Gonzalo Anti New World Order


Freenet: Más allá de la Web

En este mismo momento en el que lees estas líneas, existe una red en operación que privilegia, por sobre todas las cosas, la libertad de expresión y el anonimato. Por supuesto, ambas son armas de doble filo, debido a que aquello que le da a alguien perseguido una vía para expresarse, también puede ser usado por los peores representantes de nuestra raza. Freenet no es solamente una red p2p que evita la censura. Es un ejercicio ético que llega en un momento en el cual se puede observar el más elaborado movimiento por parte de las autoridades para controlar a la Web. Neutralidad en la red en una de sus máximas expresiones. Si crees estar listo, echa un vistazo.

Libertad de expresión y censura. Intercambio de archivos y piratería. SOPA, PIPA, ACTA, OPEN. Control y libre albedrío. 2012 nos arrojó todo esto a la cara, y la situación no va a cambiar en el corto plazo. Los gobiernos buscarán, de una forma u otra, aplicar cierto nivel de control sobre la Web. Los usuarios volverán a reaccionar de forma similar a la vez del apagón, y obviamente, los elementos más radicales se expresarán con acciones más agresivas. Parece un círculo vicioso, y nadie está dispuesto a ceder. Sin embargo, casi siempre se olvida el hecho de que la innovación surge de la necesidad. Si mañana la Web se convierte en una red llena de candados y sistemas de vigilancia, los usuarios tendrán alternativas. Usarán las ya existentes y se adaptarán a ellas, o crearán nuevas desde cero. Una de estas alternativas es Freenet, un proyecto que lleva cerca de doce años entre nosotros, y del cual hemos hablado en el pasado.

La aventura en Freenet comienza escogiendo el nivel de seguridad. Al no tener contactos en la red, sólo la opción de baja seguridad es viable.

He leído en varias ocasiones que Freenet se presenta como un reemplazo a BitTorrent. Freenet es en esencia una red P2P, por lo cual compartir archivos es una de sus tantas funciones, pero estaríamos en un error si consideramos a Freenet únicamente para el rol de plataforma de intercambio. Imagina a Freenet como una especie de caché gigantesco, distribuido a través de todos sus nodos. Al trabajar de esta forma, quien ha publicado un sitio o colgado un archivo no está obligado a mantenerse en línea para compartirlo. El contenido de Freenet es repartido entre los nodos al momento de su carga, y cuando alguien realiza una solicitud, se obtiene un trozo de cada uno de ellos. No hay conexiones directas ni reconocimiento de nodos, garantizando así un alto nivel de anonimato. Como si eso fuera poco, Freenet posee varios niveles de seguridad, que parten desde dos tipos de conexión: Opennet y Darknet. El primero le da a Freenet un comportamiento de conexión más abierto, con todos los usuarios conectándose entre sí. Por otro lado, Darknet funciona al conectarse solamente entre amigos y conocidos que hayan intercambiado sus “referencias de nodo”, un equivalente a una clave pública.

Freenet requiere tanto de espacio en disco como de ancho de banda. Para un mayor rendimiento, trata de compartir todo lo que puedas.

La primera impresión tal vez parezca un poco frustrante, pero en realidad es muy sencillo acceder a Freenet. En el caso de Windows, lo único que debes hacer es descargar su instalador, para luego configurar algunos parámetros adicionales. Los desarrolladores recomiendan que utilices un navegador diferente para recorrer a Freenet, y en caso de que poseas a Google Chrome instalado, Freenet lo usará por defecto en Modo Incógnito. No se recomienda la utilización de Internet Explorer, pero aquellos que prefieran navegar con Firefox u Opera, lo único que deben hacer una vez que Freenet está instalado y ejecutándose, es ingresar la dirección “http://127.0.0.1:8888”. Luego deberás escoger si deseas conectarte por Opennet o Darknet (si no conoces a nadie, Opennet será tu primera opción), la cantidad de espacio en disco asignada a la “tienda de datos” (puedes comenzar con 1 GB), y finalmente, cuánto ancho de banda estás dispuesto a compartir. Freenet no debería usar más de la mitad disponible, por lo tanto, puedes escoger una de las entradas preestablecidas, o ingresar los valores manualmente. Un detalle a tener en cuenta es que tanto Opennet como Darknet tienen un puerto UDP asignado. Aunque no estás obligado a abrir estos puertos en tu router, se recomiendia para obtener un mejor rendimiento.

La apertura de puertos no es crítica, pero sí recomendada

No hay lugar a dudas cuando decimos que Freenet tal vez sea una de las mayores expresiones de neutralidad en la red. ¿Por qué? Porque dentro de Freenet encontrarás todo lo que se puede esperar de la Web (si bien en menor cantidad), de un extremo al otro. Desde blogs personales, portales con información técnica y sitios dedicados a causas como Occupy Wall Street, hasta descargas de warez y pornografía en todas sus variantes, legales e ilegales. Su buscador (que dicho sea de paso no funciona tan bien) no posee ninguna clase de filtro, por lo que en ciertos momentos sentirás que navegas en una verdadera anarquía. Freenet ofrece libertad de expresión, solo que en una versión destilada y concentrada. Algunas cosas pueden caerte mal, y la misma red lo advierte a cada paso con mensajes de “Ten Cuidado”. Varios portales no han sido actualizados en un largo tiempo, un detalle que tal vez confirma el perfil experimental de Freenet. Puede que algunos simplemente hayan creado un sitio para ponerlo a prueba en Freenet, y lo hayan abandonado al poco tiempo. En cambio, los sitios más importantes reciben varias actualizaciones diarias. Tu primera parada será Linkageddon, un concentrador de enlaces a todo lo que está en Freenet, sin importar la fecha de publicación, el contenido o su origen.

Esto sería similar al concepto de "página principal" en Freenet

Se dice que la seguridad es incómoda, y que la privacidad tiene su precio, más allá de que ese precio no tenga relación con dinero. No podemos negar que Freenet es relativamente fácil de usar y requiere de una configuración mínima (a menos que operemos bajo un entorno no convencional), pero debido a su naturaleza anónima, el punto más débil de Freenet es la velocidad. La gran mayoría de los sitios presentes en la red trabajan con texto plano, por lo que ofrecen una carga relativamente rápida, y no encontrarás animaciones pesadas ni nada que se le parezca, pero hasta la carga más sencilla de imágenes será todo un ejercicio de paciencia. Hay muchos factores que influyen directamente sobre la velocidad de Freenet, sin embargo, aún asignando la mitad de mi conexión (tanto de subida como de bajada), debo decir que la experiencia fue regular en el mejor de los casos. Ahora, si un archivo o un sitio es extremadamente popular, adquiere cierta “prioridad” de descarga, haciendo que su acceso sea más veloz. Eventualmente, cuanto más tiempo pases dentro de Freenet, y más espacio y ancho de banda compartas, mayor será la velocidad. Cuánto tiempo hay que esperar es algo que honestamente no puedo responder, pero en el sitio oficial hablan de un promedio de 24 horas para que la conexión alcance su máximo potencial.

Esto es Linkaggedon. Hay algunas cosas muy fuertes ahí dentro.

Bien, ahí lo tienes. Freenet está al alcance de tu mano, y sólo eres quien tiene el poder para decidir usarlo. ¿Es acaso una herramienta adecuada para utilizar diariamente? Teniendo en cuenta un detalle como el rendimiento, la primera respuesta que nos viene a la mente sería “no”, pero eso en realidad depende de las circunstancias a las que el usuario debe enfrentarse. En Occidente aún contamos con una importante capacidad de expresión, y estamos luchando para que eso no cambie. Por otro lado, hay países en los cuales una persona puede ser extraída de su hogar en plena noche y detenida por las autoridades por haber escrito algo con su teclado que no le cayó bien a un funcionario del gobierno. Hay reportes de que Freenet está siendo utilizado en China, pero la forma en la que trabaja la red impide tener registros precisos. Para finalizar, creo que velocidad y comodidad a cambio de anonimato y libertad de expresión es un intercambio más que razonable para quien necesite o acepte realizarlo, y no es algo que solamente se aplique a la red Freenet, sino también a otras tecnologías como es el caso de Tor. Espero que Freenet te sea útil, pero hablando un poco con el corazón, espero que nunca tengas que usarlo.

Sitio oficial y de descarga.

Fuente: NEOTEO

Internet oculto o Darkweb, el submundo de Internet

Hoy en día estamos acostumbrados a arrancar nuestro explorador y acceder a alguno de los buscadores de Internet (Google principalmente) para buscar lo que necesitamos. Nuestro uso de Internet se ha reducido en estos años prácticamente a esto y a usar alguna aplicación mas como las redes sociales, sin embargo, esto no ha sido siempre así, hace años, en los comienzos de Internet, las conexiones eran exclusivamente directas hacia algún sitio cuya dirección conociésemos previamente.

Lo que mucha gente ignora es que existe otro mundo desconocido fuera de este Internet que todos conocemos, y menos se conoce que este submundo de Internet al que no es sencillo llegar por los medios habituales de conexión (a veces es simplemente imposible), es mucho mayor en tamaño que el que usa la mayoría de internautas.

Vamos a conocer un poco mas esta especie de submundo oculto de Internet, sus ramificaciones, sus páginas secretas, algo que poca gente conoce y que no se trata en casi ningún medio.

Los orígenes de Internet se remontan a 1969, en esa fecha se estableció la primera conexión entre los ordenadores de 3 universidades californianas y otra en UTAH, en Estados Unidos. Se le llamó ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network o Red de la Agencia para los Proyectos de Investigación Avanzada de los Estados Unidos).

Desde estas conexiones a pequeña escala hasta hoy el volumen de usuarios y de conexiones ha crecido exponencialmente año tras año. El punto álgido en el crecimiento de Internet se produce en 1990 , con la creación del lenguaje HTML y cuando aparece en Internet la World Wide Web (WWW), se trata de un conjunto de protocolos que permite, de forma sencilla, la consulta remota de archivos de hipertexto y utiliza Internet como medio de transmisión. Lo que conocemos como páginas Web.

A partir de ese momento se populariza y se multiplica el número de servidores, páginas web y usuarios que acceden a Internet de una forma sencilla, dejando atrás los antiguos métodos de conexión a nodos específicos reservado a unos cuantos, principalmente, científicos, universidades o gobiernos.

Tal ha sido el triunfo de la WWW que se mezcla a menudo con el término “Internet”, dando por hecho que la WEB (www) es Internet . En realidad sólo es una parte del conjunto. Existen, además , muchos otros servicios y protocolos en Internet, aparte de la Web como el envío de correo electrónico (SMTP), la transmisión de archivos (FTP y P2P), las conversaciones en línea (IRC), la mensajería instantánea o el acceso remoto a otros dispositivos (SSH y Telnet). El uso mayoritario de Internet sin embargo, realmente se reduce al uso de la Web a través de alguno de los buscadores existentes, donde Google se ha llevado la mayor cuota del mercado.

Esto que todos conocemos de Internet es lo que se conoce como el Internet superficial, y su definición es que incluye los servicios indexados por los motores de búsqueda.

Existe también un Internet oculto, mas allá de estos buscadores y que no están por tanto indexados por ellos. Incluye el resto de servicios no indexados como páginas ocultas, páginas de gobiernos, páginas ilegales, páginas en Flash, páginas protegidas por contraseña, inaccesibles para las arañas, etc. Su tamaño se cree que es mucho mayor que el Internet superficial que todos conocemos. Se le conoce como el Internet profundo.

Se conoce como Internet profunda o Internet invisible (Deepnet, Invisible Web, Dark Web o Hidden Web) a toda la parte de Internet que no está indexada por los motores de búsqueda. Para entender mejor este concepto , nos podemos imaginar un gran iceberg, que sería Internet, del que sólo vemos una pequeña parte (la superficial), mientras que en el fondo está sumergido el resto. Esta parte oculta debajo del agua es lo que se conoce como Internet Invisible y que contiene aquella información que normalmente no podemos o no sabemos recuperar.

En 1994 la doctora Jill Ellsworth utilizó el término de “Invisible Web” (Internet Invisible), para referirse a la información que los motores de búsqueda tradicionales no pueden encontrar.

Otra forma de denominar a esta información es “deep web” (Internet profunda), ya que en realidad no es invisible, sólo hay que saber llegar a ella a través de navegadores convencionales o con plugin.

La metáfora del Iceberg para comprender el término, nos vale también para entender su tamaño, al igual que los Iceberg, la parte mas grande de Internet es la que no se ve. En el año 2000 se estimaba que el tamaño del Internet Profundo era de 7.500 TeraBytes de datos en unos 550.000 millones de documentos. Para hacernos una idea, se estima que en aquella época la Internet Superficial ocupaba 167 Terabytes y por ejemplo el contenido de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos tenía unos 3.000 Terabytes que no eran accesibles por los motores de búsqueda.

Estimaciones basadas en la extrapolación de un estudio de la Universidad de California en Berkeley especula que actualmente el Internet Profundo debe tener unos 91.000 TeraBytes.

Dentro de este Internet oculto se puede incluso hacer 2 distinciones.

El Internet oculto como tal, información que está disponible en Internet pero que únicamente es accesible a través de páginas generadas dinámicamente tras realizar una consulta en una base de datos. Es inaccesible mediante los procesos habituales de recuperación de la información que realizan buscadores, directorios y agentes de búsqueda. Pero podemos acceder mediante herramientas de navegación, correo,…

Y el Internet oscuro (Dark Internet o Darkweb o Darknet) , donde los servidores o host que son totalmente inaccesibles desde nuestro ordenador. La causa principal se debe a zonas restringidas con fines de seguridad nacional y militar, otros motivos son la configuración incorrecta de routers, servicios de cortafuegos y protección, servidores inactivos, “secuestro” de servidores para utilización ilegal o páginas de dudosa moralidad.

Este inmenso submundo de Internet está compuesto por páginas webs abandonadas con links rotos o que se han quedado desfasadas en una especie de mundo anticuado al que no se puede llegar ya por las actualizaciones posteriores de Internet. En su mayor parte este lado oscuro u oculto de Internet lo forman bases de datos de diversos sitios (bases de datos de ventas por ejemplo) o gran cantidad de documentos pdf a los que no se puede llegar a través de los buscadores y debemos hacerlo o bien a través de una web central, o con una contraseña específica o sabiendo ir al sitio directamente o a través de algunos de los directorios que podemos encontrar en ciertas páginas de Internet y que nos dirigen a ellas. Buscando por Internet podemos encontrar webs que se dedican a recopilar las páginas ocultas de Internet.

Dentro de este submundo lo mas conocido es el I2P (Proyecto de Internet Invisible o Invisible Internet Project). Se trata de un software libre y gratuito que ofrece una red anónima para comunicaciones entre ordenadores usando Internet. I2P realiza un protocolo que permite una comunicación anónima entre varias herramientas y aplicaciones como correo electrónico anónimo o un anónimo chat de IRC entre otros. También se puede intercambiar archivos tales como películas, software, música, etc… Por razones de seguridad y anonimato, sólo se puede descargar archivos que se encuentren en I2P y no fuera de esta red. En I2P también existen páginas webs llamadas eepsites, donde se pueden crear, ver y opinar en las webs libremente y de forma anónima.

Hay sin embargo otra parte del mundo invisible de Internet donde la línea es difusa entre el Internet profundo y el llamado Internet oscuro.

Existen una gran cantidad de páginas web que no son indexadas por los buscadores, páginas que no podemos encontrar mediante búsquedas normales, principalmente porque sus dueños las han excluido a través de un protocolo de exclusión. Los motivos suelen ser porque son páginas privadas creadas para que sólo pueda verlas un reducido grupo de gente o para intercambiarse información, desde texto a videos, o porque son páginas ética o moralmente dudosas o directamente ilegales y que se excluyen del público general por motivos obvios.

Encontramos también sitios inocentes , donde se ocultan algunos secretos sin demasiada trascendencia.

Es el caso de las llamadas Páginas secretas de Google, donde por Internet se puede encontrar fácilmente links a estas páginas ocultas que suelen ser por lo general imágenes de Google extrañas o con idiomas extravagantes como el klingon. O las páginas secretas del Mozilla Firefox, en las cuáles podemos encontrar algunos comandos para obtener ciertos secretos y opciones del navegador.

Una parte de este submundo son las páginas webs probablemente mas atacadas por hackers y que mas gente desearía conocer, se trata de las webs de gobiernos, CIA , FBI , Interpol o Bancos y que generalmente sólo se puede acceder por IP. Estas webs son ocultas y privadas por seguridad y son las páginas mas atacadas y probablemente mas difícil de acceder de todo Internet.

Como buen inframundo o submundo que se precie, tiene una parte de misticismo  leyenda o historia. Hay una teoría por Internet que relaciona gran parte de estás páginas ocultas con los Illuminati. Según esta teoría, conocida por Internet como Supuestas páginas secretas del Illuminati, algunas páginas con símbolos extraños o Illuminati redireccionan pinchando en algunas zonas hacia páginas ocultas que revelan información de todo tipo, incluso del futuro y que serían webs Illuminati. Para demostrar esto se pueden encontrar en algunos foros y algunas páginas, información de estas webs y de alguna información de la que se revela y algunos videos grabando estas páginas.

El resto del Internet oculto está principalmente formado por páginas ilegales o para desarrollar actividades ilegales. Son casi tan buscadas como las del FBI o las páginas ocultas de los Bancos y casi igual de difíciles de acceder a ellas. Son las páginas que mejor definen el Dark Internet o Internet oscuro.

Estas páginas pueden ir desde secuestro de servidores, páginas de contacto de delincuentes o incluso para contratarlos, para el tráfico de cualquier tipo de sustancia, hasta páginas de pederastia, páginas ilegales o censuradas en su país, páginas de hackeo o para liberar virus o páginas de terrorismo.

Este submundo de Internet de la darkweb se empezó a conocer a finales de los 90, cuando se inició una investigación para intentar calibrar su tamaño, en esos momentos se dieron cuenta que era mucho mas grande de lo que pensaban, lo estimaron entonces en 2 o 3 veces el tamaño de la web conocida.

En 2001 se publicó un artículo en la Darkweb (que se sigue citando en la actualidad) en el que se estimó que cuando hacemos búsquedas en Internet, lo que entendemos como todo Internet, estamos en realidad buscando sólo en el 0,03% de las páginas disponibles.

Para intentar explicar este tamaño, podemos ver uno de los usos de la Darknet. En muchos casos se trata de redes y tecnologías que permiten a los usuarios copiar y compartir material digital, sin que haya forma alguna de conocer las descargas que se realizan así como los usuarios que la integran. Las desventajas de este tipo de redes es la velocidad, aunque ya se están barajando varias posibilidades para ofrecer anonimato y mayor velocidad en un futuro a corto plazo.

Existe también por Internet algunos programas como Freenet o Tor que nos ayudan a conectarnos a Internet sin ser detectados, pasar al lado oscuro de Internet, la Darkweb.

Freenet fue creado hace años y nos permite chatear, leer, crear un sitio web o compartir archivos con un anonimato casi total. Se cree que hoy en día lo están usando mas de 2 millones de personas.

Una vez se accede al programa podemos ver el índice del contenido, donde se pueden acceder a sus contenidos o Freesites, algunos de ellos como: Iran News, Horny Kate, manuales de terroristas, como detectar pedófilos, códigos fuentes de todo tipo, revelaciones políticas de dudosa legalidad…

The Onion Router o TOR ofrece software gratuito para gente que busca comunicaciones anónimas. Es muy similar a Freenet.

Desde que se popularizó Google, se extendió también un dicho por Internet que decía, sino está en Google, es que no existe. El dicho se ha demostrado no ser cierto.

Algunos videos

Páginas secretas Illuminati

Como acceder a la Darknet mediante Windows

Como acceder a la Darknet mediante Ubuntu

Fuente 1: Documentalium

Fuente 2: 1984