Gonzalo Anti New World Order


¿Qué es la Comisión Trilateral?

Introducción

Logo de la Comisión Trilateral

¿Quién gobierna en verdad el mundo? se plantea altermundismo, que nos explica que los poderes ejecutivos nacionales han perdido su capacidad de decisión política y se han convertido en meros gestores administrativos.

Yo personalmente no comparto del todo la postura que afirma que el fenómeno llamado globalización ha enterrado definitivamente el concepto de Estado o está en vías de realizarlo en breve. Pero, en todo caso, ya hablaré de eso en otra ocasión; sigamos adelante.

Quién gobierna, entonces, el mundo. No basta decir simplemente las multinacionales pues por muy grandioso que sea su influencia, en la sociedad actual siguen siendo necesarias ciertas instituciones que dicten reglas (se cumplan o no) para repartirse el pastel económico.

Cuando se realizó hace alrededor de una década la campaña “Cincuenta años bastan” se señalaba a las instituciones de Bretton Woods: Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial como regidoras del mundo- la Organización Mundial de Comercio nacería poco después [1]-. Acababa de caer el bloque socialista y se comenzaba a dibujar lo que se ha llamado el Nuevo Orden Mundial.

Hoy, años después, estas viejas organizaciones internacionales y otras similares han aumentado su influencia vertiginosamente. El movimiento contra la globalización capitalista señala como principales responsables del malestar mundial a las siguientes entidades: FMI, BM, OMC, G8 y Foro Económico Mundial [2].

De este repoker neoliberal, las tres primeras deberían ser las que marcasen las pautas y especialmente la tercera ya que es la que tiene una mayor capacidad coercitiva contra los Estados; también es la más nociva: si por una de esas extrañísimas razones que a veces se dan, el BM o el FMI realizan un proyecto mínimamente humanitario, la OMC ya se encarga de destruirlo.

¿Y por qué deberían ser éstas las directoras de la globalización? Porque dentro de la “lógica” capitalista son las más “democráticas” (¡no me quitéis las comillas!). Me explico:

El neoliberalismo, ciertamente, no es democrático y es la capacidad económica la que dicta la influencia y el dominio de cada persona, país, empresa, etc. Sin embargo, FMI, BM y OMC pueden aparentar ante la opinión pública mundial que son asamblearistas y que todos sus países miembros tienen igual capacidad de voto y decisión.

Sin embargo, esto ya no es posible con el G8 ni mucho menos con el Foro Económico Mundial.

El G8 es el grupo de los países más industrializados [3] y aquí descaradamente se trata de una reunión de grandes potencias para repartirse el mundo e imponer su criterio a las demás naciones. Peor aún se nos muestra el caso del Foro Económico Mundial, una reunión de gente rica, simplemente; y si bien no es más que un club de reflexión, es obviala influencia que ejerce.

Precisamente uno de estos clubs, la Comisión Trilateral, tiene un papel muy destacado en el diseño del orden económico y sin embargo no es citada en medios de comunicación, ni oficiales ni alternativos.

No se organizan grandes marchas de protesta cuando se reúne la Trilteral como ocurre con otras instituciones del neoliberalismo, pasa casi desapercibida a pesar de tener una labor activa, muy activa… Tanto, que el repoker la puede tener como compañera para formar un sexteto, e incluso podría encabezarlo.

La Trilateral

En Julio de 1973 nacía oficialmente la Comisión Trilateral tras año y medio de reuniones fomentadas por el Chase Manhattan Bank. Se trataba de una asociación de carácter privado en la que su ideólogo más destacado es Zbigniew Brzezinski [4] que la definió como “el conjunto de potencias financieras e intelectuales mayor que el mundo haya conocido nunca“.

La Trilateral se articula atendiendo a las zonas geográficas (de ahí su nombre) que rigen el planeta: América del Norte (EEUU y Canadá), Europa y Japón. Cada una de estas divisiones dispone de un Comité Ejecutivo que elabora las “recetas” económicas para su área de influencia.

¿Y el llamado Tercer Mundo? Ese no tiene ni representación, para los miembros de cada comité es únicamente una zona de rapiña aún mayor que la de sus respectivas áreas; de hecho, según el propio Brzezinski, uno de los objetivos de la Comisión es “el establecimientos de un sistema internacional que no pueda verse afectado por los ‘chantajes’ del Tercer Mundo“. Para este grupo de cleptócratas, los países pobres, sangrados por una ominosa deuda externa, nos son las víctimas sino los verdugos (!).

El órgano máximo de dirección es el Comité Directivo Mundial, presidido por David Rockefeller [5] y en el que están presentes los miembros más destacados de los tres comités regionales.

En 1975 se publicó el ideario político y económico de la Comisión tras reunirse en Kyoto. [6]

A todas las asambleas de la Trilateral asistió la Unión Soviética sin que esto produjera una perturbación para sus miembros ya que “el gran conjunto económico soviético, donde se afirma la concentración de fuertes unidades de producción que, aunque todavía nacionales, operan con fundamentos y capacidad de acción multinacional“. Las multinacionales de la Comisión comerciaron con la URSS de forma masiva incluso en tecnología punta (petroquímica, sistemas electrónicos, equipamento industrial, etc.) pese a la Guerra Fría; a la larga esto produjo que la economía soviética dependiera excesivamente de la Comisión.

El pensamiento político y económico de la Trilateral

La Trilateral fue una pionera en lo que se ha llamado pensamiento único y globalización. En 1975 declaraba en una forma que parecía muy ética y solidaria que “La Comisión Trilateral espera que, como feliz resultado de la Conferencia, todos los gobiernos participantes pondrán las necesidades de interdependencia por encima de los mezquinos intereses nacionales o regionales“. Al año siguiente, el incombustible Brzezinski decía a la prensa: “En nuestros días, el Estado-Nación ha dejado de jugar su papel“. [7]

Con mucha mayor crudeza y por tanto con mayor claridad se ha explicado Rockefeller: “De lo que se trata es de sustituir la autodeterminación nacional que se ha practicado durante siglos en el pasado por la soberanía de una elite de técnicos y de financieros mundiales“. Tecnocracia y poder de la oligarquía económica… Por lo menos tenemos que reconocer que es sincero.

¿Un gobierno mundial?

Ciertamente que las decisiones de esta organización no se airean y su impacto mediático es muy discreto pero en absoluto se la puede tildar de cuasi clandestina. Sus conclusiones se dan a conocer así que no podemos hablar de conspiraciones, gobierno en la sombra, sociedad secreta, etc. Sin embargo, habría que señalar que la Trilateral tiene tendencia a lo esotérico: el emblema de la Comisión es una circunferencia periférica dividida en tres fragmentos, de cada uno de los cuales parte una flecha que convergen en el centro; es una copia burda del arcano de la Unidad. ¡¡¡La mística del dinero!!!, seguramente sus miembros se deben considerar a si mismos como diosecillos menores del elenco del Gran Dios Plusvalía.

No obstante, han existido, y quizá existan todavía, organizaciones clandestinas relacionadas con la Trilateral: demos como ejemplo que en 1984 una comisión del Parlamento italiano destapó la relación entre la Comisión y las actividades delictivas de logia masónica Propaganda-Dos.

(Siempre hay rumores sobre contactos de la Trilateral con el ocultismo, la masonería, brujería, magia negra… Pero ahí pisamos terreno poco conocido y es difícil opinar pero no me extrañaría que algunos de los miembros de la organización se vieran a si mismos como socios de un hermandad. No os sorprendáis: recordad que Bush dice hablar con Dios en la Casa Blanca).

Hoy día, los países de la Trilateral, que representan el 10% de la población mundial, acaparan el 80% de los recursos del planeta.

¿Quiénes son miembros de la Trilateral?

Para escribir estas líneas quería una lista lo más al día posible de los miembros de la Trilateral pero lo más actual que encontré fue de 2005 así que decidí pedirla en la página de la Comisión (www.trilateral.org), además siempre es mejor tenerla de primera mano.

Como todo lo que tiene que ver con esta organización, la información de su web es escasa.

La página de la entidad solo ofrece la relación de los miembros más destacados (presidentes, sus suplentes y el Comité Ejecutivo) sin embargo da la posibilidad de solicitar la lista íntegra por correo electrónico. Y eso hice.

La adjunto para que la echéis un vistazo pero para acabar este artículo quiero comentar algunos nombres. Permitidme el pequeño chovinismo de que hable sobre los españoles.

Se encuentran en el Comité Ejecutivo Nemesio Fernández Cuesta, director de RepsolYPF y el abogado y financiero Antonio Garrigues Walter. Y pertenecen además a la Trilateral personajes tales como la banquera Ana Patricia Botín, presidenta ejecutiva Banesto y miembro de la dirección del Grupo Santander; el empresario Alfonso Cortina, presidente de Inmobiliaria Colonial y de la Fundación Repsol-YPF, Abel Matutes, presidente de Empresas Matutes y miembro de la Comisión Europea

Sin embargo también hay sorpresas: figura en la lista Trinidad Jiménez, responsable de exteriores del PSOE. ¡Pues vaya con la ex candidata “socialista” al Ayuntamiento de Madrid! Pero no es la única, también se encuentra el actual ministro de economía, Pedro Solbes. El que fuera secretario general del PSOE y candidato a la presidencia de gobierno, Joaquín Almunia, aparecía en el listado de 2004.

Por la gran superpotencia, Estados Unidos, se encuentran unos auténticos pesos pesados de la política y las finanzas: los citados David Rockefeller, fundador y presidente honorífico de la Trilateral, y Zbigniew Brzezinski; Madeleine K. Albright, ex secretaria de Estado; Richard Perle, ex asistente de la Secretaría de Defensa con el gobierno de Bush hijo y uno de los halcones de Washington; George Tenet, ex director de la CIA; el vicepresidente Dick Cheney, etc.

No pueden faltar en esta lista los creadores de opinión. Pertenecen a la Trilateral, entre otros, Francis Fukuyama y Mario Vargas Llosa; así que no los consideréis como simples portavoces del poder ya que participan de él.

Pero tal vez mejor que seguir, sea que me despida y os invite a leer tranquilamente la lista para que saquéis vuestras conclusiones. Os dejo con lo mejor de lo mejor, un selectísimo grupo de ciudadanos del mundo, alguno de ellos hasta se las da de progresista.

Viendo el abultado número de personajes influyentes que pueden juntarse en una reunión de la Comisión Trilateral, una asamblea del FMI casi parece una francachela. Que esos encuentros pasen tan desapercibidos para que no generen noticias ni protestas hacen que me replantee lo que dije antes: tal vez sí haya que pensar que nos enfrentamos a una asociación cuasi clandestina.

Raúl Calvo Trenado, 9 de Junio de 2006

[1] Una poco de historia. A finales de la Segunda Guerra Mundial, en 1944, en la ciudad estadounidense Bretton Woods se reunieron 44 países. Allí se firmaron los acuerdos que dieron origen al BM y al FMI y se decidió utilizar el dólar como moneda internacional. El bloque comunista participó en la Conferencia pero no ratificó los acuerdos.
Con el desarrollo de los convenios, se crea en 1948 el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) que será sustituida por la OMC, nacida en 1995.

[2] La otra gran organización contra la que se han dirigido toda clase de protestas es la OTAN, pero esta no es nada más que el brazo armado de estas cinco organizaciones (y de los EEUU, ya he dicho que los Estados todavía tienen importancia).
Sin embargo, una decisión de la OMC puede ser mucho más mortífera que la más sanguinaria de las acciones de la Alianza Atlántica; sin embargo, como revisten menos espectacularidad es más difícil combatirlas en el terreno de la información.

[3] Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido, Francia, Japón, Italia y Canadá.

[4] Brzezinsiki es una de las personalidades más influyentes de los EEUU desde hace décadas. Fue Consejero Nacional de Seguridad con el gobierno de Carter.

Últimamente se ha opuesto a la guerra contra Iraq, no por motivos humanitarios sino porque con más astucia que otros políticos estadounidenses, advirtió que la ocupacaión debilitaría a EEUU.

[5] David Rockefeller, miembro de la famosa familia de banqueros.

[6] Participaron en aquella reunión, entre otros, los dirigentes de las multinacionales: Bechtel, Caterpillar, Coca Cola, Cummins, Exon, Fiat, Gibbs, Hewlett-Packard, Mitsubishi, Nipón, Saint-Gobain, Shell, Sony, Steel Sumitono y Unilever; y los de los bancos: Chase Manhattan Bank, Rothschild y Lehmann.

[7] Entrevista en el New York Times el 1 de Agosto de 1976.

Fuente: KAOSENLARED.NET

Quién es Zbigniew Brzezinski y cual es su rol en el Plan de Nuevo Orden Mundial (NWO)

Zbigniew Brzezinski.

15 de Agosto de 2010 

Brzezinski, ex consejero del presidente estadounidense Jimmy Carter, encarna la continuidad de la política extranjera de los EEUU, lo que no significa que sea una política de tendencia demócrata o republicana. Gran admirador de Henry Kissinger, Brzezinski  siempre ha defendido, alabado y demostrado sumo respeto por los dos conceptos de diplomacia del «maestro», el equilibrio de las potencias llevado a teoría por Metternich y la doctrina «containment» elaborada por George Kennan.

Zbigniew Brzezinski preconiza hoy cómo se debe debilitar y acorralar militarmente a Rusia, y está convencido de que la mejor manera es la desestabilización de sus regiones fronterizas, una estrategia política que mucho interés despertó en el equipo del fallido candidato presidencial estadounidense John Kerry, equipo que reclutó a su hijo Mark Brzezinski como consejero para política exterior.

Según el discurso de George W. Bush durante la campaña presidencial del año 2000, hubiéramos podido esperar que asumiera -según la doctrina de su consejero, «el halcón» Wolfowitz-, una actitud rígida, incluso agresiva hacia la Rusia de Vladimir Putin. En vez de eso, hemos observado un trato inédito en las relaciones políticas mutuas de estas dos grandes naciones. Esto ha sucedido después del 11 de Septiembre de 2001.

Muchos observadores y analistas estiman que existía un acuerdo entre Putin y Bush, por el cual la administración norteamericana se privaría de criticar las operaciones militares rusas en Chechenia a condición de que Putin no se entrometiera en las intervenciones e injerencias estadounidenses en el Medio Oriente.

Esta explicación no da la debida importancia a los hechos del 11 de septiembre de 2001 y al contrario los trata como si fueran una abstracción. Otro tanto sucede con los elementos provenientes del Kremlin con respecto a los mismos sucesos. Podemos añadir que las administraciones republicanas han dado siempre una mayor importancia al Medio Oriente, mientras que la tradición política demócrata en política exterior se centraliza más en Eurasia.

Para elaborar su estrategia frente a la entonces URSS, y más tarde para los Estados del Este, recientemente emancipados de la influencia soviética, el campo demócrata se ha apoyado -desde que Jimmy Carter asumió el poder-, en un hombre brillante, pero sin escrúpulos, y también un acérrimo antirruso: Zbigniew Brzezinski.

La doctrina de este conocido profesor ha logrado adeptos fuera del Partido Demócrata, por el simple hecho de haber definido el imperativo absoluto de la supervivencia y la prosperidad del Imperio: la conquista de Eurasia.

Este catedrático nació en Varsovia en 1928, hijo de un diplomático polaco. Brzezinski emigra a Canadá a la edad de diez años cuando su padre fue destacado en ese país. Obtiene una licenciatura y una maestría en la Universidad Mc Gill de Montreal, y, posteriormente, un doctorado en Harvard en 1953, convirtiéndose en ciudadano estadounidense poco después. Contrae matrimonio con la hija del ex presidente checoslovaco Eduardo Benes.

Entre 1966 y 1968 se desempeña como miembro del Consejo de Planificación Política del Departamento de Estado de los EEUU, donde desarrolla la estrategia de «implicación pacífica» frente y hacia la Unión Soviética, todo esto dentro del marco de la Guerra Fría. En Octubre de 1966 convence al presidente estadounidense Johnson de modificar las prioridades estratégicas de modo que el «deshielo» sea colocado antes de la reunificación alemana.

Durante la campaña presidencial de 1968, Brzezinski preside el grupo de trabajo encargado de la política exterior del candidato demócrata Hubert H. Humphrey, que perdería finalmente ante Richard Nixon.

El inspirador de la creación de la Comisión Trilateral

A principios de los años setenta, Brzezinski se distingue como analista cuando anuncia proféticamente la llegada de actores mayores al escenario del poder mundial. Se trata de Europa y Japón, cuyas economías se han levantado rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial.

En un artículo suyo publicado en la revista Foreign Affaire, en 1970, expone su visión de este «Nuevo Orden Mundial»: «Se hace necesaria una visión nueva y más audaz -la creación de una comunidad de países desarrollados que puedan tratar de manera eficaz los amplios problemas de la humanidad. Además de los Estados Unidos de América y Europa Occidental, debe incluirse a Japón (…)

«Un consejo formado por miembros de Estados Unidos, Europa Oriental y Japón que fomentara encuentros regulares entre los jefes de gobierno, pero también entre personalidades menos importantes, sería un buen comienzo». El mismo año, Brzezinski lanza nuevas ideas en su nuevo libro titulado: Between two Ages [1], donde explica que ha llegado la era de reequilibrar el poder mundial, poder que debe pasar a manos de un nuevo orden político global basado en un vínculo económico trilateral entre Japón, Europa y Estados Unidos.

La revolución de las técnicas de producción, el cambio de la industria pesada a la electrónica, debía provocar un trastorno de sistemas políticos y una nueva generación de élites en el poder. David Rockefeller, entusiasmado con estos conceptos, lo contrata entonces para crear la Comisión Trilateral y lo nombra director. Esta fue establecida oficialmente en 1973, y reúne a importantes figuras del comercio mundial, de los medios bancarios internacionales, gobernantes y los grandes medios de comunicación europeos, japoneses y norteamericanos.

Cuando ocurrió el primera crisis petrolera, la principal preocupación de estos maestros de las finanzas mundiales fue la de quitarse de encima la responsabilidad de la deuda exterior de los países en vías de desarrollo, dando mayores obligaciones y fortaleciendo el Fondo Monetario Internacional (FMI). También se trataba para los Estados Unidos, debilitados en aquella época por su fracaso militar en Vietnam, de apoyarse en cada extremo geográfico del continente euroasiático, donde tenían gran influencia después la Segunda Guerra Mundial, con la finalidad de mantener y extender su hegemonía.

Esta misión, vista desde afuera, otorga sin dudas a Brzezinski una imagen de defensor de la paz, portavoz de la disminución de la tensión mundial (Guerra Fría) y de las relaciones multilaterales, e incluso -ante los ojos de la extrema derecha-, una apariencia de globalista inspirado en el Marxismo.

Para llevar a cabo los grandes planes de la Comisión Trilateral, lo mejor era que uno de sus miembros llegara a ser presidente de los Estados Unidos.

El presidente Carter y el doble juego

Desde la creación de la Comisión Trilateral, el pastor Jimmy Carter era uno de los que con seguridad formaban parte del equipo Rockefeller-Brzezinski. Había abierto las primeras oficinas comerciales para el estado de Georgia en Bruselas y en Tokio, cosa que hacía de él la imagen modelo o el concepto fundador de la Comisión [2].

Para su nominación como candidato a las elecciones y la elección presidencial de 1976, Rockfeller puso en funcionamiento sus relaciones en Wall Street y a trabajar a Brzezinski, cuya influencia académica al servicio del candidato demócrata Jimmy Carter fue de gran provecho para que ganara las elecciones. Naturalmente, cuando Carter fue elegido, Brzezinski ocupó el puesto privilegiado de consejero de seguridad nacional [3].

Una vez en su silla, Carter definió como prioridad la reducción del arsenal militar nuclear de los dos bloques (EEUU-URSS). Sin embargo, la crisis de los misiles SS-20 soviéticos apuntados hacia Europa hizo que Carter reaccionara con el despliegue de los mísiles Pershing, lo que arruinó sus esfuerzos, sinceros o no, y puso a ambos bloques en una situación de desconfianza recíproca.

Se puede constatar que en aquella época el campo soviético tenía buenas razones para sospechar que su adversario realizaba un doble juego: la derrota militar de los EEUU en Vietnam les obliga a mantener cierta modestia en el plano militar y estratégico, mientras que Brzezinski preparaba su plan de guerra por mandato, para preparar una trampa y obligar a la Unión Soviética a entrar en un conflicto periférico.

La desestabilización del régimen comunista afgano y el financiamiento y entrega de armas a las primeras milicias jihadistas anticomunistas en 1979 provocaron, como previsto, la entrada del Ejército Rojo en Afganistán. Para ello Brzezinski se apoya en los efectivos servicios de espionaje e inteligencia paquistaníes, el temido ISI.

Cuando la revista francesa Le Nouvel Observateur le realizó una entrevista en 1998, Brzezinski reconoció que el equipamiento de las tropas antisoviéticas de Bin Laden era anterior a la invasión rusa y destinado a provocar su reacción:

Le Nouvel Observateur: El ex director de la CIA, Robert Gates, lo afirma en sus Memorias: los servicios secretos norteamericanos comenzaron a ayudar a los mujaidines afganos seis meses antes de la intervención soviética. En esa época usted era el consejero del presidente Carter y su papel fue clave en este asunto. ¿Lo confirma?

Zbigniew Brzezinski: Sí. Según la versión oficial de la historia, la ayuda de la CIA a los mujaidines se inició en el año 1980, es decir, luego que el ejército soviético invadiera a Afganistán el 24 de Diciembre de 1979. Pero la realidad, mantenida en secreto hasta hoy, es muy distinta: fue el 3 de Julio de 1979 que el presidente Carter firmó la primera directiva sobre la asistencia clandestina a los opositores del régimen pro soviético de Kabul. Aquel día le escribí una nota al presidente en la que le explicaba que en mi opinión aquella ayuda provocaría la intervención de los soviéticos. (…) No empujamos a los rusos a intervenir, pero conscientemente aumentamos las probabilidades de que lo hicieran.

N.O.: Cuando los soviéticos justificaron su intervención afirmando que luchaban contra una injerencia secreta de los Estados Unidos nadie les creyó, sin embargo había un fondo de verdad. ¿No lamenta nada hoy?

Z. Brz.: ¿Lamentar qué? Esa operación secreta era una excelente idea. Tuvo como efecto atraer a los rusos hacia la trampa afgana, ¿y usted quiere que lo lamente? El día en que los soviéticos cruzaron oficialmente la frontera afgana escribí al presidente Carter en esencia: «Esta es nuestra oportunidad de darle a la URSS su Vietnam» (…).

N.O.: ¿Tampoco lamenta usted el haber favorecido el integrismo islámico, haber entregado armas y asesoría a futuros terroristas?

Z. Brz.: ¿Qué es lo más importante ante la mirada de la historia mundial, los talibanes o la caída del imperio soviético? ¿Algunos islamistas excitados o la liberación de Europa Central y el fin de la Guerra Fría?» [4]

(Nota de la redacción de la Red Voltaire: el conflicto en Afganistán desde sus inicios en 1979 ha causado miles de miles de muertos, para algunos observadores un millón de muertos y desplazado gran parte de la población civil del país, en la lamentable condición de refugiado, pero para el Sr. Brzezinski los fines justifican los medios).

Al hablar de «algunos islamistas excitados» en esta entrevista, Brzezinski no subestima el poderío de Al Qaeda, pero caracteriza la realidad de lo que los neoconservadores han erigido en mito a fin de justificar su cruzada mundial. Claro que un miembro del Council on Foreign Relations se cuidaría muy bien hoy de ser tan categórico.

Alianza objetiva con China y apoyo incondicional al Shah de Irán

Si bien Nixon y Kissinger habían jugado decididamente con el miedo al cerco de la Unión Soviética, iniciando un proceso de normalización de las relaciones con China, una parte de los más allegados a Carter desconfiaba de este acercamiento que pretendía Brzezinski.

Al llegar a la Casa Blanca, Carter había afirmado que optaría por el diálogo con la URSS y guardaría distancia con respecto a la República Popular China, pero su secretario de Estado, Cyrus Vance se enfrentó rápidamente a la obsesión antirrusa de Brzezinski y durante todo su mandato Carter tuvo que esforzarse por conciliar los antagonismos de su administración.

Quien hacía las veces de mediador entre estos dos polos era Richard C. Holbrooke, futuro embajador de los Estados Unidos en la ONU y asesor de John Kerry para la política exterior durante su campaña, junto a Mark Brzezinski, hijo de Zbigniew. Según Cyrus Vance y otros partidarios del diálogo, como el renegado demócrata Averell Arriman, la lógica triangular de cerco sólo podía conducir, en el mejor de los casos, a un malentendido con la URSS, cuando no a la guerra.

Preconizaban el diálogo sobre el desarme y la cooperación con la Unión Soviética para neutralizar los conflictos del Tercer Mundo. La normalización de las relaciones con China siguió en marcha. Brzezinski llegó a ultimar un programa conjunto de cooperación estratégica y a mantener buenas relaciones personales con Deng Xiaoping, lo que le vale ser actualmente bien visto entre los chinos.

La misma desconfianza de Brzezinski hacia la URSS se encuentra en su actitud con respecto a Irán, que bajo el régimen del Shah era considerado un baluarte contra la influencia soviética en el Medio Oriente. Así, Brzezinski le aseguró su apoyo al Shah hasta el último momento, y pidió la intervención militar de los Estados Unidos para mantenerlo en el poder incluso cuando una parte de la administración Carter, a la cabeza de la cual se encontraba el secretario de Estado, quería su salida.

Sin embargo, las acciones concretas de Washington fueron dictadas por el punto de vista del Departamento de Estado, y, a pesar de las conversaciones con los generales que derrocaron al Shah para garantizar un régimen moderado al frente del país, fue Khomeini quien ocupó el poder en un ras de mar popular.

Participó con Carter en las negociaciones de Camp David 1 en 1977 y desempeñó un papel en la firma del tratado de paz entre Israel y Egipto sin necesidad de tener que imponer su presencia en el momento culminante de los debates, contrariamente a lo que siempre hizo cuando se trataba de la URSS.

Vuelve la amenaza rusa frente a la hegemonía norteamericana

En 1989 Brzezinski abandona la Universidad de Columbia, donde enseñaba desde 1960, para dedicarse a la elaboración del plan de estatus independiente de Ucrania, lo que marca el inicio de su compromiso con vistas a prevenir el resurgimiento de Rusia como superpotencia. Por el contrario defiende la integración de Rusia al sistema de Occidente y el «pluripartidismo geopolítico» en el espacio de la ex Unión Soviética.

Por otra parte, desarrolla «un plan para Europa» que pasaría por la extensión de la OTAN a las repúblicas bálticas. Sus esfuerzos darán frutos varios años más tarde, especialmente con la integración de las tres repúblicas bálticas a la OTAN en 2002. Durante los años 90 es igualmente el emisario especial del presidente de los Estados Unidos para la promoción del mayor proyecto de infraestructura petrolera del mundo, el oleoducto Bakú-Tbilissi-Ceyhan.

Dicho proyecto representa para él la mejor concretización de sus ambiciones tendentes a impedir el renacimiento de Rusia. Paralelamente preside desde 1999 el Comité Norteamericano para la Paz en Chechenia (American Committee for Peace in Chechnya), instalado en los locales de Freedom House, cargo desde el que pretende intervenir en las negociaciones de paz entre el gobierno ruso y los independentistas dirigidos por Mashkadov.

Sin embargo, estas actividades, cuidadosamente revestidas de buenas intenciones «a lo demócrata» tienen cada vez más dificultades para disimular la realidad subyacente: la de un apoyo encubierto a los independentistas para mantener una guerra periférica, como en Afganistán, a fin de debilitar a Rusia y mantenerla alejada de las ganancias generadas por los recursos del Mar Caspio.

La materialización de la doctrina Brzezinski en el sentido de que «Una potencia que domine Eurasia controlaría dos de las regiones más avanzadas y económicamente productivas del mundo» pasa por la extensión de la OTAN hacia el Este, en lo que trabajó activamente la administración Clinton. ¿Pero cómo venderles esta necesidad de la OTAN a los europeos? «La entidad europea, situada en el borde occidental de Eurasia, y en la proximidad más inmediata de África, está más expuesta a los riesgos inherentes al desorden global creciente que una América políticamente más unida, militarmente más poderosa y geográficamente más aislada (…).

Los europeos estarán más inmediatamente expuestos al riesgo en caso de que un imperialismo chauvinista anime nuevamente la política exterior rusa», explicaba Brzezinski en la revista National Interest en 2000 [5]. Esto tiene el mérito de la claridad: el despliegue de las fuerzas de la OTAN alrededor de Rusia era una medida preventiva. Si Rusia reacciona poniéndose a la defensiva, ello constituiría la prueba de que aspira a restaurar su imperio y a una vuelta al totalitarismo.

Trabajando al mismo tiempo como consultante para BP-Amoco y Freedom House, Brzezinski está encargado en Azerbaiyán de redorar la imagen del dirigente Heidar Alyiev. Para ello no vaciló en calificar al dictador como un «tipo simpático» en una entrevista al New York Times [6]. Como justificación al apoyo anglosajón a la dictadura de Aliyev, Brzezinski argumenta que tras siete décadas de gobierno comunista no puede esperarse que Azerbaiyán y las demás repúblicas de la antigua Unión Soviética adopten la democracia en un lapso tan corto.

Si bien la represión política bajo el régimen de Aliyev tuvo una tendencia a acentuarse durante estos últimos años a medida que disminuían las expectativas sobre las riquezas del Caspio, Azerbaiyán no dejó por ello de pasar del estatus de país «no libre» al de «parcialmente libre» en la clasificación de Freedom House [7].

Al mismo tiempo, en 1999, la secretaria de Estado y discípula de Brzezinski, Madeleine Albright, invitaba a Heidar Aliyev a la celebración del aniversario de la OTAN. Siempre en la misma perspectiva de implantación de la OTAN para permitir a los intereses occidentales, sobre todo petroleros, implantarse en la región, Georgia, Azerbaiyán y Ucrania organizaron ejercicios militares conjuntos el 16 de Abril de 1999 auspiciados por el programa «Asociación para la Paz», de la OTAN [8].

Además de sus actividades de consultante para BP-Amoco y Freedom House, Brzezinski apoya o presta su nombre a todo un sistema de fondos y de ONGs (organizaciones no gubernamentales) que apadrinan a las castas, a los intelectuales y a las élites de la antigua órbita soviética.

Por iniciativa del Comité Norteamericano para la Paz en Chechenia, del que Brzezinski es presidente, tuvo lugar una reunión entre los principales líderes del movimiento checheno entre los días 16 y 18 de Agosto de 2002, en Lichtenstein, encuentro que se realizó dos meses después del realizado entre Bassaiev y Maskhadov, donde se estableció el acuerdo sobre la dirección común de las «Fuerzas Armadas de la República Chechena de Ichkeria».

Los participantes concluyeron que Chechenia no podía seguir incluida en Rusia, que era necesaria una amplia autonomía y que se imponían negociaciones con Maskhadov. La toma de rehenes de Beslán, reivindicada por Bassaiev, ¿forma parte del proceso de reivindicación de independencia de Chechenia o del proceso de desestabilización de Rusia? [9].

Podemos hacernos algunas preguntas a partir del hecho de que la principal consecuencia de esta acción fue el ascenso de las tensiones entre Osetia del Norte y la vecina Inguchia, es decir, una «balcanización» cada vez más importante de la región

Hoy Zbigniew Brzezinski es sobre todo activo en el seno del CSIS, pero sigue siendo el cerebro del programa demócrata en política exterior, de lo que da fe la obsesión del candidato Kerry, y sobre todo de su compañero de candidatura John Edwards, en lo referente a Rusia.

Según los consejos de Mark Brzezinski, eligieron adoptar como primera prioridad la cuestión del desarme nuclear de Rusia, cuando esta ha recuperado su capacidad de producción de petróleo de antes del derrumbe de la URSS y cuando el Estado ruso se beneficia ampliamente del precio actual del crudo, lo que recientemente le ha permitido duplicar su presupuesto de defensa. La cuestión del peligro del vetusto arsenal nuclear ruso no es por lo tanto algo de actualidad, contrariamente a lo que pretende John Kerry.

Su objetivo es otro, más vinculado a la estrategia de subordinación de Rusia defendida desde hace varias décadas por Zbigniew Brzezinski, pero es más difícil de ahora en adelante convencer a la opinión mundial de que Rusia encarna el mal absoluto y de que si no es subordinada volverá al totalitarismo [10].

Para ello hay que provocar su reacción de igual forma que en Afganistán en 1979, pues contrariamente a los Estados Unidos, está a buen resguardo de problemas de suministro energético para las próximas décadas. Así, verificamos una deriva en el discurso de Brzezinski, que calificaba recientemente a Vladimir Putin de «Benito Mussolini ruso», en entrevistas concedidas al Wall Street Journal et au Novaya Gazetta.

Invasión soviética de Afganistán (1979)

A finales de Diciembre de 1979, el Ejército Rojo de la URSS invadió Afganistán con 110,000 tropas terrestres, después de aceptar la petición del PDP (Partido Democrático Popular), de que interviniera en su ayuda, pues la movilización muyahidines provenientes de Pakistán, Arabia Saudí, Irán e incluso Argelia, armados y asesorados por la CIA, amenazaba la estabilidad y viabilidad del gobierno. El Presidente Carter suspendió sus vacaciones navideñas y volvió a Washington para mantener consultas urgentes con sus colaboradores. Brzezinski recomendó a Carter que pidiese al Senado que postergara el estudio del tratado SALT II, cancelara la venta de cereales a la URSS, suspendiera los privilegios pesqueros de los barcos soviéticos, y congelara los intercambios económicos y culturales.

Apoyó la venta de armamento moderno a Pakistán, y aseguró el acuerdo con Arabia Saudita para financiar operaciones de ayuda encubierta a los muyahidines afganos. Cabe resaltar que la intervención de los muyahidines, financiados por Arabia Saudí Osama Bin Laden a título personal y la CIA y entrenados por esta última, comenzó bastante antes de la invasión soviética. Así, el 3 de Julio de 1979, bajo supervisión del Consejo de Seguridad Nacional de Brzezinski, se había firmado ya la primera directiva sobre la asistencia clandestina a los opositores del régimen izquierdista de Kabul. Sin embargo, hay que subrayar que incluso la CIA había reconocido el carácter popular y autónomo del PDP y nunca se refirió al PDP como “agente de Moscú”.

Revolución en Irán (1979-1980)

Ante la inminente revolución iraní, dentro de la Administración Carter, Zbigniew Brzezinski fue el máximo valedor de la estrategia de apoyar hasta el último momento al ya debilitado Sha de Persia. Llegando a sugerir una intervención armada de EEUU para mantenerlo en el poder. Una vez consumada su caída, la estrategia de contraataque se basaría en presionar a Saddam Hussein a atacar a Irán.

En la primavera de 1980, Brzezinski indicó que Washington estaba dispuesto a cooperar con Saddam. Le aseguró que EEUU no se opondría si se apoderaba del suroeste de Irán. También convenció a los Gobiernos amigos de Kuwait y Egipto para que aconsejaran a Iraq que atacase Irán.

Para Brzezinski, los acontecimientos confirmaban una correlación de fuerzas mundiales, y obligaban a EEUU a involucrarse en una guerra encubierta de proporciones multicontinentales contra la infiltración soviética en Oriente Medio y América Central.

Últimos años

Zbigniew Brzezinski es miembro de la junta directiva de Council on Foreign Relations, Atlantic Council, National Endowment for Democracy, Center for Strategic and International Studies, y Amnistía Internacional. Es actualmente profesor en la Paul H. Nitze School of Advanced International Studies de la Universidad Johns Hopkins.

Su hijo Mark Brzezinski es un abogado que trabajó en el Consejo de Seguridad Nacional durante la Administración Clinton, y ha integrado el equipo de asesores en política exterior de la campaña presidencial del Senador Barack Obama. Su otro hijo, Ian Brzezinski, ha asesorado a la campaña presidencial del Senador John McCain.

Fue requerido en 2006 ante una audiencia del Senado de Estados Unidos, donde explico que se podría dar un atentado terrorista como el del 11 de Septiembre, para iniciar la guerra contra Irán, afirmó esto: “Un escenario posible para un enfrentamiento militar con Irán implica que el fracaso iraquí alcance los límites americanos; seguido de acusaciones americanas que hagan a Irán responsable de ese fracaso; después, por algunas provocaciones en Irak o un acto terrorista en suelo americano, [acto] del cual se haría responsable a Irán. Esto pudiera culminar con una acción militar americana “defensiva” contra Irán que sumergiría a una América aislada en un profundo lodazal en el que estarían incluidos Irán, Irak, Afganistán y Pakistán“.

Notas

[1] Between two Ages: America’s Role in the Technetronic Era, por Zbigniew Brzezinski, editorial Harper, 1971. Édition française : Révolution technetronique, editorial Calman-Lévy, 1971.

[2] Es igualmente la Comisión Trilateral la que llevará al presidente francés Giscard d’Estaing a escoger como primer ministro a uno de sus miembros, Raymond Barre, profesor de Economía y sin experiencia política.

[3] Brzezinski llama junto a sí a Madeleine K. Albright (cuyo padre sirvió en Checoslovaquia durante el gobierno del suegro de Brzezinki, Eduard Benes), y a los dos teóricos del conflicto o Choque de civilizaciones Bernard Lewis et Samuel P.Huntington.

[4] Le Nouvel Observateur No. 1732, del 15 al 21 de Enero de 1998, p.76.

[5] Citado en «Bribing Montenegro – It didn’t work», por George Szamuely, antiwar, 15 de Junio de 2000.

[6] «Freedom spells B-A-K-U», Counterpunch Magazine, 1999.

[7] Ver: «Freedom House, quand la liberté n’est qu’un slogan», Voltaire, 7 de Septiembre de 2004 artículo en francés que será pronto publicado por la Red Voltaire.

[8] «U.S. and NATO goals in the Balkans», por Lenora Foerstel, International Action Center, 1999.

[9] «Beslán: La responsabilidad del ataque genocida apunta a los anglosajones» por Marivilia Carrasco, Agencia IPI y la redacción de Voltaire, 19 de Septiembre de 2004.

[10] «115 atlantistas contra Rusia» por Thierry Meyssan, Voltaire, 26 de Noviembre de 2004.

Fuente: 1984

El Pentágono se asocia con la OTAN para crear un sistema de guerra ciberespacial global

Posted in atentados,censura y opresion,monitoreo y vigilancia,noticia,nuevo orden mundial,tecnologia por Gonzalo Fernandez en octubre 14, 2010
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Logo de CYBERCOM

13 de Octubre de 2010 – Un comunicado de la agencia Reuters afirma que USA tiene prevista este mes la activación de su Cibermando con capacidad operativa total y “preparado para enfrentarse a cualquier confrontación en el ciberespacio”.

Con vistas a la implantación de un sistema planetario de guerra ciberespacial, el lanzamiento del primer mando militar múltiple del mundo -que incluye a las principales divisiones de las fuerzas del ejército usamericano, es decir, la aviación, la infantería, los marines y la armada- está coordinado con una iniciativa complementaria de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa.

El pasado mes de Septiembre, tras una década de existencia, el mando del Equipo Operativo Conjunto de la Red Global de Operaciones del Departamento de Defensa de USA fue disuelto oficialmente para pasar a integrarse en el nuevo Cibermando de USA (en inglés, CYBERCOM).

Al anunciar dicha transición, el servicio de prensa del Pentágono señaló que el equipo operativo había estado perfeccionando “la mejor manera de operar en el campo de batalla del ciberespacio” con “la doble misión de dirigir ciberoperaciones ofensivas y defensivas” que en 2003 se le habían asignado al Mando Estratégico usamericano (en inglés, STRATCOM), bajo cuyo control estará ahora también el CYBERCOM. Un año después, en 2004, el Equipo Operativo Conjunto de la Red Global de Operaciones fue reconfigurado para que “asumiese el cometido ofensivo” de las actividades de defensa y ataque aquí arriba mencionadas.

El general de las fuerzas aéreas Kevin Chilton, comandante del Mando Estratégico, presidió el 7 de Septiembre la ceremonia de transición. El teniente general de infantería Carroll Pollett, director del Equipo Operativo de la Red Global de Operaciones desde 2008, pasará a ocuparse ahora únicamente de la Agencia de Sistemas de Información de la Defensa, en cuyas dependencias de Arlington (Virginia) tuvo lugar la ceremonia, si bien la Agencia de Sistemas de Información de la Defensa del Pentágono tiene previsto el traslado del CYBERCOM a Fort Meade (Maryland).

Éstas son algunas de las declaraciones del general Pollett durante la celebración:

“[La información] es un imperativo fundamental a la hora de proporcionar a nuestros soldados y a nuestros dirigentes nacionales los medios necesarios para la guerra”.

“El ciberespacio se ha convertido en un nuevo campo de batalla”.

“El ciberespacio ha adquirido una importancia similar a la que tienen tierra, mar y aire. Está claro que debemos defenderlo y volverlo operativo”.

Su definición del ciberespacio como el “quinto espacio militar” forma parte de la retórica habitual de los funcionarios del Pentágono, quienes también lo denominan “quinto campo de batalla espacial”. [2] Cuando los jefes de los ejércitos más poderosos de la historia hablan de añadir una nueva dimensión a las tradicionales -infantería, aviación, marina de guerra, marines y operaciones con satélites y misiles-, no sólo pretenden ampliar los preparativos de la guerra a un nuevo ámbito, sino que éste en buena parte domina a los demás.

El 21 de Mayo, dos semanas después de haberse convertido en el primer comandante del CYBERCOM y del lanzamiento de éste, el general Keith Alexander dijo que el Pentágonodepende de sus redes para el mando y el control, las comunicaciones, la inteligencia, las operaciones y la logística” y que la misión de su mando consiste en “impedir, detectar y defender a nuestra nación de las amenazas que surjan en el ciberespacio”.

El general, que asimismo es director de la Agencia de la Seguridad Nacional del Departamento de Defensa, añadió que es necesario definir “reglas claras de confrontación” para la ciberguerra, que “sirvan tanto para tiempos de paz como de guerra”. [3]

En sus primeras declaraciones públicas desde que asumió el mando, Alexander se refirió a sus funciones en un contexto de guerra.

Unos días antes, Kevin Chilton -director del Mando Estratégico– y William J. Lynn -secretario adjunto de Defensa– también habían declarado que la siguiente prioridad del CYBERCOM sería “desarrollar las reglas de confrontación de la ciberguerra”. [4]

En las raras ocasiones en que los medios de comunicación aluden a la creación por parte del Pentágono de un mando militar para ciberoperaciones sin precedente alguno, la palabra preferida con la que definen sus objetivos es “defensa”. En cambio, cuando los militares y el personal del Departamento de Defensa hablan entre sí, utilizan términos más directos: guerra, combate, tiempos de guerra, reglas de confrontación, campo de batalla, cibercampo de batalla.

En cuanto al uso que suele darle Washington a la palabra defensa, vale la pena recordar que cuando en 1949 USA cambió el nombre del Departamento de la Guerra por el de Departamento de Defensa fue sólo una cuestión de semántica, ya que un año después el Departamento de Defensa se enzarzó en la guerra de Corea.

El ejércitos usamericano no ha defendido su territorio continental desde 1812, cuando USA provocó una guerra contra Gran Bretaña al invadir Canadá. Tampoco ha defendido territorios usamericanos desde su mediocre actuación en Pearl Harbour en 1941 (Hawai pasó a ser un estado 18 años después) y en los combates posteriores en posesiones incluso más remotas: las Filipinas, Guam, la Isla de Wake y el atolón de Midway.

Durante la Primera Guerra Mundial en Europa, inicialmente en Francia y después en la Rusia soviética desde 1917 a 1919, Washington llamó a sus fuerzas armadas lo que eran en realidad: tropas expedicionarias.

En la guerra lanzada por USA y la OTAN contra Yugoslavia en 1999 y en la invasión de Irak cuatro años después, el objetivo prioritario fue la destrucción de las redes eléctricas y las telecomunicaciones de ambos países. En el caso de Yugoslavia se utilizaron bombas de grafito para inutilizar el suministro eléctrico en la nación.

Los recientes rumores sobre el uso del virus informático Stuxnet para atacar la central nuclear civil de Irán en Bushehr son un ejemplo de cómo están desarrollando el CYBERCOM para funciones ofensivas en tiempos de guerra. En un mundo que depende cada vez más de la tecnología de la información, los ciberataques han sustituido a los misiles de crucero y a las bombas de grafito.

Además, con el proyecto Ataque Global Inmediato (Prompt Global Strike) del Pentágono [5] para lanzar misiles balísticos e hipersónicos intercontinentales de crucero a cualquier lugar del mundo en un intervalo de respuesta de 60 minutos -que en el futuro se reducirá hasta ser prácticamente instantáneo- y con el desarrollo de bombarderos supersilenciosos a gran distancia, capaces de evitar los radares y las defensas antiaéreas y de penetrar en el interior del país al que se dirigen, la ostentación del poder global para declarar una ciberguerra dejaría al mundo indefenso ante el chantaje económico y los ataques de los yanquis. Los equivalentes extranjeros del Mando del Pentágono, el control, las comunicaciones, los ordenadores, los servicios de inteligencia, la vigilancia y el sistema de reconocimiento (C4ISR) quedarían neutralizados.

No sólo Irán sería vulnerable, también Rusia y China.

La edición de Octubre-Septiembre de Foreign Affairs, la revista del Consejo de Relaciones Exteriores, incluye un artículo de William Lynn, secretario adjunto de Defensa, titulado “Defending a New Domain: The Pentagon’s Cyberstrategy” [Cómo defender un nuevo dominio: la ciberestrategia del Pentágono], en el que se afirma que “El Pentágono ha construido poderosas defensas por capas en torno a redes militares y ha inaugurado el nuevo Cibermando para integrar las operaciones de ciberdefensa en todos los ejércitos“. [6] En dicho artículo se enumeran los cinco componentes de la estrategia del Pentágono para la ciberguerra:

El ciberespacio debe equipararse a la tierra, el mar y el aire en lo que respecta a la guerra;

Cualquier posición defensiva debe ir más allá del mero mantenimiento del ciberespacio “limpio de enemigos” para incluir operaciones sofisticadas y precisas que permitan una reacción inmediata;

Las ciberdefensas no deben limitarse al mundo informático, sino extenderse a las redes comerciales, controladas por el Departamento de Seguridad Territorial [Homeland Security];

Con vistas a implantar un sistema eficaz de “alerta compartida” ante las amenazas se ha de posibilitar el establecimiento de ciberdefensas con aliados internacionales y

El Departamento de Defensa debe prestar su ayuda para mantener e incrementar el dominio tecnológico usamericano y mejorar el proceso de adquisiciones para no quedarse rezagados ante la celeridad y la agilidad con que evoluciona la industria de la tecnología de la información (IT). [7]

Antes de la cumbre de la OTAN, que tendrá lugar en Portugal los días 19 y 20 de Noviembre, el Departamento de Defensa tiene previsto publicar este otoño un documento de ciberestrategia, cuya aparición estará sincronizada con la puesta en funciones del CYBERCOM a pleno rendimiento.

El 28 de agosto, el Washington Post publicó un artículo titulado “El Pentágono considera los ataques preventivos como parte de la estrategia de ciberdefensa”, que detallaba lo siguiente:

El Departamento de Defensa está utilizando un “enfoque agresivo” de las ciberoperaciones, en el que “se incluyen acciones preventivas tales como la destrucción de la red de ordenadores de un adversario en ultramar”.

Según se deduce de los documentos del presupuesto destinado al Pentágono, éste está desarrollando toda una serie de potenciales armamentísticos que le permitirán “atacar y explotar los sistemas de información del enemigo mediante el engaño, la negación, la afectación, la perturbación y la destrucción de tales sistemas”.

El despliegue del software y del hardware para tales planes es “el siguiente paso lógico de la ciberestrategia general que William J. Lynn III, secretario adjunto de Defensa, presentó la semana pasada”, a saber, una “defensa activa”. [8]

En Agosto, el general Keith Alexander, director del CYBERCOM, intervino en la conferencia LandWarNet 2010 en Tampa (Florida), cuyo tema era “Cómo alcanzar el ciberdominio mundial de los mandos conjuntos”. Reiteró en ella el argumento de que “el ciberespacio es ahora un escenario a considerar junto a los de tierra, mar y aire”. [9] Con un tono mucho más inquietante, añadió: “Hemos de poseer potencialidad ofensiva para destruir en tiempo real a quien trate de atacarnos”. [10]

Por “defensa activa” debe entenderse la capacidad de iniciar los ataques preventivos no sólo contra piratas informáticos individuales, sino también contra redes enteras de ordenadores nacionales.

El Washington Post citó las palabras de un alto funcionario no identificado del Pentágono, el cual sostuvo la misma posición: “Creo que tenemos claro que para asegurar la integridad de nuestras redes militares hemos de llegar hasta donde sea posible -una vez que sepamos de dónde viene la amenaza- para tratar de eliminar dicha amenaza allá donde podamos”, incluso si “al atacar el ordenador de un atacante en otro país infringimos su soberanía”. [11]

Un periodista del mismo diario advirtió que “el Pentágono tiene reglas vigentes de confrontación para la defensa de la red, tales como el derecho de defensa propia, pero puede que no sea tarea fácil establecer la línea que separa la defensa propia de la acción ofensiva”. [12]

Las reacciones a tales declaraciones y a otras parecidas no se han hecho esperar desde Rusia y China, aunque no de fuentes oficiales. El mes pasado, un sitio web ruso publicó un análisis bajo el título de “USA está preparado para tumbar la red de Internet en todo el mundo”, en el que se decía que “a partir del 1 de Octubre [la fecha original en que se iba a poner en marcha el CYBERCOM como mando independiente], miles de piratas informáticos militares y de espías usamericanos iniciarán sus actividades de ciberguerra”. [13]

El autor recordó a sus lectores que en Abril de este año Leon Panetta, director de la CIA, dio a conocer el proyecto de esta agencia para los próximos cinco años, CIA 2015, cuyo “segundo pilar” incluye “la inversión en tecnología para que la agencia incremente su alcance analítico y operacional y sea más eficiente. El personal de la agencia debe poder operar con eficacia y seguridad en un entorno de información mundial que cambia con suma celeridad. El plan incrementa el potencial de la CIA para la recopilación técnica por parte de su personal y proporciona herramientas avanzadas de software…” [14]

En Mayo, el mismo mes en el que el CYBERCOM inició sus actividades, la Casa Blanca aprobó la Evaluación de la política ciberespacial [Cyberspace Policy Review] de este año.

La fuente rusa señala también que “numerosas publicaciones en los medios usamericanos dan a entender que la reforma de las Ciberfuerzas de Defensa Nacional, así como la introducción de la doctrina y de la estrategia de la ciberguerra están a punto de completarse. En cuanto a la ciberestrategia, podemos suponer que sigue la línea habitual del concepto de liderazgo mundial que tiene USA” [15]

Hace unas semanas, el Global Times publicó un artículo de un investigador del Centro de Investigación y Desarrollo del Consejo de Estado de China en el que se leía lo siguiente: “Controlar el mundo mediante el control de Internet ha sido la estrategia dominante de USA” y “la estrategia de seguridad de información nacional de ese país ha evolucionado desde la prevención hasta la del ataque preventivo”.

El objetivo final de USA consiste en [ser capaz de] abrir y cerrar partes de Internet a voluntad”.

El artículo afirma que en 2004 USA eliminó el nombre del dominio “ly” e inhabilitó todos los servicios de Internet en Libia y que “en Mayo de 2009 Microsoft anunció en su sitio web que cancelaría el servicio de Windows Live Messenger para Cuba, Siria, Irán, Sudán y Corea del Norte, de conformidad con la legislación de USA”. [16]

El artículo del Washington Post citado más arriba añadía que el cierre de una página web saudí en 2006 “afectó colateral e involuntariamente a más de 300 servidores de Internet en Arabia Saudí, Alemania y Texas”. [17]

El autor chino afirmó, además, que “USA monopoliza las cinco áreas esenciales de la infraestructura de Internet“:

  • Las grandes empresas de tecnología de la información (IT), que fabrican ordenadores de alto rendimiento, sistemas operativos, tecnologías de bases de datos, tecnologías de redes de la conmutación y bibliotecas de recursos de la información.
  • En todo el mundo, alrededor del 92,3% de los ordenadores personales y el 80,4% de los superordenadores utilizan chips de Intel, mientras que el 91,8% de los ordenadores personales utilizan sistemas operativos de Microsoft y el 98% de la tecnología básica de los servidores está en manos de IBM y Hewlett-Packard.
  • Por otro lado, el 89,7% del software de bases de datos lo controla Oracle y Microsoft y el 93,5% de la tecnología patentada esencial de las redes de conmutación está en manos de compañías usamericanas.
  • Una vez que ha controlado la infraestructura de Internet y los sistemas de hardware y software, USA pasa ahora a controlar el contenido de Internet.

El gobierno usamericano ha adoptado el macrocontrol y se ha centrado en la financiación para utilizar de forma activa a las grandes empresas de tecnología de la información con la finalidad de crear una infraestructura global de Internet que pueda manipular. [18]

Además, mencionó que el senador Joseph Lieberman, presidente del Comité Senatorial de Seguridad Interna y Asuntos Gubernamentales, presentó recientemente a sus colegas del Senado una propuesta de ley de Protección del Ciberespacio como un valor nacional que permitiría que el presidente “pudiese ordenar a Google, Yahoo y a otros motores de búsqueda que suspendiesen los servicios de Internet“.

Y, además, otros proveedores de Internet en USA podrían pasar bajo el control del presidente cuando se produzca ‘una situación de urgencia’ en Internet“.

Si esto ocurre, el presidente de USA tendría oficialmente el poder de abrir o cerrar Internet“. [19]

Los temores de los expertos chinos se confirmaron tras las declaraciones del general de la fuerza aérea Michael Hayden -director de la Agencia de Seguridad Nacional desde 1999 a 2005, subdirector de la Inteligencia Nacional desde 2005 a 2006 y director de la CIA de 2006 a 2009-, quien el mes pasado afirmó, con palabras que luego difundió Reuters, que “el ciberterrorismo supone una amenaza de tal calibre que el presidente de USA debería tener autoridad para cerrar Internet en caso de ataque”. Exactamente dijo lo que sigue: “Mi opinión es que probablemente haya que legislar algún tipo de potestad para que el presidente tome medidas urgentes… cuando considere que deba tomarlas”. [20]

El Pentágono y la Casa Blanca no pretenden actuar solos en la puesta a punto de una estructura internacional de guerra cibernética.

En Mayo, poco después de la inauguración del CYBERCOM, los expertos usamericanos en seguridad de la ciberguerra se reunieron durante un simposio de dos días sobre control estratégico del ciberespacio celebrado en Omaha (Nebraska); entre ellos había “cibercomandantes de varios mandos usamericanos de combate, de la OTAN, de Japón y de Reino Unido”. [21]

En el mismo mes de Mayo, el grupo de expertos de la OTAN, dirigido por la ex secretaria de Estado Madeleine Albright, publicó su informe OTAN 2010, en el cual se afirma que “la OTAN debería planificar la organización de un paquete de medidas de ciberdefensa que incluya elementos pasivos y activos”. [22]

Tres semanas después, un artículo del Sunday Times de Londres reveló que “en un informe del grupo de Albright se afirma que un ciberataque contra la infraestructura esencial de un país de la OTAN podría equivaler a un ataque armado, lo cual justificaría una respuesta“.

Un ataque a gran escala contra los sistemas de mando y control de la OTAN o contra las redes de suministro de energía podría posiblemente llevar a medidas de defensa colectiva, según especifica el artículo 5′, afirmaron los expertos”.

El artículo citaba además a un experto jurídico del Centro Cooperativo de Calidad de la Ciberdefensa de la OTAN, establecido en Estonia en 2008, el cual afirma que “debido a que el efecto de un ciberataque podría equivaler al de un ataque armado, no hay por qué volver a redactar los tratados que están en vigor”. Se estaba refiriendo a los artículos 4 y 5 de la Alianza: el 4 sirvió para justificar el transporte de misiles antibalísticos Patriot a Turquía durante los preparativos de la guerra contra Irak en 2004 y el 5 para justificar la participación de la OTAN en la guerra de Afganistán; ambos podrían invocarse y activarse en caso de ciberataque.

El artículo del Sunday Times añade:

La OTAN se toma muy en serio las advertencias de los servicios de inteligencia de toda Europa de que los ciberataques lanzados desde Rusia y China son una amenaza cada vez mayor“.

La OTAN está sopesando el uso de la fuerza militar contra enemigos que lancen ciberataques contra los Estados miembros“.

Este cambio se debe a una serie de ataques rusos de piratería informática contra miembros de la OTAN y a las advertencias de los servicios de inteligencia sobre la creciente amenaza en proveniencia de China“. [23]

El mes pasado se celebró en Tallín, la capital de Estonia, el 13º Taller de Ciberdefensa. En el discurso que pronunció ante los asistentes, el ministro de Defensa, Jaak Aaviksoo, afirmó: “Los potentes sistemas de ciberseguridad nacional de los aliados construirán bloques de ciberdefensa de la OTAN de una estructura contundente”. [24]

En junio, en el centro de la OTAN en Estonia, país fronterizo con Rusia, se celebró una conferencia de cuatro días de duración bajo el título de “Cómo abordar los conflictos cibernéticos”. Melissa Hathaway, directora de ciberseguridad del Consejo Nacional de Seguridad de USA, pronunció un discurso que estableció la tónica de la conferencia.

Gloria Craig, directora de Política Internacional de Seguridad del Ministerio de Defensa de Reino Unido, insistió en la urgencia de ampliar la capacidad de defensa frente a los ciberataques al afirmar que “en estos momentos, la OTAN no está preparada para un ciberataque global”. [25]

También en Junio, unos “cien participantes de las principales empresas globales de tecnología de la información, del sector bancario, de la comunidad de la inteligencia, de la OTAN, la UE y otras instituciones” asistieron en Rumania a la conferencia “La ciberdefensa en el contexto de la nueva estrategia de la OTAN”, de la cual se hizo pública una declaración en la que se manifiesta que “la OTAN debe incrementar sus esfuerzos para responder al peligro de los ciberataques mediante la protección de sus propias comunicaciones y sistemas de mando, ayudando a los aliados a mejorar su capacidad para evitar ataques y recuperarse de ellos y a desarrollar un paquete de medidas de ciberdefensa…”. [26]

En Agosto, la OTAN reveló que ha creado una División de Amenazas Emergentes contra la Seguridadcon el fin de ocuparse del creciente espectro de amenazas y riesgos inhabituales”, lo cual incluye las ciberoperaciones. “La División de Amenazas Emergentes contra la Seguridad unifica varias ramas del conocimiento ya existentes, pero hasta ahora separadas, en los cuarteles generales de la OTAN. La unificación de esta labor en una única División nos aportará mayor concentración y visibilidad”. [27]

Este mes, la Agencia de Consulta, Mando y Control (NC3Q) organizó una conferencia en la República Checa y la Agencia de Adquisición de Tecnologías Avanzadas de la Alianza anunció que “la OTAN está evaluando la inversión de hasta 930 millones de euros (1,3 mil millones de dólares) en 2011 y 2012 en proyectos de varios años para enfrentarse a los retos esenciales de la seguridad, tales como la ciberdefensa, el apoyo a la OTAN en Afganistán y a la seguridad marítima”. [28]

Un informe reciente divulgó que, en una entrevista con el Suddeutsche Zeitung, Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN, afirmó que quería que la Alianzaampliara la definición de los ataques que provocan la activación de la Alianza para que incluya los ciberataques” [30] como parte del nuevo concepto estratégico al que adherirse en su cumbre del mes próximo.

A mediados de septiembre William J. Lynn, segundo en la línea de mando del Pentágono, se encontraba en Bruselas para disertar ante el Consejo del Atlántico Norte, el principal órgano de gobierno de la OTAN, y de un comité de expertos en seguridad. [29]

Para movilizar a los militares aliados de Washington con vistas a la cumbre de Noviembre, afirmó: “La OTAN tiene un escudo nuclear, está construyendo un escudo de defensa [con misiles] cada vez más poderoso, necesita un ciberescudo también… Las alertas compartidas de la guerra fría deben aplicarse a la ciberseguridad en el siglo XXI. Del mismo modo que nuestras defensas aéreas y nuestros misiles defensivos están vinculados, también debe estarlo nuestra ciberdefensa”. [31]

Cuando Lynn llegó a Bruselas, los mandos de USA y Europa estaban terminando los quince días de maniobras conjuntas de 2010 -”los sistemas militares de comunicaciones e información más importantes del mundo”- en el Centro conjunto de simulaciones multinacionales del área de entrenamiento de Grafenwoehr (Alemania). En total había 1400 participantes de 40 países: Alemania, Austria, Afganistán, Armenia, Albania, Azerbayán, Bulgaria, Bosnia, Canadá, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, España, Francia, Finlandia, Georgia, Hungría, Italia, Iraq, Irlanda, Kazajistán, Lituania, Macedonia, Moldava, Montenegro, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Serbia, Suecia, Turquía, Ucrania y USA.

Un portavoz de los mandos de USA y Europa declaró lo siguiente a propósito de dicho evento: “Ahora tenemos una ‘operación’ en el Pacífico, la Operación Pacífico. Otra en USA, que utiliza a Sudamérica y Canadá para interconectar su red de sistemas de comunicación. Estas maniobras que estamos realizando aquí, en Grafenwoehr, tienen ramificaciones por todo el mundo y los principales mandos están poniendo a punto su propia versión”. [32]

Desde 2006, USA también ha dirigido las maniobras militares de la Operación África en ese continente, las “mayores maniobras de interoperabilidad en las comunicaciones de África” [33], primero bajo el mando conjunto de USA y Europa y, en fechas recientes, bajo el nuevo mando de USA y África. Las maniobras de la Operación África 2010 se realizaron en agosto en Ghana con la participación de 36 naciones africanas.

La palabra adecuada para describir la red militar que el Pentágono ha construido en los últimos años es “global” (Worldwide), como lo evidencian las naciones participantes bajo el mando usamericano en la Operación Combinada de 2010 y en la Operación África 2010: 75 países, incluidos Afganistán e Irak.

Las maniobras de entrenamiento multinacional dirigidas por USA y las simulaciones de guerra se celebran de forma habitual y a igual escala en toda Europa. En este momento se celebra el segundo año de las maniobras Combatientes Unidos (Joint Warriors) -la mayor simulación de guerra de Europa- a poca distancia de la costa y bajo el cielo de Escocia, con 30 países, 10.000 soldados, 30 barcos de guerra, tres submarinos y 21 unidades aéreas y helicópteros. Maniobras militares de tamaño comparable se realizaron durante el verano en la zona de Asia-Pacífico, cuando USA dirigió las simulaciones de guerra de las 14 naciones del Pacífico, las mayores maniobras marítimas multinacionales del mundo, con la participación de 22.000 soldados, 34 barcos, cinco submarinos y más de 100 aviones. [34]

Las maniobras de la Operación Conjunta, que tuvieron lugar del 3 al 15 de septiembre en Alemania, incluyeron por primera vez un componente de ciberdefensa. Participantes de 26 países y dos organizaciones, la OTAN, y el Centro Cooperativo de Calidad de la Ciberdefensa, con sede en Estonia, participaron en la planificación de las ciberoperaciones en el Centro Conjunto de Simulaciones Multinacionales, en Grafenwoehr.

Desde el fin de la guerra fría, y especialmente en la pasada década, el Pentágono ha expandido sus actividades por todo el mundo: bombardeos, guerras, invasiones, maniobras multinacionales y simulaciones de guerra, construcción de bases y golpes militares, despliegue de misiles y escudos, programas de entrenamiento y establecimiento de redes de transporte militar.

Gracias a la expansión hacia el Este, la OTAN es hoy día el único bloque militar del mundo y, con la implantación hace dos años del mando de USA y África, USA ha alcanzado el control militar de dos continentes enteros.

Tiene aliados en prácticamente todas las naciones de Europa, África, Oriente Próximo y Asia y ha ubicado nuevas bases y otras instalaciones militares en el este de Europa, África, Oriente Próximo, Asia, el Pacífico sur, Sudamérica: Kosovo, Bulgaria, Rumania, Hungría, Polonia, Djibouti, Seychelles, Iraq, Israel, Kuwait, Afganistán, Kirguistán, Australia y Colombia.

Washington ha incrementado su presencia militar en varios continentes para alcanzar sus objetivos geopolíticos del siglo XXI. Con el fin de controlar el acceso y el transporte de los hidrocarburos, el Pentágono ha expandido su presencia en el Golfo Pérsico, en el Golfo de Guinea, en el Mar Negro y en las naciones cercanas al Mar Caspio. Con la reactivación en 2008 de su Cuarta Flota, USA se ha posicionado para dominar el Caribe, incluidos Colombia, Venezuela y Panamá en su orilla sur.

USA está preparando un sistema global para interceptar misiles mediante el despliegue -directamente y con sus aliados- de los sistemas Patriot Advanced Capability-3, Standard Missile-3, Terminal High Altitude Area Defense y otros componentes de misiles-escudo en Polonia, Israel, Bahrain, Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Japón, Corea del Sur y Australia, con el Mar Negro, el Mar Mediterráneo, el Mar Báltico y el Cáucaso Sur como futuros lugares previstos.

El Pentágono no va a descansar hasta que logre dominar por completo el mundo y lo que hay por encima del mundo. A su superioridad militar en los ámbitos de tierra, mar y aire ahora está añadiendo el control del quinto campo de batalla: el ciberespacio.

Notas:

[1] American Forces Press Service, September 8, 2010.

[2] U.S. Cyber Command: Waging War In World’s Fifth Battlespace Stop NATO, 26 de mayo de 2010. http://rickrozoff.wordpress.com/2010/05/26/u-s-cyber-command-waging-war-in-worlds-fifth-battlespace

[3] Agence France-Presse, 4 de junio de 2010.

[4] Stars and Stripes, 2 de junio de 2010.

[5] Prompt Global Strike: World Military Superiority Without Nuclear Weapons.
Stop NATO, 10 de abril de 2010. http://rickrozoff.wordpress.com/2010/04/10/prompt-global-strike-world-military-superiority-without-nuclear-weapons

[6] William J. Lynn III, Defending a New Domain:The Pentagon’s Cyberstrategy.
Foreign Affairs, Septiembre/Octubre de 2010 http://www.foreignaffairs.com/articles/66552/william-j-lynn-iii/defending-a-new-domain

[7] U.S. Department of Defense, 25 de agosto de 2010. http://www.defense.gov/news/newsarticle.aspx?id=60600

[8] Ellen Nakashima, Pentagon considers preemptive strikes as part of cyber-defense strategy. Washington Post, 28 de agosto de 2010 http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2010/08/28/AR2010082803849.html

[9] United States Army, 4 de agosto de 2010.

[10] Army News Service, 3 de agosto de 2010.

[11] Washington Post, 28 de agosto de 2010.

[12] Ibid.

[13] Leonid Savin, US gets ready to knock the world offline Strategic Culture Foundation, 6 de septiembre de 2010. http://www.strategic-culture.org/news/2010/09/06/us-gets-ready-to-knock-the-world-offline.html

[14] Central Intelligence Agency, 26 de abril de 2010.

[15] Strategic Culture Foundation, 6 de septiembre de 2010.

[16] Chen Baoguo, US controls threaten Internet freedom.
Global Times, 24 de agosto de 2010 http://opinion.globaltimes.cn/commentary/2010-08/566394.html

[17] Washington Post, 28 de agosto de 2010.

[18] Global Times, 24 de agosto de 2010.

[19] Ibid.

[20] Reuters, 26 de septiembre de 2010.

[21] Stars and Stripes, 2 de junio de 2010.

[22] North Atlantic Treaty Organization http://www.nato.int/strategic-concept/expertsreport.pdf

[23] Sunday Times, 6 de junio de 2010.

[24] North Atlantic Treaty Organization, 3 de junio de 2010.

[25] Agence France-Presse, 9 de junio de 2010.

[26] North Atlantic Treaty Organization, 7 de junio de 2010.

[27] Defence Professionals (Germany), 4 de agosto de 2010.

[28] Reuters, 7 de octubre de 2010.

[29] NATO Provides Pentagon Nuclear, Missile And Cyber Shields Over Europe. Stop NATO, 22 de septiembre de 2010 http://rickrozoff.wordpress.com/2010/09/22/2463

[30] The H Security, 1 de octubre de 2010.

[31] Agence France-Presse, 15 de septiembre de 2010.

[32] United States European Command, 8 de septiembre de 2010.

[33] U.S. Africa Command, 12 de enero de 2010.

[34] Asia: Pentagon Revives And Expands Cold War Military Blocs. Stop NATO, 14 de septiembre de 2010 http://rickrozoff.wordpress.com/2010/09/15/asia-pentagon-revives-and-expands-cold-war-military-blocs

Fuente: Aporrea.org