Gonzalo Anti New World Order


Qué es la Ley Lasalle y en qué se difererencia de la Ley Sinde

Hoy el Consejo de Ministros ha aprobado la Ley Lasalle, una nueva reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que actualiza y endurece la conocida como Ley Sinde, siendo esta una disposición particular de la propia Ley de Economía Sostenible que propuso el Gobierno de Rodríguez Zapatero en 2009.

La reforma de hoy supone la continuación de la agenda de modificaciones sobre la legislación en materia de derechos de autor. Esta llega tras la aprobación hace un año del Reglamento de la Ley Sinde, conocido como la Ley Sinde-Wert (que pondría en marcha en junio de 2012 la Comisión de la Propiedad Intelectual, encargada de abrir expedientes a las primeras páginas web que enlazaran, supuestamente, contenidos sujetos a derechos de autor)

A continuación explicamos las claves de esta nueva reforma de la legislación española en materia de propiedad intelectual, en otras palabras, qué es la Ley Lasalle y qué diferencias hay con regulaciones anteriores, como la Ley Sinde. Como curiosidad, añadir que esta reforma no se conoce como “Ley Wert”, si no que hace referencia al Secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, del propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte que dirige José Ignacio Wert.

Mayor censura en la red

Con esta nueva Ley Lasalle, cualquier web de enlaces que “haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial a los titulares de derechos de autor” podrá ser retirada. Ello a pesar de que estos sitios web no alojen contenidos, y sí lo hagan en servidores extranjeros. Con la reforma en la mano, será más fácil actuar contra este tipo de páginas.

Sin embargo, se contempla la excepción de buscadores como Google, que enlacen “de manera ocasional” contenidos, contra los que no podrán actuar.

En palabras del ministro Wert en el Consejo de Ministros de hoy, lo que diferencia a esta reforma de la Ley Sinde es que “distingue bien deliberadamente el uso ilícito y lucrativo de la tecnología cuando abusa de los derechos de propiedad intelectual”.

Identificación de “infractores” por operadores de telecomunicaciones y empresas de publicidad

Otro de los aspectos controvertidos de esta Ley Lasalle es el que dota a los operadores de telecomunicaciones y empresas de publicidad del papel de vigilantes de la red. El principal objetivo es que cualquier empresa que tenga relación con una “página pirata” deba identificar a los infractores (agilizando su bloqueo).

Cambio en la definición de copia privada

En 2006, se definió la “copia privada” como “la copia que se hace en el ámbito privado, y por lo tanto legal, solo si se hace a partir de obras a las que se haya accedido legalmente”. Este último inciso deja fuera claramente a las copias realizadas a partir de las descargas de Internet, aunque jurídicamente sea entendido como un concepto impreciso.

La Ley Lasalle termina con el debate legal existente, también planteado en otros países como Alemania o Austria, favoreciendo explícitamente a la industria de los contenidos. En la nueva reforma, se menciona expresamente qué significa “acceso legal”, restringiéndolo a “aquellas copias que se hagan de un soporte original, por lo que la obra ha de estar en un soporte, y siempre que se haya adquirido de forma previa en propiedad”.

Así se excluyen del concepto legal de “copias privadas” a aquellas obtenidas a través de Internet, pero también a las copias que puedan realizarse de material alquilado o prestado (en otras palabras, será ilegal copiar una obra que te haya dejado un amigo).

Gravar a las Universidades: la vuelta de tuerca del canon digital

Otra de las grandes polémicas que trae esta reforma es el traslado de una parte del canon digital, que actualmente sale de los Presupuestos, a las Universidades. Con la ley en la mano, se obliga a los centros académicos a que deban pagar a CEDRO (que para más inri, fija libremente los precios) por la reproducción de contenidos (aunque esta se haga con fines educativos y/o divulgativos).

Refuerzo de la Comisión Sinde

La Ley Lasalle además “pone por escrito” algunas de las funciones de la Comisión de la Propiedad Intelectual, que ve reforzado su poder al convertirse en una especie de “tribunal de excepción para los casos de la propiedad intelectual”.

No sólo podrá ir contra las famosas “páginas de enlaces”, si no contra todas las webs que hayan sido denunciadas por vulneración de derechos de la propiedad intelectual. Esto significa que todas las páginas deberían vigilar también los contenidos aportados por los propios usuarios (por ejemplo en el caso de los foros), para evitar que se introdujeran contenidos o enlaces “ilegales”. Esta parte de la Ley es bastante cuestionable ya que existen argumentos que explican que es contraria a la propia Directiva 2000/31/CE de la Unión Europea.

La Comisión no sólo podrá exigir a la web denunciada la retirada del contenido específico (o incluso la posibilidad de cerrar páginas sin autorización judicial), si no que también podrá imponer multas económicas con sanciones de entre 150.001 y 600.000 euros.

Supervisión de las sociedades de gestión de los derechos de autor

Tras los escándalos existentes en entidades como la SGAE, la Ley Lasalle también incluye cláusulas con el objetivo de reforzar la transparencia de dichas sociedades. Estarán obligadas, entre otras cosas, a realizar auditorías de su funcionamiento, y al establecimiento de escalas para las diferentes sanciones económicas en caso de infracción.

Esa nueva reforma de la propiedad intelectual supone un endurecimiento de los planteamientos de la Ley Sinde, no adaptando en ningún caso la LPI a la nueva realidad digital en la que vivimos. La creación de un escenario muy poco competitivo para el sector digital, reduciendo las posibilidades de crecimiento del desarrollo tecnológico y cultural, son sin duda malas noticias para nuestra economía.

Fuente: ALT1040

Internet defiende lo que le queda de libertad contra SOPA (Stop Online Piracy Act)

Publicación: 17/11/2011
Autor: pijamasurf

El Congreso de Estados Unidos podría aprobar una iniciativa supuestamente diseñada para combatir la piratería en internet, pero que en realidad terminaría por sepultar la relativa libertad de la que actualmente goza.

Desde hace tiempo hemos propuesto en Pijama Surf la necesidad de generar una red alterna a Internet, libre de intereses corporativizados y de una entidad central que regula, en última instancia, lo que sucede en esta “red de redes”.  Diversas voces, como el téorico mediático Douglas Rushkoff, han denunciado que la actual condición de Internet en realidad no responde ese idílico shangri la digital que muchos pensamos que encontraríamos en esta nueva arena de intercambio, sino que, por el contrario, se trata de un sistema centralizado y por lo tanto controlable, dentro del cual, al igual que en prácticamente todos los rubros de la sociedad contemporánea, las agendas que mayor peso tienen son aquellas delineadas por gobiernos y corporaciones.

Pero más allá de esta pertinente reflexión, también resulta innegable que desde la consagración de Internet como una herramienta cotidiana para millones de personas, este ha generado múltiples consecuencias benéficas. Por este medio hoy podemos visualizar colectivamente, con inédita fidelidad, nuevos modelos de organización ciudadana, sistemas descentralizados de intercambio de información y formas alternativas para nuestras estructuras económicas.

En cualquier caso, mientras concretamos la creación de un Internet alternativo, valdría la pena defender las virtudes del que opera en la actualidad. Y precisamente mantener una buena parte de estas mieles digitales, de las que hemos gozado en los últimos años, es lo que está en juego con la nefasta iniciativa legislativa que en estos momentos se discute en el Congreso estadounidense. El SOPA (Stop Online Piracy Act) plantea la posibilidad de otorgar a los propietarios de los derechos industriales de material sonoro, audiovisual, fotográfico y editorial, el poder para aislar e incluso cerrar sitios que violen el flagrantemente caduco concepto de Copyright.

La iniciativa fue propuesta por el legislador republicano de Texas Lamar Smith, y existen altas probabilidades de que sea aprobada, ya que cuenta con el respaldo de un multimillonario cabildeo patrocinado por grandes corporaciones que tienen enormes intereses financieros en juego. En caso de aprobarse, lo único que podría revocarla sería un veto directo del presiente Obama.

En pocas palabras, si esta iniciativa se implementa, el gobierno estadounidense tendría las facultades para etiquetar cualquier sitio web que publique material que infrinja derechos de propiedad industrial o intelectual, utilizando filtros de DNS (los cuales ya están controlados por la ICAAN), lo cual imposibilitaría a cualquier usuario acceder a estos sitios y por lo tanto estarían condenados a la extinción. Este recurso es similar al que actualmente emplean los gobiernos de China e Irán para censurar sitios que publican contenido “incómodo”.

Esta medida pondría en jaque a cientos de servicios en Internet, ya que, por ejemplo, si en un foro, una red social o incluso un servicio de correo electrónico un usuario enviara o publicara un contenido “ilegal”, este sitio correría el riesgo de ser clausurado. El gobierno podría retirarle sus ganancias y obligar a los buscadores a que los bloquearan. Evidentemente estos servicios estarían obligados a tomar medidas, traducidas en un minucioso control, para evitar que cualquiera de sus usuarios incurriera en alguno de estos actos.

Obviamente, y al igual que el tratado internacional conocido como ACTA, SOPA ha generado la movilización de cientos de organizaciones civiles y grupos de activismo digital. Pero a diferencia de lo que suele suceder, en esta ocasión no están solos, ya que algunas de las personalidades más influyentes de Silicon Valley, incluyendo los altos ejecutivos de las más poderosas corporaciones del universo internetero, se han manifestado explícitamente en contra de esta iniciativa (afortunadamente también hay intereses corporativos del otro lado, lo cual da la esperanza de que no se apruebe, aunque no deja de ser triste que esta sea la carta más fuerte de los que combaten esta propuesta).

Eric Schmidt, el CEO de Google, arremetió contra la iniciativa durante una conferencia en el MIT: “Las solución es draconiana. Hay una iniciativa que requeriría a los proveedores de servicios de internet remover los URL de la Red, a lo cual, hasta la última vez que revisé mi manual, se le llama censura”. En lugar de esto, Schmidt propone que aquellos sitios que lucren con contenido, violando el Copyright, sean monitoreados por el gobierno, en especial en los reportes de sus ganancias.

Compañías de la talla de GoogleFacebook, Yahoo, eBay y Twitter se unieron para desplegar un comunicado en el New York Times en el que advirtieron: “Estamos preocupados porque estas medidas representan un serio riesgo para la innovación y generación de empleo que nuestra industria ha aportado, así como para la seguridad cibernética de nuestro país”. Tumblr, el servicio de blogging, , agregó: “Como se ha dicho, traicionarían más de una década de políticas en Estados Unidos que abogan por la libertad en Internet, al establecer un sistema de censura que utiliza las mismas tecnologías que han implementado naciones pioneras en censurar como Irán y China”.

Desde la consagración de Internet, el marco legal adoptado en Estados Unidos para regular la Red ha servido como un estándar internacional, por lo que, de aprobarse la iniciativa SOPA, ello repercutiría a corto plazo en las legislaciones de otros países. Así que sin importar el país en el que te encuentres, si disfrutas de lo que queda de libertad en Internet, te invitamos a difundir esta nota y a firmar también la siguiente petición, la cual, por cierto, supera ya el medio millón de personas: Avaaz – Salvemos Internet.

Fuente: Pijamasurf.com

Artículos relacionados:

La UE pretende cerrar páginas web sin procesos judiciales

Entre los motivos que han llevado a miles de personas a tomar las plazas en ciudades de todo el Estado está la gran distancia que separa a la ciudadanía y la clase política. Y una de las motivaciones que hicieron que los activistas tomaran como su tablero de juego a Internet fue la oposición a la Ley Sinde –por perseguir con métodos extrajudiciales algo totalmente legal como es compartir archivos con copyright por Internet para uso privado y sin fines lucrativos. Mientras las acampadas pueblan las plazas, la industria cultural y la clase política sigue con su estrategia en contra de la cultura libre.

Michel Barnier, comisario europeo de mercado interno y responsable de las políticas de propiedad intelectual, declaraba que la Ley Sinde será la principal fuente de inspiración para la nueva directiva que se puede aprobar a finales de Mayo en la Comisión Europea. El anuncio de Barnier trae otra novedad esperada, la colaboración de las empresas de telecomunicaciones, quienes ofrecen la conexión a Internet, para cortar la red a quien comparta archivos.

Esta novedad no es tan nueva. Por un lado, compañías como Telefónica han sido denunciadas públicamente por realizar microcortes cuando detectaban que alguien estaba descargando archivos de servidores como MegaUpLoad y, por otro lado, éste era uno de los objetivos que pretende lograr el Acuerdo Comercial Anti Falsificación (ACTA, por sus siglas en inglés) que negocian en secreto EEUU, la Unión Europea, Australia, Japón o México, entre otros. A pesar de ser un desconocido para la mayoría, Barnier apoyó en 2010 el Informe Gallo que se aprobó en la UE sobre los peligros de la mal llamada piratería para la industria cultural. Este informe fue realizado por una empresa del entonces número uno de Vivendi-Universal Pictures (una de las mayores productoras cinematográficas del mundo).

Para desarrollar, esta nueva estrategia deben ser modificadas tanto la Directiva de Comercio Electrónico, como la Directiva de Protección de Derechos de Propiedad Intelectual (IPRED) La IPRED es una directiva para penalizar cualquier clase de contravención de propiedad intelectual. “Siguen trabajando desde la perspectiva de los intereses privados y tienen miedo a entender en profundidad los beneficios del nuevo contexto“, afirmaba La Ex nada más conocerse el borrador el 23 de Mayo. Según La Quadrature du Net –un grupo francés que promueve los derechos de la ciudadanía en Internet–, “la Comisión de UE quiere modificar IPRED para adaptarlo al entorno digital. Esto significa expandir la guerra contra quienes comparten en Internet, en continuación directa del ACTA“.

Desde hace años, grupos de activistas en Internet han promulgado que tanto la Unión Europea como el ACTA necesitaban que varios países aprobaran a nivel estatal legislaciones que prohibieran el intercambio de archivos en la Red. Incluso esto se promovió desde el Departamento de EEUU, como se conoció con las filtraciones de WikiLeaks, para forzar al Gobierno de Zapatero a aprobar la Ley Sinde.

El plan europeo era simular la legislación francesa, la ley de tres avisos y desconexión (Hadopi). Pero entre la oposición que levantó y su nula eficacia, ya que se han incrementado las descargas, está fue desestimada. La mejor posicionada ahora es la Ley Sinde. Esta legislación todavía no ha entrado en vigor, y ya Hacktivistas.net ha mostrado su total inutilidad con el Manual de Desobediencia a la Ley Sinde.

De esta forma, quien incumpla estas directivas no tendría acceso a un proceso judicial habitual. En su lugar, una Comisión Administrativa decidirá quiénes incumplen la directiva de comercio electrónico y la de propiedad intelectual. Los juzgados sólo refrendarán esa decisión, como pasará aquí con la Ley Sinde.

Nuevos proyectos en EEUU

Paralelamente, en EEUU, se han dado a conocer dos proyectos de ley que afectarán a la neutralidad de la red. Por un lado, la Protect IP no sólo promoverá el secuestro de páginas web registradas en este país, sino que podría secuestrar en otros países, cuando se apruebe el ACTA. Incluso, obligaría a los buscadores como Google o Bing a censurar estas páginas de sus resultados.

Según Arnau Fuentes en Nacionred.com, “la parte estrella va a destinada a otra parte del sector de Internet: los titulares del copyright podrán pedir una orden judicial directa“. Este proyecto llega desde la Oficina de Coordinación para la protección de la Propiedad Intelectual, dependiente de la Casa Blanca.

La otra propuesta que tendrán que debatir los representantes estadounidenses es una legislación para controlar la emisión en streaming de música, vídeo o cualquier otro material audiovisual que tenga copyright. Pero, no es la única novedad de la Administración Obama. El mismo 17 de Mayo, día de Internet, anunciaban la necesidad de que la OTAN también pueda actuar en Internet. Según el Fiscal General Eric Holder, “los peligros y amenazas del siglo XXI a la seguridad nacional e internacional no tienen fronteras“.

Fuente 1: Diagonal Web

Fuente 2: Aporrea.org

Artículos relacionados:

Google retirará en 24 horas los contenidos que vulneren los derechos de autor

El gigante de Internet Google ha anunciado que mejorará sus herramientas e incorporará nuevas medidas para la protección de los derechos de autor, como el análisis, en un plazo máximo de 24 horas, de las peticiones para la retirada de contenidos de cualquiera de sus plataformas.

Este es uno de los cuatro “cambios” que Google España incorporará en los próximos meses, según ha anunciado la compañía en un comunicado.

Google destaca que desarrollará herramientas que mejoren la presentación de peticiones para la retirada de contenidos de acuerdo a los requisitos de la ley estadounidense Digital Millennium Copyright Act, al tiempo que reducirá a un plazo de 24 horas como máximo el análisis de dichas demandas.

Una vez estudiada la petición, Google decidirá si retira o no de sus plataformas dichos contenidos “lo más rápidamente posible“, ha explicado un portavoz de la compañía, que también mejorará sus herramientas para aquellos que consideren que el contenido ha sido retirado de forma errónea.

Además de este cambio, Google ha anunciado que hará “más accesible” y mejorará las herramientas para identificar y simplificar la indexación de contenidos autorizados.

La compañía “hará todo lo posible” para evitar que en su sistema de búsqueda de “autocompletado” aparezcan términos relacionados con la piratería.

Por último, se comprometen a “trabajar más concienzudamente” sobre los procesos que existen de retirada de contenido y de expulsar de Google Adsense, el programa gratuito que posibilita a editores online mostrar anuncios, a aquellos que publiquen contenidos que infringen derechos de autor.

Fuente: El Mundo

El Senado de EEUU prepara una ley para bloquear sitios que ‘faciliten’ la ‘piratería’

Un comité del Senado de EEUU aprobó un proyecto de ley para combatir la llamada ‘piratería’ en Internet y cerrar los sitios de descargas no autorizadas a través del bloqueo de sus dominios.

El senador Patrick Leahy, impulsor de la ley y presidente del Comité Judicial del Senado, espera que se someta a votación antes de finales de año.

La norma, que fue aprobada por 19 votos a favor y ninguno en contra, ha tenido el apoyo de las grandes productoras de Hollywood, según destaca el diario Los Angeles Times.

Esta ley permite al Departamento de Justicia cerrar sitios que infrinjan la ley de propiedad intelectual estadounidense y faciliten ‘software‘, películas, series de televisión y música, así como otros bienes.

¿Cómo? El Departamento de Justicia podrá solicitar una orden judicial contra el nombre de dominio de sitios web que ofrecen descargas no autorizadas de música o películas protegidos por ‘copyright‘, o que venden productos falsificado, desde zapatillas falsas de los productos farmacéuticos.

Una vez que el Departamento de Justicia obtenga la orden, podría bloquear el acceso a cualquier sitio al requerir al registrados de dominios estadounidense correspondiente que suspenda el nombre de dominio.

Una de las disposiciones que preocupa a los defensores de la libertad de expresión es que permite a las autoridades obligar a las compañías a bloquear el acceso desde EEUU a las páginas extranjeras con este tipo de contenidos.

También permite al Departamento de Justicia abrir una acción civil contra los dominios repetidos que son utilizados para traficar con material ‘pirata‘.

La Casa Blanca todavía no se ha pronunciado pero según indica Los Ángeles Times el senador Leahy ha dicho que cuenta con el apoyo del presidente Barack Obama.

Críticos como Electronic Frontier Foundation ya han calificado esta iniciativa legislativa como la “censura en Internet“, que podría dañar la credibilidad de Estados Unidos como administrador del sistema mundial de nombres de dominio.

Fuente: El Mundo

Artículo relacionado:

Negociación secreta de un Acuerdo Mundial sobre Copyright

 

Grupos civiles envían una carta a Obama protestando por el secretismo de las reuniones. El texto autorizaría a los propietarios de derechos a exigir a los proveedores de Internet actuaciones contra los clientes que intercambien obras protegidas

Tomás Delclós Barcelona, 09 de Septiembre de 2009

La negociación secreta de un acuerdo comercial mundial que autorizaría a las empresas y propietarios de derechos a exigir a los proveedores de acceso a Internet la vigilancia sobre el tráfico de sus clientes ha desatado la alarma de los internautas. De las negociaciones para redactar el Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA) se tienen noticias desde el año pasado, pero la semana pasada trascendió un documento de la Unión Europea en la que explicaba a sus estados miembros la posición de Estados Unidos, que se ha reservado la redacción del capítulo dedicado a Internet.

Aunque formalmente se trata de un acuerdo mundial para combatir la falsificación, el texto incluye una propuesta sobre Internet. Grupos civiles han remitido una carta al presidente norteamericano en el que critican el secretismo sobre estas negociaciones, que contradice la política de transparencia anunciada por Obama.

El acuerdo, en cuya negociación intervienen unos 40 países desde Estados Unidos a la Unión Europea pasando por importantes países asiáticos, como Japón y Corea, empezó a trabajarse en secreto bajo el mandato de Bush y prosigue ahora. La semana pasada hubo una nueva reunión en Seúl y en enero se celebrará otra en México. El documento propone perseguir a quienes elaboren o distribuyan programas que desactiven DRM (sistemas anticopia) y obliga a los proveedores de acceso a Internet a controlar el tráfico de sus clientes para evitar el intercambio o distribución de material protegido por copyright. Actualmente, en muchos países, los proveedores de acceso no son responsables de la conducta telemática de sus clientes salvo que tengan noticia, documentada por la administración o un juez, de que infringen la ley.

En la citada carta se reclama que ACTA, como un instrumento que afecta a las leyes y políticas de múltiples naciones, “debería ser negociado públicamente”, a la vista de todos. “Sin el necesario balance entre intereses” se puede dañar la economía y el bienestar cívico, añaden. Estados Unidos ha comentado el documento a empresas y distintos grupos pero bajo la obligación de confidencialidad lo que les impide participar en un debate público o dar detalles sobre el proyecto. La propia UE, al informar de la propuesta de Estados Unidos, habla de que ha recibido información oral sobre el mismo.

Link : Documento filtrado de la UE sobre ACTA (PDF)

El texto informa de la posición de Estados Unidos sobre el acuerdo comercial contra el intercambio de archivos en Internet.

Fuente 1: El País

Fuente 2: Movimiento Anti NWO

Las páginas del Ministerio de Cultura y de la SGAE se ‘caen’ por un cyberataque

Por Guillermo del Palacio

Las páginas de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y del Ministerio de Cultura han sufrido un ataque de denegación de servicio o DDoS que impide el acceso a ambas desde las 18.00 aproximadamente. ‘Anonymous’, un grupo de ciberactivistas sin líder, convocó a los internautas a través de 4chan para realizar este ataque en su Operation payback‘ (‘Operación Venganza’), la misma que en semanas anteriores afectó a las páginas de la Asociación Americana de la Industria Musical (RIAA), la Asociación Americana Cinematográfica (MPAA), la firma de abogados ACS: Law o Ministry of Sound, entre otras.

Con esta acción, este grupo de internautas quiere protestar de forma “organizada” y no como “vándalos“, según su propia descripción, contra “el reino de organizaciones extremistas pro copyright y contra los perros de presa de la industria del entretenimiento“. Ello a través de un ataque DDoS, una operación común en la Red que consiste en aumentar el volumen de tráfico de un sitio hasta saturarlo y provocar su ‘caida‘, es decir, la interrupción de su servicio. Una acción para la que hace falta congregar a miles de internautas y cuyo éxito es después catalogado como tal, una lista a la que en próximas semanas seguro que se añadirán objetivos.

Un modelo de protesta que, sin la colaboración de internautas de todo el mundo no podría haber dado este resultados. Su éxito se debe no sólo a que fuese anunciado en 4chan, el segundo foro más importante con millones de usuarios gamberros cuyos méritos son, entre otros, entrar al correo de Sarah Palin, sino también al éxito de la protesta en redes sociales como Twitter, donde #payback es uno de los temas del día.

Uno de estos ataques, el realizado contra ACS: Law resultó en la publicación de los datos de miles de usuarios de banda ancha en Reino Unido. Anonymous asegura en su página web que las entidades afectados les han forzado a realizar el ataque “cuando ignoraron a la gente, atacaron a la gente, mintieron a la gente“.

La SGAE cae primero; Cultura, después

Este grupo de internautas, Anonymous, cuya organización no es jerárquica ni sus acciones tiene un líder, sino que se coordinan por todos los miembros desde la Red, explica en su sitio web que “a lo largo de los últimos años hemos visto una revolución tecnológica“. “Una en la que eres libre, en el sentido más extremadamente anárquico, para compartir ideas“. Sin embargo, a pesar de que la gente “abraza esta revolución, esta nueva ‘anarquía’ o libertad para compartir“, los líderes, según Anonymous, “la han aplastado y buscan aplastarla incluso antes de que comience de forma seria“.

Así, explican que esto que sucede es lo mismo que sucedió cuando “los líderes que tratan de destruir esta libertad“, que son los únicos que consideran anarquistas a los usuarios, “trataron de silenciar el vinilo, el cassette y el CD“. En esos momentos hicieron las mismas afirmaciones y fueron ignoradas, así que desde Anonymous se preguntan por qué hoy se escuchan. Y contra ello protestan.

A lo largo del día, la página web de la SGAE alternó momentos de funcionamiento normal con otros en los que no estuvo disponible. Fuentes de esta organización explicaban entonces que, aunque conocían el anuncio, no podían confirmar que los fallos en el servicio se debiesen al ataque.

Sin embargo, poco después de las 18:00 horas del miércoles, cuando su página dejó de estar en funcionamiento por completo, el ministerio de Cultura reconoció que los fallos en su sitio web se deben a que han sufrido un ataque. A esa, sin embargo, en el sitio web de ‘Operation Payback‘ daban por completo el ataque contra la SGAE pero no contra el ministerio.

Fuente: El Mundo