Gonzalo Anti New World Order


Los meteoritos pudieron detonar el inicio de la vida

Meteoritos hallados en la Antártida y usados en el trabajo.

Por Miguel G. Corral

La ciencia aún no tiene una respuesta para la pregunta ¿Cómo surgió la vida? En la investigación, casi todas las preguntas sencillas tienen respuestas muy complicadas. Debido a este vacío, los científicos especulan con muy diversas teorías que aún no han podido ser demostradas. Una de ellas es la teoría de la Panspermia acuñada por el químico sueco Svante August Arrhenius para explicar el origen de la vida en la Tierra. Según esta hipótesis, la vida está diseminada por el Universo y llegó en forma bacteriana unida a un meteorito que sirvió de simiente para que evolucionara hasta los organismos que habitan hoy el planeta.

Otra de las posibilidades que manejan los astrobiólogos consiste en que los meteoritos no trajeron la vida, pero sí los elementos y moléculas necesarios para su surgimiento. Y en este sentido, una investigación recién publicada en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences‘ (PNAS) acaba de aportar importantes datos que apoyan la posibilidad de un origen extraterrestre de las moléculas precursoras de la vida terrestre.

Los investigadores de la Universidad del Estado de Arizona en Tempe (Estados Unidos), dirigidos por Sandra Pizzarello, estudiaron un meteorito que contiene materiales orgánicos pertenecientes al grupo de la Tumba de Nunataks, hallado en la Antártida. El equipo de Pizzarello trataba de comprobar si el complejo material que forma el asteroide contenía alguna huella de la evolución química que siguió el meteorito.

Imitación de la Tierra primitiva

Para ello imitaron las condiciones ambientales que había en la Tierra antes de la aparición de la vida. Siempre con escalas temporales de laboratorio (sería imposible recrear los tiempos reales), emularon la actividad hidrotermal, la temperatura y la presión de la Tierra primitiva.

Y los resultados mostraron, para la sorpresa de los investigadores, que aquel meteorito liberó una enorme cantidad de ion amonio (NH4), un importante precursor de las moléculas biológicas complejas, como los aminoácidos o el ADN.

Para descartar la posibilidad de que el amonio proviniera de contaminación en el laboratorio, analizaron la composición isotópica del nitrógeno y descartaron esa posibilidad, ya que es muy diferente de la que existe en la atmósfera actual. De esta forma, Pizzarello y sus colegas lanzan en su trabajo la idea de que la llegada de estos meteoritos pudo acelerar, o desencadenar, la evolución de las moléculas que dieron lugar a la vida.

Fuente: El Mundo

Millones de asiáticos beben agua con arsénico

Por Rosa M. Tristán

Millones de personas en el Sudeste Asiático se enfrentan a una contaminación del agua que beben por arsénico, el veneno ‘sin compasión’ que va matando lentamente.

No es la primera vez que una zona del planeta sufre este tipo de envenenamiento masivo, pero si es novedad que un grupo de investigadores haya analizado las aguas subterráneas de un área de 14.000 kilómetros cuadrados, como es el Delta del Río Rojo (Vietnam) y ya han deducido los niveles de polución de todos los acuíferos gracias a un mapa en tres dimensiones. Este mapa ha sido posible gracias a un modelo matemático en el que han ido introduciendo datos geológicos.

El trabajo, cuyos resultados se presentan esta semana en la revista ‘Proceedings of National Academy of Science‘ (PNAS), revela que el 65% de los pozos de suministro vietnamitas están contaminados por elementos químicos: hasta un 27% tienen niveles de arsénico dañinos para el ser humano y un 44% de manganeso, según los límites marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los investigadores, dirigidos por el experto Michael Berg, del Instituto de investigación suizo Eawag, aseguran en que en Vietnam, donde la densidad de población es muy elevada, los usuarios que no acceden a la red pública de suministro, al menos siete millones de personas, practican pozos que ya han alcanzado acuíferos del Pleistoceno que se contaminaron en los últimos 11.000 años debido a una migración vertical de arsénico.

El riesgo, dicen, de una catástrofe sanitaria en todo el sudeste asiático es muy elevado y por ello, desde su artículo científico, reclaman medidas que lo eviten.

Los investigadores analizaron un total de 32 componentes químicos. En el caso del arsénico detectaron que casi un millón de personas consumen agua contaminada con más de 50 microgramos por litro, cuando el límite máximo son 10. Pero son siete millones los que están en grave riesgo de envenenarse porque la alta concentración se extiende en 20 kilómetros a lo ancho del delta, donde no hay más agua potable disponible que la subterránea.

Respecto al manganeso, casi cinco millones beben agua con una dosis que duplica la recomendada, lo que causa retraso psicológico en los niños y otros efectos neurotóxicos graves.

Miles de pozos contaminados

En total, el 65% de los pozos tenían problemas “debido a que los acuíferos profundos con arsénico han sido alterados por la actividad humana“. Michael Berg señalaba a ELMUNDO.es que “es un hallazgo importante para otras regiones del globo en las que se está bombeando agua a gran profundidad“.

Berg recuerda que el arsénico se acumula en la piel, el pelo y las uñas y los síntomas son la pigmentación de manos y pies, la presión sanguínea alta o disfunciones neurológicas. “A largo plazo beber agua con este químico aumenta el riesgo de cáncer de piel, pulmón o hígado“, enumera el científico.

Para Berg es urgente que se implanten acciones que reduzcan el riesgo de envenamiento. Una opción podrían ser  filtros de arena, los que han demostrado ser muy eficaces y de bajo coste.

A largo plazo, y aún siendo consciente, de su dificultad, propone que se dejen de utilizar los pozos, o al menos se desarrollen tecnología que permitan descontaminar el agua.

El caso de Vietnam no es el primero que se conoce. Ya en los años 70 se inició en Bangladesh un programa de perforación de pozos, auspiciado por el Banco Mundial que resultaron contaminados por arsénico. Hoy, entre 35 y 77 millones de bangladeshíes se estima que beben agua envenenada con más de los 10 microgramos por litro.

Los primeros problemas de salud en Bangladesh se detectaron en 1988, y para 1992 el daño ya era una catástrofe. Hoy, una de cada cinco muertes en Banglasdesh se asocia al consumo de un exceso de arsénico. Es algo que se quiere evitar que suceda en Vietnam.

Fuente: El Mundo

El mercurio puede alterar el comportamiento sexual de algunas aves

Por Teresa Guerrero

El mercurio es uno de los elementos más tóxicos. La UE prohibirá su uso y su comercialización a partir de Marzo de 2011 ya que diferentes estudios han demostrado sus efectos nocivos para la salud de personas y animales.

Una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Florida (EEUU) y de Peradeniya (Sri Lanka) sostiene que el mercurio no sólo afecta a la salud de los animales sino que puede alterar el comportamiento sexual de ciertas aves.

El estudio, publicado esta semana en Proceedings of the Royal Society B. (PNAS), se llevó a cabo con ejemplares de ibis blanco del sur de Florida, un ave zancuda de aproximadamente medio metro de altura.

Los machos expuestos a mercurio en su dieta, incluso en dosis bajas, preferían mantener relaciones sexuales con otros animales de su mismo sexo en lugar de con hembras. Como consecuencia de ello, nacieron menos crías en la colonia. En concreto, la puesta de huevos se redujo en un 30%.

Un experimento de 3 años

Según Peter Frederick y Nilmini Jayasena, autores de esta investigación, se trata de la primera vez que se comprueba que un agente tóxico puede cambiar las preferencias sexuales de un animal. Hasta ahora otros estudios habían detectado que ciertos compuestos químicos pueden feminizar a los machos o reducir su fertilidad, aunque seguían prefiriendo a las hembras a la hora de copular.

El experimento se llevó a cabo durante tres años con unos 200 ibis blancos recién nacidos en Florida, que fueron divididos en cuatro grupos en un recinto circular de 1.200 metros cuadrados. Se trata de una especie acostumbrada a vivir en comunidad por lo que la disposición de las aves se hizo intentando reproducir su hábitat natural para fomentar su reproducción.

Tres de los grupos fueron alimentados con comida que contenía diferentes dosis de metilmercurio (MeHg), un compuesto tóxico que se concentra en el organismo y en la cadena alimenticia. La comida con mercurio se les empezó a administrar cuando habían cumplido 90 días. El cuarto grupo no estuvo expuesto a esta sustancia tóxica.

Manos crías

Los científicos comprobaron que los tres grupos que consumieron metilmercurio tuvieron comportamientos homosexuales con mucha más frecuencia que las aves que no estuvieron expuestas a este elemento. El porcentaje más alto de relaciones con individuos de su mismo sexo (55%) se dio en el grupo que consumió una dosis más alta.

La investigación advierte que la contaminación por metilmercurio puede mermar la población de estos animales.

Los autores ven probable que otras aves reaccionen de forma similar al ibis blanco, aunque no creen que estos efectos se den en otras especies animales.

Según explicaron a la revista ‘New Scientist‘, se han llevado a cabo varios estudios de larga duración sobre los efectos en humanos, y en ninguno de ellos se han encontrado indicios de que el mercurio pueda afectar el comportamiento sexual de las personas.

Fuente 1: El Mundo

Fuente 2: El Blog de Tony