Gonzalo Anti New World Order


Millonarios de una sociedad secreta de EE.UU. se mofan de los pobres en una reunión

Un periodista se ha infiltrado en la reunión anual de la fraternidad secreta Wall Street Phi Beta Kappa en Nueva York, donde los miembros pasaron la noche comiendo, bebiendo, riéndose de los pobres y haciendo bromas homófobas y sexistas.

Organizado por el inversor multimillonario Wilbur Ross, vestido con esmoquin y mocasines de terciopelo púrpura bordados con las letras griegas de la fraternidad, el evento contó con 21 nuevos miembros o ‘neófitos’, que tuvieron que asistir ataviados con ropa de mujer y peluca como requisito para convertirse en miembros de pleno derecho de la organización.

Estas revelaciones forman parte de un extracto del libro ‘Young Money‘, publicado este martes y escrito por el periodista Kevin Rosse, citado a su vez por la revista ‘New York’.

La lista de personajes que integran la sociedad secreta Kappa incluye desde multimillonarios y altos ejecutivos de AIG, Morgan Stanley,  JP Morgan Chase o Home Depot, hasta políticos como el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg y el exgobernador de Nueva Jersey Jon Corzine. Durante su discurso de apertura de la velada, Ross relató la historia de Kappa Beta Phi, fundada en 1929 por varios estudiantes, y animó a los congregados a exclamar el lema de la la sociedad secreta: “Dum vivamus edimus et biberimus“, que en latín significa “mientras vivamos, comamos y bebamos“.

Acto seguido, según el reportero, los neófitos y demás asistentes comenzaron a hacer bromas homófobas y contra personajes públicos como Hillary Clinton, de la que decían: “¿Cuál es la mayor diferencia entre Hillary Clinton y un pez gato? Que uno tiene bigotes y apesta, y el otro es un pez“.

Asimismo, algunos invitados se mofaron de la sociedad y de la crisis actual con diferentes parodias. Así Bill Mulrow, presidente de la Agencia de Financiamiento de la Vivienda del Estado de Nueva York, interpretó el papel de liberal radical mientras que el ex secretario asistente del tesoro de Emil Henry hacía de barón rico.

Ambos interpretaron un supuesto diálogo entre el 1% más rico del mundo y el 99% restante: “¡Bill, mírate! Eres patético, eres un liberal! ¡Necesitas un baño!” gritó Henry. “¡Por Dios, y tu eres un republicano inmaduro e insensible! ¿Sabes lo que tenemos que hacer? Tenemos que crear puestos de trabajo“, respondió Mulrow.

Kevin Rosse, el periodista que logró acceder al evento, fue descubierto cuando intentó utilizar su teléfono celular para grabar lo que sucedía, y fue expulsado en ese mismo momento de la reunión por la fuerza, según relata él mismo en su reportaje.

Fuente: Russia Today

Quién se hizo rico tras los atentados

Algunas empresas salieron beneficiadas con millonarios contratos.

Empresas farmacéuticas y de biotecnología

Tras los ataques, el gobierno de EEUU ordenó 40 millones de dosis de vacunas contra la viruela por valor de $343 millones en previsión de una posible ofensiva bioterrorista. El contrato se firmó con una empresa británica llamada Acambis, que poco tiempo antes había reconocido pérdidas de $8 millones.

Compañías petroleras

Todas las grandes compañías petroleras experimentaron un gran crecimiento económico tras los ataques terroristas y las invasiones de Irak y Afganistán. La revista Business Week informó que los beneficios de estas compañías en el año 2003 alcanzaron las cifras más altas en 31 años. La petrolera Exxon, por ejemplo, vio incrementados sus ingresos de $4.7 billones$17.2 billones solamente en un año.

Empresas armamentistas

El departamento de Defensa estadounidense contribuyó a engrosar las arcas de las empresas fabricantes de armas durante el periodo posterior a los ataques terroristas. Los beneficios de las cinco principales empresas de este tipo creció de $43.5 billones en 2001 a $66.4 billones en 2003.

Compañías de seguros

A pesar de que se vieron obligadas a realizar un gran desembolso tras los ataques para las víctimas y los negocios afectados, también vieron como sus ventas se dispararon en los meses y años siguientes ante el temor de la gente de que algo así se pudiese repetir. AIG, una de las compañías más grandes, vio por ejemplo como sus ventas pasaron de arrojar $40,600 millones en el año 2000 a $69,900 millones
en 2003.

Ventas de banderas

La cifra de beneficios por venta de banderas en 2001 se calcula en $51.7 millones, el número más alto de la historia. Eso sí, $34.8 millones proceden solo de las banderas encargadas a China. En la semana posterior a los ataques, Annin & Co., uno de los principales fabricantes de banderas del país, con sede en Nueva Jersey, anunció que había confeccionado más de 50,000, cifra 10 veces superior a la habitual.

Películas

La película “World Trade Center“, rodada por Oliver Stone cinco años después de los ataques y protagonizada por Nicolas Cage, recaudó $162 millones en todo el mundo. Y “United 93“, película que versaba sobre el vuelo secuestrado que se estrello en Pennsylvania, recaudó $31 millones en Estados Unidos, más del doble de lo que costó rodarla.

Donaciones

Se calcula que la población norteamericana donó alrededor de $2.7 billones a distintas ONGs en beneficio de las víctimas del 11 de Septiembre.

Larry Silverstein y su empresa

Recibieron más de $4.5 billones por parte de las aseguradoras por la destrucción de sus edificios a raíz de los ataques terroristas.

Fuente: ImpreMedia