Gonzalo Anti New World Order


Tom Cruise, en apuros por una investigación del FBI a la Cienciología

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) investiga si la Iglesia de la Cienciología practica la esclavitud sobre algunos de sus miembros,según se afirma en un extenso artículo que incluirá el próximo número de la revista The New Yorker.

Al menos desde 2009, el FBI ha hecho entrevistas a antiguos miembros de esa iglesia a la que pertenecen artistas tan conocidos como Tom Cruise o John Travolta, debido a las acusaciones que recibió sobre esas supuestas prácticas y el caso aún sigue abierto, según el citado artículo, que puede leerse en la web de la revista.

La pieza, firmada por el conocido periodista Lawrence Wright y que ocupará 26 páginas del número del 14 de Febrero de la prestigiosa revista, rinde cuenta de supuestos casos de maltrato a miembros de la iglesia que quieren abandonarla y de cómo se confina a miembros a los que hay que “reeducar” en unos campos durante años, donde trabajan a cambio de nada o pequeñas retribuciones.

Además, se detallan casos de supuesto abuso físico y psicológico cometidos por el jefe de la iglesia, David Miscavige, íntimo amigo y padrino del actor Tom Cruise en su boda con Katie Holmes.

Precisamente una parte del artículo se centra en el propio Cruise, de quien se dice que se ha aprovechado en varias ocasiones de miembros de la Cienciología, a quienes se ordenó que reformaran un hangar y una de sus oficinas en California, dos motocicletas y uno de sus automóviles y a quienes el conocido actor pagó 50 dólares semanales.

Así lo relata a la revista John Brousseau, ex cuñado de Miscavige y que fue perseguido por medio país por miembros de la iglesia cuando intentó abandonarla.

Sin embargo, el peso del artículo recae sobre declaraciones dadas a la revista por el cineasta Paul Haggis, el cineastaganador de dos premios Oscar por ‘Crash’ (2004) y quien abandonó en 2009 su militancia en la Iglesia de la Cienciología ante el rechazo de esta organización al matrimonio homosexual. “Estuve en la iglesia durante 34 años. Todo el mundo podía ver lo que pasaba, pero yo no sé por qué no podía verlo“, señala el director, quien detalla cómo entró en contacto con la Cienciología, el proceso que vivió durante décadas en su seno y su salida del grupo hace un par de años.

Haggis relata cómo supo de una congregación de la Cienciología llamada Sea Org, a la que niños de diez y doce años eran llevados por sus padres a trabajar, lo que le recordó incluso a las condiciones de esclavitud infantil que había visto en Haití.

El director cuenta incluso que cuando una de esas familias quiere abandonar la congregación se les presenta una factura que puede alcanzar los cien mil dólares por servicios de ayuda y formación recibidos.

Esas familias no tienen dinero, se marchan avergonzados por lo que han hecho, no tienen un historial laboral, están perdidos y desaparecen“, indica Haggis, quien asegura que estaría “feliz” si la iglesia se destruyera “simplemente por esas actuaciones“.

Los portavoces de la Iglesia de la Cienciología niegan todas las acusaciones que se vierten en el artículo y en un comunicado aseguran desconocer la investigación del FBI.

Es desafortunado que The New Yorker haya elegido presentar la Cienciología a sus lectores a través de los ojos de un apóstata, alguien que los estudiosos religiosos definen unánimemente como poco fidedigno“, señalaron los portavoces en relación a Haggis.

Fuente: El Mundo

Artículo relacionado:

Cienciología, la polémica “religión” de Tom Cruise

Cuenta una polémica doctrina. Miles de sus seguidores se desempeñan en una orden religiosa llamada la Organización del Mar y realizan un entrenamiento de alto nivel a bordo de un barco en el Caribe.

No tiene nada de raro que las celebridades promuevan su fe. Lo hizo Madonna con la Cábala, Richard Gere con el Budismo, Mohamed Ali con el Islam y Tom Cruise con la Cienciología. No fue una controversia más cuando Cruise criticó a Brooke Shields por tomar antidepresivos y luego reprendió al conductor de TV, Matt Lauer, por sugerir que el tratamiento psiquiátrico podía ayudar a algunos pacientes. Se trató del más reciente capítulo en una prolongada campaña contra la psiquiatría y la industria farmacéutica que libra esta religión con sede en Los Angeles, inmersa en controversias desde su fundación hace 51 años.

La Cienciología y la psiquiatría ofrecen explicaciones contrarias sobre la fuente de los problemas mentales y las técnicas para tratarlos. La Cienciología fue creada por el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard. En su libro “Dianetics“, de 1950, Hubbard sostuvo que el “tetan” (alma) sufre de “engramas” negativos implantados en esta vida y en innumerables vidas anteriores (La iglesia evita usar la palabra “reencarnación“). Los “auditores” de la Cienciología ayudan a sus clientes a enfrentar sus problemas usando un “e-meter” similar a un detector de mentiras, buscando un estado que llaman “claro” y luego van avanzando por medio de varios niveles del “Thetan operativo“.

La Cienciología sostiene que la psiquiatría “no cumple ninguna definición conocida de ciencia con su mezcolanza de teorías no comprobadas que nunca han producido resultado alguno“. Considera que la dependencia de sicotrópicos es tan peligrosa como los antiguos tratamientos de los electrochoques y las lobotomías. El presidente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría calificó recientemente de irresponsable que Cruisedisuadiera a las personas con enfermedades mentales a recibir la atención que necesitan“. “La investigación rigurosa, publicada y revisada por sus pares demuestra claramente que el tratamiento siquiátrico da resultados efectivos“, dijeron desde la asociación.

Hubbard murió en 1986, pero su Iglesia ha seguido encontrando partidarios y suscitando controversias legales. A lo largo de las décadas, la Cienciología ha sido blanco -o iniciadora- de un número inusual de ataques legales y retóricos. Estos no sólo han involucrado a psiquiatras sino a ex miembros desafectos y agencias gubernamentales, primero en Estados Unidos y más tarde en otras naciones a medida que las misiones de la iglesia se expandían.

En los últimos años el conflicto con el gobierno alemán ha sido particularmente agitado, aunque la iglesia dice haber conseguido recientes victorias legales. Una batalla épica con el Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos se prolongó 39 años y terminó en 1993 con la concesión de la exención impositiva. La cuestión básica del problema era: ¿qué es lo que define una religión? David Bromley, sociólogo en la Universidad de la Mancomunidad de Virginia, dice que la Cienciología planteó un problema complejo porque “no se encuadraba en el modelo religioso estándar” y que “tenía los elementos de una religión y a la vez de un negocio, y comenzó como terapia de dianética“.

J. Gordon Melton, director de la “Enciclopedia de Religiones Estadounidenses“, dice que “una religión lidia con los interrogantes últimos de la vida más allá de los límites de la ciencia para los que necesitamos respuestas“, y que la Cienciología cumple ese requisito, pero no, por ejemplo, la Masonería. Melton caracteriza la Cienciología como una fe “New Age” afín a la herejía gnóstica expulsada por la cristiandad en sus orígenes. Dice que los gnósticos ven “el alma atrapada en el cuerpo” y que ofrecen los medios para evadirse a un “estatus divino“.

La Cienciología, al parecer, también se asemeja al gnosticismo en que imparte conocimientos secretos a elites. Los críticos en Xenu.net y otras fuentes dicen que a los cientólogos avanzados les enseñan que hace 75 millones de años el gobernante cósmico Xenu paralizó a miles de millones de personas en nuestra galaxia, las apiñó en la Tierra y destruyó sus cuerpos con bombas de hidrógeno, aunque las almas traumatizadas sobrevivieron. La iglesia no discute abiertamente dicha cuestión.

La Cienciología es dirigida por David Miscavige, titular de su Centro Tecnológico Religioso, y el presidente de la iglesia Heber Jentzsch opera como administrador. Otros miles se desempeñan en una orden religiosa llamada la Organización del Mar. El entrenamiento de alto nivel se lleva a cabo a bordo de un barco en el Caribe. La religión desarrolla servicios dominicales y considera las disertaciones grabadas de Hubbard y las 500 mil páginas de sus escritos como escrituras. La teología de Hubbard dice que el ser humano es básicamente bueno y que lo que la gente llama Dios o Ser Supremose define correctamente como infinidad” y no es objeto de culto.

La iglesia no reporta sus ingresos. Sus críticos la consideran un negocio comercial y dicen que las donaciones que espera a cambio de las sesiones de auditoría y entrenamiento son exorbitantes. La Iglesia dice que las donaciones van desde los 100 dólares por una auditoría de introducción a los 2.000 por un curso más intensivo; y compara esto con el costo de una educación universitaria. Melton equipara esto con los diezmos que los cristianos pagan durante su vida.

Otra queja común es que los cienciólogos hostigan a los desertores y a los críticos, particularmente por medio de una secreta Oficina del Guardián. La iglesia dice que esa oficina ha sido abolida desde hace tiempo. Miscavige dijo que la Cienciología es “la única religión importante nueva del siglo XX” y “la religión de mayor crecimiento en el mundo“. Esas afirmaciones son debatibles, la iglesia dice tener 4.228 centros en el mundo (426 en Estados Unidos) comparados con solamente 1.855 en el 2.000. Otras 1.002 instalaciones trabajan en alfabetización, rehabilitación de drogadictos o entrenamiento de presos. Aseguran que hay unos 10 millones de cientólogos activos en el mundo, un tercio de ellos en Estados Unidos. Melton, un observador amistoso, considera que esa cifra es exagerada.

Pero el evangelismo continúa, auxiliado por reclutas como Cruise. Mientras, Jentzsch dice que la Cienciología se está tornando menos controversial a medida que la gente aprende más sobre ella y que las hostilidades merman. Y asegura que en Estados Unidos “no hay ninguna demanda planteada“.

Fuente: Clarín