Gonzalo Anti New World Order


Los mayas nunca predijeron el fin del mundo, afirman científicos

Moscú, 19 de Enero, RIA Novosti – Las supuestas predicciones de la civilización maya sobre el fin del mundo en 2012, son falsas, esta fecha se refiere al terminó del calendario de dicha cultura y no al fin de la humanidad, afirman investigadores de la Universidad Nacional de México, UNAM.

El 22 de Diciembre de 2012 no se acabará el mundo, ni ocurrirá una catástrofe; tampoco existe alguna profecía maya al respecto como sostienen algunas afirmaciones sin sustento científico, advirtieron especialistas del Centro de Estudios Mayas (CEM), del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIF) de la UNAM.

En su calendario, los mayas no describieron una profecía, sino el término de un ciclo de 13 bactunes, equivalentes a 5 mil 125 años, y el inicio de otra etapa, aclaró María del Carmen Valverde Valdés, coordinadora del CEM.

Esa cultura tenía una noción circular del tiempo, lo que significa que la historia, en algún momento se repite, explicó la también historiadora y doctora en estudios mesoamericanos.

La civilización maya seguía una concepción cíclica donde los hechos se repiten; si se habla de sus vaticinios, en realidad se trata de lo que registraron de su propia historia, en una forma de escritura propia del maya yucateco que es siempre críptica y simbólica, precisó.

El calendario maya se ha estudiado y descifrado desde finales del siglo XIX, entonces, se comenzó a desarrollar una analogía de las fechas de los calendarios maya y occidental. “En esa correlación hay varias discrepancias entre investigadores, que van de días hasta años“, indicó.

Antes, el científico alemán, Nikolai Grube, de la Universidad de Bonn, señaló en uno de sus artículos sobre la cultura maya, que ninguna predicción del fin del mundo jamás existió. “Cualquiera que analice los jeroglíficos mayas se persuadirá que en ningún texto se escribió sobre la llegada de un inminente cataclismo global, que afectaría al planeta“.

A causa de que científicos e investigadores, hasta ahora no han aclarado por completo la historia de la aparición del calendario maya, el surgimiento de tales versiones, que en 2012 el mundo se acabará, aparecen a menudo. Pero lo que sí es una realidad es que el calendario maya, es una de las herencias más misteriosas de esta civilización antigua.

Fuente: RIA Novosti

Artículo relacionado:

El G-20 estudia penalizar a 19 bancos, entre ellos Santander y BBVA

Por Pablo Pardo

Seúl – El G-20 estudia penalizar a dos de los grandes bancos españoles. El Industrial Bank of China tiene activos por valor de 1,1 billones de euros, igual que el Banco Santander, y el doble que BBVA. Pero, de acuerdo a lo que está negociando en Seúl, los dos bancos españoles deberán afrontar requisitos de capital más estrictos que los que su rival chino. Cuán estrictos aún no está claro. Pero el G-20 baraja exigir a las entidades españolas y a 17 más de otros seis países occidentales entre un 2% y un 3% adicional de reservas.

En otras palabras: si Industrial Bank of China deberá valer —bien en acciones, bien en reservas— al menos 8,5 euros por cada 100 que preste, sus rivales occidentales tendrán que elevar esa cifra a 10,5 u 11,5 euros.

El desequilibrio se debe a los presuntos ‘riesgos sistémicos‘ de cada banco, que es el tecnicismo con el que se define a los peligros que supone para el sistema financiero internacional una eventual quiebra de una entidad. Según algunos miembros del G-20, los bancos occidentales son, casi por definición, ‘sistémicos‘, o sea, están mucho más interconectados entre sí y con otros agentes financieros y operan a nivel mundial, mientras que los asiáticos no.

Golpe a Occidente y ayuda para Asia

La nueva regulación, que está siendo discutida en las reuniones previas a la cumbre del G-20 que se celebra hoy y mañana en Seúl, podría ser un nuevo golpe a la banca occidental y otra ayuda a la de Asia.

Una ayuda que llega tras la reforma financiera de EEUU que “hace que Extremo Oriente se beneficie, porque las instituciones financieras occidentales van a trasladar allí operaciones de derivados que súbitamente han sido limitadas en EEUU“, como ha explicado a este periódico Charles Dallara, director ejectuvo del Institutte for International Finance (IIF), el ‘lobby‘ de las grandes empresas financieras mundiales.

Según el diario ‘Financial Times‘, el G20 estudia imponer los requisitos de capital extras a cinco bancos estadounidenses —Citigroup, Bank of America, JP Morgan Chase, Goldman Sachs y Morgan Stanley—, cuatro británicos —HSBC, Royal Bank of Scotland, Barclays y Standard Chartered—, dos españoles —BBVA y Santander—, dos suizos —UBS y Credit Suisse—, dos franceses —BNP Paribas y Société Générale—, dos italianos —Banca Intesa y UniCredit—y al alemán Deutsche Bank y al canadiense Royal Bank of Canada.

Además, hay cuatro bancos japoneses —Mizuho, Sumitomo Mitusi, Nomura y MUFJ— que podrían entrar en esa lista, aunque según el diario británico lo más probable es que todos salvo Nomura se queden fuera.

Una cuestión que aún no se ha decidido es qué tipo de activos deberán destinar a reservas ‘sistémicas’ estos bancos. Porque una cosa es que se trate de acciones y otra cosa que sean ‘activos mixtos‘, o sea, que pueden ser considerados como acciones pero también como bonos (en cuyo caso, son deudas de las entidades).

Basilea III

Los nuevos requisitos para la banca occidental son consecuencia de las normas regulatorias pactadas por el Foro de Estabilidad Financiera el 12 de Septiembre. Las nuevas normas endurecen los requisitos de capital de los bancos, con el objetivo de reducir el peligro de que éstos sufran desequilibrios en sus balances si sufren aumentos de la morosidad o pérdidas en sus inversiones.

El acuerdo del 12 de Septiembre, conocido familiarmente como ‘Basilea III’, en referencia a la ciudad suiza en la que está el Banco de Pagos Internacionales, que acoge al Foro de Estabilidad Financiera, va a ser firmado en la cumbre del G-20 de Seúl.

Pero el Foro ya explicaba en su comunicado que los bancos que fueran más importantes para el sistema –bien por su tamaño, bien por su interconexión con otras entidades– “deberían tener unos estándares más duros“. Ahora, el G-20 parece haber llegado a la conclusión de que sólo los bancos estadounidenses y europeos —y tal vez algunos japoneses— conllevan verdaderamente riesgos para el sistema financiero internacional.

Así, el italiano Banca Intessa tiene apenas la cuarta parte de los activos de Industrial Bank of China, pero también es juzgado ‘sistémico‘ por el G-20, al mismo nivel que Bank of America, una entidad ocho veces más grande que el gigante italiano.

¿Qué es un banco ‘sistémico’?

Los criterios que sigue el G-20 para determinar qué banco es sistémico se basan, más que en su tamaño, sobre todo en su interconexión con otras entidades, su peso en determinados mercados y su internacionalización. En función de ello, una entidad puede ser considerada una Institución Financiera Sistémica Importante (SIFI, según sus siglas en inglés), un ‘palabro‘ que simplemente define que, si ese banco quiebra, nos vamos todos al garete.

Al margen de esas entidades que tienen, literalmente, agarrado al mundo por la cartera, están las que son sistémicas pero sólo para un país en concreto. Presumiblemente, el Industrial Bank of China y los otros tres bancos que forman el grupo de los ‘cuatro gigantes‘ de ese país se encuentran en esa categoría, igual que el estadounidense Wells Fargo, el británico Lloyd’s o el alemán Commerzbank.

La nueva clasificación del G-20 promete ser controvertida. Por un lado implica que, si los bancos chinos quieren crecer fuera de sus fronteras, deberán acostumbrarse a tener requisitos de capital más altos. Por otro, supone una penalización a determinadas entidades occidentales.

Finalmente, los criterios utilizados también pueden ser cuestionados: a fin de cuentas, la banca china es una de las mayores financiadoras de infraestructuras en Asia, África y América Latina. Y se está extendiendo fuera de sus fronteras.

La oficina de 1.100 metros cuadrados del Industrial Bank of China en el Paseo de Recoletos en Madrid —exactamente al lado del Palacio del Marqués de Salamanca uno de los edificios emblemáticos del BBVA y antigua sede de Argentaria— muestra que los bancos considerados ‘no sistémicos‘ por el G-20 están empezando a serlo.

Fuente: El Mundo