Gonzalo Anti New World Order


EEUU acusa a Irán de estar tras los atentados del 11-S para desatar una nueva guerra

El Tribunal Federal de Manhattan (EEUU) culpó a Irán de ayudar a los terroristas de Al Qaeda en los atentados del 11 de septiembre de 2001. Con estas acusaciones, EEUU busca justificar la nueva guerra que quiere desatar en el país islámico, según varios expertos internacionales.

Al Qaeda, el chivo expiatorio

Según el economista canadiense Michel Chossudovski, la decisión del Tribunal representa un complot contra Irán y dichas acusaciones no son nada más que una introducción a la guerra que busca desatar Estados Unidos en territorio iraní.

No hay ninguna evidencia de que Irán ayudó a Al Qaeda a organizar el 11-S. Sin embargo, sí hay evidencia de la conspiración en los círculos más altos del Gobierno de EEUU”, afirma el experto, quien subraya que el informe sobre los atentados fue desacreditado por múltiples periodistas y especialistas en diferentes ámbitos, quienes revelaron que no hay ninguna evidencia de que Al Qaeda organizara el 11-S.

Si hay alguien detrás del atentado, es la CIA, que quiere volver a los métodos de la guerra en Afganistán, con el pretexto de un ataque afgano a América”, asegura Chossudovski.

Al mismo tiempo,  el analista de Oriente Próximo, Wilfredo Amr Ruiz, opina que la existencia de los vínculos entre Irán y Al Qaeda son muy poco probables, por ser las creencias religiosas del pueblo iraní diferentes a las de los miembros de Al Qaeda.

Ruiz está convencido de que el país norteamericano está buscando enemigos externos potenciales y sigue centrando su atención en Irán: “Ahora cualquier irregularidad en Oriente Próximo, cualquier cosa negativa para Occidente estará relacionada con Irán”.

¿Por qué Irán?

EEUU apoya al terrorismo, por ejemplo en Libia. Ahora ataca Irán. ¿Por qué? Porque Irán tiene el 10% del petróleo en el mundo, está en una región importante, se opone a la presión de Occidente y apoya a Rusia y China”, sostiene Chossudovski.

Al mismo tiempo, el comentarista político de la revista rusa ‘Bolshoi Biznes’, Vladímir Vólkov, afirma que la escalada de tensión sobre Irán tiene detrás una serie de acontecimientos.

Y luego… ¿qué?

Vólkov asegura que “la probabilidad de que ocurra un escenario militar en Irán está creciendo” y agrega que las consecuencias de una guerra serán catastróficas tanto para EEUU como para el mundo.

El analista Chossudovski, a su vez, afirma que “una operación contra Siria o Irán puede desatar una guerra que se extenderá hasta la frontera con China” y alerta que “en caso de necesidad, las armas nucleares que serán dirigidas contra Irán pertenecerán no solo a EEUU e Israel, sino también a Bélgica, Países Bajos, Alemania, Italia y Turquía”.

Fuente: Russia Today

Artículos relacionados:

Ejército chino programa importantes maniobras militares cerca de Pakistán para responder a EEUU

15 de Diciembre de 2011 – El ejército chino ha realizado maniobras militares muy importantes cerca de Pakistán para responder al aumento de tropas estadounidenses en la región, ya que un alto funcionario del gobierno chino advirtió que cualquier amenaza para Pakistán sería considerada como una amenaza directa a China.

Citando un informe de la Televisión Central china Junshija, un funcionario anónimo del gobierno advirtió que “cualquier amenaza para Pakistán es una amenaza para China”, en respuesta al recrudecimiento de hostilidad que Estados Unidos y la OTAN dirigieron hacia Pakistán, y a que la OTAN mató a 26 soldados pakistaníes la semana pasada.

Pakistán ha respondido al ataque aéreo cerrando su frontera con Afganistán impidiendo así que los suministros lleguen al país ocupado por Estados Unidos.

Según el informe, los Estados Unidos están concentrando tropas en la frontera pakistaní en un acto de agresión que China ve como un ataque directo a su estrecha alianza con el país. En respuesta a esta situación, China ha enviado recientemente en el noroeste de la meseta, cerca de Pakistán, una buena parte del segundo regimiento de artillería del Ejército Popular de Liberación (EPL) con sofisticados DF-21C y misiles tácticos de corto alcance DF-11 con el fin de hacer ejercicios militares importantes cuya meta es mostrar la “actitud de China hacia la amenaza de los Estados Unidos a Pakistán”.

Los ejercicios se llevaron a cabo del 14 al 27 de Noviembre e implicaron a las tropas pakistaníes. Estas informaciones provienen de varias fuentes de noticias chinas.

El informe hace especial hincapié en la posición de China afirmando que su alianza con Pakistán representa una “fraternidad” y que “China nunca estará en paz si Pakistán se pierde”.

A nivel militar, China llevará a cabo importantes ejercicios de combate en el desierto de Pakistán el 16”, declara el informe traducido. “América siempre ha deseado Pakistán, especialmente en los últimos años. Mientras la guerra americana se prolonga en Afganistán y que acciones militares contra la determinación de Irán se hacen cada vez más probables, la amenaza de confrontación con China aumenta también, y Pakistán es el lugar para Estados Unidos para obtener una ventaja militar estratégica y geográfica”.

Como se informó anteriormente, mientras que la retórica de los medios chinos en lengua inglesa habla de hostilidades hacia Pakistán e Irán de manera moderada, los debates que tienen lugar en China se hacen de manera mucho más bélica.

En respuesta a una creciente hostilidad occidental hacia Irán, el Mayor General Zhang Zhaozhong comentó que “China no dudará en proteger a Irán, incluso si desencadenase una tercera guerra mundial”. Estos comentarios provocan muchos debates en China.

El tema de Irán se discute también en el informe de los medios de comunicación chinos. No se recomienda ningún asalto militar occidental en Irán. China quiso ejercer una presión a este propósito a través de la demostración de la potencia de sus recientes maniobras militares. El embajador chino ante la ONU ha advertido al director general de la IAEA, Yukiya Amano, de no crear pruebas “sin fundamento” para justificar un ataque contra Irán en nombre de detener su controvertido programa nuclear.

Fuente: Aporrea.org

“Judaísmo y Sionismo: Dos cosas diferentes”, por Adrián Salbuchi

Posted in atentados,censura y opresion,historia,lavado de cerebros,masoneria,nuevo orden mundial,religion,sionismo por Gonzalo Fernandez en octubre 19, 2010
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Diez preguntas clave a lo sionistas israelíes

Ha llegado el momento de promover un amplio, abierto, serio, democrático y respetuoso debate sobre estas preguntas fundamentales:

1) ¿Porqué insisten los sionistas en confundir sionismo con judaísmo?

No todo sionista es judio y no todo judio es sionista. George W. Bush, Dick Cheney, Condoleeza Rice, Donald Rumsfeld, Tony Blair, Aznar, John Negroponte, John Bolton, y Colin Powell, para nombrar unos pocos recalcitrantes y muy encumbrados sionistas pro-israelíes NO son judíos.

Simétricamente, Noam Chomsky, Norman Finkelstein, Juan Gelman, Israel Shamir, el Gran Rabino Joel Teitelbaum (ver http://www.jewsagainstzionism.com), y los directores de la revista “Forward” de Nueva York NO son sionistas, aunque SI son judios….

2) ¿Porqué buscan dañar a las comunidades judías en la diáspora?

Como argentino, me preocupa que los sionistas y los israelíes quieran confundir sionismo con judaismo, ya que eso puede atraer injustas reacciones por parte de gente ignorante en contra de las comunidades judias en todo el mundo y en mi país, la Argentina (¡y eso sí nos preocupa!).

Acusar de “antisemita” a cualquier persona que critica a Israel y al Sionismo conforma inadmisible terrorismo intelectual, ya que de esa manera se pretende silenciar todo debate libre y abierto sobre temas complejos y fundamentales, como son los orígenes del Estado de Israel, la veracidad histórica contemporánea, y los objetivos reales del sionismo internacional en todo el mundo, la Argentina incluida.

Sería muy recomendable y saludable que las organizaciones de la comunidad judía en la Argentina condenaran públicamente la barbarie perpetrada por Israel en Palestina y el Líbano.

3) ¿Porqué insisten en acusar de “antisemitismo” a quienes critican al sionismo israelí?

Hablar de “antisemitismo” hoy en día es absurdo e hipócrita. El concepto “semita” conforma una categoría lingûistica originalmente urilizada por intelectuales como el filósofo racista francés del siglo XIX Conde de Gobieneau, quien contraponia “semitas” a “arios”. ¿Es que los sionistas también pretenden que hoy hablemos de “arios”?? ¡Por favor! ¡¡Estamos en el siglo XXI…!!

De todos modos, si los sionistas insisten en hablar de “antisemitismo”, entonces, conviene recordar que los pueblos árabes TAMBIEN son descendientes de Shem y, por ende, “semitas”.

De manera que si hoy el mundo sufre “el flagelo del antisemitismo”, es debido a la persecusión de palestinos, iraquíes y libaneses (mayoritariamente semitas), por las fuerzas invasoras y agresoras de Estados Unidos e Israel – cuyas máximas dirigencias son claramente “arias”. Pues Ehud Olmert, Ariel Sharon, Benjamín Netanyahu, George W. Bush, Tony Blair y Dick Cheney por citar algunos de esos líderes, tienen fisonomías muy “arias”, en nada reminiscentes a los pobres “semitas”….

4) ¿Porqué martirizan a Gaza y a los palestinos?

En 1989 el mundo se liberó del oprobioso Muro de Berlin.

Pocos años después, Israel lo ha reemplazado por el aún más oprobioso Muro de Gaza, de cientos de kilometros de extension y 8 metros de alto, con sus puestos de control militar, sus soldados armados, sus alhambres de púa, y sus constantes vejaciones y agresiones a los palestinos. Así, Israel transformó a Gaza en un gran Campo de Concentración de 500.000 civiles que hoy languidecen sin agua, sin cloacas, sin electricidad, sin trabajo y a la merced de sus violentísimos captores sionistas.

Se nota que las dirigencias israelíes han aprendido mucho de Auschwitz y del Ghetto de Varsovia…

5) ¿Los israelíes esperan realmente que los palestinos y los libaneses no se defiendan de alguna manera?

Solo los Estados Soberanos pueden estructurar fuerzas armadas regulares y legales (por ej., Israel, Gran Bretaña y EEUU).

Sin embargo, Palestina NO tiene un Estado, por lo que a su población no le queda otra opción que apoyar una fuerza armada irregular como es Hamas, ante las agresiones de Israel.

Al Líbano no se le ha permitido construir un Estado Soberano, gracias a los largos años de invasion por Israel y otras naciones, con lo que a los libaneses no les queda otra opción de defensa que las milicias irregulares de Hezbollah. Seguramente, ambos reciben armas de Irán y Siria

¿Acaso Israel no recibe armas de EEUU??

¿Acaso no es el Estado de Israel la UNICA potencia que tiene Armas de Destruccion Masiva en el Medio Oriente, gracias a las alrededor de 400 bombas atómicas que Estados Unidos le ha cedido generosamente al Estado de Israel?

¿¿Se puede confiar en el uso que hará Israel de ese poderorísimo y mortífero armamento nuclear??

Palestina y el Libano tienen DERECHO a defenderse del Terrorismo de Estado de Israel. En su condición desesperada, lo hacen como pueden.

Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel han declarado a Hamas y Hezbollah como “organizaciones terroristas”. Conviene recordar, sin embargo, que el orígen de las Fuerzas de Defensa Israelíes (el Ejército de Israel) surge de la fusión en 1948 de tres grandes organizaciones terroristas: los grupos Stern, Irgun y Zvai Leumi que previo al surgimiento del Estado de Israel, perpetraron crímenes terroristas como el asesinato del mediador de la ONU en Palestina, Conde Bernadotte (organizado por la guerrilla a cargo de Ytzakh Shamir, luego primer ministro israelí), y el ataque terrorista con bombas en 1947 contra el Hotel Rey David de Jerusalén, sede de la comandancia militar británica (perpetrado por la guerrilla de Menahem Beghin, luego también primer ministro israelí).

Una de dos: o todos estos grupos – Hamas, Hezbollah y Ejército Israelí – son catalogados como “fuerzas de defensa”; o son todos catalogados como “grupos terroristas”. No se puede tener el chancho y los veinte…

6) ¿Porqué no permiten un estudio serio sobre el “Holocausto”?

Esto resulta fundamental por cuanto hace a una comprensión correcta del origen del problema en Medio Oriente, y del devenir del mundo desde la Segunda Guerra Mundial que culmina con este espantoso “Nuevo Orden Mundial” globalizador que hoy padecemos.

Existe una fuerte corriente de pensamiento revisionista en círculos academicos en Europa y Estados Unidos que sostienen que no ha quedado adecuadamente demostrado que seis millones de judíos murieran durante la Segunda Guerra Mundial a manos de la Alemania y Austria nacionalsocialista.

Las investigaciones serias sobre este complejo tema están hoy vedadas de hecho en buena parte del mundo occidental, y prohibidas por ley en países como Francia, Canadá, Alemania y Austria. ¿A qué se le tiene tanto miedo? ¿A que un estudio serio haría que los números “no cierren”?

El escritor judio estadounidense, Norman Finkelstein, en su libro “La industria del Holocausto” (Siglo XXI Editores, Buenos Aires, 2002) explica muy bien la manera en que el Mito del Holocausto es utilizado por Israel para conseguir permanente apoyo financiero y político de EEUU, sus aliados y de sectores debidamente alineados de la Diáspora judía en todo el mundo.

En el museo del campo de concentración de Auschwitz durante los años en que Polonia estuvo ocupada por la ex-Unión Soviética, hubo una placa que recordaba que ahí habían sido ejecutados “4 millones” de aquellos supuestos 6 millones de judíos asesinados. En los años noventa, sin embargo, tras la caída del Muro de Berlin y posterior libertación de Polonia, esa placa fue discretamente retirada y reemplazada por otra que indica un total de “1.500.000 muertos…” ¿Donde están entonces los seis millones del “Holocausto”?

7) ¿Cómo explican el apoyo irrestricto que Estados Unidos brinda al Sionismo Internacional?

El gobierno de los Estados Unidos de Norte América ha quedado secuestrado por el Sionismo Internacional. Únicamente así se puede comprender el apoyo irrestricto, burdo y permanente que EEUU le brinda al Estado de Israel.

El propio ex-primer ministro israeli, Ariel Sharón declaró durante un acalorado debate en su gabinete que, “Nosotros (los israelíes) controlamos a los Estados Unidos y los estadounidenses lo saben muy bien” (citado por Juan Gelman en “Página 12“, 04Dic03).

Este gravísimo problema mundial ha sido evaluado en un reciente e importante informe de la Universidad de Harvard (publicado en marzo 2006) en el que los profesores John Mearsheimer (de la Universidad de Chicago) y Stephen Walt (decano de la Facultad John F. Kennedy de Gobierno de Harvard) describen “La politica exterior norteamericana y el lobby israelí”, probando de manera contundente la influencia determinante y excesiva que ejercen organizaciones y lobbies pro-sionistas como AIPACAmerican Israeli Political Action Committee – que han logrado torcer la politica exterior de EEUU en contra del propio interés nacional estadounidense y a favor del interés nacional de un Estado foráneo (Israel).

También podemos citar poderosas organizaciones de presión como la ADLAnti Difamation League (controlada por la Logia masónica B’Nai B´Rith) y el PNAC Project for a New American Century, cuyos principales dirigentes integraron e integran el gobierno Bush y son los máximos responsables de la destrucción de Irak y del apoyo irrestricto de EEUU a Israel, entre los que hallamos a Paul Wolfowitz, Richard Perle, Douglas Feith, Colin Powell, Condoleeza Rice, I. Lewis Libby, Paul Bremer, Richard Zoellick, James Baker y Elliot Abrams.

8 ) ¿Está bien que el mundo sea dominado por una ínfima Minoria?

El un sitio oficial israelí (la Jewish Agency for Israel http://www.jafi.org.il) y diversas organizaciones judías en EEUU, hablan de una poblacion judia mundial de menos de 15.000.000 de personas en todo el mundo (de las cuales unas 200.000 viven en la Argentina). O sea, númericamente la comunidad judía representa apenas el 0,2% de la población mundial, y el 0,5% de la poblacion de la Argentina.

¿No resulta antidemocrático que minorias tan ínfimas numéricamente detenten tanto poder mundial?

¿Hasta tal punto que hoy su sector sionista arrastra al planeta entero al borde de una Tercera Guerra Mundial como lo consigna “The Financial Times” de Londres en su edicion del 24 de Julio pasado…?

9) ¿Porqué los sionistas mienten sistemáticamente?

La tragedia que hoy viven El Libano y Palestina empezó porque Israel dice que Hamas y Hezbollah le secuestraron a tres de sus soldados en Gaza y en la frontera con Líbano. Nosotros, sin embargo, decimos que a los soldados no se los secuestra: Solo los civiles pueden ser secuestrados. Los soldados combatientes, a lo sumo, pueden ser capturados – incluso muertos – por el Enemigo; pero NO secuestrados.

Sin embargo, Israel, EEUU y los multimedios planetarios profusamente financiados por el capital usurario financiero mundial, repiten una y otra vez hasta el hartazgo que los tres soldados israelíes fueron “secuestrados”…

Como dice un viejo adagio: “La primera victima de la guerra es la verdad…”.

10) ¿Porqué no se investiga la muy veosímil pista ISRAELI en torno a los atentados de la Embajada / AMIA en Buenos Aires?

Según el periodico judio antisionista neoyorquino “Forward”, el gobierno de EEUU le sigue reclamando a gritos a la Argentina que le entregue una (falsa) “pista iraní” en torno a los dos terribles atentados terroristas que sufrimos en Buenos Aires (marzo 1992 y julio 1994, respectivamente), y que tras 12 y 14 años ni la CIA ni el Mossad han logrado fabricar (a pesar de que un despreciable juez argentino prosionista – Galeano – llegó al extremo de dar una coima de u$s 400.000 a un preso (Telleldin) para que inculpara a la Policia de la Provincia de Buenos Aires para así poder fabricar una falsa pista que condujera a Hezbollah y, por extensión, a Siria e Irán).

Si el gobierno pro-sionista de Néstor Kirchner cede a estas presiones y le regala a EEUU/Israel otra “razón” más para atacar a Irán, entonces nuestro país, la Argentina, se verá directamente involucrado en esta guerra del sionismo en contra del mundo.

¡¡Eso no lo quiere el pueblo argentino!!

A esta altura de los acontecimientos, es preciso investigar la hipótesis de una mucho más verosímil pista ISRAELI en torno a ambos atentados, que fueron perpetrados en momentos de grandes luchas intestinas dentro de Israel. Esa lucha intestina y sorda entre el bando moderado y los fundamentalistas de extrema derecha dentro de Israel, culminó con el asesinato de un gran primer ministro israelí favorable a la paz: Ytzakh Rabin, acribillado a balazos en Israel NO por un terrorista musulmán; NO por un neonazi; sino por Ygal Amir, un joven militante sionista israelí estrechamente vinculado al movimiento ultra-derechista de los colonos, y próximo al Shin-Beth, el servicio de seguridad interna israelí.

La propia y oficial Comisión Shamgar que investigó en Israel el asesinato de Rabin concluyó que el Shin-Beth fue responsable, aunque más no sea por omisión…

Asesinado Rabin en Noviembre 1995, el camino quedó abierto para que que el gobierno israelí quedara ocupado por los genocidas Netanyahu, Sharon y hoy Olmert, y sus partidarios en los partidos políticos ultra derechistas y fundamentalistas, Likud y Kadima….

Insisto: propongo un amplio, abierto, serio, democrático y respetuoso debate sobre estas preguntas fundamentales.
Pues, cuando al final prevalezca la VERDAD, recien entonces se podrá detener el baño de sangre que hoy sacrifica a cientos de miles de musulmanes e inocentes en un verdadero Holocausto – hoy, aquí y ahora – en este afligido planeta.

Adrian Salbuchi
MSRA – Movimiento por la Segunda República Argentina
(Buenos Aires – Argentina)

Fuente: Adrián Salbuchi

Artículo relacionado:

Objetivo Irán: Que busca la operación con la quema de ejemplares del Corán

Un ataque a Irán, en un contexto de decadencia hegemónica de EEUU, parecería, a simple vista, como improbable, falto de consenso internacional, y sin la aprobación masiva de la opinión pública norteamericana. No obstante, está probado (así lo demostraron el 11-S, el 11-M, el 7-J) que la opinión pública, a favor de un ataque judeo-norteamericano a la nación islámica, puede ser fabricada en sólo horas por las grandes cadenas mediáticas internacionales. En este escenario hay que leer la nueva operación desatada con el anuncio de una quema de ejemplares del Corán por parte de una iglesia financiada por la CIA en el marco de un nuevo aniversario del 11-S.

Por Manuel Freytas (*)

La “histeria antimusulmana”

En plena escalada del conflicto nuclear con Irán, y en el contexto de nuevas y duras sanciones en la ONU, una reacción generalizada de histeria “antimusulmana” se desató en EEUU a partir del anuncio de quemas de ejemplares del Corán anunciado por una iglesia protestante integrante de una red financiada por la CIA.

Esta operación se anunció dentro de cuadro generalizado de rechazo al Islam activado por el anuncio de la construcción de una mezquita en la zona de los atentados del 11-S.

Dos terceras partes de los habitantes de Nueva York están en contra de la construcción de la mezquita junto a la Zona Cero, según un sondeo realizado por el New York Times. Uno de cada cinco encuestados confiesa sentir aversión hacia los musulmanes.

Una encuesta del centro de estudios Pew publicada el martes revela que la proporción de estadounidenses que tiene una visión favorable hacia el Islam ha caído de un 41% en 2005 a un 30%.

En tanto,  el número de aquellos que piensan que el Islam promueve la violencia más que otras religiones se mantiene estable en torno a uno de cada tres encuestados.

Los analistas consideran aún más alarmante el “irracional” aumento del número de estadounidenses que piensa que el presidente Barack Obama es musulmán.

Casi una quinta parte de los estadounidenses (18%) opina así, según una encuesta del centro Pew hecha con anterioridad al respaldo que el presidente USA dio al proyecto de mezquita en la zona cero.

En este contexto, y no por casualidad, Terry Jones,  pastor de la Iglesia cristiana Dove World Outreach Center, en Gainesville, Florida, anunció su plan de quemar ejemplares del Corán para conmemorar los atentados del 11 de septiembre, lo que terminó de desatar una histeria “antimusulmana” en EEUU.

El fanático religioso extremista declaró como “Día Internacional de la Quema del Corán” el sábado, cuando se cumple el aniversario de los ataques.

Asimismo la fecha coincide este año con Eid al Fitr, la fiesta que marca el fin del mes de ayuno del Ramadán, la mayor festividad musulmana.

La utilización del sector religioso extremista  para “demonizar” al mundo islámico se concretizó a través de la misión que empezaron a jugar las iglesias evangélicas integradas a una red controlada y financiada por la CIA cuyas operaciones encubiertas de preparación del terreno para un ataque a Irán, se empezaron a proyectar dentro y fuera de EEUU tras el 11-S.

Terry Jones, y la Iglesia evangélica Dove World Outreach, son miembros activos de esa red de operaciones encubiertas con la religión que reivindica la existencia del Estado de Israel y propugna la extinción del Islam.

En octubre de 2003, extremistas sionistas y evangélicos se reunieron en el hotel Rey David de Jerusalén en presencia del neocon Richard Perle –entonces presidente del Consejo para la Política de Defensa del Pentágono e influyente consejero de George Bush II– y de varios ministros del gobierno de Sharon para celebrar “el surgimiento de la Jerusalén celeste que tendrá lugar después de la destrucción del Islam“.

La corriente evangélica extremista, que dice contar con más de 70 millones de fieles en EEUU, y que dispone de de miles de “pastores-propagandistas” como Terry Jones, fue una columna vertebral en la generación del consenso para las invasiones a Irak y Afganistán cuyo desenlace se precipitó con los ataques del 11-S en EEUU.

El odio profesado al Islam, al igual que su desprecio por los árabes, convirtieron a este sector del extremismo religioso en instrumento clave de los planes del lobby sionista militar orientados a terminar con Irán y los gobiernos islámicos en el marco de un proyecto estratégico de “remodelación del Medio Oriente“, para someterlo a la hegemonía del eje EEUU-Israel-UE.

En este escenario, hay que leer el anuncio de quema de ejemplares del Islam que desató un nuevo proceso de histeria “antimusulmana” en momento de escalada del conflicto militar en Medio Oriente.

La “furia musulmana”

En febrero de 2006, también en una escalada del conflicto nuclear con Irán en la ONU, y cuando se comenzaba a hablar de un ataque de EEUU a ese país, una revista europea publicó doce caricaturas de Mahoma desatando un proceso mundial de “furia musulmana con destrozos, muertos, heridos, e incendios de embajadas de países europeos en Asia, Europa, África y Medio Oriente.

Por primera vez, EEUU, Israel y la Unión Europea acusaron a Irán de estar detrás de esas gigantescas movilizaciones de “furia musulmana contra el “mundo occidental“, culpando al gobierno de Teherán de organizar y financiar esas movilizaciones violentas que duraron casi una semana.

Dos sondeos posteriores indicaron que el temor a Irán se había disparado entre los estadounidenses que consideraban al gigante islámico como el “mayor peligro” para Estados Unidos. Mahoma reemplazaba a Al Qaeda.

Según uno de los sondeos del Centro de Investigación Pew, Irán se había convertido en la principal preocupación internacional de los estadounidenses, cuya mayoría estuvo a favor de una intervención armada para disuadirlo de sus ambiciones nucleares.

Según los resultados del sondeo Irán representaba “la amenaza número uno”, por delante de China, Irak y Corea del Norte.

Una mayoría aplastante de los participantes en la encuesta decía creer que Irán atacaría a Israel (72 por ciento) y a Estados Unidos o Europa (66 por ciento) si el país islámico llegara a desarrollar armamento nuclear. Además, el 82 por ciento aseguraba que, de completar con éxito el enriquecimiento de uranio, Irán facilitaría armamento a terroristas.

Los resultados del Centro Pew se sumaban a los de otro sondeo del diario Los Angeles Times, según el cual un 57 por ciento de los estadounidenses respaldarían en ese momento una intervención militar en Irán si el país desarrolla capacidad nuclear

A nivel de “testeo“, las caricaturas de Mahoma demostraron (a través de las mediciones) como una explosión de “furia islámica” con Irán acusado de responsable y organizador, puede detonar en horas consenso masivo para un ataque militar a ese país entre la sociedad estadounidense.

La utilización de la “amenaza islámica”

En este escenario, el plan de las “alertas terroristas” (como el que está funcionando en Gran Bretaña y la UE para ligar a Irán con el “terrorismo“), parecería insuficiente para generar un consenso masivo en EEUU, Europa y el mundo, para un ataque militar de EEUU a Irán.

En otras palabras, el “terrorismo islámico” tendría que salir de la amenaza potencial para convertirse en realidad, a través de la “furia islámica” complementada con ataques terroristas con muertos y heridos que justifiquen un ataque a Irán.

Antes de las acciones militares contra Irán los expertos USA parecen buscar reforzar la estrategia de “preparación de terreno” con otro componente: la violencia islámica que demuestre a qué grados puede llegar Irán en posesión de la bomba nuclear.

Las “alertas terroristas” con amenazas de “ataques inminentes desataron otra ola de psicosis mundial con el “terrorismo” y nuevamente las comunidades islámicas de Gran Bretaña y Europa se vieron sometidas a cacerías y detenciones de sospechosos de integrar un “complot terrorista“.

Simultáneamente el eje EEUU-Israel-Unión Europea conectó las “alertas terroristas” y las “amenazas de ataque” acusando a la república islámica de estar detrás de las operaciones de Hezbolá en Líbano y de financiar la estructura mundial del “terrorismo“, al que siempre se le asocia la categoría “islámico“.

En sucesivos informes, desde 2006 hasta ahora, los servicios británicos y Scotland Yard elaboraron documentos según los cuales Al Qaeda y las organizaciones extremistas islámicas estaban en condiciones de producir “ataques terroristas nucleares” en cualquier ciudad europea.

Las alertas y amenazas continuaron así como las detenciones de supuestos integrantes de “redes islámicas” en perpetuo complot para producir “atentados terroristas” denunciados o “desactivados en Londres o en Nueva York.

La nueva operación

La nueva operación, utilizando como instrumento el anuncio de quema de ejemplares del Corán, parece apuntar hacía dos objetivos claros: reactivar la “furia musulmana” en el mundo, y utilizarla como un efecto polarizante para generar consenso a potenciales operaciones militares contra Irán planificadas por el Pentágono y la plana mayor israelí.

En el mundo de la CIA y de los servicios aliados del “mundo occidental“, nada sucede por casualidad. El frente de “guerra contraterrorista” es parte indivisible de la estrategia para preparar las bases del consenso internacional a un ataque a Irán como parte del plan de “remodelación” de Medio Oriente que empezara con los halcones de la era Bush hijo.

Un ataque a Irán, en un contexto de decadencia hegemónica de EEUU, parecería, a simple vista, como improbable, falto de consenso internacional, y sin la aprobación masiva de la opinión pública norteamericana.

No obstante, está probado (así lo demostraron el 11-S, el 11-M, el 7-J) que la opinión pública, a favor de un ataque judeo-norteamericano a la nación islámica, puede ser fabricada en sólo horas por las grandes cadenas mediáticas internacionales.

Para un conjunto de expertos, la perspectiva del conflicto iraní combina dos escenarios fluctuantes y simultáneos: el “frente diplomático” y el “frente militar” que sobrevendrá inevitablemente si EEUU y las potencias aliadas no alcanzan una fórmula para presionar a Irán a abandonar su programa con las sanciones económicas en la ONU.

En este marco, los ejercicios militares de Irán, Siria e Israel, y la preparación de nuevas acciones contra Gaza y Libano,  son simultáneos a los movimientos y las “señales” militares en el Golfo -registradas por la prensa norteamericana- y son indicativos de que el eje Washington-Israel se apresta a dar un “desenlace militar” al dilatado conflicto con Irán, una pieza central en el plan del sionismo militar.

Las operaciones contra Hamás y Hezbolá, en Gaza y Líbano, son simultáneas y convergentes con el “frente diplomático” y el “frente antiterrorista” contra Irán y Siria, y van a tener un desenlace en el “frente militar una vez que la imposición de bloqueos y sanciones fracasen en todas sus líneas como está previsto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

A nivel de “testeo“, las caricaturas de Mahoma demostraron (a través de las mediciones) como una explosión de “furia islámica con Irán como responsable y organizador, puede detonar en horas consenso masivo para un ataque militar a ese país entre la sociedad estadounidense.

Hasta ahora, el plan de las “alertas terroristas” (como el que está funcionando en Gran Bretaña para ligar a Irán con el “terrorismo“), parecería insuficiente para generar un consenso masivo para un ataque a Irán en EEUU, Europa y el resto del mundo.

No obstante, los expertos USA-israelíes saben que antes de las acciones militares contra  Irán  tienen que reforzar la estrategia de “preparación de terreno” con otro componente: la violencia islámica que demuestre a que grados puede llegar Irán en posesión de la bomba nuclear.

Este es el objetivo de base que busca la operación de provocación al mundo musulmán con la quema de ejemplares del Corán en el aniversario del 11-S.

Una nueva “furia musulmana” desatada en el mundo, galvanizaría (y reactualizaría) el apoyo a un ataque a Irán y a nuevas operaciones militares contra Gaza y Líbano, en EEUU y Europa.

En este escenario, hay que leer la operación lanzada con la quema del Corán.

Fuente: IAR Noticias

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.

Según la ONU, Irán tiene uranio enriquecido para dos bombas nucleares

Posted in censura y opresion,noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en septiembre 6, 2010
Tags: , , , ,
  • Según el documento, Irán sigue violando todas las resoluciones de la ONU.
  • El enriquecimiento podría servir para que Irán aprenda a controlar el proceso.

El OIEA informó de que Irán ha producido hasta ahora unos 2.800 kilos de uranio poco enriquecido -mil kilos más que en noviembre pasado- una cantidad que los expertos consideran suficiente para construir entre dos y tres bombas nucleares.

El documento restringido agrega que Irán sigue violando todas las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y de la Junta de Gobernadores de la agencia atómica.

Desde hace años, los órganos máximos de la ONU y del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) exigen que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio, que congele la construcción de un reactor de agua pesada y aplique un régimen especial de inspecciones, entre otros asuntos.

Sanciones desde 2006

Desde el año 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU ha dictado cuatro rondas de sanciones diplomáticas, comerciales y nucleares contra la República Islámica, con el objetivo de impulsar un acuerdo dialogado con Teherán.

Irán no ofrece la cooperación necesaria para permitir al organismo confirmar que todos sus materiales nucleares son destinados a actividades pacíficas“, lamenta en el informe el director general del OIEA, el japonés Yukiya Amano.

Es esencial -agrega- que Irán coopere en estos asuntos. El paso del tiempo y el posible deterioro del acceso a algunas informaciones relevantes aumentan la urgencia“.

En ese sentido, un diplomático cercano al OIEA destacó en declaraciones en Viena que “no ha habido ningún tipo de progreso en cuanto a las posibles dimensiones militares del programa nuclear“.

Desde hace años, el OIEA investiga las “posibles dimensiones militares” del programa nuclear iraní sobre la base de información recibida de Estados Unidos y varios de sus aliados europeos.

Uso pacífico de la energía nuclear

Irán afirma que estas alegaciones, que entre otros asuntos hablan de posibles experimentos con explosivos especiales, son falsas y manipuladas, por lo que se niega debatir el asunto con el organismo nuclear de la ONU.

Por otra parte, según el OIEA, a finales de agosto había 8.856 centrifugadoras instaladas en la planta de enriquecimiento de Natanz (centro del país), con sólo 3.772 unidades en funcionamiento.

A pesar de que el plan inicial de Irán era construir en esa planta 50.000 centrifugadoras para la producción industrial de combustible nuclear, el número de equipos se mantiene estable desde el año pasado por debajo de las 9.000 unidades. Eso también hace crecer las sospechas sobre las intenciones verdaderas del programa nuclear iraní.

Enriquecimiento de uranio ‘científico’

Según el más reciente recuento del OIEA, Irán ha producido desde febrero de 2007 un total de 2.803 kilos de uranio poco enriquecido (con una pureza inferior al 5%), unos mil kilos más que en noviembre pasado, lo que se corresponde con el ritmo de producción alcanzado en los últimos dos años y medio.

De estas reservas almacenadas por Irán, unos 310 kilos han sido utilizados para producir unos 22 kilos de uranio enriquecido hasta el 20%, con los que pretende fabricar combustible para un reactor científico en Teherán.

Los expertos consideran que al enriquecer uranio hasta esos niveles, los iraníes avanzan en sus conocimientos sobre la forma de controlar el proceso para purificar uranio hasta el 90%, lo que le permitiría fabricar bombas atómicas. Se estima que con una tonelada de uranio poco enriquecido se consigue suficiente uranio altamente enriquecido para fabricar una bomba atómica.

Por esa razón, el enriquecimiento de uranio se encuentra en el centro de la disputa sobre el programa nuclear, ya que ese material tiene aplicaciones tanto civiles como militares.

Temores de la comunidad internacional

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) temen que, bajo el paraguas de un programa civil, Irán esté desarrollando las capacidades para hacerse con materiales de fisión para poder construir una bomba.

Teherán rechaza estas alegaciones y dice que su programa atómico sólo tiene intenciones pacíficas como la generación de energía eléctrica y la lucha contra el cáncer.

El último informe del OIEA se ha concluido una semana antes de la próxima reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA en Viena, donde la cuestión del programa nuclear Iraní volverá a acaparar gran parte de la atención.

Fuente: El Mundo

Carta INWO “Tercera Guerra Mundial”

Posted in cartas inwo por Gonzalo Fernandez en agosto 12, 2010
Tags: , ,

Carta INWO "Tercera Guerra Mundial"

Cualquier nación que lleva a cabo un ataque directo para destruir a otra nación triplica su poder. Si tiene éxito, atacar a la nación recibe una tarjeta Plot y otra acción Token de inmediato! Si falla, el atacante es destruido, y cuentan para las condiciones de victoria del jugador defensor. Esta tarjeta sustituye a cualquier otra tarjeta amarilla en el juego del Nuevo Orden Mundial.

Reapareció Fidel y dijo temer una guerra nuclear si EEUU ataca Irán

Posted in noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en agosto 8, 2010
Tags: , , , , , , ,

Fue al hablar ante el Parlamento, en su primera aparición en ese lugar desde 2006.

El líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, ingresó ayer después de cuatro años de ausencia en el Parlamento de su país (donde fue recibido con un estruendosa ovación) y leyó un enérgico texto, de pie y durante casi un cuarto de hora, para alertar sobre la posibilidad de una guerra nuclear. En su discurso, Castro pidió entonces al presidente de EEUU, Barack Obama, que no ataque a Irán pues, si lo hacía, desencadenaría un conflicto atómico . “La conflagración estallaría en el Cercano y el Lejano Oriente y en toda Eurasia”, sostuvo.

Desde hace meses Fidel advierte en sus columnas periodísticas sobre el riesgo atómico, sobre todo por la escalada en torno al programa de Teherán, que derivaron en sanciones en su contra y amenazas de EEUU y de Israel contra ese plan energético persa.

Fidel advirtió que Obama deberá tomar “en solitario” la decisión de dar la orden de desatar un “holocausto” nuclear. “Con seguridad, por sus múltiples ocupaciones, no se ha dado cuenta todavía, pero sus asesores sí empiezan a comprenderlo”. Pero, dijo, “no la dará si se logra que tome conciencia de ello. Es lo que estamos haciendo aquí. Estamos haciendo una contribución a ese esfuerzo disuasivo”, agregó ante 600 parlamentarios y periodistas locales y extranjeros que cubrían la reunión.

Igual que su hermano Raúl, presidente desde que Fidel cediera ese lugar por razones de salud en 2006, el líder revolucionario tiene una banca en la Asamblea Nacional que legisla en Cuba.

Vestido de uniforme verde olivo, el ex gobernante, quien cumplirá el viernes 84 años no habló de la situación en Cuba. Al contrario, dijo: “La ventaja de Obama es que no es un (Richard) Nixon (ex presidente de EEUU); Nixon era un cínico . Ese país ha tenido muchos presidentes cínicos, y otros ignorantes”.

“(Ronald) Reagan era un ignorante completo . Y ha tenido otros presidentes como (James) Carter que era una persona decente o (Franklin) Roosevelt que no habría lanzado esas dos bombas sobre Hiroshima y Nagasaki”, añadió. “Quien lo lanzó fue (Harry) Truman, un ignorante e irresponsable ”, señaló.

Castro ingresó al Parlamento acompañado de su esposa, Dalia Soto del Valle. Se notaba una notable recuperación tras haber estado a punto de morir en 2006. Hasta ayer había aparecido en fotos o por TV con mandatarios extranjeros o personalidades que lo visitaron, y también, más recientemente, en pequeños actos y encuentros, en general en ropa deportiva. Pero no en actos públicos.

Si la guerra nuclear estalla, indicó, “el desastre adquiriría la peor de las consecuencias”, “la especie humana no tendría entonces salvación posible” y “el orden actual establecido en el planeta no podrá perdurar e inevitablemente se derrumbará de inmediato”.

Se mostró convencido de que potencias como Rusia y China están haciendo lo posible para evitar la guerra, pese a que usaron su derecho a veto para evitar la resolución de sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad.

No quiero emitir juicios sobre las cosas que hicieron bien o mal, lo que importa es lo que vayan a hacer ahora. Sé que están realmente decididos a luchar para impedir la guerra”, afirmó.

Tras gobernar 48 años, Castro delegó el poder en su hermano el 31 de julio de 2006 al estallar su crisis de salud por un trastorno intestinal, pero conserva el influyente cargo de primer secretario del gobernante Partido Comunista y su título de Comandante en Jefe.

La sesión parlamentaria se celebra una semana después de la primera de las dos reuniones ordinarias anuales, en la que Raúl Castro anunció medidas para enfrentar la crisis económica.

Fidel se abstuvo de participar en esa sesión, así como en el acto de la fiesta revolucionaria del 26 de julio pese a la expectativa creada por su mejoría de salud. Pero había pedido especialmente ir a la sesión de ayer del Parlamento para plantear sus temores sobre un holocausto nuclear, el tema que lo tiene en vilo estos días.

Antecedentes

En 26 de julio de 2006, Fidel delegó el poder en Raúl Castro para tratarse de una severa enfermedad. Fue intervenido quirúrgicamente y luego vino una larga convalecencia.

Los contactos con dirigentes de todo el mundo empezaron luego a hacerse más frecuentes, pero en privado.

Este julio visitó un centro científico de Cuba en muy buen estado de salud, su primer aparición pública en estos años. Luego vio a economistas, diplomáticos, estudiantes, artistas e intelectuales.

Ayer tuvo su primera reaparición en una actividad oficial en Cuba.

Fuente: Clarín

Agente iraní de la CIA: Irán atacará Israel, Europa y el Golfo Pérsico

Posted in noticia,otros temas de interes por Gonzalo Fernandez en julio 13, 2010
Tags: , , ,

Por IAR Noticias

Un ex integrante de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, convertido en desertor y en agente de la Central de Inteligencia de EEUU (CIA) aseguró que Irán tiene planes militares para atacar a Israel, Europa y los países del Golfo Pérsico.

Durante una conferencia ofrecida el viernes 9 de julio en el Instituto para Política de Oriente Próximo, Reza Kahlili (su alias), llamó a un ataque preventivo contra las usinas nucleares de Teherán, pero preservando al pueblo iraní y a la infraestructura del país.

Kahlili acusó a la administración de Obama de actuar “ingenuamente“.

Según el espía converso, las concesiones a Irán del presidente estadounidense, son vistas por el régimen de los ayatolas como un “signo de debilidad“, mientras que la sociedad estadounidense cree que los esfuerzos por entablar el diálogo con la republica islámica, son un acto de traición a su lucha por la libertad.

Este es un régimen mesiánico. No debería haber ninguna duda al respecto: cometerán el más horrendo ataque suicida de la historia de la humanidad. Atacarán Israel, capitales europeas y la región del Golfo Pérsico, al mismo tiempo“, señaló el mercenario Kahlili, en una de sus primeras apariciones publicas presentando su nuevo libro, “Tiempo de Traición: La increíble Vida de Un Agente de La CIA Dentro de La Guardia Revolucionaria de Irán“.

Kahlili dijo que se enlistó en la Guardia Revolucionaria tras la revolución islámica de 1979, y dijo que fue captado por la CIA cuando se desilusionó con el régimen de Khomeini, tras presenciar lo que calificó como “actos de violación, tortura y asesinatos“.

Kahlili asitió a la conferencia de prensa utilizando una mascara quirúrgica, anteojos de sol y una gorra de béisbol, para resguardar su identidad. Para salvaguardar su integridad, así como la de su familia en Irán, su voz también fue deformada en el audio.

Fuente: IAR Noticias

Caballo de Troya: Cómo funciona el “golpe de la CIA” en Irán

IAR Noticias – 15 de Junio de 2010

Una invasión militar de Irán por vía terrestre para derrocar al régimen de los ayatolas (el verdadero objetivo de Washington), le costaría a EEUU y a Israel bajas humanas y pérdidas militares imposibles de mensurar. Esta realidad es la que guía (y guió) el diseño de planes estratégicos orientados a desestabilizar Irán y a generar consenso a eventuales operaciones militares aéreas contra instalaciones nucleares y militares de Teherán. Este objetivo, a su vez, generó el diseño operativo de una “guerra por otras vías” para desestabilizar y preparar el derrocamiento interno del régimen de los ayatolas. Esa es la lógica que conduce a la actual operación “Caballo de Troya” de la CIA con los reformistas.

Por Manuel Freytas (*)

El objetivo Irán

Por las líneas geopolíticas de Irán, se trasmiten y retransmiten los teatros de conflicto que atraviesan la escala comprendida entre Eurasia y Medio Oriente, cuyos desenlaces impactan directamente en las fronteras energéticas ubicadas entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico, las claves estratégicas del petróleo y la energía mundial.

De cómo se resuelva el conflicto nuclear con Irán, dependerá el desenlace y la resolución de los conflictos militares latentes en Eurasia y Medio Oriente, las llaves estratégicas que abren o cierran la posibilidad del estallido de una Tercera Guerra Mundial intercapitalista.

En Irán (a diferencia de lo que informa y analiza la prensa del sistema) desde Junio del año pasado no hay un enfrentamiento por un resultado electoral, sino que se utiliza el resultado electoral para dirimir un conflicto más profundo que, por su importancia estratégica, trasciende las fronteras de Irán.

Por las líneas fronterizas de Irán hoy se escriben a corto plazo los ejes matrices y las coordenadas de un desenlace internacional de la guerra intercapitalista por el petróleo y los recursos estratégicos. “Reformistas” y “fundamentalistas” son sólo piezas funcionales de ese tablero en Irán.

Una invasión militar a Irán por vía terrestre para derrocar al régimen de los ayatolas (el verdadero objetivo del eje sionista “Washington-UE-Israel), le costaría a EEUU e Israel bajas humanas y pérdidas militares imposibles de mensurar.

Esta realidad es la que guía (y guió) el diseño de planes estratégicos orientados a desestabilizar Irán por medio de una guerra civil, y a generar consenso a eventuales operaciones militares aéreas contra instalaciones nucleares y militares. Esa es la lógica que conduce a la actual operación “caballo de Troya” con los reformistas.

Si el eje Washington-Tel Aviv decidiera invadir militarmente por tierra a Irán posiblemente el infierno de Irak o de Afganistán, o la ratonera del Líbano en 2006,  lucirían como paseos turísticos comparados con lo que les depararía a sus tropas el gigante islámico de Medio Oriente.

Irán cuenta con un territorio cuatro veces mayor, y tiene un equivalente a casi tres veces la población de Irak.
Al mismo tiempo, el terreno de Irán es mucho más montañoso que el de Irak,  y conforma el teatro ideal para la guerra de guerrillas, en la cual están entrenados alrededor de 500.000 mujaidines voluntarios preparados para ser movilizados en cualquier momento.

Para comparar, basta citar el ejemplo de Líbano en 2006, donde 30.000 soldados israelíes, con tanques, baterías de artillería, helicópteros artillados, cobertura aérea con misiles, bombas “inteligentes” y fuego naval, no pudieron doblegar a los 5.000 combatientes de Hezbolá entrenados por Irán y Siria.

En términos convencionales, las Fuerzas Armadas iraníes son las más numerosas y poderosas del Medio Oriente: cuentan con 1.000.000 de efectivos distribuidos entre el Ejército de Tierra, la Fuerza Aérea, la Marina y el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI).

La doctrina  y la estrategia de Defensa militar iraní,  prevé la movilización, en caso de necesidad, de un “Ejército islámico” de 20 millones de personas sobre un total de más de 70 millones de habitantes.

Tanto hombres como mujeres, de 12 a 60 años, reciben preparación militar en las filas de las milicias populares, y en caso de guerra podrían ser incorporados a las Fuerzas Armadas regulares.

El Cuerpo de los Guardianes de la Revolución o Guardia Revolucionaria, considerado como el “ejército ideológico” del régimen, representa “un ejército dentro del ejército” ya que cuenta, además de sus fuerzas terrestres, con Fuerza Aérea y Marina propias, además de la policía y del resto de las fuerzas de seguridad bajo su control.

Además, los Guardianes de la Revolución cuentan con el “Kode“, un cuerpo de elite de 15.000 hombres cuya misión es organizar operaciones especiales en la retaguardia enemiga.

La Guardia Revolucionaria tiene bajo su mando a las milicias voluntarias (mujaidines), que cuentan con unidades de combate y un sistema de movilización permanente en todas las localidades.

Además de su excelente preparación militar, los soldados y mujaidines iraníes están mentalizados en una sólida formación “religiosa-doctrinaria” imbuida en los valores y preceptos del Islam, que los torna inmunes a operaciones de guerra psicológica convencionales (como ya se demostró con Hezbolá en Líbano).

Este escenario preliminar, referenciado por el poder militar y la capacidad de defensa de Irán, fue lo que determinó que el Pentágono, en la época de la dupla CheneyRumsfeld (después de evaluar costos y beneficios) descartara una invasión terrestre al país de los ayatolas.

Caballos de Troya

La realidad de un Irán inexpugnable por tierra, a su vez, determinó la necesidad de diseñar una estrategia de operación encubierta de infiltración en Irán con la finalidad de crear una división interna entre el poder teocrático y conservador de los ayatolas (que detenta el poder real y concentra todas las decisiones) y los sectores “reformistas” que se nuclean principalmente en la Universidad, el Parlamento y medios de comunicación.

El ese escenario, el objetivo del golpe “reformista” en curso  no es otro que el de derrocar al régimen fundamentalista de los ayatolas y restaurar el dominio “occidental” sobre la economía y el petróleo iraní utilizando, a modo de “caballo de Troya“,  no ya a la dictadura de un Cha de Persia, sino a una tercera parte de la sociedad iraní colonizada mentalmente con la sociedad de consumo capitalista.

Después de la invasión de Irak, en el 2003, y luego de consolidar el control sobre los militares y las corporaciones de inteligencia tras el 11-S, el lobby sionista de la Casa Blanca y el Pentágono, cuyos jefes eran el vicepresidente Dick Cheney y el secretario de Defensa, Donald Rumsfel, se dedicó a la preparación de acciones encubiertas para apuntalar eventuales planes de acción militar contra Irán.

Según señalaba por entonces el influyente columnista de New Yorker, Seymour M. Hersh, los estrategas del lobby neocon planeaban complementar los “ataques militares preventivos” contra Irán y Siria, con operaciones encubiertas de la CIA orientadas a fortificar a los grupos opositores internos enfrentados al régimen autocrático de Irán, al que la inteligencia norteamericana continúa señalando como protector principal de los grupos “terroristas” que desarrollan su accionar en Irak y Medio Oriente.

Mediante amenazas constantes y veladas de represalia militar, y acusando a los clérigos de cobijar al “terrorismo de Al Qaeda” en territorio iraní, la Casa Blanca y el Pentágono de Bush intentaron precipitar reacciones sociales masivas de los reformistas del presidente Jatamí contra el régimen teocrático del ayatolah Jamenei.

Intentaban poner una cuña de enfrentamiento armado entre “reformistas” y “fundamentalistas“, con la finalidad de debilitar al régimen iraní y conseguir consenso social y político para un ataque militar a las instalaciones militares y nucleares estratégicas de Irán.

Su objetivo principal estaba dirigido a conseguir que fueran los propios sectores “reformistas” iraníes los que se enfrentaran a los ayatolas “protectores de terroristas“, para promover un “golpe democrático” interno, o una “revolución reformista“, que sirviera  de columna vertebral para derrocar al régimen teocrático instalado con la revolución islámica de Komeini en 1979.

La operación respondía a un diseño general estratégico orientado a armar “caballos de Troya” en el mundo árabe y musulmán, usando como pretexto el combate “democrático” contra el “terrorismo” y las “dictaduras“.

No se trataba de otra cosa (y como  fue plasmado en el discurso de la segunda asunción de Bush) que de la complementación de  la “guerra contra el terrorismo” con el combate contra las “tiranías” mediante “procesos democráticos” instaurados en todo el tablero del mundo árabe y musulmán.

La primera experiencia en 2003

La primera fase del plan para dividir Irán, tuvo una operación inicial de alto impacto en junio de 2003 , cuando durante seis noches consecutivas, miles de estudiantes y militantes del reformismo se lanzaron a las calles a protestar y a pedir “la horca” para el jefe espiritual de Irán, el ayatolah Jamenei, y fueron duramente reprimidos por las milicias y las fuerzas de elite del régimen teocrático que mantiene un férreo control sobre la policía y las fuerzas armadas.

El gobierno y los servicios de inteligencia iraníes señalaban por entonces que la CIA infiltró estos movimientos con la intención de crear un “clima preparatorio” de agitación social, y desde ahí avanzar con cuadros entrenados a un enfrentamiento armado abierto en las calles en un estado de virtual guerra civil.

Desarrollando la misma lógica y metodología que utilizaron contra Saddam Hussein antes de la invasión a Irak, se intentaba crear un clima de revuelta contra el poder teocrático de los clérigos con la finalidad de debilitarlo, y consolidar una alianza con los reformistas que les otorgase consenso social y político para un ataque militar ya planificado por el Pentágono, señalaban por entonces analistas del mundo árabe.

Los halcones neocon del Pentágono creían que una fuerte presión social sobre el régimen iraní podría desatar una revuelta interna contra el gobierno islámico de Teherán, de la misma manera que predecían que Saddam iba a ser eliminado por una sublevación interna antes de la guerra.

Mientras se desarrollaba el plan desestabilizador en Teherán, en junio de 2003, George W. Bush decía sugestivamente por cadena nacional que las manifestaciones en Irán “son una señal “positiva” y “el comienzo de la expresión popular por un Irán más libre”.

Durante la primera experiencia subversiva de laboratorio para desestabilizar Irán, y mientras crecía la violencia  en las calles de Teherán, el ayatola Alí Jamenei advirtió a los manifestantes que si no desistían tendrían que enfrentar las consecuencias represivas más duras, recibiendo como respuesta un incremento de los disturbios.

Finalmente, el régimen iraní lanzó sobre los bastiones golpistas una feroz operación represiva combinada de milicias, policías y fuerzas especiales que culminó con un baño de sangre y la muerte de centenares de estudiantes y militantes que -según los “reformistas”- las estadísticas oficiales ocultaron celosamente.

La experiencia bis

Tras los comicios del 12 de junio  de 2009 que consagraron la reelección de Ahmadineyad por el 63% de los votos (y a 6 años de la primera experiencia desestabilizadora con Bush), nuevamente la chispa de la subversión interna fue lanzada a través del candidato reformista derrotado, Musavi, bajo consignas de acusaciones de fraude.

Ya no se pedía la “horca” para el ayatola Jamenei como en 2003, sino que se pedía la anulación de las elecciones y la renuncia del “dictador” Ahmadineyad.

“¿La historia se repite? Washington ha renunciado a atacar militarmente a Irán y ha disuadido a Israel de tomar esa iniciativa. Para conseguir “cambiar el régimen”, la administración Obama prefiere jugar la carta –menos peligrosa aunque más incierta- de la acción secreta”, señala desde Red Voltaire, Thierry Meyssan.

Para el analista francés, “Dichas manifestaciones reflejan una profunda división en la sociedad iraní entre un proletariado nacionalista y una burguesía que lamenta su marginación de la globalización económica. Actuando bajo cuerda, Washington intenta influir en los acontecimientos para derrocar al presidente reelegido”.

Tras el derrocamiento del Sha en 1979, y la posterior expulsión de EEUU por la Revolución Islámica del ayatola Komeini, la CIA realizó diversas operaciones de infiltración frustradas para derrocar al régimen nacionalista islámico que controla el poder militar y económico en Irán.

Los sucesivos intentos de la inteligencia norteamericana por desestabilizar al gobierno de Komeini fueron neutralizados sistemáticamente y sus agentes fueron detectados y ejecutados por las fuerzas del régimen nacionalista islámico.

Habiendo fracasado sus operaciones encubiertas en Irán, EEUU decidió invadir militarmente a ese país utilizando a Saddam Hussein y a su ejército por entonces armado y entrenado por la CIA y el Pentágono.

Tras una larga guerra Irak-Irán que abarcó casi toda la década del 80, y produjo un millón de muertos entre civiles y militares, Saddam y el régimen iraní firmaron un final de las operaciones militares, con el cual fracasó el intento de EEUU por reapoderarse del petróleo iraquí.

Posteriormente, y tras la Primera Guerra del Golfo en la década del 90, la CIA retomó sus contactos con el régimen iraní de los ayatolah con el objetivo de organizar la desestabilización del líder iraquí desde territorio iraní.

Desaparecido Saddam Hussein tras la ocupación norteamericana de Irak, se produjo una nueva ruptura de vínculos entre EEUU y el gobierno teocrático del ayatola Jamenei, que ya preveía que el próximo objetivo militar del Pentágono sería Irán.

El laboratorio de Obama

A diferencia de Bush y los halcones, la estrategia de la administración de Obama parece centrarse en una línea más sutil de “guerra por otras vías”, explotando el flanco de debilidad interna (la división entre “fundamentalistas” y “reformistas”) y disimulando el objetivo con una aparente “neutralidad” en el conflicto.

Ya no se trata de una revuelta abierta contra el poder de los ayatolas, como en junio de 2003, sino de una pulida operación de guerra psicológica en el frente social que utiliza a la oposición “reformista” iraní como un caballo de Troya para  desgastar el poder de los ayatolas y deslegitimar el triunfo de Ahmadineyad en las urnas.

Para tener en claro como se desarrollan (y hacia qué blanco apuntan) los hechos del laboratorio desestabilizador en Irán, hay que partir de un principio: No hay un solo Irán sino que existen “dos Irán”.

El primer Irán, islámico confesional, marcadamente antisionista, anti-Israel y anti-EEUU, se representa en el Estado y en el gobierno de los ayatolas que controlan con mano de hierro los dos enclaves estratégicos del poder iraní: la economía y las fuerzas armadas y de seguridad.

El segundo Irán se representa en el sector de los “reformistas” (un segmento de la sociedad formado en la ideología “liberal” y en las pautas de la sociedad de consumo capitalista occidental) cuyo emergente social y su ideología “occidentalizada” son incompatibles con el fundamentalismo religioso del régimen teocrático de los yatolas.

El primer Irán está en guerra contra Israel y EEUU, y el segundo quiere fusionarse con la “civilización occidental” y negociar pautas de convivencia con Israel y EEUU.

Como concepto central hay que precisar que el “Irán reformista” es tan o más enemigo del “Irán fundamentalista” como lo son Israel y EEUU.

Durante siete días el círculo de la operación golpista se cerró con sus cuatro actores principales: El “fraude”, la “protesta popular”,  los muertos y la presión internacional para obligar al gobierno de Irán a suspender las elecciones.

En este contexto, el plato está servido para que los servicios de inteligencia estadounidenses y europeos (principalmente británicos), infiltrados en las usinas “reformistas” de la Universidad y de los medios de comunicación iraníes, completen el escenario para hacerle perder el control de la situación al régimen de los ayatolas.

Esta es la razón central que explica porqué las clases medias y altas “reformistas” iraníes son el natural elemento de infiltración de las potencias sionistas para derrocar a los ayatolas y a su gobierno hoy conducido por Ahmadineyad.

En ese escenario, y como complemento del plan militar, el proyecto estratégico de EEUU, Israel y las potencias sionistas aliadas, no gira alrededor de la destrucción de Irán, sino alrededor del fin de régimen de los ayatolas.

Las líneas matrices

Como ya lo advertimos: El enfrentamiento interno no es solamente una pelea por el control político, sino que es una guerra excluyente entre dos sectores del poder que sólo va a terminar cuando uno suprima al otro, y viceversa.

En primer lugar: Las líneas matrices del enfrentamiento y la división no nacen de la calle, sino que surgen del  propio seno del régimen republicano teocrático y se proyectan como una frontera divisoria con consignas, banderas y radios de acción en la sociedad iraní.

La división y el enfrentamiento entre “reformistas” y “fundamentalistas” en la sociedad iraní (que sólo la contención militar impide que lleguen a un enfrentamiento armado) parte de las cúpulas, donde un sector (el que expresa a los “reformistas” en el entorno de los ayatolas) busca claramente una línea de acercamiento negociador con EEUU y las potencias occidentales, y el otro sector (que expresa la estructura oficial en manos del ayatola Jamenei) desafía el poder de las potencias, amenaza la supervivencia de Israel e intenta proyectar a Irán como potencia nuclear.

Lo que hoy está sucediendo en Irán tiene una importancia estratégica fundamental para el destino del planeta por dos razones principales:

A) Desde el punto de vista geopolítico y militar estratégico, Irán está alineado dentro de uno de los ejes (Rusia, China y las potencias emergentes asiáticas) que disputa una guerra (por ahora fría) por el control del petróleo y de los recursos estratégicos del planeta con el eje occidental EEUU-Unión Europea.

B) Desde el punto de vista geoconómico, Irán es un jugador clave en el tablero de la guerra por el control de los recursos energéticos del denominado “triángulo petrolero” Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente.

El entramado estratégico de las redes energéticas del eje Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente (más del 70% de las reservas mundiales) define no solamente el destino del planeta a corto y mediano plazo sino que también define si el planeta va a llegar a su destino vivo o muerto.

Todos los conflictos que hoy se desarrollan en el planeta (sean de orden político, militar o social) abrevan en forma subsidiaria en esa guerra subterránea intercapitalista por el control de los recursos estratégicos claves para la supervivencia futura de las potencias capitalistas.

Las potencias que no cuenten en un corto plazo con petróleo, gas y recursos como el agua y la biodiversidad (los grandes pulmones verdes) hoy contaminados y amenazados de extinción, tienen pocas posibilidades de supervivir.

EEUU solo puede satisfacer un 25% de sus necesidades energéticas (con recursos que se agotan), y la Unión Europea es totalmente dependiente en provisión de gas y petróleo.

China (al igual que India, Japón y las potencias asiáticas) necesitan del petróleo y el gas (bombeados principalmente por los corredores rusos) para supervivir como superpotencias industriales.

Esta es la razón principal que impulsa una guerra intercapitalista (por ahora larvada) entre el eje de potencias emergentes, por un lado, y el eje de las potencias hegemónicas occidentales, por el otro.

Los países que concentran recursos estratégicos esenciales para la supervivencia de la civilización capitalista (como es el caso de Irán y de las naciones petroleras del mundo islámico) van a ser el teatro de operaciones de esos conflictos que hoy permanecen  latentes y a la espera de un detonante.

Este escenario (con desenlace en un corto plazo) convierte a Irán en un país clave para el futuro inmediato del sistema capitalista donde las potencias buscan posicionarse para supervivir en un planeta donde el petróleo y los recursos estratégicos se agotan.

Un nuevo estallido militar de la guerra energética, tanto en el Cáucaso (con Rusia como protagonista) como en Medio Oriente va a tener a Irán como un protagonista central.

Irán, un gigante que comparte fronteras con Irak, Turquía, Afganistán y Pakistán, que limita al noreste con el Mar Caspio y toca al suroeste sus fronteras con el Golfo Pérsico, se convierte en la caja de resonancia estratégica de cualquier conflicto que estalle en el Cáucaso o en los corredores euroasiáticos del gas y petróleo.

Tanto Pakistán (un gigante islámico con poder nuclear) y Afganistán (dominado por un conflicto armado con los talibanes) conforman una llave estratégica para el dominio y control militar del llamado “triángulo petrolero” (Mar Negro-Mar Caspio-Golfo Pérsico), donde se concentra más del 70% de la producción petrolera y gasífera mundial, un elemento clave para la supervivencia futura de las potencias capitalistas del eje USA-UE.

Irán, que controla el Estrecho de Ormuz, por donde pasa el 40% de la producción mundial petrolera, además -con su posibilidad de tener un bomba nuclear- pone en peligro la supervivencia del Estado de Israel y la supremacía del control económico, geopolítico y militar estratégico del poder imperial USA-UE en la decisiva región del Medio Oriente y del Golfo Pérsico.

Así como Rusia representa para el eje USA-UE la “barrera” geopolítica y militar a vencer para la conquista de Eurasia y de sus recursos energéticos (vitales para la supervivencia futura del eje USA-UE), Irán es la piedra que hay que remover para complementar el control sobre las rutas y las reservas energéticas del Medio Oriente.

En estas líneas matrices, y no como resultante de una disputa electoral, hay que buscar la resolución de la trama y el desenlace del conflicto iraní que la prensa internacional y sus analistas presentan como una pelea electoral en “fundamentalistas” y “reformistas”.

En resumen, por las líneas fronterizas de Irán hoy se escriben a corto plazo los ejes matrices y las coordenadas de un desenlace internacional de la guerra intercapitalista por el petróleo y los recursos estratégicos.

“Reformistas” y “fundamentalistas” son solo piezas funcionales de ese tablero en Irán.

Fuente: IAR Noticias

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.

Este artículo fué publicado con anterioridad por el webmaster del sitio Libertaliadehatali’s Blog, en la entrada: Caballo de Troya: Cómo funciona el “golpe de la CIA” en Irán, así que los créditos son suyos. ¡Gracias camarada por tu trabajo!

Sepa por qué usted está parado sobre la Tercera Guerra Mundial

Posted in atentados,nuevo orden mundial,otros temas de interes,sionismo por Gonzalo Fernandez en junio 9, 2010
Tags: , ,

Por Manuel Freytas (*), 18 de Mayo de 2010.

Las razones estratégicas que convierten al “triángulo petrolero” Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente en el teatro obligado de la tercera guerra mundial intercapitalista (desarrollada posiblemente con armamento nuclear) por el control de los recursos claves para la supervivencia futura de las potencias capitalistas.

En el Gran Tablero geopolítico militar del “orden mundial” vigente, la generación de una próxima guerra intercapitalista (como emergente de diversos teatros de conflicto armado escalonados) cuenta con tres elementos detonantes interactivos:

A) La necesidad de EEUU y de las potencias aliadas (eje USA-UE) de generar por medio de un conflicto militar un nuevo polo de desarrollo productivo (economía de guerra) con empleo de mano laboral masiva para superar la crisis financiera recesiva que colapsa las economías del sistema a escala global.

B) Asegurar el control militar sobre el petróleo y los recursos estratégicos perecederos del planeta que le asegure su supervivencia como potencia hegemónica.

C) Impedir que los enemigos fundamentalistas de Israel y del sionismo cuenten con un gatillo nuclear capaz de lanzar un Apocalipsis sobre sus metrópolis imperiales.

Estos tres preceptos centrales guían la estrategia exterior de las potencias sionistas del eje USA-UE que utilizan diversas tácticas de “camouflage”  para evitar enfrentamientos armados en el gran juego de la diplomacia internacional con que hoy disfrazan sus guerras por áreas de influencia.

Estas tres cuestiones estratégicas (y de desenlace conflictivo) que definen y priorizan las líneas matrices del orden capitalista internacional en crisis tiene claramente tres protagonistas centrales:

A) EEUU, Unión Europea y el “eje occidental” (bloque dominante del capitalismo que extiende sus tentáculos para apoderarse de los recursos energéticos, rutas y mercados de Eurasia, Africa y Medio Oriente).

B) Rusia, China y el “eje asiático” (Bloque del capitalismo emergente que disputa una (por ahora) guerra comercial por áreas de influencia con el eje USA-UE que genera roces y conflictos militares como el de Gerogia, en el Cáucaso).

C) Irán y el “eje islámico” (Bloque de países asentados sobre más del 80% de las reservas mundiales del petróleo y de los recursos estratégicos en disputa).

Estos tres bloques centrales van a definir (a modo de desenlace, y cuando la crisis económica global se retroalimente con la crisis energética global ) un escenario estratégico de tercera guerra mundial intercapitalista que tendrá como detonante claves los distintos frentes de conflicto que hoy se extienden por Eurasia, Africa y Medio Oriente.

El elemento fundamental que define y da sustento a la contradicción fundamental (que va a precipitar el desenlace) es el petróleo junto con los recursos estratégicos, como es el caso del agua y la biodiversidad, claves y esenciales para el funcionamiento global del sistema capitalista, cuyas reservas se agotan sin que todavía se hayan conseguido alternativas para sustituirlo.

Todos los conflictos que hoy se desarrollan en el planeta (sean de orden político, militar o social) abrevan en forma subsidiaria en esa guerra subterránea intercapitalista por el control de los recursos estratégicos claves para la supervivencia futura de las potencias capitalistas.

En general, todo los que EEUU y la UE presentan como “guerra contra el terrorismo” en los escenarios de Asia, Africa o Medio Oriente, son conflictos fabricados (por la CIA y los servicios occidentales) como estrategia de posicionamiento sobre determinadas fuentes de recursos o zonas de control geopolítico militar.

Por ejemplo, el exterminio en masa de miles de civiles en Sri Lanka no fue determinado por una guerra contra el “terrorismo tamil”  como se intentó hacer creer sino por intereses geoeconómicos y geopolíticos militares estratégicos que tienen que ver con el control del Océano Índico y de las rutas del petróleo. Tampoco se trató de un genocidio por cuestiones de origen “racial” sino de una matanza sistemática que se encuadró en el escenario de la llamada “guerra energética” que disputa el eje sionista USA-UE con el bloque Rusia-China-Irán por la supervivencia futura.

Lo mismo que hoy sucede en Sry Lanka (y con distintas características), esta sucediendo en Somalía, el Tibet, Sudán, el Cáucaso, Chad, Etiopía, entre otros, donde las potencias arman y financian “guerras civiles” o “guerras religiosas” para justificar intervenciones o invasiones armadas

En la realidad (extinguida la Unión Soviética y los procesos de la revolución armada setentista), hoy el sistema capitalista ya no tiene enemigos estratégicos que planteen su reemplazo por otro sistema, y, consecuentemente, todos los conflictos que existentes en los cinco continentes son emergentes exclusivos de las contradicciones y de las competencias intercapitalistas.

El sistema capitalista se ha quedado solo, y su dinámica irreversible de destrucción histórica solamente llegará de la mano de sus propias contradicciones (íntercapitalistas) dentro de una dialéctica de “autodestrucción” marcada por la búsqueda de rentabilidad y de la concentración del poder mundial en pocas manos.

En suma, todos los conflictos existentes, son la sumatoria de la lucha de las potencias capitalistas que compiten entre sí por apoderarse de mercados y de recursos estratégicos, ya sea por medio de conflictos armados o de conflictos sociales activados con fines de control político.

El petróleo y el gas (bienes cada vez más escasos y en extinción), el motor de los motores de la economía mundial, configuran el recurso básico esencial para la supervivencia de las potencias centrales y representan el eje detonante estratégico de los conflictos militares en marcha que pueden convertir a Wall Street y a los “mercados” en tierra arrasada y en llamas.

Como producto de los conflictos intercapitalistas por el control del planeta, en el escenario geopolítico militar mundial hay cuatro frentes de inevitable desenlace a corto plazo:

A) La  resolución de la crisis recesiva mundial, B) el ataque militar a las usinas iraníes, C) la ampliación del conflicto en Afganistán, D) la ocupación militar de Pakistán por EEUU, E) otro conflicto armado en el Cáucaso o en Eurasia (como parte del teatro de la guerra fría EEUU-Rusia) y F) un ataque “terrorista” (o varios) similar al 11-S en Europa o EEUU (que servirá como argumento justificatorio de acciones militares de EEUU y de la OTAN).

Un nuevo estallido militar de la guerra energética, tanto en el Cáucaso (con Rusia como protagonista) como en Medio Oriente (con Irán como protagonista) se complementa con el cuadro de la crisis económica estructural del sistema capitalista que ya se proyecta con una amenaza de crisis y estallidos sociales con peligro  para la gobernabilidad del sistema escala global.

Por las líneas geopolíticas de Afganistán, Pakistán o Irán,  se trasmiten y retransmiten los teatros de conflicto que atraviesan la escala comprendida entre Eurasia y Medio Oriente, cuyos desenlaces impactan directamente en las fronteras energéticas ubicadas entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico, las llaves estratégicas del petróleo y la energía mundial.

Luego de la caída la URSS, EEUU y la Unión Europea se abalanzaron sobre los mercados y los recursos energéticos de las ex republicas soviéticas en Europa del Este, y el área caucásica y centroasiática, tradicional esfera de influencia rusa, ampliando su red de accesos y bases militares en toda la región.

La importancia estratégica de Irán, Afganistán y Pakistán, en el tablero de la guerra energética se da por dos razones principales:

A) Tanto Pakistán (un gigante islámico con poder nuclear) y Afganistán (dominado por un conflicto armado con los talibanes) conforman una llave estratégica para el dominio y control militar  del llamado “triángulo petrolero” (Mar Negro-Mar Caspio-Golfo Pérsico), donde se concentra más del 70%  la producción petrolera y gasífera mundial, un elemento clave para la supervivencia futura de las potencias capitalistas del eje USA-UE.

B) Irán, que controla el Estrecho de Ormuz, por donde pasa el 40% de la producción mundial petrolera, además -con su posibilidad de tener un bomba nuclear- pone en peligro la supervivencia del Estado de Israel y la supremacía del control económico, geopolítico y militar estratégico del poder imperial USA-UE en la decisiva región del Medio Oriente y del Golfo Pérsico.

Así como Rusia representa para el eje USA-UE la “barrera” geopolítica y militar a vencer para la conquista de Eurasia y de sus recursos energéticos (vitales supervivencia futura del eje USA-UE), Irán es la piedra que hay que remover para complementar el control sobre las rutas y  las reservas energéticas del Medio Oriente.

Estas son las razones estratégicas que convierten al “triángulo petrolero” Eurasia-Cáucaso-Medio Oriente en el teatro obligado de la tercera guerra mundial intercapitalista (desarrollada posiblemente con armamento nuclear) por el control de los recursos del planeta claves para la supervivencia.

Y al final (y si es que queda algo vivo y en pie) los ganadores se repartirán el botín y un nuevo “orden mundial” como en 1918 y en 1945.

EEUU solo puede satisfacer un 25% de sus necesidades energéticas (con recursos que se agotan), y la Unión Europea es totalmente dependiente en provisión de gas y petróleo. China (al igual que India, Japón y las potencias asiáticas) necesitan del petróleo y el gas (bombeados principalmente por los corredores rusos) para supervivir como superpotencias industriales.

En consecuencia, como ya dijimos, Rusia, la única superpotencia nuclear que se autoabastece de gas y petróleo (además de controlar la mayoría de las redes euroasiáticas)  representa para el eje USA-UE la “barrera” geopolítica y militar a vencer para la conquista de Eurasia y de sus recursos energéticos.

Y el gigante petrolero socio de Rusia, Irán, es a su vez la piedra que hay que remover para complementar el control sobre las rutas y  las reservas energéticas del Golfo Pérsico y de Medio Oriente.

¿Se entiende porqué hay que destruir a la capital del “eje del mal”?

El desenlace de la tercera guerra mundial no es, en síntesis, un producto de la visión de los profetas sino un resultante histórico (inevitable) de los cálculos matemáticos de la supervivencia capitalista. Que es la madre de todas las guerras.

Fuente: IAR Noticias

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.