novosti

Artículo relacionado:

Australia anuncia un impuesto a las emisiones de CO2

El Gobierno australiano anunció hoy un impuesto de 23 dólares locales (24,7 dólares estadounidenses o 17,3 euros) por tonelada de dióxido de carbono con el objetivo de luchar contra el cambio climático.

Como nación, necesitamos ponerle un precio al carbono y crear un futuro con energía limpia“, dijo la primera ministra australiana, Julia Gillard, al anunciar el plan del Ejecutivo, que ya cuenta con el apoyo necesario para que sea aprobado próximamente en el Parlamento.

La medida, que entrará en vigor a partir del 1 de Julio del año que viene, afectará a unas 500 grandes empresas contaminadoras, principalmente del sector eléctrico, minero y de la energía. El impuesto aumentará anualmente un 2,5 % en términos reales hasta 2015, año en que se dará paso a un esquema de comercio de emisiones similar al de la Unión Europea (UE) donde el mercado internacional fijará los precios.

Con la medida, Australia pretende recortar 159 millones de toneladas de dióxido de carbono al año para 2020, lo que significa reducir las emisiones un 5 % en relación con los niveles de 2000.

Gillard, quien en los últimos meses se ha convertido en el gobernante más impopular en el país en casi tres lustros, explicó que estas cantidades equivalen a sacar de la circulación unos “45 millones de coches“.

Este plan, que cuenta con solo un 30 % de apoyo popular, es considerado como uno de los más ambiciosos después del sistema creado en la UE en 2005 para regular las transacciones de derechos de emisión entre los sectores más contaminantes.

Australia contribuye con el 1,5 % de la emisión global de gases de efecto invernadero, menos que EEUU, China, Rusia, la India y Japón, pero es una de las naciones más contaminantes del planeta en términos per cápita.

El líder de la oposición, el conservador Tony Abbott, subrayó que el plan del Gobierno australiano no contribuirá a mitigar el cambio climático, ya que se pronostica que China y la India aumentarán sus emisiones un 500 y un 350 %, respectivamente.

Abbott exigió que Australia afronte el cambio climático en “un contexto internacional apropiado“, al insistir en que el nuevo impuesto tendrá un impacto negativo en los empleos y en los bolsillos de los australianos.

El Tesorero de Australia, Wayne Swan, quien acompañó en la rueda de prensa a Gillard, admitió que la reforma costará unos 4.300 millones de dólares locales (4.619 millones de dólares estadounidenses o 3.243 millones de euros) en los próximos cuatro años, principalmente en gastos vinculados a su implementación.

Australia, que depende en casi un 80 % del carbón para generar electricidad, tiene previsto cerrar para 2020 la mayoría de las centrales eléctricas de carbón, promover las inversiones en el desarrollo de energías limpias y el desarrollo de tecnologías menos lesivas al medio ambiente.

Fuente: Público.es

Video: Charla de Verdad Ahora sobre el fraude del calentamiento global

Por Verdad Ahora (material enviado por Skyfind)

La siguiente charla cubre el origen y frecuencia natural de los cambios que vive el planeta, la actividad solar y su incidencia en la temperatura terrestre, y el control de los impuestos al carbono, sus alcances económicos y para la vida diaria.

El video corresponde a la reunión realizada por Verdad Ahora el domingo 29 de Mayo del 2011. La charla fue impartida por Cristian Silva, miembro activo de la agrupación.

PD:
Una mirada de cerca al concenso Japonés:

No Todos los países apoyan la teoría antropogénica del IPCC de la ONU!

La JSER Japonés, traducido como Sociedad Japonesa de las Energías y Recursos, es un organismo consultor del gobierno japonés, y es quien lidera en aquella nación la investigación en Cambio Climático, y en gran medida influencia el concenso japonés en este tema. Tan solo 1 de los 5 científico mas prominentes que componen la comisión del JSER apoya la hipótesis oficial del IPCC de la ONU, el resto avala el Cambio Climático como fenómeno natural y ciclico.

Que otros organismo aprovechen este punto de vista para imponer plantas de energía nuclear es otro tema!

No es de sorprender que incluso en la Cultura Japonesa, como es el Anime, encontremos rastros de evidencia de que el cambio climático existe y es algo natural, y que la hipótesis del IPCC va perdiendo cada vez mas fuerza.

Para ver:

Saludos
Cristian Silva

Fuente: Verdad Ahora

El Sol y las nubes, los grandes olvidados de los calentólogos

Por Luis I. Gómez

Más de 150 científicos de todo el mundo celebran este fin de semana en Berlín la III Conferencia Internacional sobre Clima y Energía. Los expertos dudan de los efectos que pueda tener la actividad humana sobre el cambio climático. La actividad solar y las nubes ejercen una influencia mucho mayor.

Mientras que los científicos vivimos ocupados en la tarea de discernir entre lo cierto y lo erróneo, a los políticos les encanta zambullirse en las procelosas aguas de lo bueno y lo malo. Éste es el primer error: en ciencia no existe ni el bien ni el mal. Sólo más cerca o más lejos de la verdad“. El profesor Vincent Courtillot, catedrático de Geofísica en la Universidad parisina Diderot, abría con estas palabras la III Conferencia Internacional sobre Clima y Energía que se celebra este fin de semana en Berlín.

Más de 150 participantes de todo el mundo se han dado cita en los salones del Hotel Maritime con la intención de presentar y debatir las últimas publicaciones sobre climatología. La mayoría son científicos: físicos, geofísicos, geólogos, astrofísicos, climatólogos, matemáticos venidos de lugares tan dispares como Australia, EEUU, Francia, Holanda, Suecia, Reino Unido… Y todos comparten un sano escepticismo ante cualquier afirmación rotunda referida a las variaciones del clima terrestre.

Hasta poco antes de dar comienzo la Conferencia no se tenía la certeza de que ésta se pudiese celebrar. Apenas publicada la convocatoria el pasado Septiembre, la fracción parlamentaria del partido germano de Los Verdes presentó ante el Parlamento alemán una pregunta al Gobierno que preside Angela Merkel con la clara intención de evitar la celebración de la Conferencia. Veladas alusiones a la reputación del Dr. Fred Singer y la exigencia de que el Gobierno germano se pronunciase sobre la indiscutibilidad del origen antropogénico (causado por el hombre) del Cambio Climático tenían como claro objetivo intimidar a los organizadores y acallar las voces de los que ellos llaman “negacionistas“.

Ni el Gobierno alemán estimó oportuno manifestarse sobre el supuesto consenso científico en torno al Cambio Climático, ni los organizadores se sintieron forzados a cambiar sus planes.

Este viernes se presentaron los trabajos de los profesores Dr. Vincent Courtillot, el Dr. Nir Shaviv y el Dr. Robert Carter. Es posible comprimir el mensaje de estos tres especialistas en una frase del Dr. Shaviv: “El principal problema de los trabajos en los que se apoya el IPCC (el panel de expertos sobre cambio climático de la ONU) es el inexplicable olvido del sol y las nubes como agentes co-determinantes del clima terrestre“.

Los equipos de los doctores Courtillot y Shaviv han mostrado de forma independiente el relevante papel de la actividad solar en la formación de nubes y, a su vez, la enorme influencia de la cubierta de nubes en el desarrollo de los procesos climáticos. Las nubes reflejan aproximadamente 80 Wm² (de un total de 342 Wm² que llegan del Sol), lo cual supone que una variabilidad de sólo el 10% en la capa de nubes durante el siglo XX provoca un forzamiento positivo o negativo de 8Wm². A las emisiones de CO2 de origen antropogénico (generadas por la actividad humana) tan sólo se le suponen un forzamiento positivo de 1,66 Wm², cifra claramente menor al forzamiento calculado por estos científicos para la cubierta de nubes.

La primera jornada de esta III Conferencia Internacional sobre Clima y Energía concluyó con una videoconferencia en directo en la que participaron el Dr. Roy Spencer y Lord Monckton desde Cancún, en donde se celebra la nueva Cumbre Internacional sobre Cambio Climático de la ONU.

A la vista de las informaciones de que disponemos, no se lograrán grandes acuerdos en Cancún: la delegación japonesa ya ha declarado rotundamente que ellos, en ningún caso, bajo ninguna circunstancia, se atendrán a límites de emisión de CO2 prorrogando o ampliando el Protocolo de Kioto. La delegación china ya ha anunciado, a su vez, que sólo estarían dispuestos a aceptar cuotas de reducción de emisiones de CO2 y las consiguientes revisiones por equipos internacionales a cambio de dinero, aunque todavía no han ofrecido cifras concretas.

Fuente: Libertad Digital

Artículo relacionado:

Alcaldes de 130 ciudades firman acuerdo climático para reducir emisiones

Un total de 138 alcaldes de 43 países de todo el mundo firmaron este domingo en Ciudad de México el Pacto Climático Global de Ciudades (PCGC), mediante el cual en un periodo de 30 años se deben reducir las emisiones de CO2.

Este acuerdo permitirá redoblar los esfuerzos para disminuir el dióxido de carbono (CO2) en sus ciudades y adoptar otras medidas de mitigación, a desarrollar estrategias de adaptación, y establecer un nuevo mecanismo para medir y verificar dichas acciones.

Un secretariado del ‘Pacto de Ciudad de México‘, se encargará de dar seguimiento a estas directrices. Además, con el fin de contribuir los efectos del calentamiento global, los regidores locales firmaron un acuerdo, el mismo que consta de diez puntos:

1. Reducir voluntariamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

2.Adoptar e implementar medidas locales de mitigación climática diseñadas para alcanzar las metas voluntarias de reducción de emisiones.

3. Desarrollar estrategias locales de adaptación para hacer frente a las repercusiones locales de cambio climático.

4. Registrar los compromisos, medidas y acciones climáticas de manera cuantificable, reportable y verificable.

5.Impulsar la creación de mecanismos de acceso directo al financiamiento internacional para las acciones climáticas.

6. Establecer un secretariado del ‘Pacto de la Ciudad de México‘.

7.Promover la inclusión de la sociedad civil en la lucha contra el cambio climático.

8.Abogar y buscar alianzas con instituciones multilaterales y gobiernos nacionales para las acciones climáticas locales.

9.Promover las alianzas y la cooperación entre ciudades.

10. Difundir el mensaje del ‘Pacto de la Ciudad de México‘ y en particular alentar e invitar a líderes de otros gobiernos locales y subnacionales a unirse a nuestras acciones por el cambio climático.

Este compromiso fue adoptado a vísperas de COP16, que del 29 de Noviembre al 10 de Diciembre se reunirá en la ciudad mexicana de Cancún para tratar de alcanzar nuevos compromisos y hacer frente al cambio climático.

Fuente: Russia Today

España: el discurso contradictorio del Gobierno en el terreno de las energías renovables

Ante las declaraciones del Presidente del Gobierno en la cumbre del G-20 que se ha celebrado en Seúl, en las que Zapatero reconoce que con políticas sostenibles se puede crear un millón de empleos, Fundación Renovables denuncia la contradicción que supone que mientras mantiene este discurso en el exterior su política energética está destruyendo en España decenas de miles de empleos en el sector de las energías renovables y frenando su desarrollo.

Dicha fundación comparte con el Presidente del Gobierno la convicción de que una ‘política verde‘ puede crear un millón de empleos pero considera imprescindible para hacerlo realidad un cambio radical de la actual política energética que está llevando a cabo el Ministerio de Industria que hasta hoy se basa en frenar el desarrollo de las renovables para favorecer a las tecnologías convencionales: más gas y más carbón.

Según esta fundación, el cambio de rumbo energético debe pasar inexorablemente por la transposición inmediata y cumplimiento de las directivas europeas de renovables y eficiencia energética y, sobre todo, por ampliar los objetivos de renovables a 2020 hasta un 30% sobre el consumo final de energía.

Este lobby de las renovables, denuncia que el Gobierno diga una cosa en el extranjero mientras que aquí se hace la contraria. Ya en Mayo de 2009 el Ministro de Industria, Turismo y Comercio, acudía a la inauguración de la feria del sector eólico norteamericano en Chicago con un discurso pro-renovable y aquí el BOE publicaba la creación del Registro de Pre-asignación que paralizaba el sector español.

El presidente de la Fundación, Javier García Breva ha manifestado que “esa incoherencia en el discurso, apostando fuera por las renovables y manteniendo en casa una incertidumbre regulatoria letal para el sector tiene un precio: la credibilidad. Y esa falta de credibilidad arruina todas las posibilidades de inversión en el sector. La política energética carece de rumbo, no tiene norte y va en el sentido contrario de lo que Rodríguez Zapatero ha defendido en Seúl: los beneficios que las renovables reportan a la economía española“.

Alegan que desde el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio se ha llevado a cabo una campaña de desprestigio de las renovables que se plasmaba en el documento entregado en Abril a los partidos políticos en el marco del ‘Pacto de Zurbano‘ en el que se culpaba a todas las renovables de la subida de la luz y de arruinar a la industria española. Posteriormente se han reducido notablemente los objetivos de renovables para 2020 (en generación se pasó de un 42,3 % a un 35,%%) mientras se incrementaban los del gas “a contracorriente de lo que está haciendo en el mundo“, como señaló recientemente el director de la Agencia Internacional de la Energías, Nabuo Tanaka, en la sede del propio MITYC.

También lamenta que no se hable como prioridad de la reducción del CO2 y deplora que mientras que en Europa los ministros de Medio Ambiente hablan de elevar al 30% los objetivos a 2020, aquí, y con la complicidad del Ministerio de Industria, se quiere imponer la idea de que ya está andando el camino. Nada más lejos de la verdad: España sigue siendo el país de nuestro entorno con una mayor dependencia energética del exterior y con un mayor incumplimiento de los objetivos del Protocolo de Kioto en reducción de emisiones.

Fuente: El Mundo

Un miembro del IPCC destapa la “gran mentira” del cambio climático

 

Los informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU sobre el calentamiento global son, en realidad, una “gran mentira”. Una “estafa“. Es “falso” que el CO2 aumente las temperaturas del planeta. Los miembros del IPCC actúan bajo premisas “corruptas”. Un miembro del IPCC, Vincent Gray, denuncia en un informe que los datos científicos son manipulados. De hecho, los informes son modificados para eliminar cualquier evidencia de que el calentamiento se debe a procesos naturales.

LD (M. Llamas) El prestigioso documental de Al Gore sobre el supuesto cambio climático que sufre el planeta, titulado “Una Verdad Incómoda”, podría servir perfectamente para describir los entresijos de corruptelas y falsedades científicas que subyacen en el seno del IPCC.

El Panel Intergubernamental constituye el principal grupo de expertos que, bajo el paraguas de la ONU, desarrolla los informes climáticos que sirven de referencia a administraciones públicas y grupos ecologistas para mantener, ante la opinión pública internacional, que el mundo se enfrenta a un calentamiento global de dimensiones catastróficas debido a la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Y ello, cómo no, por culpa del ser humano y del desarrollo económico.

Sin embargo, el origen antropogénico (es decir, causado por el hombre) del cambio climático no sólo es puesto en duda por un pequeño e irrelevante número de pseudocientíficos escépticos, que actuán bajo la tutela y servidumbre de las grandes petroleras, tal y como suelen argumentar los defensores del calentamiento global.

El número de expertos y climatólogos que cuestiona la validez de dicha teoría es cada vez mayor. De hecho, incluso alguno de los miembros que han formado parte del prestigioso IPCC (ganador del premio Nobel de la Paz en 2007) denuncia que el trabajo del IPCC es “esencialmente corrupto” abogando, incluso, por su “abolición” o, al menos, “reforma en profundidad”.

Teoría “falsa” sobre el CO2

El autor de estas afirmaciones es el prestigioso climatólogo neozelandés Vincent Gray que, desde 1990, ha trabajado en el seno del IPCC, por lo que conoce perfectamente su funcionamiento interno. Así, en un reciente documento hecho público el pasado 11 de Julio, Gray desgrana los grandes mitos y “mentiras” presentes en el afamado trabajo de este supuesto panel internacional de expertos en materia de cambio climático.

El citado documento (ver adjunto), bajo el título de IPCC: Sesgando el Clima, no tiene desperdicio. Su inicio es, ya de por sí, demoledor al afirmar lo siguiente: “He sido un Experto Evaluador del IPCC desde su primer gran informe en 1990. El IPCC se ha distinguido por proporcionar pruebas de que el clima de la Tierra ha sido dañado por los cambios que han originado las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero”.

Sin embargo, esta afirmación es “falsa”. La realidad y evidencias científicas han sido “distorsionadas e hiladas para apoyar una campaña mundial”, con el objetivo de “limitar las emisiones de ciertos gases de efecto invernadero que carece de base científica”, según dicho informe, recogido en el blog desdeelexilio.

Manipulación de datos

En esencia, Gray denuncia que este grupo de expertos carece de independencia. El Panel está formado por funcionarios y burócratas, así como por científicos que son seleccionados por los propios gobiernos en función de su posicionamiento favorable a la tesis del calentamiento global.

De hecho, tal y como explica el documento, dicha teoría se ha intentado promover “sin éxito” en, al menos, dos ocasiones anteriores a lo largo del último siglo: “La primera fue realizada por el químico sueco Svante Arrhenius en 1895”. Si embargo, no cuajó, ya que la temperatura de la Tierra se enfrió posteriormente durante 15 años consecutivos, y luego el planeta se vio envuelto en dos guerras mundiales y una grave crisis económica.

El segundo intento, también fallido, fue llevado a cabo por Guy Stewart Callendar, que revisó esta teoría en 1938. Pero, una vez más, la temperatura se enfrió a lo largo de casi cuatro décadas. “Después de esto, los ciclos naturales del planeta comenzaron a elevar las temperaturas”, algo que fue aprovechado por los ambientalistas para revivir la tesis del efecto invernadero. La idea cuajó, finalmente, en la conferencia de la ONU sobre el Clima celebrada en Río de Janeiro (Brasil) en 1992.

Restricciones económicas

El objetivo de dicha cumbre internacional, según Gray era claro: “Convertir la teoría del cambio climático en un arma para emprender una campaña  destinada a empobrecer el mundo”. Y es que, los sucesivos informes del IPCC (existen cuatro hasta el momento) han sido empleados con el fin de implementar “crecientes restricciones a la actividad económica”, advierte el climatólogo.

El IPCC fue creado con el fin de acumular “pruebas” de que el “mundo” está sufriendo un “calentamiento global” como consecuencia del aumento del CO2 en la atmósfera. Sin embargo, “nunca ha existido la intención de proporcionar un planteamiento equilibrado e imparcial, así como una evaluación científica sobre el clima”. Desde el inicio de sus trabajos siempre “ha habido científicos que han mostrado su desacuerdo” con la tesis de que los GEI son “perjudiciales”, pero sus opiniones “no se han incluido en los informes del IPCC” bajo la excusa de alcanzar el “mayor consenso posible”, añade Gray.

Además, los informes del IPCC contienen una cláusula de exención de responsabilidad, que reza lo siguiente: El término “cambio climático” por parte del IPCC se refiere “a cualquier cambio que registre el clima del planeta en el tiempo, ya sea debido a causas naturales o como resultado de la actividad humana”. Sin embargo, tan sólo los gases de efecto invernadero (GEI) están autorizados a “cambiar el clima”, indica Gray. Mientras, los procesos naturales son percibidos como meras “variables” que, en la práctica, carecen de relevancia científica.

La gran “estafa” climática

Por otra parte, el climatólogo advierte de que el “Resumen para los responsables políticos” sobre los informes del IPCC son elaborados respondiendo al interés de los “Gobiernos patrocinadores”. Por ello, es “elaborado principalmente por científicos que son seleccionados” por los Estados. Es decir, no son expertos independientes, tal y como arguyen los ecologistas y la mayoría de medios de comunicación.

En realidad, se trata de un “Resumen de políticas” aprobado por los responsables de formular esas mismas medidas. Las afirmaciones de Gray a este respecto son contundentes e, incluso, temibles: Los capítulos y contenidos de cada informe del IPCC se “organizan de tal modo que promuevan la idea de que el cambio climático es causado por el aumento de gases de efecto invernadero”. Así, según el miembro del Panel, las observaciones sobre la evolución real del clima son, o bien ocultas, o bien suavizadas, filtradas...”.

De hecho, los datos científicos contradicen los modelos de predicción que contienen los diferentes informes, y por ello, han sido modificados u ocultados en los trabajos posteriores, según Gray. Así, los modelos climáticos que contenía el Primer Informe (1990) “exageraron las predicciones de temperatura actual”, advierte.

Exageraciones y falta de evidencias científicas

Es más. Los escenarios climáticos que elaboran los científicos “no son predicciones del futuro y no deben utilizarse como tales”, según advierten los propios documentos internos del Panel. Pese a ello, aunque los autores de los trabajos declaran insistentemente que dichas hipótesis no deben ser tomadas como previsiones, tales advertencias ha sido “sistemáticamente ignoradas por los políticos, los medios de comunicación y los gobiernos, sin una sola protesta oficial por parte de cualquier miembro del IPCC”, asegura Gray.

Además, el climatólogo denuncia que los métodos de “evaluación” climática (que no “validación”) que elabora el IPCC nos son comprobados científicamente. Y es que, “la mayoría de los expertos dependen financieramente de la aceptación de los modelos, por lo que sus opiniones se ven afectadas por un conflicto de intereses”, asegura.

Modificación de informes

En este sentido, desde 1995, el IPCC siempre hace “proyecciones”, nunca “predicciones”. Así, el propio Panel admite de algún modo que “sus modelos no son adecuados, en absoluto” para predecir el clima del futuro, advierte Gray.

Las afirmaciones de Gray no son meras opiniones. Así, el climatólogo demuestra que algunos de los borradores del IPCC han sido modificados parcialmente en la redacción final de los informes, eliminando aquellas conclusiones que cuestionaban el origen antropogénico del calentamiento global.

Algunos párrafos eliminados o modificados en la redacción definitiva del segundo informe del IPCC (1995) son elocuentes, tal y como expone el documento de Gray:

SECCIÓN 8.4.1.1

No se excluye la posibilidad de que una parte significativa de la tendencia (calentamiento) se deba a factores naturales”. MODIFICADA

SECCIÓN 8.4.2.1

Ninguno de los estudios antes citados han puesto de manifiesto una clara evidencia para que podamos atribuir los cambios observados (temperatura) a un incremento específico en la emisión de GEI”. ELIMINADA

SECCIÓN 8.6

Finalmente, llegamos a la cuestión más difícil de todas: ¿Cuándo podemos atribuir de un modo inequívoco el cambio climático a causas antropogénicas (emisión de CO2)? […] No es de sorprender que la mejor respuesta a esta pregunta sea No lo sabemos”. ELIMINADA

Intereses gubernamentales

De este modo, las opiniones contrarias a la tesis del CO2 como causante del calentamiento han sido “eliminadas”, tal y como demuestra Gray. Por último, el climatólogo pone en evidencia que el último informe del IPCC (2007), tanto el Resumen para políticos como el técnico, ha sido cocinado exclusivamente por los representantes afines a los gobiernos promotores de la tesis sobre el cambio climático.

La mayoría de sus conclusiones “no han sido aprobadas” por los científicos del Panel integrados en el Grupo de Trabajo I, asegura Gray. Todo ello constituye un gran “engaño”, por lo que este científico aboga por la “disolución” del IPCC o, al menos, por aplicar una profunda reforma en el seno de su funcionamiento.

Los estudios del IPCC ignoran quedurante los últimos 8 años no ha habido calentamiento global”. Con el paso de los años como miembro del Panel, Gray concluye que la recopilación de datos y métodos científicos han sido empleados de forma “irracional” por esta entidad, en teoría, científica.

El IPCC desaparecerá

Por todo ello, “considero que el IPCC es fundamentalmente corrupto. La única reforma que podría contemplar, sería su abolición”. Sus trabajos y sucesivos informes se han manipulado para tratar de demostrar que las emisiones de CO2 están “dañando el clima”.

Gray concluye que “la desaparición del IPCC, por desgracia, no sólo es deseable sino inevitable“. La razón es que el mundo se dará cuenta lentamente de que “sus predicciones no van a ocurrir. La ausencia de cualquier calentamiento global en los últimos ocho años tan sólo es el principio. Tarde o temprano todos se darán cuenta de que esta organización, y la teoría que existe tras ella, es falsa. Lamentablemente, su influencia provocará graves problemas económicos antes de que esto ocurra“.

Fuente 1: Libertad Digital

Fuente 2: Starviewer

Una nueva investigación concluye que NO ha habido un aumento del CO2 en la atmósfera en 150 años

Posted in cambio climatico,noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en junio 19, 2010
Tags: , ,

Science Daily, 31 de Diciembre de 2009 – La mayoría del dióxido de carbono emitido por la actividad humana no permanece en la atmósfera, sino que es absorbida por los océanos y los ecosistemas terrestres. De hecho, sólo un 45 por ciento de dióxido del carbono permanece en la atmósfera.

Sin embargo, algunos estudios han sugerido que la capacidad de los océanos y las plantas para absorber recientemente dióxido de carbono pueden haber comenzado a disminuir y que la fracción en el aire de las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono ha empezado  a aumentar.

Muchos modelos climáticos también asumen que la fracción en el aire irá en aumento. Debido a la comprensión de la fracción en el aire de dióxido de carbono es importante  predecir el cambio climático en el futuro, es esencial tener un conocimiento exacto de si la fracción está cambiando o cambiará a medida que aumentan las emisiones.

Para evaluar si la fracción en el aire es, en efecto cada vez mayor, Wolfgang Knorr del Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Bristol analizó nuevamente el dióxido de carbono atmosférico disponible y los datos de emisiones desde 1850 y  considera  incertidumbre en los datos.

En contradicción con algunos estudios recientes, se encuentra que la fracción en el aire de dióxido de carbono no ha aumentado tanto durante los últimos 150 años o durante los últimos cinco decenios.

La investigación se publica en Geophysical Research Letters.

Fuente 1: Science Daily

Fuente 2: Zass7

Fuente 3: Movimiento Anti NWO

Documental “La Mentira del Calentamiento Global”, subtitulado en español