Gonzalo Anti New World Order


Según la ONU, Irán tiene uranio enriquecido para dos bombas nucleares

Posted in censura y opresion,noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en septiembre 6, 2010
Tags: , , , ,
  • Según el documento, Irán sigue violando todas las resoluciones de la ONU.
  • El enriquecimiento podría servir para que Irán aprenda a controlar el proceso.

El OIEA informó de que Irán ha producido hasta ahora unos 2.800 kilos de uranio poco enriquecido -mil kilos más que en noviembre pasado- una cantidad que los expertos consideran suficiente para construir entre dos y tres bombas nucleares.

El documento restringido agrega que Irán sigue violando todas las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y de la Junta de Gobernadores de la agencia atómica.

Desde hace años, los órganos máximos de la ONU y del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) exigen que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio, que congele la construcción de un reactor de agua pesada y aplique un régimen especial de inspecciones, entre otros asuntos.

Sanciones desde 2006

Desde el año 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU ha dictado cuatro rondas de sanciones diplomáticas, comerciales y nucleares contra la República Islámica, con el objetivo de impulsar un acuerdo dialogado con Teherán.

Irán no ofrece la cooperación necesaria para permitir al organismo confirmar que todos sus materiales nucleares son destinados a actividades pacíficas“, lamenta en el informe el director general del OIEA, el japonés Yukiya Amano.

Es esencial -agrega- que Irán coopere en estos asuntos. El paso del tiempo y el posible deterioro del acceso a algunas informaciones relevantes aumentan la urgencia“.

En ese sentido, un diplomático cercano al OIEA destacó en declaraciones en Viena que “no ha habido ningún tipo de progreso en cuanto a las posibles dimensiones militares del programa nuclear“.

Desde hace años, el OIEA investiga las “posibles dimensiones militares” del programa nuclear iraní sobre la base de información recibida de Estados Unidos y varios de sus aliados europeos.

Uso pacífico de la energía nuclear

Irán afirma que estas alegaciones, que entre otros asuntos hablan de posibles experimentos con explosivos especiales, son falsas y manipuladas, por lo que se niega debatir el asunto con el organismo nuclear de la ONU.

Por otra parte, según el OIEA, a finales de agosto había 8.856 centrifugadoras instaladas en la planta de enriquecimiento de Natanz (centro del país), con sólo 3.772 unidades en funcionamiento.

A pesar de que el plan inicial de Irán era construir en esa planta 50.000 centrifugadoras para la producción industrial de combustible nuclear, el número de equipos se mantiene estable desde el año pasado por debajo de las 9.000 unidades. Eso también hace crecer las sospechas sobre las intenciones verdaderas del programa nuclear iraní.

Enriquecimiento de uranio ‘científico’

Según el más reciente recuento del OIEA, Irán ha producido desde febrero de 2007 un total de 2.803 kilos de uranio poco enriquecido (con una pureza inferior al 5%), unos mil kilos más que en noviembre pasado, lo que se corresponde con el ritmo de producción alcanzado en los últimos dos años y medio.

De estas reservas almacenadas por Irán, unos 310 kilos han sido utilizados para producir unos 22 kilos de uranio enriquecido hasta el 20%, con los que pretende fabricar combustible para un reactor científico en Teherán.

Los expertos consideran que al enriquecer uranio hasta esos niveles, los iraníes avanzan en sus conocimientos sobre la forma de controlar el proceso para purificar uranio hasta el 90%, lo que le permitiría fabricar bombas atómicas. Se estima que con una tonelada de uranio poco enriquecido se consigue suficiente uranio altamente enriquecido para fabricar una bomba atómica.

Por esa razón, el enriquecimiento de uranio se encuentra en el centro de la disputa sobre el programa nuclear, ya que ese material tiene aplicaciones tanto civiles como militares.

Temores de la comunidad internacional

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) temen que, bajo el paraguas de un programa civil, Irán esté desarrollando las capacidades para hacerse con materiales de fisión para poder construir una bomba.

Teherán rechaza estas alegaciones y dice que su programa atómico sólo tiene intenciones pacíficas como la generación de energía eléctrica y la lucha contra el cáncer.

El último informe del OIEA se ha concluido una semana antes de la próxima reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA en Viena, donde la cuestión del programa nuclear Iraní volverá a acaparar gran parte de la atención.

Fuente: El Mundo

Falsimedia: Sondeo de Corporación Mediática afirma que mayoría de estadounidenses apoya ataque a Irán

3 de Agosto de 2010, Aporrea.org – Según un sondeo de Ramussen publicado la semana pasada, la mayoría de los estadounidenses consideran a Irán un enemigo de EEUUcreen que su programa nuclear esta desarrollando armas, y que ellos apoyarían a EEUU para ayudar a Israel atacar al país islámico.

El 57% dice que Irán es un enemigo, el 66% dice que el programa de enriquecimiento de uranio de Irán esta desarrollando armas nucleares (53% afirman que es muy probable el armamento nuclear iraní) 51% dice que si Israel ataca a Irán, EEUU debería darle una mano.

¿Es posible que estos números sean correctos? ¿Deberían los estadounidenses creer en Ramussen y en otras corporaciones mediáticas de sondeo?

Si dudan de las cifras, consideren el abrumador apoyo para el ataque a Irak. Antes de la invasión en Marzo 2003, sondeos mostraban que el 47-60% del público estadounidense apoyaba una invasión. Un sondeo de Gallup conducido luego que Bush hizo su fabricado caso neoconservador en contra de Irak, mostró que un increíble 67% creyeron en la propaganda neoconservadora generada y en las rotundas mentiras. Luego del show del pony y el perro que hizo Colin Powell en la Naciones Unidas afirmando que Irak tenía armas biológicas, solo el 27% se oponía a una acción militar. La mayoría de los estadounidenses realmente creyó que Saddam Hussein representaba una amenaza para EEUU.

La invasión lanzada por el papá de Bush en 1990 disfrutó de un mayor apoyo. El 79% de los encuestados estaban a favor al comienzo de la Guerra del Golfo Pérsico, más acertadamente descrito como el Tiroteo del Golfo Pérsico. Las cifras durante la invasión de Bush hijo puede que sean algo más pequeñas porque información contraria estaba disponible en Internet. La web no existía en 1990.

Como señaló Scott Norton en Russia Today, no hay evidencia de que Irán esté fabricando armas nucleares y de hecho no tiene la capacidad para hacerlo.

Entonces, si vamos a creer en Ramussen, ¿por qué los estadounidenses creen lo contrario? Porque millones de ellos obtienen sus noticias de las corporaciones mediáticas, y éstas son las lame-babas cómplices del complejo industrial- militar y la elite global que tiene un vasto interés en guerras consecutivas de la clase que hemos soportado desde el establecimiento del Estado de Seguridad Nacional.

Por supuesto, que es posible que la mayoría de los estadounidenses se oponen a un ataque a Irán, o ayudar a Israel a atacar a ese país. Pero eso es irrelevante para la maquinaria propagandística.

Las cifras serán utilizadas para presentar argumentos convincentes para una masacre, de la misma forma que las cifras fueron usadas durante todas las ilegales, inmorales y criminales invasiones anteriores.

Cabe destacar que la semana pasada el Archivo Nacional publicó una serie de documentos que demuestran que Israel ha tratado de moldear la cobertura mediática en EEUU de temas que considera importantes durante décadas.

Por otro lado, Alison Weir, del Consejo por el interés Nacional en EEUU, dijo a Russia Today que cree que la influencia israelí esta corrompiendo a los medios estadounidenses para hacer que los ciudadanos teman y odien a los árabes y musulmanes, y hacer que los musulmanes y árabes también teman y odien a los estadounidenses.

Grants F. Smith, quién es un director del instituto en Washington, explicó a Russia Today que “estos archivos son de una investigación sellada del Senado la cual fue el resultado del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y el Departamento de Justicia de EEUU, examinando a grupos que trajeron $36 millones a EEUU para colocar historias en los medios estadounidenses y promover los objetivos de la política exterior israelí en EEUU”.

(*) para la Radio del Sur

Fuente: Aporrea.org

Carta INWO “Tercera Guerra Mundial”

Posted in cartas inwo por Gonzalo Fernandez en agosto 12, 2010
Tags: , ,

Carta INWO "Tercera Guerra Mundial"

Cualquier nación que lleva a cabo un ataque directo para destruir a otra nación triplica su poder. Si tiene éxito, atacar a la nación recibe una tarjeta Plot y otra acción Token de inmediato! Si falla, el atacante es destruido, y cuentan para las condiciones de victoria del jugador defensor. Esta tarjeta sustituye a cualquier otra tarjeta amarilla en el juego del Nuevo Orden Mundial.

Reapareció Fidel y dijo temer una guerra nuclear si EEUU ataca Irán

Posted in noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en agosto 8, 2010
Tags: , , , , , , ,

Fue al hablar ante el Parlamento, en su primera aparición en ese lugar desde 2006.

El líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, ingresó ayer después de cuatro años de ausencia en el Parlamento de su país (donde fue recibido con un estruendosa ovación) y leyó un enérgico texto, de pie y durante casi un cuarto de hora, para alertar sobre la posibilidad de una guerra nuclear. En su discurso, Castro pidió entonces al presidente de EEUU, Barack Obama, que no ataque a Irán pues, si lo hacía, desencadenaría un conflicto atómico . “La conflagración estallaría en el Cercano y el Lejano Oriente y en toda Eurasia”, sostuvo.

Desde hace meses Fidel advierte en sus columnas periodísticas sobre el riesgo atómico, sobre todo por la escalada en torno al programa de Teherán, que derivaron en sanciones en su contra y amenazas de EEUU y de Israel contra ese plan energético persa.

Fidel advirtió que Obama deberá tomar “en solitario” la decisión de dar la orden de desatar un “holocausto” nuclear. “Con seguridad, por sus múltiples ocupaciones, no se ha dado cuenta todavía, pero sus asesores sí empiezan a comprenderlo”. Pero, dijo, “no la dará si se logra que tome conciencia de ello. Es lo que estamos haciendo aquí. Estamos haciendo una contribución a ese esfuerzo disuasivo”, agregó ante 600 parlamentarios y periodistas locales y extranjeros que cubrían la reunión.

Igual que su hermano Raúl, presidente desde que Fidel cediera ese lugar por razones de salud en 2006, el líder revolucionario tiene una banca en la Asamblea Nacional que legisla en Cuba.

Vestido de uniforme verde olivo, el ex gobernante, quien cumplirá el viernes 84 años no habló de la situación en Cuba. Al contrario, dijo: “La ventaja de Obama es que no es un (Richard) Nixon (ex presidente de EEUU); Nixon era un cínico . Ese país ha tenido muchos presidentes cínicos, y otros ignorantes”.

“(Ronald) Reagan era un ignorante completo . Y ha tenido otros presidentes como (James) Carter que era una persona decente o (Franklin) Roosevelt que no habría lanzado esas dos bombas sobre Hiroshima y Nagasaki”, añadió. “Quien lo lanzó fue (Harry) Truman, un ignorante e irresponsable ”, señaló.

Castro ingresó al Parlamento acompañado de su esposa, Dalia Soto del Valle. Se notaba una notable recuperación tras haber estado a punto de morir en 2006. Hasta ayer había aparecido en fotos o por TV con mandatarios extranjeros o personalidades que lo visitaron, y también, más recientemente, en pequeños actos y encuentros, en general en ropa deportiva. Pero no en actos públicos.

Si la guerra nuclear estalla, indicó, “el desastre adquiriría la peor de las consecuencias”, “la especie humana no tendría entonces salvación posible” y “el orden actual establecido en el planeta no podrá perdurar e inevitablemente se derrumbará de inmediato”.

Se mostró convencido de que potencias como Rusia y China están haciendo lo posible para evitar la guerra, pese a que usaron su derecho a veto para evitar la resolución de sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad.

No quiero emitir juicios sobre las cosas que hicieron bien o mal, lo que importa es lo que vayan a hacer ahora. Sé que están realmente decididos a luchar para impedir la guerra”, afirmó.

Tras gobernar 48 años, Castro delegó el poder en su hermano el 31 de julio de 2006 al estallar su crisis de salud por un trastorno intestinal, pero conserva el influyente cargo de primer secretario del gobernante Partido Comunista y su título de Comandante en Jefe.

La sesión parlamentaria se celebra una semana después de la primera de las dos reuniones ordinarias anuales, en la que Raúl Castro anunció medidas para enfrentar la crisis económica.

Fidel se abstuvo de participar en esa sesión, así como en el acto de la fiesta revolucionaria del 26 de julio pese a la expectativa creada por su mejoría de salud. Pero había pedido especialmente ir a la sesión de ayer del Parlamento para plantear sus temores sobre un holocausto nuclear, el tema que lo tiene en vilo estos días.

Antecedentes

En 26 de julio de 2006, Fidel delegó el poder en Raúl Castro para tratarse de una severa enfermedad. Fue intervenido quirúrgicamente y luego vino una larga convalecencia.

Los contactos con dirigentes de todo el mundo empezaron luego a hacerse más frecuentes, pero en privado.

Este julio visitó un centro científico de Cuba en muy buen estado de salud, su primer aparición pública en estos años. Luego vio a economistas, diplomáticos, estudiantes, artistas e intelectuales.

Ayer tuvo su primera reaparición en una actividad oficial en Cuba.

Fuente: Clarín

Agente iraní de la CIA: Irán atacará Israel, Europa y el Golfo Pérsico

Posted in noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en julio 13, 2010
Tags: , , ,

Por IAR Noticias

Un ex integrante de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, convertido en desertor y en agente de la Central de Inteligencia de EEUU (CIA) aseguró que Irán tiene planes militares para atacar a Israel, Europa y los países del Golfo Pérsico.

Durante una conferencia ofrecida el viernes 9 de julio en el Instituto para Política de Oriente Próximo, Reza Kahlili (su alias), llamó a un ataque preventivo contra las usinas nucleares de Teherán, pero preservando al pueblo iraní y a la infraestructura del país.

Kahlili acusó a la administración de Obama de actuar “ingenuamente“.

Según el espía converso, las concesiones a Irán del presidente estadounidense, son vistas por el régimen de los ayatolas como un “signo de debilidad“, mientras que la sociedad estadounidense cree que los esfuerzos por entablar el diálogo con la republica islámica, son un acto de traición a su lucha por la libertad.

Este es un régimen mesiánico. No debería haber ninguna duda al respecto: cometerán el más horrendo ataque suicida de la historia de la humanidad. Atacarán Israel, capitales europeas y la región del Golfo Pérsico, al mismo tiempo“, señaló el mercenario Kahlili, en una de sus primeras apariciones publicas presentando su nuevo libro, “Tiempo de Traición: La increíble Vida de Un Agente de La CIA Dentro de La Guardia Revolucionaria de Irán“.

Kahlili dijo que se enlistó en la Guardia Revolucionaria tras la revolución islámica de 1979, y dijo que fue captado por la CIA cuando se desilusionó con el régimen de Khomeini, tras presenciar lo que calificó como “actos de violación, tortura y asesinatos“.

Kahlili asitió a la conferencia de prensa utilizando una mascara quirúrgica, anteojos de sol y una gorra de béisbol, para resguardar su identidad. Para salvaguardar su integridad, así como la de su familia en Irán, su voz también fue deformada en el audio.

Fuente: IAR Noticias

El Portaaviones USS Harry Truman ahora oficialmente junto a Irán, lo que Israel supuestamente trama una incursión inminente sobre Teherán

Posted in monitoreo y vigilancia,noticia,sionismo por Gonzalo Fernandez en junio 30, 2010
Tags: , , , , , , ,

Por Tyler Durden, 28 de Junio de 2010

Cuando informamos  por primera vez la semana pasada , en un artículo que fue recibido con mucho escepticismo, el Pentágono ha confirmado que una flota de 12 buques de guerra ha pasado el Canal de Suez  y ahora es probable que estén a la espera de órdenes para apoyar la escalada en el Golfo Pérsico. La imagen adjunta de Stratfor muestra la última posición de los portaaviones estadounidenses desde el 23 de junio: el USS Harry Truman (CVN-75) está justo al lado de USS Eisenhower (CVN 69), los cuales están esperando pacientemente al lado de Irán.

En cuanto al catalizador que podría estar anticipando  los dos portaaviones, ofrecemos la siguiente actualización del diario “Gulf News” , donde leemos que Israel puede estar al borde de un ataque contra Irán, con una incursión procedente de bases militares en Azerbaiyán y Georgia.

Israel está concentrando aviones de guerra en el Cáucaso para un ataque contra Irán, se supo ayer.

Se están haciendo preparativos para lanzar el ataque militar desde Azerbaiyán y Georgia, informa nuestra hermana Akhbar Al Khaleej, citando fuentes militares.

Israel, de hecho, formó a pilotos en Turquía para lanzar el ataque y pasaba a Georgia  aviones de contrabando utilizando el espacio aéreo turco, dijeron.

Sin embargo, Turquía no tenía conocimiento de la intención de Israel de transferir los aviones a Georgia, dijeron las fuentes.

La inesperada crisis entre Israel y Turquía como consecuencia de una incursión de un comando israelí en una flotilla de ayuda con destino a la Franja de Gaza afectado a los  cálculos israelíes.

Las unidades de inteligencia situadas en Azerbaiyán, trabajando bajo la cobertura de técnicos, formadores y consultores, han ayudado con los preparativos, dijeron las fuentes.

Los equipos militares, en su mayoría proporcionados por los EEUU, fue trasladado a un puerto georgiano a través del Mar Negro.

La guardia costera de Georgia y los controladores  israelíes están cooperando para ocultar las operaciones de los buques de Rusia, dijeron las fuentes.

Señalan que, según Israel, no estará en condiciones de lanzar un ataque contra Irán sin el uso de bases en Georgia y debido a la reducida capacidad de sus submarinos nucleares estacionados cerca de la costa iraní.

Mientras tanto, Press TV de Irán informó que se congregaron un gran contingente de fuerzas terrestres de EEUU en Azerbaiyán, cerca de la frontera iraní. El sitio web de la prensa independiente de Azerbaiyán  confirmó el informe.

Dichos informes se produjo apenas días después que el Pentágono confirmara que una gran flota excepcionalmente grande de barcos de guerra de EEUU había pasado a través del Canal de Suez de Egipto en ruta hacia el Golfo. Al menos un barco de guerra israelí se unió a la armada estadounidense según  los informes.

Press TV de Irán también citó al  general de brigada de la Guardia Revolucionaria, Mehdi Moini, diciendo que las fuerzas del país han sido movilizadas y están listas  para enfrentarse a  israelíes y americanos  cerca de sus fronteras.

* La noche pasada Irán  canceló sus planes de enviar un buque de ayuda a la Franja de Gaza, Israel “ha enviado una carta a la ONU diciendo que la presencia de los buques iraníes y libaneses en la zona de Gaza sería considerada como una declaración de guerra de aquel régimen y lo encarará“, dijo IRNA.

Advertimos a los lectores a tomar esta noticia con un grano de sal como la publicación de la hermana Akhbar Al Khaleej del  Daily News sobre el Golfo,  teniendo un poco menos de índice de credibilidad estelar.

Fuente 1: Zero Hedge

Fuente 2: Zass7

Fuente 3: Movimiento Anti NWO

Caballo de Troya: Cómo funciona el “golpe de la CIA” en Irán

IAR Noticias – 15 de Junio de 2010

Una invasión militar de Irán por vía terrestre para derrocar al régimen de los ayatolas (el verdadero objetivo de Washington), le costaría a EEUU y a Israel bajas humanas y pérdidas militares imposibles de mensurar. Esta realidad es la que guía (y guió) el diseño de planes estratégicos orientados a desestabilizar Irán y a generar consenso a eventuales operaciones militares aéreas contra instalaciones nucleares y militares de Teherán. Este objetivo, a su vez, generó el diseño operativo de una “guerra por otras vías” para desestabilizar y preparar el derrocamiento interno del régimen de los ayatolas. Esa es la lógica que conduce a la actual operación “Caballo de Troya” de la CIA con los reformistas.

Por Manuel Freytas (*)

El objetivo Irán

Por las líneas geopolíticas de Irán, se trasmiten y retransmiten los teatros de conflicto que atraviesan la escala comprendida entre Eurasia y Medio Oriente, cuyos desenlaces impactan directamente en las fronteras energéticas ubicadas entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico, las claves estratégicas del petróleo y la energía mundial.

De cómo se resuelva el conflicto nuclear con Irán, dependerá el desenlace y la resolución de los conflictos militares latentes en Eurasia y Medio Oriente, las llaves estratégicas que abren o cierran la posibilidad del estallido de una Tercera Guerra Mundial intercapitalista.

En Irán (a diferencia de lo que informa y analiza la prensa del sistema) desde Junio del año pasado no hay un enfrentamiento por un resultado electoral, sino que se utiliza el resultado electoral para dirimir un conflicto más profundo que, por su importancia estratégica, trasciende las fronteras de Irán.

Por las líneas fronterizas de Irán hoy se escriben a corto plazo los ejes matrices y las coordenadas de un desenlace internacional de la guerra intercapitalista por el petróleo y los recursos estratégicos. “Reformistas” y “fundamentalistas” son sólo piezas funcionales de ese tablero en Irán.

Una invasión militar a Irán por vía terrestre para derrocar al régimen de los ayatolas (el verdadero objetivo del eje sionista “Washington-UE-Israel), le costaría a EEUU e Israel bajas humanas y pérdidas militares imposibles de mensurar.

Esta realidad es la que guía (y guió) el diseño de planes estratégicos orientados a desestabilizar Irán por medio de una guerra civil, y a generar consenso a eventuales operaciones militares aéreas contra instalaciones nucleares y militares. Esa es la lógica que conduce a la actual operación “caballo de Troya” con los reformistas.

Si el eje Washington-Tel Aviv decidiera invadir militarmente por tierra a Irán posiblemente el infierno de Irak o de Afganistán, o la ratonera del Líbano en 2006,  lucirían como paseos turísticos comparados con lo que les depararía a sus tropas el gigante islámico de Medio Oriente.

Irán cuenta con un territorio cuatro veces mayor, y tiene un equivalente a casi tres veces la población de Irak.
Al mismo tiempo, el terreno de Irán es mucho más montañoso que el de Irak,  y conforma el teatro ideal para la guerra de guerrillas, en la cual están entrenados alrededor de 500.000 mujaidines voluntarios preparados para ser movilizados en cualquier momento.

Para comparar, basta citar el ejemplo de Líbano en 2006, donde 30.000 soldados israelíes, con tanques, baterías de artillería, helicópteros artillados, cobertura aérea con misiles, bombas “inteligentes” y fuego naval, no pudieron doblegar a los 5.000 combatientes de Hezbolá entrenados por Irán y Siria.

En términos convencionales, las Fuerzas Armadas iraníes son las más numerosas y poderosas del Medio Oriente: cuentan con 1.000.000 de efectivos distribuidos entre el Ejército de Tierra, la Fuerza Aérea, la Marina y el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI).

La doctrina  y la estrategia de Defensa militar iraní,  prevé la movilización, en caso de necesidad, de un “Ejército islámico” de 20 millones de personas sobre un total de más de 70 millones de habitantes.

Tanto hombres como mujeres, de 12 a 60 años, reciben preparación militar en las filas de las milicias populares, y en caso de guerra podrían ser incorporados a las Fuerzas Armadas regulares.

El Cuerpo de los Guardianes de la Revolución o Guardia Revolucionaria, considerado como el “ejército ideológico” del régimen, representa “un ejército dentro del ejército” ya que cuenta, además de sus fuerzas terrestres, con Fuerza Aérea y Marina propias, además de la policía y del resto de las fuerzas de seguridad bajo su control.

Además, los Guardianes de la Revolución cuentan con el “Kode“, un cuerpo de elite de 15.000 hombres cuya misión es organizar operaciones especiales en la retaguardia enemiga.

La Guardia Revolucionaria tiene bajo su mando a las milicias voluntarias (mujaidines), que cuentan con unidades de combate y un sistema de movilización permanente en todas las localidades.

Además de su excelente preparación militar, los soldados y mujaidines iraníes están mentalizados en una sólida formación “religiosa-doctrinaria” imbuida en los valores y preceptos del Islam, que los torna inmunes a operaciones de guerra psicológica convencionales (como ya se demostró con Hezbolá en Líbano).

Este escenario preliminar, referenciado por el poder militar y la capacidad de defensa de Irán, fue lo que determinó que el Pentágono, en la época de la dupla CheneyRumsfeld (después de evaluar costos y beneficios) descartara una invasión terrestre al país de los ayatolas.

Caballos de Troya

La realidad de un Irán inexpugnable por tierra, a su vez, determinó la necesidad de diseñar una estrategia de operación encubierta de infiltración en Irán con la finalidad de crear una división interna entre el poder teocrático y conservador de los ayatolas (que detenta el poder real y concentra todas las decisiones) y los sectores “reformistas” que se nuclean principalmente en la Universidad, el Parlamento y medios de comunicación.

El ese escenario, el objetivo del golpe “reformista” en curso  no es otro que el de derrocar al régimen fundamentalista de los ayatolas y restaurar el dominio “occidental” sobre la economía y el petróleo iraní utilizando, a modo de “caballo de Troya“,  no ya a la dictadura de un Cha de Persia, sino a una tercera parte de la sociedad iraní colonizada mentalmente con la sociedad de consumo capitalista.

Después de la invasión de Irak, en el 2003, y luego de consolidar el control sobre los militares y las corporaciones de inteligencia tras el 11-S, el lobby sionista de la Casa Blanca y el Pentágono, cuyos jefes eran el vicepresidente Dick Cheney y el secretario de Defensa, Donald Rumsfel, se dedicó a la preparación de acciones encubiertas para apuntalar eventuales planes de acción militar contra Irán.

Según señalaba por entonces el influyente columnista de New Yorker, Seymour M. Hersh, los estrategas del lobby neocon planeaban complementar los “ataques militares preventivos” contra Irán y Siria, con operaciones encubiertas de la CIA orientadas a fortificar a los grupos opositores internos enfrentados al régimen autocrático de Irán, al que la inteligencia norteamericana continúa señalando como protector principal de los grupos “terroristas” que desarrollan su accionar en Irak y Medio Oriente.

Mediante amenazas constantes y veladas de represalia militar, y acusando a los clérigos de cobijar al “terrorismo de Al Qaeda” en territorio iraní, la Casa Blanca y el Pentágono de Bush intentaron precipitar reacciones sociales masivas de los reformistas del presidente Jatamí contra el régimen teocrático del ayatolah Jamenei.

Intentaban poner una cuña de enfrentamiento armado entre “reformistas” y “fundamentalistas“, con la finalidad de debilitar al régimen iraní y conseguir consenso social y político para un ataque militar a las instalaciones militares y nucleares estratégicas de Irán.

Su objetivo principal estaba dirigido a conseguir que fueran los propios sectores “reformistas” iraníes los que se enfrentaran a los ayatolas “protectores de terroristas“, para promover un “golpe democrático” interno, o una “revolución reformista“, que sirviera  de columna vertebral para derrocar al régimen teocrático instalado con la revolución islámica de Komeini en 1979.

La operación respondía a un diseño general estratégico orientado a armar “caballos de Troya” en el mundo árabe y musulmán, usando como pretexto el combate “democrático” contra el “terrorismo” y las “dictaduras“.

No se trataba de otra cosa (y como  fue plasmado en el discurso de la segunda asunción de Bush) que de la complementación de  la “guerra contra el terrorismo” con el combate contra las “tiranías” mediante “procesos democráticos” instaurados en todo el tablero del mundo árabe y musulmán.

La primera experiencia en 2003

La primera fase del plan para dividir Irán, tuvo una operación inicial de alto impacto en junio de 2003 , cuando durante seis noches consecutivas, miles de estudiantes y militantes del reformismo se lanzaron a las calles a protestar y a pedir “la horca” para el jefe espiritual de Irán, el ayatolah Jamenei, y fueron duramente reprimidos por las milicias y las fuerzas de elite del régimen teocrático que mantiene un férreo control sobre la policía y las fuerzas armadas.

El gobierno y los servicios de inteligencia iraníes señalaban por entonces que la CIA infiltró estos movimientos con la intención de crear un “clima preparatorio” de agitación social, y desde ahí avanzar con cuadros entrenados a un enfrentamiento armado abierto en las calles en un estado de virtual guerra civil.

Desarrollando la misma lógica y metodología que utilizaron contra Saddam Hussein antes de la invasión a Irak, se intentaba crear un clima de revuelta contra el poder teocrático de los clérigos con la finalidad de debilitarlo, y consolidar una alianza con los reformistas que les otorgase consenso social y político para un ataque militar ya planificado por el Pentágono, señalaban por entonces analistas del mundo árabe.

Los halcones neocon del Pentágono creían que una fuerte presión social sobre el régimen iraní podría desatar una revuelta interna contra el gobierno islámico de Teherán, de la misma manera que predecían que Saddam iba a ser eliminado por una sublevación interna antes de la guerra.

Mientras se desarrollaba el plan desestabilizador en Teherán, en junio de 2003, George W. Bush decía sugestivamente por cadena nacional que las manifestaciones en Irán “son una señal “positiva” y “el comienzo de la expresión popular por un Irán más libre”.

Durante la primera experiencia subversiva de laboratorio para desestabilizar Irán, y mientras crecía la violencia  en las calles de Teherán, el ayatola Alí Jamenei advirtió a los manifestantes que si no desistían tendrían que enfrentar las consecuencias represivas más duras, recibiendo como respuesta un incremento de los disturbios.

Finalmente, el régimen iraní lanzó sobre los bastiones golpistas una feroz operación represiva combinada de milicias, policías y fuerzas especiales que culminó con un baño de sangre y la muerte de centenares de estudiantes y militantes que -según los “reformistas”- las estadísticas oficiales ocultaron celosamente.

La experiencia bis

Tras los comicios del 12 de junio  de 2009 que consagraron la reelección de Ahmadineyad por el 63% de los votos (y a 6 años de la primera experiencia desestabilizadora con Bush), nuevamente la chispa de la subversión interna fue lanzada a través del candidato reformista derrotado, Musavi, bajo consignas de acusaciones de fraude.

Ya no se pedía la “horca” para el ayatola Jamenei como en 2003, sino que se pedía la anulación de las elecciones y la renuncia del “dictador” Ahmadineyad.

“¿La historia se repite? Washington ha renunciado a atacar militarmente a Irán y ha disuadido a Israel de tomar esa iniciativa. Para conseguir “cambiar el régimen”, la administración Obama prefiere jugar la carta –menos peligrosa aunque más incierta- de la acción secreta”, señala desde Red Voltaire, Thierry Meyssan.

Para el analista francés, “Dichas manifestaciones reflejan una profunda división en la sociedad iraní entre un proletariado nacionalista y una burguesía que lamenta su marginación de la globalización económica. Actuando bajo cuerda, Washington intenta influir en los acontecimientos para derrocar al presidente reelegido”.

Tras el derrocamiento del Sha en 1979, y la posterior expulsión de EEUU por la Revolución Islámica del ayatola Komeini, la CIA realizó diversas operaciones de infiltración frustradas para derrocar al régimen nacionalista islámico que controla el poder militar y económico en Irán.

Los sucesivos intentos de la inteligencia norteamericana por desestabilizar al gobierno de Komeini fueron neutralizados sistemáticamente y sus agentes fueron detectados y ejecutados por las fuerzas del régimen nacionalista islámico.

Habiendo fracasado sus operaciones encubiertas en Irán, EEUU decidió invadir militarmente a ese país utilizando a Saddam Hussein y a su ejército por entonces armado y entrenado por la CIA y el Pentágono.

Tras una larga guerra Irak-Irán que abarcó casi toda la década del 80, y produjo un millón de muertos entre civiles y militares, Saddam y el régimen iraní firmaron un final de las operaciones militares, con el cual fracasó el intento de EEUU por reapoderarse del petróleo iraquí.

Posteriormente, y tras la Primera Guerra del Golfo en la década del 90, la CIA retomó sus contactos con el régimen iraní de los ayatolah con el objetivo de organizar la desestabilización del líder iraquí desde territorio iraní.

Desaparecido Saddam Hussein tras la ocupación norteamericana de Irak, se produjo una nueva ruptura de vínculos entre EEUU y el gobierno teocrático del ayatola Jamenei, que ya preveía que el próximo objetivo militar del Pentágono sería Irán.

El laboratorio de Obama

A diferencia de Bush y los halcones, la estrategia de la administración de Obama parece centrarse en una línea más sutil de “guerra por otras vías”, explotando el flanco de debilidad interna (la división entre “fundamentalistas” y “reformistas”) y disimulando el objetivo con una aparente “neutralidad” en el conflicto.

Ya no se trata de una revuelta abierta contra el poder de los ayatolas, como en junio de 2003, sino de una pulida operación de guerra psicológica en el frente social que utiliza a la oposición “reformista” iraní como un caballo de Troya para  desgastar el poder de los ayatolas y deslegitimar el triunfo de Ahmadineyad en las urnas.

Para tener en claro como se desarrollan (y hacia qué blanco apuntan) los hechos del laboratorio desestabilizador en Irán, hay que partir de un principio: No hay un solo Irán sino que existen “dos Irán”.

El primer Irán, islámico confesional, marcadamente antisionista, anti-Israel y anti-EEUU, se representa en el Estado y en el gobierno de los ayatolas que controlan con mano de hierro los dos enclaves estratégicos del poder iraní: la economía y las fuerzas armadas y de seguridad.

El segundo Irán se representa en el sector de los “reformistas” (un segmento de la sociedad formado en la ideología “liberal” y en las pautas de la sociedad de consumo capitalista occidental) cuyo emergente social y su ideología “occidentalizada” son incompatibles con el fundamentalismo religioso del régimen teocrático de los yatolas.

El primer Irán está en guerra contra Israel y EEUU, y el segundo quiere fusionarse con la “civilización occidental” y negociar pautas de convivencia con Israel y EEUU.

Como concepto central hay que precisar que el “Irán reformista” es tan o más enemigo del “Irán fundamentalista” como lo son Israel y EEUU.

Durante siete días el círculo de la operación golpista se cerró con sus cuatro actores principales: El “fraude”, la “protesta popular”,  los muertos y la presión internacional para obligar al gobierno de Irán a suspender las elecciones.

En este contexto, el plato está servido para que los servicios de inteligencia estadounidenses y europeos (principalmente británicos), infiltrados en las usinas “reformistas” de la Universidad y de los medios de comunicación iraníes, completen el escenario para hacerle perder el control de la situación al régimen de los ayatolas.

Esta es la razón central que explica porqué las clases medias y altas “reformistas” iraníes son el natural elemento de infiltración de las potencias sionistas para derrocar a los ayatolas y a su gobierno hoy conducido por Ahmadineyad.

En ese escenario, y como complemento del plan militar, el proyecto estratégico de EEUU, Israel y las potencias sionistas aliadas, no gira alrededor de la destrucción de Irán, sino alrededor del fin de régimen de los ayatolas.

Las líneas matrices

Como ya lo advertimos: El enfrentamiento interno no es solamente una pelea por el control político, sino que es una guerra excluyente entre dos sectores del poder que sólo va a terminar cuando uno suprima al otro, y viceversa.

En primer lugar: Las líneas matrices del enfrentamiento y la división no nacen de la calle, sino que surgen del  propio seno del régimen republicano teocrático y se proyectan como una frontera divisoria con consignas, banderas y radios de acción en la sociedad iraní.

La división y el enfrentamiento entre “reformistas” y “fundamentalistas” en la sociedad iraní (que sólo la contención militar impide que lleguen a un enfrentamiento armado) parte de las cúpulas, donde un sector (el que expresa a los “reformistas” en el entorno de los ayatolas) busca claramente una línea de acercamiento negociador con EEUU y las potencias occidentales, y el otro sector (que expresa la estructura oficial en manos del ayatola Jamenei) desafía el poder de las potencias, amenaza la supervivencia de Israel e intenta proyectar a Irán como potencia nuclear.

Lo que hoy está sucediendo en Irán tiene una importancia estratégica fundamental para el destino del planeta por dos razones principales:

A) Desde el punto de vista geopolítico y militar estratégico, Irán está alineado dentro de uno de los ejes (Rusia, China y las potencias emergentes asiáticas) que disputa una guerra (por ahora fría) por el control del petróleo y de los recursos estratégicos del planeta con el eje occidental EEUU-Unión Europea.

B) Desde el punto de vista geoconómico, Irán es un jugador clave en el tablero de la guerra por el control de los recursos energéticos del denominado “triángulo petrolero” Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente.

El entramado estratégico de las redes energéticas del eje Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente (más del 70% de las reservas mundiales) define no solamente el destino del planeta a corto y mediano plazo sino que también define si el planeta va a llegar a su destino vivo o muerto.

Todos los conflictos que hoy se desarrollan en el planeta (sean de orden político, militar o social) abrevan en forma subsidiaria en esa guerra subterránea intercapitalista por el control de los recursos estratégicos claves para la supervivencia futura de las potencias capitalistas.

Las potencias que no cuenten en un corto plazo con petróleo, gas y recursos como el agua y la biodiversidad (los grandes pulmones verdes) hoy contaminados y amenazados de extinción, tienen pocas posibilidades de supervivir.

EEUU solo puede satisfacer un 25% de sus necesidades energéticas (con recursos que se agotan), y la Unión Europea es totalmente dependiente en provisión de gas y petróleo.

China (al igual que India, Japón y las potencias asiáticas) necesitan del petróleo y el gas (bombeados principalmente por los corredores rusos) para supervivir como superpotencias industriales.

Esta es la razón principal que impulsa una guerra intercapitalista (por ahora larvada) entre el eje de potencias emergentes, por un lado, y el eje de las potencias hegemónicas occidentales, por el otro.

Los países que concentran recursos estratégicos esenciales para la supervivencia de la civilización capitalista (como es el caso de Irán y de las naciones petroleras del mundo islámico) van a ser el teatro de operaciones de esos conflictos que hoy permanecen  latentes y a la espera de un detonante.

Este escenario (con desenlace en un corto plazo) convierte a Irán en un país clave para el futuro inmediato del sistema capitalista donde las potencias buscan posicionarse para supervivir en un planeta donde el petróleo y los recursos estratégicos se agotan.

Un nuevo estallido militar de la guerra energética, tanto en el Cáucaso (con Rusia como protagonista) como en Medio Oriente va a tener a Irán como un protagonista central.

Irán, un gigante que comparte fronteras con Irak, Turquía, Afganistán y Pakistán, que limita al noreste con el Mar Caspio y toca al suroeste sus fronteras con el Golfo Pérsico, se convierte en la caja de resonancia estratégica de cualquier conflicto que estalle en el Cáucaso o en los corredores euroasiáticos del gas y petróleo.

Tanto Pakistán (un gigante islámico con poder nuclear) y Afganistán (dominado por un conflicto armado con los talibanes) conforman una llave estratégica para el dominio y control militar del llamado “triángulo petrolero” (Mar Negro-Mar Caspio-Golfo Pérsico), donde se concentra más del 70% de la producción petrolera y gasífera mundial, un elemento clave para la supervivencia futura de las potencias capitalistas del eje USA-UE.

Irán, que controla el Estrecho de Ormuz, por donde pasa el 40% de la producción mundial petrolera, además -con su posibilidad de tener un bomba nuclear- pone en peligro la supervivencia del Estado de Israel y la supremacía del control económico, geopolítico y militar estratégico del poder imperial USA-UE en la decisiva región del Medio Oriente y del Golfo Pérsico.

Así como Rusia representa para el eje USA-UE la “barrera” geopolítica y militar a vencer para la conquista de Eurasia y de sus recursos energéticos (vitales para la supervivencia futura del eje USA-UE), Irán es la piedra que hay que remover para complementar el control sobre las rutas y las reservas energéticas del Medio Oriente.

En estas líneas matrices, y no como resultante de una disputa electoral, hay que buscar la resolución de la trama y el desenlace del conflicto iraní que la prensa internacional y sus analistas presentan como una pelea electoral en “fundamentalistas” y “reformistas”.

En resumen, por las líneas fronterizas de Irán hoy se escriben a corto plazo los ejes matrices y las coordenadas de un desenlace internacional de la guerra intercapitalista por el petróleo y los recursos estratégicos.

“Reformistas” y “fundamentalistas” son solo piezas funcionales de ese tablero en Irán.

Fuente: IAR Noticias

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.

Este artículo fué publicado con anterioridad por el webmaster del sitio Libertaliadehatali’s Blog, en la entrada: Caballo de Troya: Cómo funciona el “golpe de la CIA” en Irán, así que los créditos son suyos. ¡Gracias camarada por tu trabajo!

Sepa por qué usted está parado sobre la Tercera Guerra Mundial

Posted in atentados,nuevo orden mundial,otros temas de interes,sionismo por Gonzalo Fernandez en junio 9, 2010
Tags: , ,

Por Manuel Freytas (*), 18 de Mayo de 2010.

Las razones estratégicas que convierten al “triángulo petrolero” Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente en el teatro obligado de la tercera guerra mundial intercapitalista (desarrollada posiblemente con armamento nuclear) por el control de los recursos claves para la supervivencia futura de las potencias capitalistas.

En el Gran Tablero geopolítico militar del “orden mundial” vigente, la generación de una próxima guerra intercapitalista (como emergente de diversos teatros de conflicto armado escalonados) cuenta con tres elementos detonantes interactivos:

A) La necesidad de EEUU y de las potencias aliadas (eje USA-UE) de generar por medio de un conflicto militar un nuevo polo de desarrollo productivo (economía de guerra) con empleo de mano laboral masiva para superar la crisis financiera recesiva que colapsa las economías del sistema a escala global.

B) Asegurar el control militar sobre el petróleo y los recursos estratégicos perecederos del planeta que le asegure su supervivencia como potencia hegemónica.

C) Impedir que los enemigos fundamentalistas de Israel y del sionismo cuenten con un gatillo nuclear capaz de lanzar un Apocalipsis sobre sus metrópolis imperiales.

Estos tres preceptos centrales guían la estrategia exterior de las potencias sionistas del eje USA-UE que utilizan diversas tácticas de “camouflage”  para evitar enfrentamientos armados en el gran juego de la diplomacia internacional con que hoy disfrazan sus guerras por áreas de influencia.

Estas tres cuestiones estratégicas (y de desenlace conflictivo) que definen y priorizan las líneas matrices del orden capitalista internacional en crisis tiene claramente tres protagonistas centrales:

A) EEUU, Unión Europea y el “eje occidental” (bloque dominante del capitalismo que extiende sus tentáculos para apoderarse de los recursos energéticos, rutas y mercados de Eurasia, Africa y Medio Oriente).

B) Rusia, China y el “eje asiático” (Bloque del capitalismo emergente que disputa una (por ahora) guerra comercial por áreas de influencia con el eje USA-UE que genera roces y conflictos militares como el de Gerogia, en el Cáucaso).

C) Irán y el “eje islámico” (Bloque de países asentados sobre más del 80% de las reservas mundiales del petróleo y de los recursos estratégicos en disputa).

Estos tres bloques centrales van a definir (a modo de desenlace, y cuando la crisis económica global se retroalimente con la crisis energética global ) un escenario estratégico de tercera guerra mundial intercapitalista que tendrá como detonante claves los distintos frentes de conflicto que hoy se extienden por Eurasia, Africa y Medio Oriente.

El elemento fundamental que define y da sustento a la contradicción fundamental (que va a precipitar el desenlace) es el petróleo junto con los recursos estratégicos, como es el caso del agua y la biodiversidad, claves y esenciales para el funcionamiento global del sistema capitalista, cuyas reservas se agotan sin que todavía se hayan conseguido alternativas para sustituirlo.

Todos los conflictos que hoy se desarrollan en el planeta (sean de orden político, militar o social) abrevan en forma subsidiaria en esa guerra subterránea intercapitalista por el control de los recursos estratégicos claves para la supervivencia futura de las potencias capitalistas.

En general, todo los que EEUU y la UE presentan como “guerra contra el terrorismo” en los escenarios de Asia, Africa o Medio Oriente, son conflictos fabricados (por la CIA y los servicios occidentales) como estrategia de posicionamiento sobre determinadas fuentes de recursos o zonas de control geopolítico militar.

Por ejemplo, el exterminio en masa de miles de civiles en Sri Lanka no fue determinado por una guerra contra el “terrorismo tamil”  como se intentó hacer creer sino por intereses geoeconómicos y geopolíticos militares estratégicos que tienen que ver con el control del Océano Índico y de las rutas del petróleo. Tampoco se trató de un genocidio por cuestiones de origen “racial” sino de una matanza sistemática que se encuadró en el escenario de la llamada “guerra energética” que disputa el eje sionista USA-UE con el bloque Rusia-China-Irán por la supervivencia futura.

Lo mismo que hoy sucede en Sry Lanka (y con distintas características), esta sucediendo en Somalía, el Tibet, Sudán, el Cáucaso, Chad, Etiopía, entre otros, donde las potencias arman y financian “guerras civiles” o “guerras religiosas” para justificar intervenciones o invasiones armadas

En la realidad (extinguida la Unión Soviética y los procesos de la revolución armada setentista), hoy el sistema capitalista ya no tiene enemigos estratégicos que planteen su reemplazo por otro sistema, y, consecuentemente, todos los conflictos que existentes en los cinco continentes son emergentes exclusivos de las contradicciones y de las competencias intercapitalistas.

El sistema capitalista se ha quedado solo, y su dinámica irreversible de destrucción histórica solamente llegará de la mano de sus propias contradicciones (íntercapitalistas) dentro de una dialéctica de “autodestrucción” marcada por la búsqueda de rentabilidad y de la concentración del poder mundial en pocas manos.

En suma, todos los conflictos existentes, son la sumatoria de la lucha de las potencias capitalistas que compiten entre sí por apoderarse de mercados y de recursos estratégicos, ya sea por medio de conflictos armados o de conflictos sociales activados con fines de control político.

El petróleo y el gas (bienes cada vez más escasos y en extinción), el motor de los motores de la economía mundial, configuran el recurso básico esencial para la supervivencia de las potencias centrales y representan el eje detonante estratégico de los conflictos militares en marcha que pueden convertir a Wall Street y a los “mercados” en tierra arrasada y en llamas.

Como producto de los conflictos intercapitalistas por el control del planeta, en el escenario geopolítico militar mundial hay cuatro frentes de inevitable desenlace a corto plazo:

A) La  resolución de la crisis recesiva mundial, B) el ataque militar a las usinas iraníes, C) la ampliación del conflicto en Afganistán, D) la ocupación militar de Pakistán por EEUU, E) otro conflicto armado en el Cáucaso o en Eurasia (como parte del teatro de la guerra fría EEUU-Rusia) y F) un ataque “terrorista” (o varios) similar al 11-S en Europa o EEUU (que servirá como argumento justificatorio de acciones militares de EEUU y de la OTAN).

Un nuevo estallido militar de la guerra energética, tanto en el Cáucaso (con Rusia como protagonista) como en Medio Oriente (con Irán como protagonista) se complementa con el cuadro de la crisis económica estructural del sistema capitalista que ya se proyecta con una amenaza de crisis y estallidos sociales con peligro  para la gobernabilidad del sistema escala global.

Por las líneas geopolíticas de Afganistán, Pakistán o Irán,  se trasmiten y retransmiten los teatros de conflicto que atraviesan la escala comprendida entre Eurasia y Medio Oriente, cuyos desenlaces impactan directamente en las fronteras energéticas ubicadas entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico, las llaves estratégicas del petróleo y la energía mundial.

Luego de la caída la URSS, EEUU y la Unión Europea se abalanzaron sobre los mercados y los recursos energéticos de las ex republicas soviéticas en Europa del Este, y el área caucásica y centroasiática, tradicional esfera de influencia rusa, ampliando su red de accesos y bases militares en toda la región.

La importancia estratégica de Irán, Afganistán y Pakistán, en el tablero de la guerra energética se da por dos razones principales:

A) Tanto Pakistán (un gigante islámico con poder nuclear) y Afganistán (dominado por un conflicto armado con los talibanes) conforman una llave estratégica para el dominio y control militar  del llamado “triángulo petrolero” (Mar Negro-Mar Caspio-Golfo Pérsico), donde se concentra más del 70%  la producción petrolera y gasífera mundial, un elemento clave para la supervivencia futura de las potencias capitalistas del eje USA-UE.

B) Irán, que controla el Estrecho de Ormuz, por donde pasa el 40% de la producción mundial petrolera, además -con su posibilidad de tener un bomba nuclear- pone en peligro la supervivencia del Estado de Israel y la supremacía del control económico, geopolítico y militar estratégico del poder imperial USA-UE en la decisiva región del Medio Oriente y del Golfo Pérsico.

Así como Rusia representa para el eje USA-UE la “barrera” geopolítica y militar a vencer para la conquista de Eurasia y de sus recursos energéticos (vitales supervivencia futura del eje USA-UE), Irán es la piedra que hay que remover para complementar el control sobre las rutas y  las reservas energéticas del Medio Oriente.

Estas son las razones estratégicas que convierten al “triángulo petrolero” Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente en el teatro obligado de la tercera guerra mundial intercapitalista (desarrollada posiblemente con armamento nuclear) por el control de los recursos del planeta claves para la supervivencia.

Y al final (y si es que queda algo vivo y en pie) los ganadores se repartirán el botín y un nuevo “orden mundial” como en 1918 y en 1945.

EEUU solo puede satisfacer un 25% de sus necesidades energéticas (con recursos que se agotan), y la Unión Europea es totalmente dependiente en provisión de gas y petróleo. China (al igual que India, Japón y las potencias asiáticas) necesitan del petróleo y el gas (bombeados principalmente por los corredores rusos) para supervivir como superpotencias industriales.

En consecuencia, como ya dijimos, Rusia, la única superpotencia nuclear que se autoabastece de gas y petróleo (además de controlar la mayoría de las redes euroasiáticas)  representa para el eje USA-UE la “barrera” geopolítica y militar a vencer para la conquista de Eurasia y de sus recursos energéticos.

Y el gigante petrolero socio de Rusia, Irán, es a su vez la piedra que hay que remover para complementar el control sobre las rutas y  las reservas energéticas del Golfo Pérsico y de Medio Oriente.

¿Se entiende porqué hay que destruir a la capital del “eje del mal”?

El desenlace de la tercera guerra mundial no es, en síntesis, un producto de la visión de los profetas sino un resultante histórico (inevitable) de los cálculos matemáticos de la supervivencia capitalista. Que es la madre de todas las guerras.

Fuente: IAR Noticias

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.

« Página anterior