Gonzalo Anti New World Order


El Japón sacudido por un nuevo seísmo declara amenaza de tsunami

Moscú, 7 de Abril, RIA Novosti – Un terremoto de 7,4 grados de magnitud ocurrió hoy en el nordeste del Japón. Las autoridades niponas declararon alerta ante la amenaza de un tsunami, informó el Servicio Geológico de EEUU (USGS).

El epicentro de las sacudidas subterráneas registradas a las 23.32 hora local  (14.32 GMT) se encontraba a 98 kilómetros al este de la ciudad de Shendai y a 345 kilómetros al nordeste de la capital del país, Tokio.

Tras el terremoto las autoridades advirtieron que un tsunami amenaza a la costa nordeste del Japón. El país ya sufrió un devastador seísmo el 11 de Marzo pasado, de 9,0 grados de magnitud, que provocó un tsunami con olas de más de 10 metros.

Fuente: RIA Novosti

Pánico al tsunami que amenaza todo el Pacífico tras el terremoto de Japón

Un terremoto destructivo de magnitud 8,8 ha sacudido la costa noreste de Japón y ha provocado un tsunami con olas de hasta diez metros que ha alcanzado la ciudad de Sendai, donde el agua ha arrasado todo a su paso, incluyendo casas, coches, barcos y granjas y ha llegado a los edificios.

La lengua de agua ha sido más alta que algunas islas del Pacífico. Un barco con 100 personas a bordo ha sido arrastrado por las olas en el noroeste del país y se desconoce la suerte que han corrido los pasajeros.

El temblor, el mayor en Japón en 140 años y el quinto más fuerte en el mundo, según los sismólogos, ha provocado una alerta de tsunami en todas las costas del Pacífico, incluidas las de Australia y Sudamérica.

Según la televisión japonesa, hay al menos 90 muertos y un número indeterminado de heridos, y se han registrado medio centenar de incendios -14 sólo en Tokio- entre ellos un gran fuego en una refinería de petróleo en la provincia de Chiba, sin que se haya informado de víctimas.

Pánico en la capital

El temblor ha ocurrido a las 14.46 hora local (6.46 hora española), ha sacudido varios edificios en Tokio y ha paralizado los transportes ferroviarios y por carretera en buena parte del país. El tráfico aéreo también ha quedado interrumpido en los aeropuertos de Narita y Haneda, a la espera de verificar el estado de las pistas. También suspendió los servicios del ‘Shinkansen’, el tren bala, en todo el país. Todos los puertos japoneses están cerrados.

El epicentro del seísmo estuvo en el Océano Pacífico, a 130 kilómetros de la península de Ojika y una profundidad de diez kilómetros, en la misma zona donde hace dos días ocurrió otro terremoto de magnitud 7,3 que no causó daños.

En la capital nipona el terremoto disparó las alarmas de los edificios e hizo que la gente saliera asustada a la calle, al tiempo que dejó bloqueadas las líneas de los teléfonos móviles.

La televisión local NHK ha emitido imágenes que muestran columnas de humo saliendo de edificios en la isla de Odaiba, en la bahía de Tokio.

La Agencia Meteorológica de Japón ha emitido una alerta de riesgo alto de tsunami con olas de hasta seis metros en Miyagi y de hasta tres metros en Iwate, donde se ha instado a los habitantes que se encuentren cerca de la costa que se adentren en el interior a terrenos elevados. En algunas localidades la advertencia de tsunami sólo llegó un minuto antes por televisión, según informa David Jiménez.

La misma recomendación se ha hecho en las provincias de Fukushima, Ibaraki y Aomori, además de la costa de la provincia de Chiba, colindante con Tokio.

Alerta en las centrales nucleares

Once reactores nucleares han paralizado su actividad y el primer ministro de Japón, Naoto Kan, decretó la alerta atómica, aunque el gobierno asegura que no se han detectado fugas radiactivas en o cerca de las plantas nucleares.

El portavoz del gobierno, Yukio Edano, explicó que la alerta es para facilitar la eventual adopción de medidas de emergencia. La población que vive cerca de las central nucleares no fue conminada a tomar medidas especiales.

Japón, situado en el llamado anillo de fuego del Pacífico, sufre frecuentes terremotos, que raramente causan víctimas debido a las estrictas normas de construcción vigentes en el país.

Tras el terremoto de hace dos días, la Agencia Meteorológica nipona había advertido de que durante una semana podrían producirse réplicas, aunque había estimado una intensidad de 4 en la escala japonesa.

Fuente: El Mundo

Nueva Zelanda declara el estado de emergencia tras un seísmo de 7,2 grados

Posted in noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en septiembre 5, 2010
Tags: , , ,
  • Milagrosamente no ha muerto ninguna persona tras el fuerte seísmo.
  • ‘Hemos tenido mucha suerte’, afirma el ministro de Defensa Civil.

El Gobierno de Nueva Zelanda ha declarado el estado de emergencia yha impuesto el toque de queda en la ciudad de Christchurch, tras un seísmo de 7,2 grados en la escala abierta de Richter, que ha causado decenas de heridos e importantes daños en infraestructuras públicas y edificios en el sur del país.

Pocas horas después del seísmo, el primer ministro neozelandés, John Key, se desplazó a la zona afectada para supervisar los daños y a los equipos de emergencia, que trabajan para restablecer el suministro de electricidad y agua, y el despliegue de agentes de la Policía con la misión de evitar el pillaje.

Está resultando difícil mantener la tranquilidad entre los ciudadanos tras el violento temblor. La mayoría de los residentes de Christchuch han respondido bien, aparte de algunos lamentables casos de saqueo“, afirmó el primer ministro tras descender del avión.

El terremoto ocurrió de madrugada a 28,4 kilómetros de profundidad bajo el lecho marino y 31 kilómetros al noroeste de Christchurch, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, que vigila la actividad sísmica mundial.

100 agentes en los barrios afectados

El toque de queda fue declarado en Chistchurch a partir de las siete de la tarde por un periodo de 12 horas y la Policía desplegó cerca de 100 agentes en los barrios más afectados por el seísmo para garantizar la seguridad ciudadana.

Según datos oficiales provisionales, el temblor causó daños por valor de 2.000 millones de dólares neozelandeses (unos 1.400 millones de dólares o 1.100 millones de euros).

El terremoto destrozó varios edificios y dejó sin electricidad y agua a varias zonas de Christchuch, la segunda mayor ciudad del país habitada por unas 380.000 personas, y otras áreas del sur de la isla.

Tras el fuerte temblor se sucedieron varias réplicas. En prevención, las autoridades cerraron temporalmente el aeropuerto de la ciudad y la red de telefonía móvil se saturó a raíz de la cantidad de llamadas efectuadas por la población.

Las autoridades abrieron varios centros de emergencia para atender a las víctimas e informaron de que los colegios y las universidades no abrirán el próximo lunes.

Creo que hemos tenido mucha suerte“, declaró a los medios el ministro de Defensa Civil, John Carter, al constatar que ninguna persona murió a causa del terremoto.

La Policía local indicó que numerosas chimeneas cayeron desde los tejados, y que los techos y paredes de algunos edificios de barrios de la periferia de Christchurch se derrumbaron o agrietaron.

Mientras las autoridades tratan de restablecer el orden en la ciudad e imponer la calma, algunos vecinos se encuentran en estado de agitación por la interrupción de los servicios de electricidad y agua y las fachadas completamente destruidas de algunas viviendas.

Las filas de vehículos en las estaciones de servicio, que permanecían cerradas, provocaron un atasco en la ciudad, de la que miles de personas intentaban salir y en la que se dan algunas situaciones de crispación.

Se gritan unos a otros, es demencial“, indicó a una emisora de radio local Abbie Rilkoff, una vecina de Christchurch.

La gente está asustada y tratan de llenar los depósitos para salir de la ciudad, pero las estaciones están cerradas“, agregó.

Los bomberos, observados por cientos de curiosos, apagaron incendios registrados en varios establecimientos.

El terremoto de 7,2 grados, el mayor ocurrido en los últimos 70 años, también afectó a otras ciudades importantes del sur del país y a aldeas, que continuaban sin electricidad.

Las autoridades temen el derrumbe el hotel Empire, un edifico histórico en la ciudad de Lyttelton, situada a 448 kilómetros al sur de la capital, Wellington.

Nueva Zelanda sufre cerca de 14.000 terremotos cada año, de los cuales la gran mayoría son de poca intensidad, aunque entre 100 y 150 tienen la suficiente fuerza cómo para ser percibidos.

Fuente: El Mundo