Gonzalo Anti New World Order


EEUU pagó millones por dudoso “software antiterrorista”

Las autoridades de EEUU pagaron millones de dólares durante ocho años a un hombre que se comprometió a desarrollar una tecnología computacional para detectar planes terroristas, incluyendo “mensajes clandestinos” de un canal árabe. Ahora, Washington hace todo lo posible para encubrir el hecho argumentando que se tratata de un secreto de Estado.

Sin embargo, fuentes involucradas en la historia dijeron que el Gobierno trata de evitar que se filtre cómo se vio víctima de fraude por parte de un programador.

Dennis Montgomery, en el pasado un especialista en biometría, se encontró en el centro de una historia que incluye el temor al terrorismo, consultas secretas en la Casa Blanca, el respaldo de influyentes republicanos y negocios clandestinos.

Según varios funcionarios actuales y antiguos, socios de negocio y documentos a los que alude el diario estadounidense The New York Times, el programador y sus socios recibieron más de 20 millones de dólares durante ocho años en contratos gubernamentales por un programa computacional presuntamente capaz de prevenir futuros ataques de la red internacional terrorista Al Qaeda. Sin embargo, las fuentes señalaron que es muy probable que el programa haya sido un fraude y que la CIA y la Fuerza Aérea habrían sido engañadas.

Montgomery afirmaba que su programa podía descifrar mensajes terroristas supuestamente cifrados en reportajes de Al-Yazira, detectar a terroristas en videos grabados por vehículos aéreos no tripulados y localizar submarinos hostiles.

Desde el 11-S, el Gobierno estadounidense ha asignado miles de millones de dólares para combatir el terrorismo internacional, por tanto, tan efectivo nuevo instrumento contra los terroristas no pudo ser ignorado por los funcionarios del Gobierno.

La CIA parece haber empezado a dudar de la tecnología de Montgomery en 2003, pero no compartió sus preocupaciones con los militares. Algunos colegas del programador informaron a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en 2006 de que él había manipulado reiteradamente los resultados de pruebas de su programa durante las presentaciones para funcionarios. Esto no impidió, sin embargo, que Montgomery obtuviera un nuevo contrato de la Fuerza Aérea, por 3 millones de dólares, pese a que el oficial encargado del contrato confesó que estuvo al tanto de que otras agencias se mostraban escépticos sobre el programa.

Según un estudio anunciado en Enero pasado, el Pentágono pagó 285.000 millones de dólares durante tres años en contratos a más de 120 empresas acusadas de fraude o violaciones.

El ascenso en negocios para Montgomery empezó en 1998 cuando cofundó la empresa eTreppidTechnologies con su socio Warren Trepp, inversionista en bonos de alto riesgo. En aquel entonces, Montgomery dijo haber inventado una tecnología para colorear filmes que no fue de interés para Hollywood. Empero, encontraron clientes en 2002 al optar por aplicaciones de demanda política.

Con la ayuda del congresista Jim Gibbons, un republicano que se convertiría en gobernador de Nevada y viejo amigo de Trepp, la empresa captó la atención de los funcionarios de inteligencia en Washington al afirmar Montgomery haber inventado una tecnología para descifrar mensajes terroristas en las emisiones de Al-Yazira.

La empresa muy pronto obtuvo casi 10 millones de dólares en contratos del Mando de Operaciones Especiales y la Fuerza Aérea, la última por la tecnología de localizar a terroristas a través de videos grabados por vehículos aéreos no tripulados.

En Diciembre de 2003, Montgomery advirtió que hubo información cifrada en Al-Yazira de que algunos aviones con rumbo a EEUU desde el Reino Unido, Francia y México eran metas de un posible secuestro. A raíz de esa información el entonces presidente George W. Bush ordenó hacer regresar los aviones antes de que entraran el espacio aéreo estadounidense.

Tras el incidente, las autoridades francesas realizaron un estudio secreto y concluyeron que la tecnología era falsa.

Después de una amarga pelea entre Montgomery y Trepp en 2006 que llevó a una serie de demandas, el FBI y la Fuerza Aérea enviaron a sus jueces de instrucción a eTreppid para investigar las acusaciones contra Montgomery de que presuntamente había robado los datos digitales de los sistemas de la empresa.

En entrevistas, varios empleados afirmaron que Montgomery había manipulado reiteradamente los resultados de las pruebas de su programa durante las presentaciones para funcionarios gubernamentales, según documentos de Gobierno.

La investigación fracasó, sin embargo, cuando un juez dictaminó que el FBI había realizado un registro indebido del domicilio del programador.

La administración Bush declaró que algunos detalles confidenciales sobre el uso del software de Montgomery era un “secreto de Estado” que podría causar graves daños si se daba a conocer en la corte.

En otoño pasado, los jueces federales en Montana y Nevada, que supervisaban algunas de las demandas, emitieron órdenes de mantener los materiales en secreto.

Fuente: Russia Today

Tom Cruise, en apuros por una investigación del FBI a la Cienciología

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) investiga si la Iglesia de la Cienciología practica la esclavitud sobre algunos de sus miembros,según se afirma en un extenso artículo que incluirá el próximo número de la revista The New Yorker.

Al menos desde 2009, el FBI ha hecho entrevistas a antiguos miembros de esa iglesia a la que pertenecen artistas tan conocidos como Tom Cruise o John Travolta, debido a las acusaciones que recibió sobre esas supuestas prácticas y el caso aún sigue abierto, según el citado artículo, que puede leerse en la web de la revista.

La pieza, firmada por el conocido periodista Lawrence Wright y que ocupará 26 páginas del número del 14 de Febrero de la prestigiosa revista, rinde cuenta de supuestos casos de maltrato a miembros de la iglesia que quieren abandonarla y de cómo se confina a miembros a los que hay que “reeducar” en unos campos durante años, donde trabajan a cambio de nada o pequeñas retribuciones.

Además, se detallan casos de supuesto abuso físico y psicológico cometidos por el jefe de la iglesia, David Miscavige, íntimo amigo y padrino del actor Tom Cruise en su boda con Katie Holmes.

Precisamente una parte del artículo se centra en el propio Cruise, de quien se dice que se ha aprovechado en varias ocasiones de miembros de la Cienciología, a quienes se ordenó que reformaran un hangar y una de sus oficinas en California, dos motocicletas y uno de sus automóviles y a quienes el conocido actor pagó 50 dólares semanales.

Así lo relata a la revista John Brousseau, ex cuñado de Miscavige y que fue perseguido por medio país por miembros de la iglesia cuando intentó abandonarla.

Sin embargo, el peso del artículo recae sobre declaraciones dadas a la revista por el cineasta Paul Haggis, el cineastaganador de dos premios Oscar por ‘Crash’ (2004) y quien abandonó en 2009 su militancia en la Iglesia de la Cienciología ante el rechazo de esta organización al matrimonio homosexual. “Estuve en la iglesia durante 34 años. Todo el mundo podía ver lo que pasaba, pero yo no sé por qué no podía verlo“, señala el director, quien detalla cómo entró en contacto con la Cienciología, el proceso que vivió durante décadas en su seno y su salida del grupo hace un par de años.

Haggis relata cómo supo de una congregación de la Cienciología llamada Sea Org, a la que niños de diez y doce años eran llevados por sus padres a trabajar, lo que le recordó incluso a las condiciones de esclavitud infantil que había visto en Haití.

El director cuenta incluso que cuando una de esas familias quiere abandonar la congregación se les presenta una factura que puede alcanzar los cien mil dólares por servicios de ayuda y formación recibidos.

Esas familias no tienen dinero, se marchan avergonzados por lo que han hecho, no tienen un historial laboral, están perdidos y desaparecen“, indica Haggis, quien asegura que estaría “feliz” si la iglesia se destruyera “simplemente por esas actuaciones“.

Los portavoces de la Iglesia de la Cienciología niegan todas las acusaciones que se vierten en el artículo y en un comunicado aseguran desconocer la investigación del FBI.

Es desafortunado que The New Yorker haya elegido presentar la Cienciología a sus lectores a través de los ojos de un apóstata, alguien que los estudiosos religiosos definen unánimemente como poco fidedigno“, señalaron los portavoces en relación a Haggis.

Fuente: El Mundo

Artículo relacionado:

Nasdaq anuncia la intrusión de piratas informáticos

Piratas informáticos se infiltraron en los servidores de la empresa que gestiona Nasdaq, pero no obtuvieron acceso al mismo mercado electrónico estadounidense, según informó la compañía Nasdaq OMX el sábado.

En un comunicado Nasdaq OMX afirmó que, durante su regular escrutinio de seguridad, detectó archivos sospechosos en sus servidores e inmediatamente empezó una investigación que involucró a agencias federales del orden público.

Los investigadores determinaron que una parte de la red conocida como ‘Directors Desk‘ podría haber experimentado una incursión. La compañía apuntó que dicha parte, que sirve para la comunicación entre las juntas directivas de las empresas -para facilitarles el intercambio y almacenamiento de documentos- y que está conectada a Internet, no tiene conexión con la plataforma de negocios electrónica, pues ésta funciona independientemente.

Ninguna de las plataformas de negociación gestionados o atendidas por Nasdaq OMX ha sido comprometida“, dijo la empresa. También afirmó haber removido todos los archivos sospechosos y que no hay constancia de que los piratas informáticos hayan accedido a la información de los directores.

La empresa explicó que no iba a notificar a sus clientes sobre esa intrusión hasta al menos el próximo día 14, a petición de los agentes de investigación, encabezados por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). Pero al aparecer la información sobre el incidente en Wall Street Journal, la compañía decidió denunciar el hecho tras consultar a las autoridades.

Una parte de los altos funcionarios gubernamentales durante mucho tiempo han temido potenciales ataques a bancos y otras instituciones del sistema financiero, bajo la posibilidad de daño a la economía.

Ubicada en Nueva York, Nasdaq es una de las bolsas de valoresmás grandes del país, y muchas de las empresas mayores de la nación cotizan sus acciones en ella. Si aparecieran pruebas de que piratas podrían infiltrarse en las plataformas de negocios interiores,las empresas emisoras de valores, los inversionistas y los agentes de la bolsa que compran y venden millones de acciones cada día podrían terminar siendo ahuyentados.

La idea de que los piratas informáticos serían una amenaza real para el mundo financiero no es nueva. El hacker más conocido de los últimos años, Albert González, robó más de 100 millones de números de cartas plásticas en lo que fue el fraude más grande de este tipo en la historia.

Fuente: Russia Today

Artículo relacionado: