Gonzalo Anti New World Order


Blogueros en el centro de la diana

Pese a que la ‘primavera’ irrumpió con fuerza en Egipto y acabó con los 30 años del Gobierno de Hosni Mubarak, sus sucesores parece que todavía sienten miedo a la libertad.

El consejo militar que se hizo cargo del poder tras la marcha del dictador ha generado “un peligroso precedente“, según denuncia la organización Human Rights Watch, tras detener a un popular bloguero, Maikel Nabil, por criticar a las fuerzas armadas.

Nabil, de 25 años, fue arrestado el pasado 28 de Marzo acusado de “insultar a la jerarquía militar” y “divulgar falsa información” por cuestionar en su blog el Gobierno interino de los militares.

Pero, desgraciadamente, la historia de Nabil (que se enfrenta a una condena de tres años de cárcel) no es una excepción. Dirigentes de todo el mundo han puesto en el punto de mira a estos revolucionarios del ciberespacio.

Para el presidente venezolano, Hugo Chávez, “Internet no puede ser una cosa libre donde se haga y se diga lo que sea” y han sido muchos los que se han tomado en serio esta máxima y se han puesto manos a la obra para amordazar cualquier atisbo de disidencia.

Internet, el principal enemigo

Un buen amigo del bolivariano, el presidente cubano, Raúl Castro, ha sido considerado por Reporteros Sin Fronteras (RSF) el enemigo número 1 de Internet, según denuncian en su informe anual. “Cuba tiene más miedo a los blogueros que a los disidentes tradicionales“, precisa esta organización.

Cada vez son más los regímenes autoritarios que se han dado cuenta del poder movilizador que tienen los blogueros y las redes sociales como Twitter o Facebook y han intentado contrarrestar sus efectos utilizando los mismos instrumentos (como ocurrió en Cuba con la asociación oficial de blogueros) o recurriendo a la represión sin miramientos.

Cuba, Arabia Saudí, Birmania, China, Corea del Norte, Irán, Uzbekistán, Siria, Turkmenistán y Vietnam tienen el dudoso honor de encabezar la lista negra que elabora cada año RSF. Venezuela, Libia, Bielorrusia, Emiratos Árabes Unidos, Corea del Sur, Rusia y Turquía entre otros se encuentran bajo vigilancia por considerar Internet como un enemigo, al que conviene tener bajo control.

El egipcio Nabil se situó en el centro de la diana con sus críticas al consejo militar y en Siria, otro bloguero, Ahmad Hadifa, conocido como Ahmad Abu Al-Kheir, fue detenido el pasado 20 de Febrero en Baniyas. El delito de este estudiante de periodismo de 28 años: denunciar en su blog la represión sobre otros blogueros sirios y exigir al régimen de Bashar Asad cambios democráticos. Hadifa fue finalmente liberado tras pasar cuatro días en prisión.

De otros tres blogueros sirios nada se ha sabido desde su detención. Organizaciones de derechos humanos han exigido al Gobierno sirio qué desvele el paradero de Firaz Akram Mahumd, Ahmed Ben Farhan y Ahmed Ben Abdelhalim.

Ecos revolucionarios

Aromas de la revolución del jazmín llegaron hasta el lejano Oriente desatando la preocupación entre las autoridades chinas. Según denuncia Amnistía Internacional, más de un centenar de activistas y muchos usuarios de Twitter y otras redes sociales fueron arrestados, vigilados o sometidos a maniobras de intimidación, en la peor campaña represiva desde 2009, cuando se detuvo a millares de personas tras los mortales disturbios de Urumqi, capital de la región autónoma uigur del Sin-kiang.

Si fue, precisamente, un bloguero, Wael Ghonim el que prendió la llama de la insurrección popular en Egipto, ha sido otro, Maikel Nabil, el que ha recordado al mundo que en los países donde triunfó la primavera árabe y, en muchos otros, todavía no han florecido en libertad las semillas que se plantaron.

Fuente: El Mundo

Artículos relacionados:

Los países balcánicos amordazan a los medios

Por Thomas Brey

“Una situación de libertad de prensa sumamente difícil”, sentencia Reporteros sin Fronteras al referirse a los países balcánicos. “Las amenazas contra periodistas y la creciente influencia de grupos criminales dificultan considerablemente la labor de los medios en el sureste de Europa”, señala diplomáticamente el más reciente informe de la organización.

En todos los países balcánicos, que aspiran a incorporarse a la Unión Europea (UE), tanto los poderosos en el ámbito político como los muchas veces oscuros empresarios han descubierto el poder de los medios para proteger sus intereses.

Por tanto, intentan controlar los medios con todos los recursos posibles. Y los ataques diarios a periodistas y las decisiones de las autoridades, manipuladas de forma espectacular, así como los procesos juridícos, son en este contexto todavía métodos inocuos que se utilizan para conseguir este objetivo.

En términos generales, el mecanismo para lograr poder sobre los medios es el mismo en todos los países de la región. Los ‘empresarios’ que, con la ayuda de todos los partidos en el gobierno, se hicieron ricos durante los poco transparentes procesos de privatización en la década de los 90 invirtieron su dinero en los medios. Estos se ponen al servicio de los gobiernos, que a su vez se cuidan de no molestar a los nuevos superricos.

El presidente de Serbia, Boris Tadic, “se apoya en el poder de las empresas de marketing más fuertes y en un control fascinante de los medios“, constató hace algunos días la revista belgradense ‘Nin‘. Ello explica por qué ningún otro político supone una amenaza para el poderoso jefe de Estado.

En Macedonia, la Justicia la emprendió con la emisora televisiva A1, demasiado rebelde a su juicio, en lo que la oposición y las organizaciones de periodistas consideran como un atentado a la libertad de los medios.

En Montenegro, el gobierno acosa a los pocos periódicos críticos en este país, como ‘Vjiesti‘ y ‘Monitor‘, con demandas de indemnización por daños y perjuicios que ponen en peligro la existencia de esos medios.

En Kosovo, varios periodistas han sido amenazados, junto con sus familias, solo por difundir informaciones tímidamente críticas. En Bosnia, Fahrudin Radoncic, uno de los hombres más ricos del país, ha utilizado sin escrúpulos su poderoso periódico ‘Avaz‘ para cimentar su ascenso político.

La situación del sector se ha visto deteriorada por la crisis económica, la competencia de Internet, la caída de los ingresos por publicidad y un cambio en los hábitos de lectura.

En Croacia, la tirada de muchos de los principales periódicos se ha reducido a la mitad en los últimos dos años. Por ello, al gobierno y a las empresas les resulta más fácil ejercer presión por medio de los anuncios de publicidad, que han llegado a ser indispensables para la sobrevivencia de muchos periódicos. Para mantener su influencia, los dueños de los medios generalmente aceptan de buena gana pérdidas, que incrementan aún más ofreciendo precios de venta por debajo de los costes de producción.

En Serbia, donde ni siquiera se conocen las relaciones de propiedad de muchos periódicos y emisoras televisivas, el Estado se inmiscuye obscenamente en el negocio de los medios. La mitad del periódico más importante, ‘Politika‘, pertenece al gobierno, que también quiere hacerse con la otra mitad.

La agencia estatal serbia de noticias Tanjug es financiada con el dinero de los contribuyentes. La televisión estatal baila al compás del gobierno, aunque está dirigida por uno de los periodistas más cuestionados, un oportunista que salvó su pellejo como lacayo del gobierno del antiguo presidente Slobodan Milosevic buscando un sitio en la nueva era, supuestamente democrática.

La editorial alemana WAZ había desarrollado una fuerte presencia en el mercado de los medios del sureste de Europa, donde compró durante tres lustros varios periódicos. Con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se acordaron normas y estándares éticos para el periodismo en esos ex países comunistas.

El año pasado, sin embargo, WAZ decidió vender algunos medios importantes en Rumania y Bulgaria. En Serbia, la editoral anunció su salida del país, después de que el ministro de Economía, Mladjan Dinkic, declarara públicamente que WAZ no era bienvenida en el país. La editoral también planea salir de Croacia una vez que haya encontrado a un comprador.

Para explicar los motivos de su repliegue de los Balcanes, el director de WAZ, Bodo Hombach, citó el caso de Rumania. La mayoría de los medios en ese país, dijo Hombach, están en manos de “oligarcas” que utilizan dinero de dudosa procedencia para financiar periódicos con el objetivo de proteger su situación privada. Y eso cuando justamente en los ex países comunistas que buscan su integración en la UE no hay nada más importante que una prensa libre, ya que sola ella puede combatir los errores, el abuso de poder y la corrupción.

Fuente: El Mundo

Artículo relacionado:

WikiLeaks se divide

Un grupo de miembros del equipo de Wikileaks abandonó la web en Septiembre de este año. Parte de ese grupo planea formar ahora una nueva organización con el fin de competir directamente con el sitio fundado por Julian Assange.

La supuesta arbitrariedad del fundador de WikiLeaks y la opinión de algunos de sus colaboradores de que había puesto en riesgo la vida de algunas personas al no redactar cuidadosamente las informaciones en las que publicó los documentos de Irak han creado una división que ha supuesto una oportunidad para algunos miembros.

WikiLeaks es famoso por publicar 90.000 folios de documentos secretos de la guerra de Afganistán y 400.000 informes de la guerra de Irak.

Assange y su organización han sido criticados por diferentes gobiernos y organizaciones, desde el propio Gobierno de Estados Unidos hasta Reporteros sin Fronteras, por no eliminar nombres y datos que pueden identificar a civiles que han ayudado a las tropas estadounidenses y a las de la coalición en Afganistán.

Poco después de la publicación de los documentos de Afganistán, una fuente talibán informó que estaban utilizando los documentos para preparar una purga, y lo mismo ocurrió después de la publicación relativa a la guerra de Irak.

Uno de los principales antiguos miembros de WikiLeaks críticos con Assange es Daniel Domscheit-Berg, quien como Daniel Schmitt, fue portavoz de la organización en Alemania. Entre sus preocupaciones estaban, además de la mencionada redacción descuidada, las actividades públicas de Assange y el descuido de otras informaciones importantes pero que tienen menos gancho mediático.

Domscheit-Berg forma parte de la nueva organización cuyo número de miembros ronda la docena.

La nueva organización no estará sola como alternativa a WikiLeaks, según señala el Wall Street Journal. El rival más prominente probablemente es Cryptome, que ha filtrado documentos relacionados con WikiLeaks.

Fuente: El Mundo

Nueva estocada a la prensa independiente en Marruecos

Por Erena Calvo

Nos han asfixiado publicitariamente por nuestra independencia informativa“, sentencia al otro lado del teléfono Ahmed Benchemsi, director de ‘Nichane’, el semanario marroquí escrito en árabe con más difusión en el país.

Han reducido nuestros ingresos publicitarios en más de un 80%; ha sido una censura indirecta“, declara a este periódico Benchemsi, responsable también del semanario ‘Tel Quel‘, hermano “francófono” de ‘Nichane‘. Su versión francesa, explica, “sigue viva porque el mercado publicitario en árabe es más reducido en el país“.

Benchemsi, una de las plumas más afiladas del reino alauí, no duda en señalar como responsable de la muerte de ‘Nichane‘ a “los primeros círculos de poder del reino“. Líder de los semanarios marroquíes escritos en árabe, su cierre se decidió este viernes tras una asamblea general de sus accionarios.

A pesar de su gran difusión y su “calidad informativa“, el semanario ha terminado asfixiado por sus anunciantes, que “nos han sometido a un bloqueo iniciado por el holding real ONA/NSI, el grupo económico más relevante en el país“, continúa el director de la publicación.

Un boicot que ha sido seguido también por otras “grandes empresas ligadas al régimen“. “La pérdida de anunciantes ha ido afectándonos cada vez más; llegamos a perder 10 millones de dírhams (cerca de 900.000 euros), una de las inversiones más fuertes de la prensa marroquí“.

El grupo Tel Quel, principal accionista de Nichane, se ha visto por ello obligado a poner fin a “esta hemorragia financiera irreversible“.

Laico y moderno

Desde su creación en 2006, Nichane se ha caracterizado por ser un magazine “laico y moderno” y ha contribuido a “romper muchos tabúes en la sociedad marroquí” abordando dossiers polémicos sobre la persona de Mohamed VI, el sexo y la homosexualidad en el reino alauí, la producción de Cannabis en el norte de Marruecos o la estructura de sus servicios secretos.

En un comunicado remitido por la dirección de Nichane no han olvidado citar a sus “excelentes” redactores, que en no pocos casos han sido “recompensados” por premios internacionales en el ejercicio de su profesión.

En opinion de Benchemsi, las causas del “boicot” no son otras que “su independencia“, “nuestras editoriales” y las “críticas a las que hemos sometido al poder marroquí“.

El director de ‘Nichane‘, además, recuerda que también fueron objeto de la “censura directa” por parte del Gobierno marroquí en septiembre de 2009, cuando “intentamos publicar un sondeo sobre los diez años de reinado de Mohamed VI“. Un sondeo realizado conjuntamente por ‘Nichane’, ‘Tel Quel‘ y el periódico francés ‘Le Monde‘ y que fue prohibido.

La desaparición de ‘Nichane‘ es otro episodio más, dicen desde el semanario, del grave deterioro de la libertad de prensa” en Marruecos. A partir de 2009, continúan, la lucha del Estado contra las publicaciones independientes ha experimentado un incremento, “que ha sido denunciado por diversas organizaciones como Reporteros Sin Fronteras“.

Para Benchemsi, “los periódicos independientes se cuentan con los dedos de una mano y son sometidos a presiones políticas y económicas“. En su opinión, “las autoridades marroquíes parece que quieren seguir el modelo tunecino, donde sólo se toleran los medios que sirven a los intereses del poder“.

Ahora sólo queda Tel Quel como baluarte de la prensa independiente en Marruecos“, afirma Benchemsi, tras el cierre también este enero de ‘Le Journal‘. Un cierre que según los tribunales se debió “al impago de importantes deudas en los últimos siete años” y según el que fue su director, Jamai Aboubakr, “por ser críticos con el poder y hablar sin tapujos de la monarquía, el Islam o el Sahara Occidental“, las tres líneas rojas.

Fuente: El Mundo