Gonzalo Anti New World Order


La Cumbre del BRICS: Nuevo formato de cooperación económica

En Sanya, en la isla china de Hainan, se inauguró la cumbre del BRICS donde los líderes de los cinco grandes países emergentes del grupo (Rusia, Brasil, India, China y Sudáfrica) abordaron los problemas palpitantes de la actualidad.

El plan de acción del BRICKS

La cumbre comenzó con la recepción ante periodistas en la que el presidente chino, Hu Jintao, dio la bienvenida al balneario de Sanya a sus homólogos Dilma Rousseff, de Brasil; Dmitri Medvédev, de Rusia; Jacob Zuma, de Sudáfrica; y al primer ministro indio, Manmohan Singh.

La intensificación del comercio dentro del grupo BRICS se ha convertido en uno de los temas principales de la cumbre. Los líderes han elaborado un plan de acción para desarrollar las relaciones económicas y la cooperación de las estructuras de la sociedad cívica.

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, calificó el plan de «prometedor«.

«Es un acontecimiento importante de nuestra reunión, se hace hincapié en este plan en el fomento de las relaciones económicas y la interacción en el marco del Grupo de los 20«, subrayó Medvédev, al intervenir con una declaración sobre los resultados de la cumbre de BRICS.

La cooperación en la esfera entre instituciones financieras

Los países del BRICS han firmado un memorando de cooperación entre las instituciones financieras de los miembros que prevé el empleo de las monedas nacionales en prestación de líneas de crédito entre los participantes del bloque.

Además, los miembros del BRICS expresaron su inquietud por las fluctuaciones de los precios de materias primas, que representa una nueva amenaza para la economía global.

La situación en Libia

Sin embargo, no todo giró en torno a asuntos económicos: los países también prestaron atención a la situación en Oriente Medio y África del Norte.

Los miembros del BRICS votaron unánimemente en contra de la campaña de bombardeos aéreos en Libia efectuada  por Occidente.

«Nuestra opinión común es que la resolución debe garantizarse únicamente por medios político-diplomáticos en lugar de la fuerza. En este contexto, apreciamos los esfuerzos de mediación de la misión de la Unión Africana, encabezada por el presidente de Sudáfrica«, dijo Medvédev.

Apoyo a Japón

Además, los países del BRICS se mostraron dispuestos para prestar ayuda a Japón, devastado por las calamidades del 11 de Marzo.

El presidente ruso propuso crear un mecanismo de asistencia mutua para situaciones de emergencia.

Los problemas climáticos

La zona de interés de BRICS se amplia gradualmente. Por primera vez los participantes de la cumbre llamaron la atención sobre los problemas ambientales en el mundo inspirados por la isla china de Hainan, uno de los lugares más limpios del planeta. Los miembros acordaron adaptar las economías a los cambios climáticos.

La cumbre se realizó por primera vez con la participación de Sudáfrica, que se sumó oficialmente al grupo de estados emergentes BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

Fuente: Russia Today

Artículo relacionado:

Países del BRIC reclaman un Nuevo Orden Mundial

Las cuatro nuevas potencias reclamaron que India y Brasil ingresen como miembros permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Brasil, Rusia, India y China, que integran el BRIC, afianzaron la noche del 15 de Abril su reclamo de un Nuevo Orden Mundial con un decidido apoyo para que India y Brasil accedan al Consejo de Seguridad de la ONU como miembros permanentes y el impulso de un plan de uso de monedas locales en sus transacciones comerciales.

Los presidentes de los cuatro países elaboraron durante la cumbre celebrada en Brasilia un documento conjunto en el que reclaman una mayor regulación del sistema financiero global y convinieron en estudiar el uso de monedas locales en las transacciones del grupo.

El documento, de 33 artículos, sostiene que la crisis económica global demostró que es preciso implementar una mayor «regulación y supervisión de todos los segmentos del mercado financiero«, reseñó la agencia italiana Ansa.

En el plano político, el bloque apoyó en ese documento las aspiraciones de Brasil e India de integrar el Consejo de Seguridad de la ONU como miembros permanentes y planteó la necesidad de reformar a esa institución.

Los consensos logrados por los gobernantes de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; de China, Hu Jintao; de la India, Manmohan Singh, y de Rusia, Dimitri Medvedev, serán llevados a la próxima cumbre financiera del G20, a celebrarse en Junio en Canadá, y se basan principalmente en la demanda de mayor poder para los países emergentes y en desarrollo en los mecanismos globales de decisión.

Los resultados de la conferencia (anticipada en un día a raíz de la necesidad de Hu de regresar a China tras el terremoto en la provincia de Qinghai) fueron celebrados por los mandatarios, reflejó DPA.

«Brasil, Rusia, la India y China tienen un papel fundamental a jugar en la construcción de ese Nuevo Orden Internacional más justo, representativo y seguro«, dijo el dueño de casa, Lula da Silva.

Un punto de vista casi idéntico expresaron sus colegas. «Nosotros apoyamos un Orden Mundial democrático, justo y multipolar, con Naciones Unidas desempeñando un papel central para enfrentar esos retos«, dijo Singh, mientras que Medvedev enfatizó el interés ruso en lograr «un Sistema Internacional más justo y equitativo para superar la crisis económica mundial«.

Los cuatro países también reiteraron su disposición de avanzar en las negociaciones destinadas a afianzar su cooperación monetaria, con el objetivo final de permitir que el comercio entre los miembros del BRIC pueda hacerse en monedas locales, prescindiendo del dólar.

La coincidencia de puntos de vista frente a la necesidad de reformar la estructura financiera mundial nacida de los acuerdos de Bretton Woods fue el resultado más sobresaliente de la conferencia, que resultó también en la firma de un memorando de entendimiento entre los bancos de fomento de los cuatro países, para ampliar la financiación de proyectos de infraestructura de interés común.

El otro tema destacado en las conversaciones de la cumbre (el conflicto en torno al programa nuclear de Irán) no fue mencionado en el documento final, pese a los esfuerzos de Lula por buscar apoyo a su posición contraria a la adopción de nuevas sanciones contra el país persa y en favor de una salida negociada.

Según el canciller Celso Amorim, Lula reiteró la posición brasileña en las reuniones bilaterales que sostuvo ayer con Singh y con Hu antes de la cumbre, y detectó «muchas afinidades, incluso de puntos de vista» por parte de los gobernantes de la India y de China.

«Nuestra impresión es que la visión de ellos es que la eficacia de las sanciones es muy discutible«, dijo Amorim, quien este viernes recibirá en Brasilia al representante de otro gobierno que se resiste a la propuesta de sanciones impulsada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el canciller de Turquía, Ahmet Davutoglu.

Sin embargo, el ministro brasileño dio muestras de que el respaldo de Lula a Irán también depende de la disposición del presidente Mahmud Ahmadinejad de hacer concesiones.

«Es muy importante que el gobierno de Irán muestre flexibilidad en este tema, porque deseamos que Irán tenga derecho a su programa nuclear para fines pacíficos, pero también es importante que la comunidad internacional se sienta cómoda (frente a la certeza) de que ese programa no tiene fines militares«, dijo Amorim, citó DPA.

Esa posición quedó reflejada en la «Declaración de Brasilia«, divulgada al final de la Cumbre del Foro de Diálogo IBAS (la India, Brasil y Sudáfrica), que antecedió la conferencia del BRIC.

Ese documento defiende el derecho de Irán a «desarrollar programas nucleares con fines pacíficos«, pero enfatiza que debe hacerlo «de conformidad con sus obligaciones internacionales«.

El texto insta asimismo al gobierno de Ahmadinejad a «cooperar totalmente» con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y a cumplir «las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de la ONU» sobre ese tema.

Fuente 1: Télam

Fuente 2: Crítica Digital