Gonzalo Anti New World Order


La FDA finalmente admite que la carne de pollo causa cáncer

“Después de años de barrer el problema debajo de la alfombra y esperando que nadie se diera cuenta, la FDA ha admitido finalmente que la carne de pollo que se vende en los EEUU contiene arsénico, un químico que causa cáncer y que es mortal en dosis altas. Pero la verdadera historia es de dónde proviene el arsénico: ¡Se agrega a la alimentación de las gallinas a propósito!”

La FDA dice en su propia investigación que el arsénico añadido a la alimentación de las gallinas termina en la carne de pollo que luego se consume. Hasta este nuevo estudio, tanto la industria avícola y la FDA negaban que el arsénico llegara a los humanos y aseguraba que se excretaba en las heces del pollo.

Pero ahora la evidencia es tan innegable que el laboratorio Pfizer, fabricante del producto conocido como alimento para pollos Roxarsone ha decidido retirar el producto de las estanterías pero, solamente en los Estados Unidos. Y admitió que no necesariamente va a eliminar de los productos de alimentación en otros países a menos que sea obligado por los reguladores para hacerlo; según la agencia AP.

Scott Brown de Investigación Veterinaria de Pfizer Animal Health Medicina y la división de Desarrollo dijo que la empresa vende también el ingrediente en los países en una docena de otros. Dijo que Pfizer está tratando de llegar a las autoridades reguladoras en esos países y decidirá si lo venden de forma individual“, reportó Usa Today. Para ser más gráficos, el laboratorio está tratando de sobornar dirigentes fuera de EEUU.

Más allá de las medidas en el país del norte, la FDA sigue negándose a fisurar (demasiado) el sistema y aseguró que el arsénico en los pollos se encuentra en un nivel tan bajo que aún es seguro para comer. Esto, aún luego de admitirlo como un agente cancerígeno.

El Consejo Nacional del Pollo está de acuerdo con la FDA. En un comunicado emitido en respuesta a la noticia de que Roxarsone sería retirado de las tiendas de alimentación, señaló, “El pollo es seguro para comer“, aunque admitiendo que el arsénico se utilizó en muchos criaderos y en pollos listos para su faena.

Fuente 1: BolsonWeb

Fuente 2: 1984

Artículos relacionados:

¿Necesita la Industria Farmacéutica otra Gripe A?

Por Cristina Caballero

Madrid – ¿Quién se está acordando este invierno de la Gripe A? Seguramente, las grandes empresas farmacéuticas, que están notando la crisis económica igual que los demás sectores -a pesar de que siempre se ha dicho que el sector es anticíclico con respecto al resto de la economía-, y necesitan desesperadamente fuentes de ingresos para mantener sus altos márgenes de beneficios.

De hecho, tres grandes laboratorios han encarado la crisis como mejor saben hacerlo las grandes multinacionales: con despidos masivos que en el caso de RocheBayerSanofi restarán casi 10.000 empleos en los próximos meses.

Y puede que muchos otros gigantes, como Novartis o Pfizer, sigan sus pasos en las próximas semanas, según comentan en el sector.

Sin beneficios al ritmo previsto

Lo paradójico es que no parece que los laboratorios hayan ganado menos que el año pasado. El verdadero problema es que este año no ganarán al ritmo que ellos se han marcado.

Roche ha reportado beneficios de 4.217 millones de euros, “sólo” un 8% más que en el mismo periodo de 2009. Y la alemana Bayer ganó los seis primeros meses del año 1.218 millones de euros, no lo suficiente para contentar a los accionistas, ya que su cifra de negocio ha retrocedido un 10%.

No se anuncian despidos para ganar más“, aducen fuentes de la Industria. “Si no para seguir manteniendo el ritmo de beneficios previsto“.

Las ventas de Tamiflú

Si el año pasado las ventas de Tamiflú, el medicamento contra la Gripe A hoy casi olvidado, reportaron a Roche unas ganancias récord tanto en su cuenta de resultados como en Bolsa, este año la empresa está amenazada, como el resto de las grandes compañías farmacéuticas, por los medicamentos genéricos y, sobre todo, por las regulaciones en materia farmacéutica, cada vez más estrictas sobre todo en Europa.

En España nos han aplicado un descuento de 7,5 puntos en el precio de los medicamentos, y eso hay que encajarlo de algún modo“, explican en un laboratorio. “En cada país aprietan las regulaciones y hay que ajustar los márgenes como en cualquier otra industria“.

El reto al que se enfrentarán los grandes laboratorios en España el año que viene, una inciativa que ya está en marcha también en otros países europeos, es la ‘minidosis’.

Según ha declarado la nueva ministra de Sanidad, Leyre Pajín, el año que viene y “de forma paulatina” los médicos podrán recetar la dosis justa de cada medicamento a sus pacientes, porque será posible ya fabricar los fármacos en unidosis o en dosis menores a las actuales.

¿Volverá el año que viene a ponerse de moda el Tamiflú?

Fuente: El Mundo