Gonzalo Anti New World Order


Fundador de WikiLeaks abandona enfadado una entrevista con la CNN

23 de Octubre de 2010 – El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, aceptó conceder una entrevista a la cadena estadounidense CNN tras la publicación de 400.000 en los que se acusaba a Estados Unidos de permitir torturas sistemáticas en Irak.

Assange pensaba que la entrevista serviría para explicar la publicación, sin embargo la periodista de la CNN, Akita Shubert, comenzó a hacerle preguntas sobre su situación legal, ya que Suecia le investiga por presunto abuso sexual.

La entrevista es sobre algo distinto“, respondió Assange al primer envite de la periodista. Agua. Shubert insistió en varias ocasiones sobre el mismo asunto. “La entrevista trata sobre otra cosa“, repitió el australiano, “me voy a marchar si sigue contaminando la muerte de 104.000 personas con ataques contra mí“.

Las amenazas de Assange volvieron a caer en saco roto cuando la periodista le preguntó de nuevo sobre sus problemas con la justicia sueca. En ese momento, el fundador de WikiLeaks decidió levantarse y abandonar la entrevista ante el asombro de Shubert, que con los brazos abiertos no podía creer lo que estaba ocurriendo.

Fuente: Aporrea.org

Wikileaks revela que EEUU mató a 70.000 iraquíes desde que inició la guerra

La filtración a través de WikiLeaks de 391.000 documentos sobre la guerra de Irak revela numerosas denuncias de torturas y abusos que nunca se investigaron, muertes de civiles de las que no se informó y la ayuda iraní a milicias iraquíes.

La organización que en Julio pasado publicó 92.000 informes secretos de las Fuerzas Armadas de EEUU sobre Afganistán divulgó hoy en la página warlogs.wikileaks.org los informes de campo, o SIGACT, redactados por los soldados estadounidenses entre enero de 2004 y diciembre de 2009.

Entre otras cosas, los informes ponen de manifiesto que las fuerzas estadounidenses dejaron sin investigar centenares de denuncias de abusos y torturas, e incluso de posibles asesinatos, por parte de las fuerzas iraquíes. Además, dan a conocer las muertes de más de 15.000 civiles en incidentes desconocidos hasta ahora.

Esta web ha convocado a los medios a una rueda de prensa el sábado a las 11:00 (hora peninsular española) en un hotel de Londres, para dar a conocer estos documentos.

Las primeras revelaciones recibieron la condena inmediata del Gobierno de EEUU. El portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, aseguró que en los documentos “no hay nada que pueda indicar la existencia de crímenes de guerra” pero sí aparecen “300 nombres de iraquíes en posible peligro” y consideró que “el país es más vulnerable ahora“.

Previamente, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, había condenado “en los términos más claros posibles” cualquier filtración de documentos que “pongan en peligro vidas estadounidenses o de sus aliados“.

Latigazos, quemaduras y palizas

En centenares de informes se aluden a latigazos, quemaduras y palizas, y en un caso en particular los soldados estadounidenses apuntan sus sospechas de que los soldados iraquíes cortaron los dedos y quemaron con ácido a uno de los presos.

Otros dos casos revelan la ejecución de dos prisioneros maniatados. En otro informe se lee cómo el cuerpo de un prisionero, muerto supuestamente por un “fallo renal“, presenta una incisión quirúrgica en el abdomen.

En algunos de los casos, los militares estadounidenses abrieron una investigación pero en la mayoría parecen haberse limitado a informar a sus superiores y dejar las pesquisas en manos de las fuerzas iraquíes.

La frase “ningún soldado de la coalición estuvo implicado en el incidente” es frecuente en los informes. En otros casos, se salda con el comentario “no es necesaria una investigación“.

El diario ‘The New York Times‘, una del puñado de publicaciones internacionales que tuvo acceso previo a los documentos, recoge las declaraciones de un portavoz del Pentágono que indican que la política estadounidense “está, y siempre ha estado, en línea con las prácticas y el Derecho internacionales“, que obligan a informar de posibles abusos.

Si fueron perpetrados por iraquíes, corresponde a las fuerzas iraquíes investigarlo, según el portavoz.

Más de 100.000 iraquíes muertos

La filtración a través de WikiLeaks revela también que desde la invasión estadounidense de Irak, en 2003, han fallecido más de 100.000 iraquíes, de los que unos 70.000 fueron civiles.

Hasta ahora, ni el Gobierno de EEUU ni las fuerzas aliadas han facilitado un número oficial de las víctimas iraquíes que ha ocasionado el conflicto, con el argumento de que no se llevaba una contabilidad al respecto.

Sin embargo, los documentos del Pentágono a los que ha tenido acceso la organización dan cuenta, por ejemplo, de la muerte de 109.032 personas entre el año 2004 y 2009, de los que más de la mitad, 66.081, eran civiles inocentes.

Esas cifras incluyen 15.000 muertos desconocidos hasta ahora, según la organización Iraqi Body Count.

El mes más mortífero fue Diciembre de 2006, cuando fallecieron un total de 2.566 iraquíes.

La mayor parte de las muertes, cerca de 30.000, se produjeron a consecuencia de las minas colocadas por los insurgentes a lo largo del territorio del país. También registran “más casos de víctimas civiles de (la antigua empresa de seguridad) Blackwater“.

Civiles muertos por accidente

Pero los documentos también revelan situaciones lamentables en que las tropas estadounidenses, por error, accidente o precipitación, mataron a civiles inocentes.

Los papeles narran al menos cuatro casos de tiroteos mortales cometidos desde helicópteros. En uno de los casos se disparó contra civiles aunque las víctimas estaban dando claros signos de rendición. “Aun así son objetivos válidos“, rezan los documentos.

La filtración revela también la preocupación de EEUU por el papel de Irán en la guerra iraquí.

Los documentos denuncian que Teherán entrenó a militantes iraquíes, incitó asesinatos contra funcionarios iraquíes y secuestros de soldados estadounidenses e introdujo armas y explosivos en el país vecino.

Desde hace semanas, el Pentágono trabaja para tratar de aminorar el impacto de la publicación de estos papeles.

La pasada semana, el Pentágono se preparaba para una inminente filtración de la página de Internet de unos 400.000 documentos secretos del Ejército estadounidense sobre la guerra en Irak.

Preocupación en el Pentágono

El Departamento de Defensa de EEUU constituyó un grupo de trabajo de 120 personas para revisar las bases de datos sobre Irak en el Pentágono y determinar “cuál podría ser el impacto” de la publicación, informó el viernes el portavoz militar, coronel David Lapan.

El mismo viernes, el Pentágono declaró que no espera grandes sorpresas de la inminente publicación de WikiLeaks. “No esperamos grandes sorpresas en términos de qué tipo de incidente puede salir en estos informes, cuando iraquíes inocentes han sido asesinados y ha habido denuncias de abusos a los detenidos, son todo situaciones que fueron muy bien explicadas en su momento, ha declarado Dave Lapan, uno de los portavoces del Pentágono.

El Pentágono también criticó en duros términos al sitio web, acusándolo de poner en riesgo las vidas de las tropas estadounidenses, ya que la información puede ser utilizada por insurgentes para organizar ataques contra los soldados norteamericanos.

Condenamos a WikiLeaks por inducir a individuos a incumplir la ley, difundir documentos secretos y luego compartir la información secreta con el resto del mundo, incluyendo nuestros enemigos“, dijo Chris Perrine, otro portavoz del Pentágono.

Al revelar información tan sensible, WikiLeaks continúa poniendo en riesgo la vida de nuestras tropas, de nuestros aliados y de aquellos iraquíes y afganos que trabajan junto a nosotros“, dijo Perrine.

Y agregó que la única “medida responsable” que podría efectuar ahora WikiLeaks es devolver el “material robado” y “eliminarlo de su sitio web lo antes posible“.

Fuente: El Mundo

‘Me violaron por decir ¡abajo Fidel!’

Por Roberto Zimerman

Por primera vez en los más de 50 años de Revolución en Cuba, un preso político se atreve a denunciar públicamente las torturas sexuales sufridas en las prisiones castristas.

Su nombre es José Ángel Luque Álvarez. Tiene 40 años de edad. Es Licenciado en Ciencias Físicas, cinturón negro de judo y fue miembro del equipo nacional de esa disciplina. Nunca llegó a viajar fuera del país por sus ideas políticas.

En estos momentos, lleva casi 50 días en huelga de hambre y ha perdido más de 25 kilos. Reclama poder salir de una pesadilla que comenzó hace ya más de tres años. En 2007 las autoridades le condenaron a más de tres años de prisión por haber dicho “Abajo Fidel“.

En Cuba, gritar consignas en contra de Fidel o Raúl Castro representa un delito de desacato a la figura del Comandante en Jefe y está contemplado en el artículo 144 del actual Código Penal cubano.

Tras un periplo por varias prisiones acabó en Villa Marista, el cuartel general del Departamento de Seguridad del Estado -radicado en La Habana- por donde han pasado miles de presos políticos encarcelados por la Revolución durante sus 51 años de historia.

Tortura

Después fue trasladado a la prisión de Arisa, en la provincia de Cienfuegos. Era el 21 de octubre de 2008. Allí conoció al jefe de la prisión, el Mayor Guillermo González Mora. Cuando leyó su expediente le preguntó si había gritado “Abajo Fidel y Abajo la dictadura“. Sin dejarle responder, el funcionario le dijo a Luque: “Yo te voy a enseñar a ti lo que es la dictadura“.

Subieron a Luque a la celda. Al rato aparecieron varios oficiales y le ordenaron que se quitara la ropa. Le volvieron a amenazar. Los oficiales se fueron y Luque se quedó dormido desnudo en el suelo de la celda.

Me despertó un dolor en el cuerpo. Cuando recuperé la conciencia, dos oficiales me tenían los dos brazos esposados en cruz a dos tubos. Los oficiales me dijeron si iba a usar ahora contra ellos mi cinturón negro“, asegura Luque.

El jefe de la prisión Guillermo González Mora llamó a un oficial llamado PabloEl Bembón‘, un hombre negro muy corpulento. “Me violaron y me dejaron tres días tirado desnudo y sangrando en el suelo de la celda“, comenta llorando Luque.

Ya cumplió con su condena

Luque ya ha cumplido la pena por desacato que le impuso el tribunal hace más de tres años. Pero las autoridades cubanas le han denegado la libertad en varias ocasiones. No sabe hasta cuando va a seguir preso. Y nadie le da explicaciones.

El pasado día 9 de Agosto, dentro de la prisión de Arisa, escribió en un letrero una denuncia para reclamar la libertad condicional que le corresponde desde hace más de un año. Por esa razón, el jefe de la prisión le envió a una celda de castigo y le amenazó con aumentar un año y medio más su encierro por involucrarse en actividades contrarrevolucionarias. A partir de entonces se declaró en huelga de hambre.

La familia del preso teme por su vida. Llevan semanas sin verle porque está incomunicado pero no pierden la fe de que algún día liberen a Luque Álvarez. Ya debería estar en libertad. Ha cumplido íntegramente su pena y ha pagado caro su delito de desacato. Mientras su salud se deteriora, Luque Álvarez quiere volver a ver la luz del sol.

La esperanza le ayuda a creer que algún día verá a sus torturadores frente a un tribunal. Pero esa es otra historia que tendrá que darse en otra Cuba. Algo que, de momento, no parece posible. Aunque algunos hablen de cambiar los errores de la Revolución, hay otros que sufren sus más locos desvaríos.

Fuente: El Mundo

Crimen Psiquiátrico (Antipsiquiatría VS Psiquiatría)

Programa “Box Populi” en televisión abierta (canal 22) para informar a los jóvenes sobre la terapia electroconvulsiva (electrochoques), depresión y la violación a los derechos humanos en el área de la salud mental en México.

Torturas, mentiras y cintas de video

Posted in noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en agosto 18, 2010
Tags: , , , , , , , ,


  • Dos cintas secretos muestran un interrogatorio a uno de los cerebros del 11-S.
  • En los vídeos se ven prácticas de tortura como el ‘waterboarding’.

Por Ricard González

Cuando salió a la luz pública que la CIA había realizado 92 grabaciones de los interrogatorios a dos presuntos cerebros de los atentados del 11-S en las que se veían prácticas de tortura como el ‘waterboarding’, la agencia de espionaje aseguró que todas las cintas habían sido destruidas. Sin embargo, según ha sabido la agencia Associated Press (AP),dos de ellas se salvaron de la quema. El Departamento de Justicia lanzó una investigación sobre el contenido y destrucción de las cintas que aún sigue en curso.

Citando fuentes anónimas de la administración, AP asegura que un funcionario de la CIA encontró por casualidad dos cintas metidas en una caja debajo de la mesa de su despacho en el año 2007. En las cintas, que incluirían también una grabación de audio, se puede ver un interrogatorio en una cárcel de Rabat a Ramzi Binalshibh , un yemení de 38 años, considerado uno de los cerebros del 11-S.

A diferencia de las otras 92 grabaciones, la cinta no contendría la aplicación a los sospechosos de las polémicas “técnicas de interrogatorio reforzadas” de la administración Bush, que para las asociaciones de derechos humanos constituyen torturas. “Las dos cintas, que se filmaron y encontraron hace años, muestran un tipo sentado frente a una mesa contestando preguntas“, explica una funcionaria que ha tenido acceso a la grabación.

Así pues, el mayor interés de las cintas radica en que podría revelar cuál era el rol de los agentes estadounidenses, y marroquíes en el interrogatorio. Durante los meses posteriores al 11-S, numerosos sospechosos de pertenecer a Al Qaeda fueron interrogados y torturados en las llamadas ‘cárceles secretas de la CIA.

Estas prisiones estaban situadas en países donde no se respetan los Derechos Humanos, lo que permitía llevar a cabo los malos tratos sin el riesgo de sufrir posteriormente consecuencias penales. Las versiones sobre qué sucedió en esos interrogatorios y cuál era la nacionalidad de los agentes que los llevaban a cabo, difieren entre los detenidos, las autoridades locales, y las estadounidenses.

Binalshibh fue interrogado en el año 2002 una cárcel cerca de Rabat, que ha recibido numerosas denuncias por parte de asociaciones de derechos humanos por los malos tratos que reciben los presos. Las grabaciones del interrogatorio podrían jugar un papel importante en su juicio. Gracias a ellas, se podrían demostrar las alegaciones de los abogados de la defensa, que sostienen que el reo yemení sufre serios trastornos psicológicos a causa de la presión a la que fue sometido durante los interrogatorios.

Actualmente, Binalshibh que está recluido en Guantánamo, recibe un tratamiento para la esquizofrenia con varias pastillas diarias. En un primer momento, las autoridades querían someterlo a un proceso militar, y solicitar la pena de muerte. Sin embargo, la administración Obama declaró que pretendía que, como el del otro cerebro del 11-S, Jalid Sheij Mohammed, fuera procesado por un tribunal civil. No obstante, la administración está encontrando serias trabas para tirar hacia adelante sus planes.

Fuente: El Mundo

Documental “Psiquiatría: Industria de la Muerte”, subtitulado en español

« Página anterior