Gonzalo Anti New World Order


Alemania ya sabe por qué mata la bacteria E.Coli

Los científicos descubren que el carácter letal de la E.coli, que ya causó la muerte de 43 personas en Europa, es el resultado de la unión de dos variantes de la bacteria.

Según describe un artículo publicado por la revista “The Lancet Infectious Diseases“, los expertos han llegado a la conclusión de que la cepa letal de la E.coli es el resultado de una combinación de dos variantes de esta misma bacteria, lo que multiplica las complicaciones renales, sanguíneas y cardíacas en los afectados.

En concreto, los expertos de la Universidad de Münster confirmaron que la nueva variante, la “E.coli O104:H4“, incorpora los efectos dañinos para la salud de la “E.coli enterohemorrágica“, que porta la peligrosa toxina “Shiga“, y los de la “E.coli enteroagregativa“, especialmente diestra en adherirse dentro del intestino.

La superior adherencia de esta variante a las células del epitelio intestinal pudieron facilitar la absorción sistémica de la toxina ‘Shiga’, lo que podría explicar la alta frecuencia de casos de Síndrome Urémico Hemolítico (SUH)“, concluye el estudio.

El cuadro del SUH combina la insuficiencia renal, la trombocitopenia -una disminución notable de plaquetas-, la anemia hemolítica, así como afecciones en el corazón y en el sistema nervioso central. La suma de todo ello puede provocar la muerte.

Los científicos llegaron a la conclusión de que esta nueva variante de la “E.coli” es resistente a los antibióticos “ß-lactámicos” y que su uso en algunos pacientes sólo provocó la “destrucción de los microbios competidores” del agente patógeno.

Fuente: Russia Today

Artículo relacionado:

Una nueva ‘super’ resistencia a los antibióticos llega a España

Por María Valerio

En Agosto, un estudio británico alertaba de la aparición de un nuevo tipo de resistencias entre una familia de bacterias. Ahora, un análisis comunitario revela que este problema ha sido ya detectado en 77 pacientes ingresados en 13 países europeos, entre ellos España. Aunque el Centro Nacional de Epidemiología ha señalado a ELMUNDO.es que “no tiene constancia de la existencia de este caso en nuestro país”, la revista ‘Eurosurveillance’ señala que se trata de un varón que fue tratado en un hospital madrileño a su regreso de un viaje a La India.

Un portavoz del Centro Nacional de Epidemiología (dependiente del Intituto Carlos III, es decir, del Ministerio de Ciencia e Innnovación) ha señalado a ELMUNDO.es que las resistencias antimicrobianas “no son de declaración obligatoria, por lo que no tenemos porqué conocerlo“, aunque añaden que “puede haberse detectado en algún hospital” (uno de la Comunidad de Madrid según ha podido saber este periódico).

Hace tiempo que los especialistas vienen alertando de que el mal uso de los antibióticos provoca un aumento de las resistencias en ciertas familias de bacterias. La última de estas resistencias descubiertas es la llamada NDM-1 o metallo-betalactamasa de Nueva Deli, un gen que les confiere ‘inmunidad‘ ante los antibióticos de la familia de la penicilina, “los más comunes, más eficaces y con menos efectos secundarios“, como explica el doctor Jesús Mingorance, especialista en esta materia del Hospital La Paz de Madrid.

En realidad, aclara, se trata de un mecanismo de respuesta natural de los microorganismos ante la presión creciente por un mayor uso de los antibióticos. “Era indudable que iba a llegar a España“, reconoce, aunque al mismo tiempo se muestra tranquilizador y reconoce que es un problema hospitalario, que puede afectar sobre todo a pacientes con alguna enfermedad de base o inmunodeprimidos.

Sudeste asiático

Coincide con el mismo mensaje de cautela su colega Rafael Cantón, jefe del servicio de Microbiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. “Como ya alertó en Agosto el trabajo publicado en ‘The Lancet’, el foco de estas nuevas infecciones se localiza en el Sudeste asiático, por lo que se trata sobre todo de pacientes que han viajado a países como la India a someterse a algún tipo de cirugía“.

Por este motivo, 51 de los 77 casos detectados en Europa entre 2008 y 2010 se han producido en Reino Unido, debido a su fuerte vinculación con la ex colonia (aunque un pequeño grupo había recibido atención médica en los Balcanes). El resto, además del paciente español (ya recuperado de su infección), se reparten entre Francia, Alemania e Italia, como confirmaba a la agencia Reuters Dominique Monnet, especialista de los Centros Europeos de Control de las Enfermedades (ECDC) y principal autor del trabajo en ‘Eurosurveillance‘. Países como EEUU, Canadá, Japón o Brasil ya han observado también casos de metallo-betalactamasa de Nueva Deli.

NDM-1 es un gen que altera a las bacterias y las hace muy resistentes a la mayoría de los antibióticos. Se puede manifestar de muchas maneras y a menudo se encuentra en bacterias como la ‘Klebsiella pneumoniae‘ (la que padecía el caso español) y la ‘Escherichia coli‘, que pueden causar infecciones en el tracto urinario y neumonía. Como añade el doctor Cantón, que estas resistencias no sean de declaración obligatoria en nuestro país no significa que los hospitales no estén preparados, al contrario, “son casos que se vigilan, se ponen en conocimiento de los servicios de medicina preventiva y activan protocolos multidisciplinares para evitar que se propaguen“.

Yo sé que la gente está diciendo que la NDM-1 es una superbacteria, pero para mí, es algo más: Estamos hablando de ‘súper superbacterias“, ha señalado Monnet en una entrevista telefónica desde Estocolmo, donde tienen su sede los ECDC.

Durante largo tiempo (…) los médicos en hospitales, sobre todo en las unidades de cuidados intensivos, han usado los carbapenémicos como último recurso para el tratamiento con antibióticos. Ahora, para los especialistas que atienden a un paciente con una bacteria resistente a estos fármacos, las opciones (…) son limitadas (como la polimixina)“, ha agregado. “El hecho está ahí y nosotros tenemos que estar ojo avizor para detectar estos casos a tiempo y manejarlos con las pocas opciones que tenemos“, concluye el doctor Cantón. De hecho, los ECDC se encuentran ultimando un protocolo sobre qué hacer con los pacientes infectados por este tipo de bacterias con resistencias ‘de última generación’.

Fuente: El Mundo

Científicos venezolanos identifican mecanismo de defensa en bacteria

20 de Noviembre de 2010 – Un grupo de investigadores del laboratorio de Bacteriología del Hospital de Clínicas Caracas, en la capital de Venezuela, identificó un nuevo mecanismo de resistencia de la bacteria “Escherichia coli”, conocida popularmente como “E. coli”.

Se trata del primer aislamiento en Venezuela del mecanismo de resistencia de la “E. Coli”, a partir de la enzima KPC, mediante el cual la bacteria logra hacerse invulnerable a la acción de antibióticos, informó la agencia Xinhua.

La “E. coli” es un microorganismo que se encuentra en las aguas negras, putrefactas o estancadas, responsable de infecciones urinarias con una incidencia de hasta 90 por ciento en adultos y 80 por ciento en niños, las cuales pueden causar insuficiencia renal y anemias.

El equipo de científicos venezolanos detectó la bacteria en el análisis de sangre de un paciente de 67 años de edad con cáncer gástrico, tras lo cual logró identificar rápidamente su resistencia al tratamiento con antibióticos.

De esta forma evitó la propagación de la bacteria “E. coli” a otros hospitalizados y al personal de salud del centro asistencial.

La metodología que permitió aislar la cepa y determinar la sensibilidad a los diferentes tipos de antibióticos obtuvo en Venezuela el premio al Mejor Trabajo Científico, al tiempo que fue presentada en distintos congresos de Infectología y Bioanálisis.

El equipo de investigadores venezolanos está integrado por los científicos Juana Papatzikos, Herimar Vierma, María Peña, Elisa Farina, Josefina Ferrer, Jessi Peña y José Morgenstern, éste último médico infectólogo del hospital.

Los científicos contaron con la colaboración del profesor de la Escuela de Bioanálisis de la UCV, Luis Torres, quien hizo la detección molecular.

En cuanto al mecanismo de resistencia de la “E. coli” a los antibióticos, Juana Papatzikos aclaró que debe evitarse el abuso de esos medicamentos para evitar que los pacientes pierdan sensibilidad a los tratamientos existentes.

Quedan pocas posibilidades de tratar a los pacientes y hasta ahora no existen otras opciones que puedan hacerle frente a las bacterias y gérmenes”, indico la investigadora.

Papatzikos también recomendó tomar medidas sencillas, como el lavado de manos, para evitar la propagación de las infecciones, no sólo entre los pacientes hospitalizados, sino también entre el personal de salud.

Fuente: Aporrea.org