Gonzalo Anti New World Order


IPhone, un espía de bolsillo

Es emblemático lo que sucede con el iPhone que se ha transformado en el teléfono de moda. Las filas de personas que esperan cada nuevo modelo fuera de las oficinas de la empresa estadounidense Apple crecen cada año. Pero muy pocos saben la vulnerabilidad que estos dispositivos tienen, y el potencial peligro que eso implica para sus dueños.

Los denominados aparatos inteligentes permiten que el usuario pueda navegar por Internet, revisar su correo y localizar lugares utilizando el GPS. Todo esto queda registrado en el sistema del móvil.

Esa es información privada, pero los fabricantes de estos dispositivos se han encargado de decirnos que nuestros datos están seguros con sus productos. Algo que no es tan cierto, porque incluso los sistemas autoproclamados como los más confiables pueden ser víctimas de un ataque.

Apple es un líder en tecnología. Y el sistema operativo de sus productos parecía infalible, eso hasta que un grupo de expertos criminalistas rusos lo quebraron.

Uno de los especialistas que comprobaron que la plataforma no es tan segura es Vladímir Katálov, el director de ElcomSoft, una compañía rusa especializada en seguridad informática y recuperación de datos. El experto explica: “Comenzamos a hacerlo por dos razones. La primera es que era un gran desafío relacionado con la codificación, que es nuestro tema preferido, y la segunda que es que tenemos muchos pedidos para hacer estos trabajos. Hablo de la Policía y otras organizaciones bastante serias“.

La cantidad de información que almacena este tipo de teléfonos es enorme. Por eso para cualquier investigación criminal es clave acceder a esos datos para aclarar algunos delitos. También algunos Gobiernos, e incluso bandas de delincuentes, son conscientes de lo valioso que resulta tener la posibilidad de cifrar esos registros.

Denis Máslennikov, quien se especializa en el estudio de amenazas para dispositivos móviles en el laboratorio antivirus Kaspersky Lab, opina que guardar este tipo de información en un iPhone no es aceptable. “Es información personal, privada, y si el usuario quiere borrarla, así debe ser. Hace un tiempo se supo que el sistema operativo de Apple guardaba coordenadas, traslados y datos sin que los dueños del dispositivo lo supieran“.

La empresa se disculpó y prometió modificar el sistema. Pero en un mundo en el que la tecnología de la información es parte importante de nuestra vida cotidiana, la cautela a la hora de enviar datos personales se vuelve un imperativo.

Vladímir Katálov comenta: “Ya podemos olvidarnos de la privacidad. Dejamos tantas huellas en Internet, registrándonos en diferentes páginas, usando programas con geolocalización, mandando correos. En 30 minutos se puede saber todo sobre una persona, la dirección de su casa, número de su teléfono, y dónde fue de vacaciones hace 2 años y con quién. La privacidad no existe más“.

Esta semana Apple presentará su nuevo sistema operativo para dispositivos móviles. Sus fanáticos esperan que tenga mejoras en la encriptación de datos que permitan mayor seguridad, y a la vez pueda restringir a este “pequeño gran hermano” que anda junto a nosotros en nuestros bolsillos sin que lo sepamos.

Fuente: Russia Today

Artículos relacionados:

El ejército de Estados Unidos tiene su propia ‘App Store’

El ejército de Estados Unidos está preparando su propia tienda de aplicaciones móviles, destinada a sus tropas. Éstas podrán acceder a recursos tales como el rastreo de los soldados amigos, trazado de mapas sobre el terreno o traducción de lenguas. Se perfila así el uso con fines militares de un ‘smartphone’, que pasaría a ser un complemento más del equipamiento de las fuerzas armadas.

La presentación de la tienda de aplicaciones oficial del ejército de Estados Unidos está prevista para el mes de Agosto, en una convención de carácter militar. Aunque ya se van conociendo detalles del proyecto, que trata de incorporar la tecnología móvil -que ha supuesto una revolución en el ámbito comercial y de consumo- a escenarios de guerra. No es la única iniciativa en este sentido, las fuerzas armadas estadounidenses también ha creado una red exclusiva al margen de Internet.

Se trata de una plataforma diseñada para albergar tanto aplicaciones móviles como otras destinadas para ordenadores, e incluso web ‘apps‘. Lo más destacado, sin embargo, es el contenido construido específicamente para funcionar en ‘smartphones’. Actualmente existen 17 ‘apps‘ para Android y otras 16 para iPhone. Para este último terminal ya hay diseñada una aplicación con fines claramente militares, que permite dirigir misiles.

Para acceder a la ‘App Store‘ del ejército de EEUU, denominada Army Marketplace, será necesario ser miembro de la comunidad del Departamento de Defensa. El precio de las aplicaciones será simbólico y los soldados podrán disponer de recursos de apoyo para sus tareas militares. El rastreo de tropas amigas o el trazado de mapas sobre el terreno de combate son dos de las funcionalidades que harán posible las ‘apps‘, así como la traducción de lenguas extranjeras.

La tienda de aplicaciones tiene también un componente de ‘crowdsourcing‘. Está diseñada como una plataforma para apoyar la generación de ideas. Los soldados podrán comentar las aplicaciones y plantear mejoras, pero además tendrán la opción de lanzar sus propias descripciones para la creación de cierto tipo de contenido. Así, los militares explicarán qué necesitan, debatirán entre ellos y contrastarán opiniones.

En declaraciones a Wired, Gregory Motes, jefe de la nueva rama de aplicaciones móviles del ejército, destaca la agilidad de este sistema: “El proceso actual de creación de software en el ejército es muy largo y arduo. Así es como hacemos las cosas. Pero el desarrollo de aplicaciones necesita ser rápido“.

Fuente: El Mundo

Artículos relacionados:

Los móviles con Android también registran su situación geográfica

Los dispositivos móviles con sistema operativo Android de Google también guardan un registro de su situación geográfica y de los movimientos de sus usuarios, según algunos expertos.

Así, el diario estadounidense The Wall Street Journal cita al analista de seguridad Kamar Samy, un ‘hacker’ conocido por haber logrado bloquear mediante un gusano el sitio MySpace en 2005, y que asegura que se transmiten los datos de la localización del dispositivo a Google varias veces cada hora, tras comprobarlo en un teléfono HTC con Android.

Afirma también que se transmite el nombre, ubicación y potencia de la señal de cualquier red WiFi cercana, así como un identificador de teléfono. No obstante, no se comunica ningún dato de carácter personal.

El mismo diario recuerda que Apple recoge de forma “intermitente” los datos de localización -como las coordenadas GPS– de muchos usuarios de iPhones y redes Wi-Fi cercana, unos datos que son transmitidos desde su popular dispositivo cada 12 horas, de acuerdo a una carta de la compañía que envió el pasado año a los congresistas de EEUU Edward Markey y Joe Barton.

Datos recopilados

Por su parte, el diario británico The Guardian se hace eco de una investigación realizada por el sueco Magnus Eriksson, que la inició tras comprobar la “sobrerreacción” mediática a consecuencia de la publicación del almacenamiento de datos geográficos que realizan los iPhones.

Según este último, los teléfonos con Android almacenan tan solo la situación de las últimas 50 antenas de telefonía móvil a las que se conecta el dispositivo, así como los últimos 200 ‘hotspots’ WiFi, mientras que los iPhone e iPad 3G registran la situación geográfica durante al menos un año.

Así, los registros geográficos de los teléfonos con Android se van sobreescribiendo, y los más antiguos van ocupando los primeros puestos de esta peculiar lista. El acceso a esta información es bastante más complicado que el caso de los iPhone ya que se requieren ciertos conocimientos de informática.

Asimismo, The Guardian destaca que el senador demócrata estadounidense Al Franken ha escrito al director ejecutivo de Apple, Steve Jobs, a quien ha exigido explicaciones acerca de las razones por las que los iPhone mantienen un archivo con la localización de sus usuarios.

Para qué

¿Para qué se utilizan estos datos? Existen en realidad muchas razones para que los móviles recopilen información sobre su propia ubicación, ya que ayuda a proporcionar servicios útiles como las búsquedas locales de negocio o funciones propias de redes sociales, como localizar ‘amigos’ cercanos.

Incluso ciertos datos de localización pueden usarse para optimizar el tráfico en las redes inalámbricas y hallar la mejor ruta para la transmisión de datos.

Google ha reconocido con anterioridad, recuerda The Wall Street Journal, que utiliza algunos de los datos recopilados para construir mapas de tráfico más precisos, ya que los datos de la ubicación de un teléfono pueden indicar la velocidad aproximada de conducción en una carretera.

Fuente: El Mundo

Artículos relacionados: