Gonzalo Anti New World Order


Arnold Schwarzenegger: ‘Tenemos que hacer ‘sexy’ el medio ambiente’

Por Carlos Fresneda

Arnold Schwarzenegger tiene ya un ‘papelón‘ para el año 2011: líder global contra el cambio climático. ‘Gobernator’ está apurando las últimas semanas en el cargo para alumbrar su nueva criatura, la coalición ‘R20‘, que aspira a convertirse en algo así como un G20 del medio ambiente.

R20 servirá para hacer la transición a una ‘economía verde’ y para responder a los inevitables impactos del cambio climático”, ha dicho Schwarzenegger durante la puesta de largo de la coalición en Davis, California. Su intención es llenar la frustración y el vacío dejado por la ONU desde la cumbre de Copenhague con acciones concretas desde lo local.

Pero Arnold no tiene ninguna voluntad de convertirse en el nuevo Al Gore, o al menos eso le confiesa a Suzanne Goldenberg en The Guardian: “Tenemos que hacer ‘sexy’ el medio ambiente. Tenemos que lograr que la gente quiera formar parte de este movimiento”.

Si algún talento tengo es el de hablar en un lenguaje claro que todo el mundo pueda entender”, se jacta ‘Gobernator‘, que anda ya dándole vueltas a cómo quitarle plomo al ‘cambio climático‘ y a los ‘gases invernadero‘, dos términos que desgastados ya por uso y abuso.

Vamos a dejar también la política a un lado y ver qué podemos hacer juntos”, asegura el republicano de corazón demócrata, tremendamente debilitado a sus 63 años por el tiempo consumido en la política. Los californianos no le quieren ver ni en película, pero al menos le han tributado una honrosa despedida con el referéndum de la ley del cambio climático, en la que el sentido común se ha impuesto a lo intereses y al dinero de las petroleras.

Con todo ese bagaje, y asistido al timón por Terry Tamminen (su ‘gurú‘ ambiental, autor de ‘Vidas por galón‘), Schwarzenegger ha lanzado a los cuatro vientos el R20, con la presencia estelar de Harrison Ford y Deepak Chopra. ‘Gobernator‘ piensa contar en el futuro con James Cameron, y al otro lado del Atlántico tiene ya dos notorios aliados: David Cameron y el Príncipe Carlos.

Schwarzenegger quiere convertir la apuesta por las renovables en su principal eje y poner énfasis en el intercambio de tecnología verde. Su objetivo es reunir suficientes líderes hasta representar el 20% de la economía mundial (de ahí el R20) y seguir creciendo: “Tenemos la esperanza de romper pronto ese techo y lograr que a otros países les sea más fácil subirse al carro”.

Fuente: El Mundo

China creará una ley para combatir cambio climático

China, el mayor emisor mundial de dióxido de carbono (principal gas causante del calentamiento global), tendrá una ley expresamente dedicada a la lucha contra el cambio climático, según ha anunciado la vicepresidenta de la Asamblea Nacional Popular (ANP), Chen Zhili.

Según la agencia oficial Xinhua, un legislador de la ANP está elaborando el borrador de la ley, que según Chen mostrará “el papel activo de China en honrar sus compromisos para limitar las emisiones“. La norma se basará en una resolución elaborada por la ANP en Agosto en la que se reiteraba que China se adhiere al Protocolo de Kioto y la Convención Marco de las Naciones Unidas para la lucha contra el Cambio Climático.

A la espera de que la ley establezca objetivos medioambientales concretos, no se espera que cambie radicalmente la postura de China. Este país sigue favorable a que sean los países desarrollados los únicos en estar obligados por acuerdos internacionales a reducir sus emisiones. Mientras, las naciones en desarrollo han de emprender sólo acciones voluntarias y con arreglo a sus posibilidades.

Chen anunció el proyecto legislativo en una reunión sobre cambio climático que se celebra este fin de semana en Tianjin, con la presencia de 60 legisladores y expertos de 16 países.

China prometió el pasado año, poco antes de la Cumbre de Copenhague, reducir en 2020 entre un 40 y un 45% sus emisiones de dióxido de carbono por unidad de PIB. El anuncio fue bien recibido por la comunidad internacional, aunque no garantiza directamente un descenso de las emisiones chinas en valores absolutos, sino sólo relativos.

Fuente: El Mundo